Visitar Corn Island es una GREAT ECO-experiencia que alegra el alma. La  grandiosidad, la belleza, vivos colores del mar caribe
Fuera Colombia Invasora!!...Colombia tiene secuestrada la Plataforma del Caribe de Nicaragua
 
Corn Island es febril actividad...entran y salen decenas de pangas y pequeños barcos pesqueros que se internan en el bravo oleaje del Océano en busca de los frutos que hay en sus entrañas
Colecciones
NiKa Cyber Municipio

HISTORIA

Conozca a los alcaldes y vicealcaldes 

Celebre el Palo de Mayo y las Fiestas Patronales de  Bluefields

Desde Radio Corporacion
Corn Island  voz de Sadia Silú

En el siglo XVIII, Corn Island estaba poblada por los indios Kukras. Luego ingleses desde Jamaica arrivaron a la islas con esclavos de África

27 de Agosto 
"Fiesta 
del cangrejo".
La fiesta más importante de Corn Island.
------------
"Abolición de la esclavitud" en Nicaragua.
27-7-1841
--------
Tratado de Versalles
offsite
The Versailles Treaty
 June 28, 1919

Este tratado termina la invasion de Inglaterra en Nicaragua. Liberando La Mosquitia de un periodo de esclavismo sangriento, libertinajes y corrupcion, de salvajes europeos dedicados a la pirateria. Miles perecieron en las continuas guerras entre los nicaraguenses de ambas costas. Los ingleses  abandonan la Costa Atlántica  dejando la división entre Nicas del Pacifico y del Caribe, los ingleses departieron al arribó del South Ques Bay un barco de guerra inglés con el coronel Alexander McDonalds y el rey de La Mosquitia de Nicaragua  Robert Charles Frederic, por orden de la reina Victoria de Inglaterra

20 DE AGOSTO DEL 2002 /     Corn Island, un paraíso en ebullición
              social 

      Brooklyn Rivera B.

              Corn Island, nuestra bella isla en el Mar Caribe, posee una extensión territorial de
              12.5 kms2 y una población alrededor de 8,300 habitantes, de los cuales se estima
              que unos 4,000 indígenas mískitos y 500 mestizos residen junto con los restantes
              3,800 creoles. Mientras que la vecina isla pequeña (Little Island) de apenas 3.5
              kms2 es el hábitat de unas 1,200 personas, en su mayoría creoles, naturales de las
              islas. 

              La población multiétnica de las dos islas que juntas forman el municipio, en su
              gran parte se dedica a la pesca de langostas en los alrededores, ya sea de forma
              artesanal, mediante trampa o buceo e industrialmente. Así, en la isla mayor
              funcionan dos empresas procesadoras de colas de langostas, Pasenif y Caf, las que
              son abastecidas por las faenas de pesca de los barcos industriales y las pangas
              artesanales. 

              Sin duda, en la actualidad las dos islas representan los sitios de Nicaragua donde el
              costo de la vida es mayor que cualquier otra zona del país. Esto es debido a que
              todos los bienes de consumo son prácticamente traídos por los comerciantes de
              los diferentes lugares del interior del país, por lo general, por vía marítima. 

              De igual forma, una gran parte de las tierras de Corn Island y Little Island son
              reclamadas como suyas por un grupo de creoles que se autollaman los nativos de
              las islas. Mientras, una pequeña parte de las tierras alrededor de las playas que
              pertenecían a Hope Portocarrero, actualmente son administradas por la Alcaldía
              Municipal. 

              Durante los últimos años, en ambas islas hemos observado iniciativas alrededor
              de la creación de infraestructuras hoteleras para la promoción de turismo. Este
              interés a la vez ha promovido que isleños y extranjeros entren en el negocio de la
              compra y venta de terrenos, provocando especulaciones en sus costos. 

              Por otra parte, los “nativos” que arriendan o facilitan lotes de tierras a mískitos,
              mestizos y creoles de tierra firme, presionan a los arrendatarios para su
              desocupación, contando con el apoyo de la Alcaldía. Cabe señalar que además de
              los “nativos” con títulos de terreno en la isla, aparecen otros supuestos dueños
              —sin papeles—, el señor Morgan de Pasenic y la misma Alcaldía Municipal,
              confabulados en la promoción del desalojo, contra los grupos de tierra firme a los
              que llaman “inmigrantes”, y les amenazan con echar tractores, les envían
              notificaciones judiciales y extrajudiciales desde Bluefields, a manera de presión. 

              Aparte del conflicto de terrenos, pesa sobre los niños mískitos de Corn Island, la
              discriminación racial de parte de la Alcaldía y la Delegación del MECD. El alcalde
              alemancista Roberto Ow, ha afirmado que los niños indígenas no tienen el derecho
              a la educación en la isla porque son inmigrantes. Por eso, a la escuela primaria
              promovida por la Iglesia Morava local le ha negado todo tipo de ayuda, mientras
              que la delegación del MECD únicamente paga uno de los siete maestros de la
              escuela. 

              En la actualidad, la misma Alcaldía, de forma insólita y secreta está impulsando
              una propuesta de decreto de medidas de control poblacional y de residencia,
              indicando que los residentes con menos de 3 años no tienen derecho alguno en la
              isla; propuesta que a todas luces es discriminatoria y anticonstitucional. Además,
              todo indica que la Alcaldía se empecina en desalojar a los indígenas, mestizos y
              creoles que arriendan las tierras privadas y municipales, con el propósito de
              destinar su uso para fines turísticos. 

              Las empresas pesqueras de la isla también abonan el sufrimiento y dificultades de
              los grupos residentes señalados. Estas empresas, aparte de pagar precios
              bajísimos de la langosta y de dejar sin opciones a los pescadores durante la época
              de veda, excluyen a los marinos antiguos, como forma de presión, para que
              abandonen los terrenos que habitan. Además, ante la ausencia de un inspector de
              trabajo, las empresas alegan que los capitanes de barcos (hondureños y
              nicaragüenses) tienen la libertad de escoger y cambiar su tripulación, ya que su
              relación con los barcos se limita al acopio de langostas. 

              Es evidente que la raíz del conflicto sobre los terrenos en Corn Island es la avaricia
              económica desmesurada de parte de los reclamantes de terrenos en contubernio
              con la Alcaldía, ante el creciente interés de los especuladores en la compra y
              venta para fines turísticos. Aquí no se debe olvidar que los mískitos, aunque están
              empobrecidos, igualmente son nativos de la región, y éstos saben luchar en
              condiciones de amenaza a como se ha demostrado durante el conflicto impuesto
              por el FSLN, y como ellos mismos sostienen al respecto, es más fácil que el alcalde
              se vaya a que nosotros seamos desalojados. 

              Empero, se abre una luz de esperanza con el reciente viaje a la isla del Procurador
              Especial para los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas, quien después de
              recibir las denuncias respectivas, ha iniciado una ronda de visitas a las
              instituciones y personas involucradas en el conflicto en busca de una solución a
              partir del diálogo 

              En el marco de este esfuerzo, adicionalmente se requiere con urgencia visitar a los
              principales actores y abrir un proceso de diálogo que conduzca a un
              entendimiento entre las partes. Así sea. 

              El autor es dirigente de Yátama..

 A=Area territorial/Km² 
P=Poblacion    V=Votos
D=Densidad       INIFOM 96
A         P       V          D

A          P       V       D
4,638   37,931   19,976     8
Teléfonos de Alcaldia:
822-5202

A         P       V       D
13.1   5,336   2,800     371.6
Teléfonos de Alcaldia:

A          P        V     D
3,360    14,959   6,540    4 
Teléfonos de Alcaldia:

A         P       V     D
1,978   3,216   1,790   1.6 
Teléfonos de Alcaldia:

A         P       V    D
1,262   7,455   3,275   5
Teléfonos de Alcaldia:

A         P       V      D
1,391   19,640  9061    13
Teléfonos de Alcaldia:

A         P       V        D
1,478   28,242  12,431   19.3
Teléfonos de Alcaldia:

A         P       V      D
3,876   6,253   3,368    1.7
 Teléfonos de Alcaldia:

A         P       V        D
5,618    54,337  25,902   92
Teléfonos de Alcaldia:

A         P       V       D
2,471   9,786    4,320     4
Teléfonos de Alcaldia:

 



CORN ISLAND  IS WORTH IT THE TRIP.. YOU JUST MAKE YOUR MIND ..COME AND EXPERIENCE THE PEACE OF CORN ISLAND..
 

Extensión:13.1 km².  (Great CORN ISLAND (9.1) y a 7 millas Little CORN ISLAND). situadas al noreste de Bluefields, a unas 40 millas en el mar caribe
El idioma o lengua es el creole o inglés criollo. Población  8,000, (nivel de saturación)   Fundación : Siglo XVII
Queen Hill    South End    Sally Peaches     North End    Brig Bay.

Por tan sólo $ 120.00 round trip y ubicado a 1.5 horas  del Aeropuerto de Managua
Bienvenido a Corn Island!!
En Corn Island Tropical 50,000 turistas disfrutan de el sol, el mar, la playa y las  palmeras
Hotel
Beach View
Hotel
Panorama
Restaurante
Fisher Cave
Hotel
Casa
Iguana
Restaurante
Dos Millas
Restaurante
Picnic Center
Hotel
Casa Blanca
Hotel 
El Paraíso,
Rancho
Reggae
Rancho
Caribbean
House
Discotec Morgan
Discotec
Van 2000,
 
Al tiempo del contacto con los europeos estuvo habitado por una tribu de indios Kukras, quienes habitaban entre las cercanías del río Grande hasta la laguna de Bluefields. Este sub - grupo conocido generalmente como los Sumus, eran cazadores, pescadores y practicaban la agricultura.

A mediados del siglo XVII los bucaneros ingleses, franceses y holandeses, que transitaban el mar Caribe establecieron relaciones con las tribus indias que se conocían como Mosquitos o Misquitos en las cercanías de Cabo Gracias a Dios. Estos se aliaron con los piratas y se tomaron el territorio de la actual CORN ISLAND, reduciendo a los indios Kukras a la esclavitud.
 
En el siglo XVIII los colonos ingleses fundaron los primeros establecimientos permanentes en la isla. Estos colonizadores se involucraron en la comercialización con los indígenas de la Mosquitia y los colonos del pacífico de Nicaragua. Capturaban tortugas para obtener su alimentación y la concha para la fabricación de artesanías. Se dedicaron también a las plantaciones de caña de azúcar y algodón.

Para 1757 habían 66 habitantes en la isla, entre blancos y esclavos. Se hacían exportaciones hacia Jamaica por medio de una dependencia de la Colonia Mosquita en Black River.
 
En 1783 en virtud del Tratado de Versalles y la Convención de Londres de 1786, Inglaterra reconoció la soberanía de la corona española sobre la Mosquitia y las islas adyacentes. Los colonos británicos fueron forzados a abandonar la costa en términos del tratado.

En 1803 se dictó la orden real de San Lorenzo. Como resultado de este decreto las islas de San Andrés, Providencia, CORN ISLAND y la parte de la Mosquitia comprendida entre el Cabo Gracias a Dios y el río Chagres fueron separadas de la jurisdicción de la Capitanía General de Guatemala y reasignadas al Virreinato de Santa Fe (Colombia).
 
El Virrey de Santa Fe realizó pocos esfuerzos por extender su jurisdicción en esta área, por lo que el Decreto Real de San Lorenzo no tuvo aplicación, ni efectividad en lo concerniente a la costa de la Mosquitia y sus islas adyacentes. A pesar de ello, años más tarde fue invocado por Colombia para respaldar sus pretensiones sobre CORN ISLAND y San Andres, Providencia y Cayos  luego colonizaje colombiano les convirtió en "free trade zone" y sus habitantes importados desde Colombia, y algunos nicaraguenses que desde Corn Island han encontrado refugio en San Andres. 

La compra y venta de productos marinos solo se nombran dos; George Morgan con mas de trés acopios grandes con fabricas de hielo en el "no-where", La industria en Corn Island es langosta y camarones, ademas de otros pescados. El descendiente de aquel Pirata Morgan. Gobernador de Jamaica. 

Pero este Morgan es ahora creole, con el tiempo los Morgan en Corn Island evolucionarón y han dejado quizas las únicas opciones de sobrevivir. 

Morgan Imperio trasciende y también se dice poseer otros en Laguna de Perlas y Bluefields. En camino de Bluefields a Laguna de Perlas, aparece una Industria de hielo, sus motores rugen como un gran mounstruo saliendo de la belleza de la Laguna.
 

Y un Señor Robleto o Robelo, ahora es dueño de un acopio que según la gente fué donado por el Gobierno de Noruega  y del período de la ex- Presidenta Doña Violeta Chamorro. 

Primero se dice que Morgan pagaba cerca de C$8.00 por la libra de camarones, y que ahora paga C$31.00 pues desde que entro a competir con Robleto los precios al pescador mejoraron. También admiten que eso de los precios es controlado por ambas firmas.
 
Es veda y los pescadores ambulan por la ciudad sin nada que hacer. El caluroso día te hace sudar toda la cara, 

  VIERNES 28 DE MARZO DE 2002 PORTADA EN LA MIRA CONFIDENCIAS CON LA SICOLOGA CORREO DEL AMOR Y LA AMISTAD GUIA DE DIVERSION BUZON DE LECTORES POEMARIO ¿QUE PASA? CINE ROSTROS ZONASONICA Destino Corn Island una perla del Caribe Es el lugar perfecto para tomar el Sol, nadar, pescar, practicar el montañismo y deleitarse con unos sabrosos e incomparables mariscos Ricardo Cuadra García ricardo.cuadra@laprensa.com.ni La belleza de las playas de Great Corn Island hizo inevitablemente que recordara “La Laguna Azul” de Brooke Shields y Christopher Atkins. A tan sólo cuarenta millas de Bluefields, Great Corn Island está rodeada por arrecifes de coral y gran variedad de peces. Esta isla es el lugar perfecto para tomar el Sol, nadar, pescar, practicar el montañismo y deleitarse con unos sabrosos e incomparables mariscos. Nada mejor que este lugar para olvidarse del estrés del mundo moderno y disfrutar de una romántica luna de miel o una escapada en pareja. Great Corn Island es el resultado de erupciones volcánicas de la era terciaria. Sus visitantes pueden disfrutar de la diversidad de ecosistemas marinos y costeros, tales como arrecifes coralinos y swampos, de gran importancia ecológica y socioeconómica. La alta precipitación en la isla ha contribuido en la formación de riachuelos con desagüe natural al mar. Cuenta además con extensas playas de arena blanca y de aguas cristalinas, destacándose las de South End y North End. North End es una agradable playa donde se puede tomar un placentero baño y disfrutar de un relajante paseo por la orilla del mar. A esta paradisíaca isla, una verdadera perla del Caribe, se puede llegar vía aérea y marítima. Tres compañías nacionales de aviación realizan vuelos diarios desde Managua, Bluefields y Puerto Cabezas. El viaje tarda, desde la capital, una hora y diez minutos, pero desde Bluefields el viaje dura tan sólo quince minutos. El costo del boleto desde Managua es aproximadamente cien dólares. LITTLE CORN ISLAND Pero si prefieren realizar la travesía por mar, una embarcación desde Bluefields toma alrededor de cuatro horas en llegar a la isla. Para visitar Little Corn Island el viaje se realiza en pequeñas pangas con motor fuera de borda. La pequeña isla se destaca por su paisaje paradisíaco, acompañado por mucha paz y tranquilidad, debido a que apenas cuenta con un poco más de mil habitantes. El área entre las dos islas es aprovechada para el buceo y la pesca debido a los cayos, arrecifes y bancos situados en el área, entre ellos Seal Cay y Blowing Rock. El medio de transporte más común en la isla es el taxi. Más de sesenta taxis se movilizan desde tempranas horas de la mañana y hasta poco después de la medianoche. El costo de la carrera es de diez córdobas por persona y veinte después de las diez de la noche. Alquilar un taxi cuesta cien córdobas la hora. También existe el servicio de transporte colectivo: dos microbuses que circulan alrededor de la isla. El costo del pasaje es de cinco córdobas. Otro medio disponible para los turistas son las bicicletas, la empresa Nautilus Eco Tours, propiedad de José María Vides, las renta por diez dólares el día. Asimismo ofrece el servicio de renta de caballos por doce dólares el día, caminatas y excursiones en lancha de motor. ¿DÓNDE HOSPEDARSE? Buscar dónde hospedarse no es ningún problema para los visitantes. Más de una veintena de hoteles y hospedajes ofrecen una variedad de opciones de infraestructura y precios. Los hoteles más importantes son: El Bayside, El Paraíso, Beach View, La Princesa de la Isla, Panorama, Tropical Dreams, Sweet Dreams. También están las cabañas del Picnic Center y el Hotel Angela Rooms. El precio por noche varía entre los diez y veinticinco dólares. En Litle Corn Island se encuentran los mejores y más modernos hoteles. Los precios de las habitaciones sencillas, con abanico, oscilan entre los diez y los treinta dólares, y entre los treinta y cuarenta y cinco dólares para las habitaciones con aire acondicionado. Lo mejor de todo es que la gran mayoría de los hoteles se encuentran a orillas de las playas con estupendas vistas del Sol y el mar. En esta isla encontrará el Hotel y Restaurante Los Delfines. Las mejores opciones para disfrutar de la exquisita comida caribeña las podrá encontrar en los restaurantes “El Paraíso”, ubicado en el hotel del mismo nombre; restaurante “Dos Millas” (más conocido como Sebas), ubicado en Sally Peachy; y el restaurante “Fisher Cave”, en Brig Bay, muy cerca del muelle. Los ritmos contagiosos afrocaribeños se escuchan por todos los rincones de la isla y para eso existen muchas discotecas para bailarlos. En el centro de la isla se encuentra “Reggae Palace”, según los habitantes la mejor del lugar. “Arco Iris”, en Long Beach; “El Rancho Island Taste” (más conocido como “El Bar de Arturito”, y la única discoteca ubicada a la orilla de la playa). En todas por lo general se baila música caribeña, como rasta, reggae, y soca. El muelle es uno de los puntos favoritos para los amantes de la pesca. Al sur del muelle, se encuentra el punto más alto de la isla, un lugar donde se observa la inmensidad del mar y una fabulosas puestas de Sol. UN SOUVENIR Algo que no debe perderse es el trabajo en artesanías del coral negro y carey que se realiza en la isla. Un bonito souvenir que bien vale la pena obtener. Varias familias trabajan en la elaboración de pulseras, collares, pendientes, los que son comercializados en el parque de la isla. El taller del señor Marcos Gómez, quien se dedica desde hace más de veinte años a este oficio, es el más grande y donde mejor se trabaja el carey y coral negro. SABÍAS QUE… Según el último censo nacional, el municipio de Corn Island, compuesto por las islas Great y Little Corn Island tiene una extensión de 13.1 kilómetros cuadrados y una población estimada en diez mil habitantes. Estas islas, descubiertas por Colón y visitadas por los piratas, fueron disputadas por ingleses y españoles, y entre esclavistas y esclavos. Por eso una de las fiestas tradicionales en Corn Island es la celebración de la liberación de los esclavos, en el mes de agosto. El coronel Alexander McDonald, superintendente de la República de Honduras, llegó a Corn Island el 27 de agosto de 1841 para declarar la libertad de los esclavos en nombre de la reina Victoria de Inglaterra. La flora y la fauna original son una mezcla de las especies de América Central y las islas Antillanas. En la actualidad la flora está formada por un cocal grande intermezclado con árboles frutales como zapotes, mangos, limón, bananos, plátanos, aguacates y otros. Su fauna natural es muy reducida. La pesca de camarones y la captura de langostas son las principales actividades productivas en la isla. Que paisaje el de aqui.. es super maravilloso, el increible color del agua..que es de un verde esmeralda profundo y limpio, es la continuación de la plataforma continental nicaraguense la cual empieza desde sus limites en el Pacífico hasta el gran declive bien marcado que estan eun poco más allá de San Andres y Providencia (ocupada por Colombia, quen asume soberanía basada en un documento muy polémico..pero reclamadas por Nicaragua, que insiste en su soberanía también..pero basada en historia, derechos indígenas,  y unprecedentes documentos.. ..como dice el  Dr. Mauricio Martínez Espinosa  "Corn Islands, los cayos asi como  Las islas San Andrés y Providencia, no son espacios  independientes de la plataforma submarina de Nicaragua, SINO UNA PROLONGACION DE LA MISMA PLATAFORMA  NICARAGUENSE. De lo anterior se desprende que las islas no  generan un espacio geográfico independiente, por el contrario, el  espacio geográfico tridimensional que forma el plano del relieve  submarino y la columna de agua marina, se extiende desde la  costa caribe de Nicaragua hasta la isobata de 2,000 mts de   profundidad (isobata significa: Línea que une los puntos del relieve  submarino de igual profundidad).    Las islas San Andrés y Providencia como parte de la plataforma   continental de Nicaragua están localizadas en el borde del talud  noroccidental de la cuenca del mar caribe, a 170 kms lineales de la  costa de Nicaragua (102 millas náuticas)    La línea de la costa nicaragüense sigue la dirección en sentido de   los meridianos (norte-sur o viceversa).    Si trazamos la bisectriz en el plano que forma la superficie marina delimitada físicamente por el talud de la plataforma submarina, observaremos que la bisectriz entre  Honduras y Nicaragua tiende a seguir una dirección nor-este y la   bisectriz entre Costa Rica y Nicaragua tiende a seguir una  dirección sur-este en otras palabras las bisectrices norte, límite con Honduras, y sur, límite con Costa Rica, tienden a abrirse y nunca cerrarse". 

Aquí el Mar Caribe luce sus joyas..es tan atractivo..tan galan.."el océano de multi colores", aquí en Corn Island presenta los colores más bellos..

Es la profundidad lo que determina el color, son las riquezas en minerales y vida, la concentración de millones de plantas submarinas, aguas de una plataforma elevada, la plataforma nicaraguense tan rica en vegetación marina y vida.. refugio de vida marina.

En 1,821 los estados que formaban la Capitanía General de Guatemala declararon su independencia de España. Gran Bretaña aprovechándose del decaimiento de la influencia española, reorganizó sus antiguas relaciones con los indios Miskito, proclamando al reino Misquito bajo la protección británica.

En agosto (27) de 1841, el coronel Alexander McDonald, superintendente de la República de Honduras llegó a CORN ISLAND para declarar la libertad de todos los esclavos en nombre de la reina Victoria de Inglaterra y el rey Roberto Carlos Federico de la Mosquitia.

A mediados del siglo XIX fue creada la reserva Mosquita en la Costa Atlántica de Nicaragua. Durante este período la jurisdicción sobre CORN ISLAND fue discutida entre el jefe Miskito y el gobierno de Nicaragua.

En 1894, Nicaragua incorpora la reserva Mosquitia bajo el dominio de la República, con el nombre de departamento de Zelaya. Al comienzo CORN ISLAND mantuvo su estatus especial como distrito, los nativos de CORN ISLAND no estuvieron conformes con estos cambios, por lo que solicitaron anexarse a Inglaterra, Estados Unidos y Colombia respectivamente siendo todo esto en vano.

 

En 1928, bajo ocupación norteaméricana, Nicaragua se vio forzada a firmar un tratado entre Nicaragua y Colombia, El 24 de marzo de 1928 Manuel Esguerra, ministro  plenipotenciario colombiano, y José Bárcenas Meneses, subsecretario de Exteriores nicaragüense, firmaron en Managua el pacto, que también reconocía la soberanía de  Nicaragua en la costa Mosquitos.

El intercambio es una tragica resultante de los pactos firmados entre Colombia y Estados Unidos, canje de la zona panameña por territorios nicas.. considerado tal maniobra improcedente, pues comprometía territorios nicaraguenses, como son San Andrés y Providencia, El Tratado, conocido en Colombia como Esguerra-Bárcenas y  en Nicaragua como Bárcenas Meneses-Esguerra.   El Tratado  lo considera inválido Nicaragua desde 1960  alegando su firma bajo condiciones de ocupación  por  Estados Unidos. 

En 1900 el Presidente Louber de Colombia con el litigio fronterizo entre los países de Colombia y Costa Rica, ordenó considerar CORN ISLAND como territorio colombiano. Pero Nicaragua protestó declarando que estas islas y todas las ubicadas a lo largo de la costa Mosquitia entre los  meridianos 82º y al  norte del paralelo 16º 59'08. , eran territorio Nicaragüense.

En el Tratado Bárcenas Meneses-Esguerra los reclamos de Nicaragua sobre CORN ISLAND fueron reconocidos como intercambio de los reclamos de Colombia sobre las islas de Providencia y San Andrés, quedando desde entonces "las islas San Andrés y Providencia secuestradas por Colombia", quien es más de una ocasión, la más famosa encabezada por su Ex-presidente Gaviria, acostumbra el estilo de demostrar su brazo militar,  en las propias costas nicaraguenses.

San Andrés y Providencia  archipiélago se localiza en el fin de la plataforma continental que dista más de 168 km de las costas de Nicaragua y por el otro lado separados por una hondonada de unos 584 km de la costa colombiana. El archipielago posee 15 islas, cayos y bancos coralinos y su población se estima en unas 61.000  personas, la mayoría anglocreole descendientes de Jamaica, muy parecido a la gente y costumbres de la Costa del Caribe de Nicaragua y su capital, San  Andrés, fué convertido por Colombia en un mercado libre de impuestos, en un centro turístico que ha costado millones de dólares y por ultimo en 1995 lo elevó a Departamento intencionalmente para reafirmar su soberania ante los ojos del Mundo y tratar de finalizar el despojo..pero  los  estudios oficiales revelan las verdaderas intenciones de Colombia sobre San Andrés..que cifran en 3.000  millones de barriles de petróleo las   reservas ocultas en torno al apacible  archipiélago. El 12 de julio Nicaragua del 2002 convocó una  licitación internacional para prospecciones en varias zonas  terrestres y marítimas, incluidos  en el Caribe. Una de las áreas para licitar está en el paralelo 17, donde  Nicaragua sitúa desde 1980 su frontera con Honduras. Pero  este sostiene que la divisoria es el paralelo 15. Y el litigio  está en trámite en el Tribunal Internacional de La Haya a  instancias de Nicaragua desde el 8 de diciembre de 1999.    En 1999,   el Congreso hondureño, en "sesion especial y de emergencia"   Caldera, Canciller de Nicaragua apuntó sobre una impuesto en en el 15 de agosto de 2002,  Textiles Río Lindo, de la familia Facussé, y  relacionada con el ex presidente Carlos Flores, quien promovió el tratado  Ramírez-López. "Sabemos que ahí (en la aprobación de ese impuesto) hay intereses  posiblemente familiares de por medio", declaró. y el Congreso de Honduras en efecto en un acto apurado ratificó un tratado de límites de 1986 con Colombia que  reconoce la soberanía colombiana sobre San Andrés y  Providencia, y luego Nicaragua repudió objetando que 130.000 km cuadrados, de ese territorio repartido en el Tratado eran territorio de Nicaragua, y Que lo objeta basado en un  litigio con Colombia, Honduras inexplicablemente faltó a Nicaragua en su compromiso de Presidentes, entre Violeta Chamorro y ex Presidente Reyna, de no ratificar ese Tratado de Límites, Se especula que la natural enemistad existente entre ex Presidente Arnoldo Aleman y ex Presidente Flores de Honduras fué aprovechada por especuladores de Colombia, veremos luego una serie de asociaciones entre Honduras y Colombia, entre las cuales pretende unificar criterios con tal ratificacion de limites con oficiales de Costa Rica, pero estos esfuerzos no ganaron la simpatía de los ticos, pues también Costa Rica podría perder con la decisión de Honduras.    La ratificación del pacto con Honduras se demoró 13 años ante la  oposición de Nicaragua, que después demandó a Honduras  en La Haya.  Honduras  y  Nicaragua han visto afectada su relación vecinal tremendamente en el quinquenio 98-03, afectadas con la imposición de un impuesto de 35% a mercancias hondureñas y colombianas, y sacadas eventualmente del mercado nica, La cuenta de mas de $200 millones a la fecha de 5 de Agosto de 2002 realizo en la sociedad de Honduras de sentirse afectadas por la desconfianza que originó tal ratificación, decisión por la que están pagando muchos terceros.  Evidencias demuestran la continua campaña colombiana para obtener estas islas. Se demuestra que existe en la subconciencia  la inseguridad de Colombia en este litigio y se demuestra la validez de Nicaragua en su reclamo.  ,   el 6 de diciembre  del 2001 Nicaragua demandó a Colombia en La Haya en reclamo de la  soberanía en San Andrés y Providencia y de "su derecho"  sobre 50.000 kms cuadrados en el Caribe actualmente bajo dominio de Colombia. La Corte Centroamericana de Justicia emitió una sentencia en 2001 en la que  resuelve que Honduras violó el sistema de la integración Centroamericana al  ratificar su tratado con Colombia.  Además, la Corte Centroamericana de Justicia ordenó el año pasado a  Nicaragua derogar el cobro del arancel, a petición de Honduras.    Ninguno de los dos países acató el fallo del tribunal regional, y Nicaragua   acusó a Honduras ante la Corte Internacional de Justicia, a la que le solicitó delimitar su frontera en el Caribe. 

A mediados del siglo XX la economía de CORN ISLAND dependía de la exportación del coco. Después de la II guerra mundial, el mercado internacional fracasó con la comercialización del coco.

Para la década de los 60 y 70’s iniciaron dos nuevas actividades económicas en la isla siendo la más importante la exportación del pescado para la industria. Capitalistas norteamericanos construyeron plantas procesadoras y ofrecieron créditos a los isleños para construcciones de barcos y la compra de materiales para la pesca de langosta, llegando a ser la actividad más importante de ese momento
7 DE SEPTIEMBRE DEL 2002 /  La Prensa
 
             Corn Island un paraíso terrenal 
 

 
               Un grupo de españolas disfruta de su bebida en uno de
               los bares de la isla en espera de la calma noche.
 
 

              Maryórit Guevara G. 
              maryorit.guevara@laprensa.com.ni 

              Dicen que el paraíso es el mejor lugar donde puede llegar el hombre después de
              muerto, sin embargo Corn Island es un sitio terrenal en el Caribe nicaragüense que
              puede conocer bien vivo. 

              Está situada en la Región Autónoma del Atlántico Sur a 40 millas del municipio de
              Bluefields, y hasta allá se puede viajar por aire y disfrutar de una preciosa vista o
              bien por agua, embarcándose en lancha desde Bluefields. 

              La superficie total del municipio es de 13.1 kilómetros cuadrados de extensión, y
              está formado por dos islas: Great Corn Island —de 9.6 kilómetros cuadrados— y
              Little Corn Island, situada al noroeste de la isla mayor, y con 3.5 kilómetros
              cuadrados. 

              BELLEZAS DE LA ISLA 

              Una gama de colores naturales inunda los costados de la Isla. Desde el azul
              profundo del cielo, pasando por las cristalinas aguas de sus playas y el
              transparente opalino de sus riberas de arena blanca, hasta el intenso follaje de
              verdes matices que envuelven el pueblo. 

              Sus puntos cardinales se pueden definir de la siguiente manera: en el costado Sur
              se encuentra la playa de Picnic Center de extensas costas y serenas aguas, al Oeste
              está Long Beach, que constituye un paraje histórico para la isla. Al Este se
              encuentra la playa de Brig Bay, y por el Norte las de North End y Sally Peachie,
              que conforman un triángulo solitario y despejado, propio para unas merecidas
              vacaciones. En ellas, durante el atardecer, se funde el azul del cielo con el celeste
              del mar. 

              Sus cocoteros amarrillos, sus casas hechas de tambo, que evitan que la humedad
              del suelo afecte a los pequeños, todo es característico de la región, y en conjunto
              hacen de la isla un pintoresco pueblo. 

              SU GENTE 

              La hospitalidad y el cariño de su gente hacen dolorosa la hora de la despedida. En
              la isla todos sus habitantes se conocen, tanto es así que si usted sube a uno de los
              cuarenta taxis que existen en el lugar, rápidamente lo identifican como un turista. 

              No es raro encontrarse a muchos habitantes platicando debajo de algún árbol de
              chilamate, como tampoco lo es, ver por las mañanas en las afueras de las casas a
              pequeños grupos de infantes jugando en las calles. 

              Comunicarse con los habitantes de ambas islas no es mayor problema. Entre las
              herencias que dejaron sus antecedentes históricos se encuentran varios idiomas,
              como el inglés, español y mískito. 

              UN TURISMO NACIENTE 

              Orlando David Somarriba, vicealcalde del municipio, aseguró que como autoridad
              “ve en el turismo el futuro económico de la isla”. 

              Actualmente el 90 por ciento de los ingresos económicos del municipio lo
              constituye la pesca, y el diez restante le pertenece al turismo. 

              “Creemos que el turismo puede ser una buena fuente de ingresos para la Isla.
              Nuestras bellezas naturales, las playas, los habitantes multiétnicos, la flora, la
              fauna y nuestra historia constituyen potenciales aprovechables y un plan
              atractivo para el turista que desea descansar”, afirmó. 

              Alrededor de 16 hoteles, hospedajes y restaurantes se registran entre la Great
              Corn Island y la Little Corn Island todos con precios al alcance de cualquier
              bolsillo. Entre ellos Paraíso, Bayside, Panorama, Beach View, Tropical Clean, Casa
              Blanca, y en la islita: Iguana y Delfines. 

              Cabe destacar que en la isla aún no existe vida nocturna, sus habitantes se refugian
              dentro de sus casas, desde donde disfrutan el placer de dormir con el susurro de
              las olas del mar. 

              Somarriba, afirmó que con la creación de la Comisión Municipal de Turismo, en la
              que participan los dueños de hoteles y hospedajes, esperan lograr una mayor
              apertura a nivel nacional e internacional y conseguir la visita de barcos turísticos. 

              Entre los servicios que ofrecen algunos de los hoteles de la Isla se encuentran los
              paseos guiados por los senderos, alquiler de bicicletas, paseos a caballo, buceo y
              renta de botes. 

              Si quiere hacer un recorrido por la Isla puede hacerlo a pie, que se convierte en un
              ejercicio sano, pero si desea viajar más aprisa puede abordar el único microbús
              que existe. Éste la llevará por lo largo de la isla de vuelta en vuelta, usted sólo
              tiene que esperar en los lugares señalados como paradas y pagar el costo, que es
              mínimo. 

              LA FIESTA DEL SOUP GROUP 

              Otro de los atractivos de la Isla donde se concentran en todo su esplendor las
              tradiciones del pueblo, es la Fiesta del Crab Soup (Sopa de Cangrejos), que se
              celebra del 25 al 28 de agosto en conmemoración de la libertad de los esclavos. 

              “Estas fiestas tienen condensadas en sí todas las bellezas naturales de nuestra
              gente y la riqueza de su cultura. Consideramos que lo que tenemos es un potencial
              para desarrollar en turismo, y queremos comenzar a promover lo que es el
              fomento hacia el turismo”, afirmó.

             Los esclavos fueron liberados el 27 de agosto de 1841, es decir, hace 161 años. 
 
 

1 de Mayo de 2000 |  El Nuevo Diario

                  Vida mejor para la Costa del Caribe

                 —Luis Barrera—
  Visitar Corn Island y la islita es una experiencia que alegra el alma. La  grandiosidad, la belleza, vivos colores del mar caribe. Esta diosa naturaleza y los humanos que habitan en ella tienen esperanza de un futuro mejor. Sin embargo, se observa la carencia de un entorno social que facilite el desarrollo de las potencialidades individuales y colectivas al palpar casas y condiciones  de pobreza. ¿Qué necesitamos y cómo lo hacemos para transformar las  condiciones que no permiten una vida digna? 

                 Una vida mejor es una demanda de todos en esta Costa Caribe bella pero  olvidada en la propuesta y estrategia de desarrollo de Nicaragua, entiéndase  Pacífico. Este olvido puede iniciar a superarse a través del incremento de los  ingresos de las personas. Lamentablemente aquí en la RAAS se carece de
  una estrategia para transformar la pobreza por una vida digna, agravando esta   limitante una administración pública precaria y partidaria. 

                 Los efectos de la administración mencionada anteriormente lo observamos   también en las comunidades étnicas e indígenas en las costas del mar y las  montañas. Sus habitantes desarrollan actividades que les permite garantizar la  sobrevivencia por la generosidad de la naturaleza. Es visible la marginación el    limitado o nulo acceso a servicios básicos, créditos, transporte y asistencia  técnica por parte de las instituciones del Estado. 

                 Además, las migraciones internas hacia la Costa Caribe presionan los  recursos naturales producto del uso irracional ante la necesidad de  sobrevivencia y ocasionan problema de la tenencia de las tierras comunales.   Esta situación atenta contra la sobrevivencia material y cultural de las    comunidades étnicas e indígenas. ¿Qué están haciendo las autoridades para   enfrentar esta problemática ante la demanda de comunidades? 

                 En la actualidad, hemos observado que las autoridades consultan a las   comunidades afectadas, pero las cosas no cambian. Se han realizado centenares de foros resultando en muchos compromisos y declaraciones no  cumplidos. En mi opinión, estas consultas y foros sólo tratan de legitimar la   situación actual y vender una idea falsa sobre la democracia con una participación amplia. 

                 Es necesario modificar el concepto de participación que tienen las actuales autoridades de simple presencia a una participación real y activa. Debemos  participar decidiendo y fortaleciendo las organizaciones de base y las  pequeñas empresas. Debemos tomar los espacios de forma que logremos  enfrentar la crisis individual y colectiva. 

                 La participación activa deberá transformar el proceso de exclusión y   marginalización generado por la concentración de riqueza y limitado concepto  de participación ciudadana. Para lograr una vida mejor de la población  necesitamos generar un entorno social que posibilite el desarrollo de las  potencialidades locales a través del cumplimiento de la constitución eligiendo   autoridades éticas y eficientes y la participación efectiva de todos   reconociendo y respetando las diferencias. Entonces sí tendremos una vida  mejor. Es posible, construyamos. 



PROBLEMA #1 EN
CORN ISLAND?

Repunte de droga en Corn Island

* En 1999 hubo 79 allanamientos en 66 expendios de crack

* "El Poder Judicial en Corn Island es corrupto", afirma alcalde George Howard

JOSEFA GOMEZ NAVARRO

CORN ISLAND.- El incremento de la droga y la delincuencia, así como la presunta corrupción judicial, son los principales problemas que agobian a esta paradisíaca isla ubicada en el Atlántico nicaragüense.

El edil de Corn Island, George Howard y el jefe de la Policía de esta localidad, Ricardo Bonilla, explicaron a LA PRENSA cómo la droga avanza sobre las debilidades institucionales que hay en la zona, los pocos recursos con que cuentan y el abandono del Gobierno Central.

Esta situación contrasta con las playas, palmeras, mar, sol y la belleza en general que ofrece esta paradisíaca isla de 9.1 kilómetros cuadrados, habitada por 8,000 isleños.

Howard está preocupado porque, a su juicio, la delincuencia ha avanzado de tal manera que considera que hay "bandas organizadas" que se encargan de "golpear" la ya maltratada economía de los pesqueros.

Otro de los problemas que preocupan al edil costeño es el incremento del consumo y venta de droga, la que es recogida por algunos pesqueros en alta mar, donde la dejan los narcos durante las persecuciones de guardacostas colombianos.

"La población de Corn Island es eminentemente joven. Podemos decir que un 60 por ciento oscila entre los 15 y 35 años. Es esta población la que me preocupa porque está consumiendo el crack", dijo.

POLICIA DE LA ZONA INDEFENSA
La situación en la "Isla del Maíz", empeora porque para el edil, la Policía no posee la suficiente capacidad para combatir a los expendedores de crack, aunque hacen todo su esfuerzo.

La isla cuenta con apenas diez policías (cinco profesionales con un salario de 1,047 córdobas y cinco voluntarios pagados por la Alcaldía con una salario de 1,200 córdobas), para resguardar la seguridad de 8,000 habitantes, lo que indica que hay un policía por cada 800 personas.

El jefe policial, Ricardo Bonilla, declaró a LA PRENSA que la falta de presupuesto (2,800 córdobas mensuales), impide un mejor accionar de los agentes, por lo que los delitos han aumentado.

Indicó que sólo en 1999 se registraron 220 hechos delictivos: 108 delitos contra la propiedad, 87 contra las personas, 15 contra salud pública (tenencia de droga) y diez contra la economía; 34 más que en 1998 que fue de 186.

Entre los delitos de mayor peligrosidad en la isla mencionó un asesinato, dos homicidios, una violación, seis tentativas de violaciones, 16 robos con violencia y tres con intimidación, además de otros casos de estafa, daños a la propiedad, etc.

La Policía también tiene que lidiar con el tráfico de ilegales. Reportaron la captura de 39 de éstos procedentes de varios países: 32 peruanos, tres ticos, dos colombianos y dos salvadoreños. De los 39 capturados 36 eran adultos, dos adolescentes y un menor.

ALLANAMIENTOS A LA ORDEN DEL DIA
Bonilla indicó que en 1999 hubo 79 allanamientos en 66 expendios de crack (uno cada cuatro días), incautándose 500 piedras de esta droga, ocho onzas de cocaína y una gran cantidad de marihuana que ha sido desplazada por el crack.

Sin embargo, dejó entrever su frustración porque estos allanamientos no tienen el resultado deseado debido a que los "crackeros" han variado su modo de operación, ocultando la droga en lugares donde la Policía no tiene acceso y por eso es más difícil capturarlos.

Bonilla indicó que los detenidos por tenencia de droga salen fácilmente debido a la retardación de justicia, exhibición personal o por dictamen médico. "Casi todos han salido por esas vías".

"Aquí (en Corn Island) sólo contamos con un Juzgado Local, y los casos se remiten al Juzgado del Crimen de Bluefields donde se dicta la sentencia. A veces por la lejanía y por el tiempo que pasa el expediente, logran salir fácilmente mediante una exhibición personal", señaló.

El edil "cornaleño" fue más allá. "El Poder Judicial en Corn Island es corrupto. Hay casos de violaciones, drogas y de todo, que según la ley, deben ser conocidos por un Juez de Distrito en Bluefields, pero en Corn Island todo mundo sabe que el que tiene plata y comete un delito está fuera al día siguiente", argumentó.

Para el edil de 44 años, éstos son problemas serios. "Sé de muchos casos pero no tengo pruebas para decir: éste pagó, porque no tengo factura", expresó.

La situación judicial de la isla ya fue denunciada, según el edil, ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Tribunal de Apelaciones de Bluefields, pero todavía no han tenido respuesta.

"En Corn Island ya nadie cree en la justicia, los únicos que creen son los que la violan porque saben que si tienen la plata pueden salir. Para pelear contra la droga nosotros necesitamos que funcionen los poderes que tienen que ver en la lucha contra ésta", dijo el edil
 

28 DE MARZO DEL 2002 /   La Prensa 
 

        Acusan a gringo de amenazar humedal 

  Denuncia fue puesta  ante la Procuraduría  Ambiental por el  Movimiento para la  Defensa y la Dignidad de  Corn Island

               Los humedales de Corn Island han sido amenazados
               desde hace dos años por distintos proyectos
               turísticos. 

 

              Amalia Morales 
     El Movimiento para la Defensa y la Dignidad de Corn Island denunció ante la   Procuraduría del Medio Ambiente en Managua, una supuesta destrucción sobre uno  de sus humedales. 

              Norma Dixon, representante del Movimiento, reveló que en la parte noroeste de la  isla, en el lugar conocido como Sally Peache, se practican quemas, talas y rellenos  sobre uno de los humedales. 

              Hace dos años se denunció una destrucción semejante en ese sector por una pareja de italianos, que intentaron desarrollar un proyecto turístico sobre varias áreas  pantanosas. Un año después, se conoció una nueva amenaza sobre otro humedal. 

              En esa ocasión se acusó del daño a un ciudadano de origen canadiense, quien  supuestamente pretendía montar sobre el “suampo” un proyecto turístico. 

              Sin embargo, Dixon, en su denuncia, acusa esta vez al ciudadano de origen   estadounidense, David Bruce, de quien no se pudo obtener una reacción vía  telefónica. 

              Se supone que desde diciembre pasado, Bruce, sin permiso ambiental “viene  realizando obras físicas”, que incluyen construcción de vivienda, quema y despale   de mangles y relleno del humedal del sector, en un área aproximada de 1.5  hectáreas. 

              Al tanto de la situación están todas las autoridades locales a quienes atañe el tema    ambiental. Entre ésas, la Alcaldía de Corn Island, la responsable del Medio   Ambiente, el delegado del Ministerio de Recursos Naturales y del Ambiente   (Marena) de Bluefields y miembros del Consejo Regional del Atlántico Sur. 

              AUTORIDADES ENTERADAS 

              Algunas de estas autoridades conformaron una comisión y en marzo de este año  verificaron los daños en el humedal, y orientaron, mediante carta a Bruce, que no  continuara con obras en Sally Peache hasta que no se le diera permiso ambiental.    Sin embargo, el estadounidense no ha hecho caso al llamado, según la denuncia. 

              Dixon dijo que eso motivó la denuncia a los órganos de decisión superiores. Además   de la Procuraduría el caso lo conoce el Marena central y la Procuraduría Ambiental de Derechos Humanos. 

              Desde hace dos años que los pobladores de Corn Island se organizaron por la defensa de los humedales, que se consideran tan vitales para el agua potable de la   isla como el aire que respiran sus 7,100 habitantes, según reflejan estudios. 

              Algunos sectores inconformes han señalado que la población de Corn Island está  opuesta al desarrollo. Al respecto, Dixon insistió en que el Movimiento no está en  contra de la inversión en la isla, pero quieren que se tomen en cuenta sus  condiciones naturales. 

              Agregó que existen áreas sólidas en las cuales instalar proyectos turísticos sin  afectar la fragilidad de los humedales. 

              Sobre esta última denuncia, los miembros del Movimiento esperan respuesta  después de Semana Santa. Está prevista una visita in situ del ministro del Marena,  Jorge Salazar. 

              RIÑONES DE LA ISLA 

              Según expertos, esos pantanos, que se ven como simples criaderos de zancudos, son   una especie de riñón del agua potable que bebe la isla. 

              Un diagnóstico que publicó el año pasado, el Proyecto de Conservación y Desarrollo  Forestal (Procodefor), advirtió que de continuar el ritmo de degradación sobre los   12 pantanos o “suampos” que contiene la isla caribeña de 10 kilómetros cuadrados,   éstos podrían desaparecer en 15 ó 20 años. 

              En la actualidad, los “suampos” sobreviven rodeados de basura y aguas negras que   producen las casas, hoteles, restaurantes y toda clase de negocios.
 

 28 de Enero de 2001 |  La Prensa 
              Corn Island: Esplendor de la naturaleza y contaminación 
              Un paraíso en peligro
              *** La naturaleza los premió con todo, pero hay poco aprecio por lo que
              tienen
 

              —KARLA CASTILLO —
 

              Playas de delgadas   franjas de arena   blanquísima, agua de  tono verde-esmeralda,   transparente aún, con  el cielo seminublado a  ratos y palmeras  jadeantes, quizás sea   el ambiente más   cercano al descrito   hace un siglo por un   poeta romántico,  como la estancia    perfecta para la paz   espiritual. 

              Eso es Corn Island o Isla del Maíz, en español. Una ínsula en el
              océano Atlántico, con un contorno de doce millas, frente a las
              costas de Bluefields, a la que el término «paradisíaca» le queda
              pequeño. 

              NADA COMPARABLE CON EL PACIFICO O EL CENTRO 

              Es bellísima, simplemente diferente a todo lo que los habitantes de
              la región del Pacífico y del centro del país han visto o soñado
              alguna vez. 

              Sus playas no tienen nada que ver con los populares balnearios de
              Pochomil o La Boquita, comunes a los del Pacífico. Basta con decir
              que la marea no crece más allá de un metro y no hay peligro alguno
              para las casitas ubicadas a corta distancia del mar... más que el
              salitre. 

              Las palmeras, en casi toda la isla, están a tan sólo dos metros del
              mar, de modo que el bañista perfectamente se puede dar un
              chapuzón y de inmediato reposar bajo la sombra de los cocoteros,
              sin temor a insolarse. 

              Lluvias que según sus propios pobladores caen «trece meses al
              año», mantienen abastecida a la isla del agua potable, necesaria
              para la sobrevivencia de la raza humana. 

              Sin ánimo de exagerar, en cada patio, predio baldío o playa
              solitaria, hay grandes extensiones ocupadas por el agua de lluvia
              que se filtra al subsuelo y luego es absorbida por la planta
              procesadora del vital líquido, para abastecer a la gente de Corn
              Island. 

              EL DESEQUILIBRIO DEL SER HUMANO 

              Pero Corn Island no es el paraíso perfecto, por la acción de los
              seres humanos en su equilibrio ambiental. Ni un solo metro de
              playa, aún las que están vírgenes, porque sus rocas no permiten el
              acceso de las lanchas de los pescadores y la presencia de los
              turistas, se libra de envases plásticos, botellas de vidrio, zapatos
              viejos y hasta restos de redes que los hombres que viven del mar
              abandonan, quizás sin conciencia de su error. 

              Los espacios que acumulan el agua que beben los naturales de
              Corn Island son llamados localmente «suampos» y aunque son el
              mayor tesoro de los isleños, normalmente están atestados de
              basura. 

              Es difícil decir dónde es más grave el problema de la basura,
              porque si bien los suampos que quedan a orillas de la vía pública
              están llenos de lo que los transeúntes y vecinos depositan en ellos,
              también los que quedan ubicados en los patios de las casas están
             repletos de desperdicios, porque no hay recolección de basura en
              toda la isla. 

              Exactamente frente al muelle de Corn Island, que queda a unos
              trescientos metros del aeropuerto, se puede ver un extenso
              suampo que asemeja un bosque por sus variadas plantas y la
              espesura del follaje que no permite el acceso de los rayos del sol. 

              Lastimosamente, ese depósito de agua que debería ser cristalino y
              muy protegido, se encuentra lleno de llantas viejas, envases de
              aceite para motores marinos, restos de abanicos en mal estado,
              botellas, plásticos y todo lo que se quiera imaginar. 

             TURISMO: SEGUNDA FUENTE DE INGRESOS No obstante, el
              segundo rubro de la    economía isleña,   después de la pesca   a gran escala y la  artesanal, es el   turismo, en su mayoría   extranjero. Porque  viajar a Corn Island, si  bien no es difícil,   implica un gasto  considerable por   persona, que supera   los cien dólares, sólo en pasaje. 

              El turismo se hospeda en los pequeños pero cómodos hoteles que
              hay a lo largo de la isla. Los precios por habitación son similares a
              los de los lujosos hoteles capitalinos, pero hay que tomar en cuenta
              que el valor de todo lo que llega a la isla es superior al que
              conocemos en tierra firme, porque allí nada se produce. 

              El turismo alimenta el comercio local con los dólares o córdobas
              que paga en los restaurantes o establecimientos de la isla. Es por
              eso que los negocios tienen preferencia entre los pescadores
              locales, para el abastecimiento de mariscos que, a causa del
              tamaño, no son elegibles para la exportación. 

              Definitivamente hace falta algo así como una campaña entre la
              población, para llamar a la conciencia ambientalista y así evitar que
              con el tiempo, los benditos suampos se atasquen por la
              abundancia de basura y nieguen el agua potable a los isleños. 

              También esto de la basura es un reto para la nueva administración
              edilicia y para los mismos propietarios de establecimientos
              comerciales, porque el turismo, sobre todo el extranjero, sabe
              apreciar el ambiente sin contaminación. 
 
 
 

lA TRIBUNA 12/12/99
AMPLIAN PISTA AEREA
200 familias temen desalojo

  Unas 200 familias podrían ser afectadas con la ampliación de la pequeña
  pista de aterrizaje de Corn Island. Las autoridades municipales han
  establecido un plazo de 45 días para que los habitantes de las cercanías
  abandonen el lugar

  JUDITH FLORES MONTOYA
 

  Unas 200 familias que habitan en las cercanías de la pista aérea de Corn Island, en  la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), denunciaron las intenciones de
  desalojo del Alcalde de ese municipio Jorge Howard, y el director de Seguridad de Aeropuertos, Luis Toruño.

  Según los afectados, las Toruño y Hward, visitaron a cada uno de los afectados
  para informarles sobre el proyecto de ampliación de la pista aérea y sobre el plazo  de 45 días que tienen para desalojar los terrenos.

  Afirman que lo extraño del caso es que Toruño les informó que cada una de las
  familias serían indemnizadas, sin embargo, el propietario de los terrenos, Ruperto
  Morgan, les manifestó desconocer las pretensiones de Hward y Toruño.

  Aseguran que desde hace 10 años arriendan los terrenos. En marzo pasado
  ratificaron el contrato de arriendo anual con Morgan, que vence en marzo del año
  2000.

  Ocho de los afectados se presentaron ante la Asociación Nicaragüense Pro
  Derechos Humanos (ANPDH), solicitando apoyo a fin de no ser desalojados sin
  que antes la alcaldía les ofrezca una alternativa de reubicación.

  Elvis Dawns, afirmó que un total de 200 familias resultarían afectadas con la
  medida. Aseguró que no se resisten a abandonar los terrenos siempre y cuando la  municipalidad les reubique ya que los pequeños negocios que poseen es su medio de sobrevivencia, además han invertidos miles de córdobas.

  Dawns dijo que las pretensiones de Hward y Toruño, es una clara violación a los
  derechos humanos, al tratar de negarles el derecho a la vivienda. Al mismo tiempo  manifestaron temer que la municipalidad inicie una campaña de presión en su contra  a fin de lograr el objetivo para desalojarlos.

  La Tribuna intentó conocer la versión de Toruño, pero su secretaria informó que se encuentra fuera del país.
 
 

                        JUEVES 27 DE JULIO DEL 2000 /  La Prensa

              Corn Island arriesga el agua
 

                Construcción de hotel contaminaría fuente de agua dulce y tendrían
                que importarla, como en San Andrés
 

                Alcalde dice que no es cierto y que el proyecto contribuirá “a
                mejorar la calidad del agua”
 
 

              ROSARIO MENDOZA COREA
              rosario.mendoza@laprensa.com.ni

              El Movimiento por la Defensa y Dignidad de Corn Island alertó sobre los daños
              que puede causar al manto acuífero de esa Isla, un proyecto de inversión
              extranjera que amenaza con dejarlos sin agua dulce, con el riesgo de tener
              que importar ese líquido.

              Norma Dixon Downs y Colin Downs Halford, del Movimiento por la Defensa y
              Dignidad de Corn Island, se presentaron a LA PRENSA para pedir que sea
              reubicado el Proyecto Desy Residence, ejecutado por la empresa italiana
              VARILA en el humedal del barrio Sally Peachey, porque contaminará la única
              fuente de agua dulce de la isla.

              El proyecto consiste en un complejo turístico, incluido un hotel de cinco
              estrellas, con un costo de cinco millones de dólares, dijo Dixon.

              El 85 por ciento del área de Corn Island es tierra firme, pero los inversionistas
              quieren construir el complejo en el 15 por ciento de humedal que utiliza la
              población para obtener agua dulce, afirmó Dixon.

              “Somos una isla rodeada por el Mar Caribe, a unas 40 millas de la costa de
              Bluefields y aun con esto gracias a Dios tenemos agua dulce bajo este
              paraíso”, indicó Downs.

              El alcalde George Howard Taylor dijo a LA PRENSA que el Concejo autorizó la
              inversión, porque MARENA dijo que es viable el proyecto y los inversionistas
              llenaron todos los requisitos correspondientes.

              “Pensamos que la belleza de Corn Island tenemos que venderla y crear
              fuentes de trabajo, porque la pesca ya no representa alternativa de trabajo.
              Mucha gente se ha dedicado a traficar drogas y para contrarrestar esto, mi
              deber es atraer inversionistas que van a ayudar al empleo y al futuro en este
              lugar”, indicó el alcalde.

              Añadió que “habrá un sinnúmero de actividades moviéndose y mucho dinero
              que mejorará las condiciones de la isla”.

              Sobre la posible extinción del agua dulce, Howard afirmó que “eso no es
              cierto, ya que el proyecto más bien estará contribuyendo a mejorar la calidad
              del agua”.

              Sin embargo, Norma Dixon dijo que “el agua dulce de la isla existe por los
              humedales o mantos de agua, que ahora son amenazados por la empresa que
              quiere construir un complejo con la venia de la Alcaldía. Si nosotros no
              tuviéramos ese manto, pereceríamos de agua dulce”.

              “Ellos (la empresa) al entrar con su maquinaria excavarían tanto, que el agua
              salada invadiría el agua dulce y en corto tiempo no habría agua dulce en Corn
              Island y tendríamos que importar el vital líquido como se hace en la Isla San
              Andrés”, afirmó.

              “Nosotros no queremos llegar a eso y lo que le pedimos a la Alcaldía
              Municipal, a MARENA (Ministerio de Recursos Naturales y del Ambiente) y al
              Consejo Regional, es que al hacer el complejo tomen en cuenta que ese es el
              principal manto de agua que tenemos”, enfatizó Dixon.

              Explicó que en la isla hay varios humedales, pero “ese es el más limpio y es el
              quince por ciento de la humedad existente en la zona”.

              LA PRENSA tuvo acceso al convenio suscrito por el señor Desiderio Dalto,
              presidente de VARILA, S.A., y el alcalde de Corn Island, George Howard
              Taylor, en el que la Comuna ratifica su apoyo al proyecto.

              En el mismo documento VARILA se compromete a reforestar el manglar como
              mínimo en un área equivalente a la afectada por el desarrollo del Proyecto
              Desy Residence, utilizando especies existentes en la zona.

              A criterio de Downs, el proyecto comenzó con mal pie “porque tenemos
              entendido que para hacer una obra así, debe contar con la aprobación de la
              comunidad y sólo consultaron a unas 20 personas y comenzaron a trabajar
              con la aprobación de la Alcaldía”.

              “Creemos que la Alcaldía está en complicidad con la empresa por lo cual
              fuimos al Consejo Regional, máxima autoridad, a exponerle el problema y ellos
              mandaron una carta para que el proyecto se paralizara hasta que este
              Concejo se reuniera con ese fin y aún después que se emitió esa carta, la
              empresa sigue trabajando”, dijo Dixon.

              Los quejosos dijeron que no están en contra del progreso de la zona, pero
              demandan la reubicación del proyecto porque “no vamos a arriesgar el futuro
              de Corn Island”.

              “Alguna gente está en contra del proyecto pero es mínima, lo que pasa es
              que se está aprovechando este tipo de protestas para perfilarse
              políticamente, pero no es cierto que no se pueda combinar un proyecto
              turístico con los humedales, principalmente si las normas y reglas que dicta el
              MARENA están correctas”, dijo el alcalde George Howard.
 
 
 
 
 

tiibuna 06-26-00
 

Una cultura que recoge lo enseñado por sus ancestros

                                      Corn Island:
                               "Un paraíso olvidado"

                                         ANTONIA CALERO SEQUEIRA
                                         CORN ISLAND

                                         Más allá de la geografía de Nicaragua, más allá
                                         de sus ríos, las sabanas, la selva y el litoral, más al
                                         sur se encuentra la Isla del Maíz (Little y Great
                                         Corn Island) a 70 y 80 kms. al noreste del Bluff con
                                         un diámetro de 3.4 kms. y 9.1 kms. posteriormente.

                                         Sí, una isla paradisíaca olvidada por algunos y
                                         desconocida por muchos, que a pesar de la
                                         dominación inglesa y el abandono de la región por
                                         parte de los gobiernos, mantienen sus costumbres,
                                         tradiciones, su cultura, la suma de sus modelos de
                                         comportamiento aprendidos.

            La sustancia exacta de la cultura, así como el baile del Palo de Mayo, la variedad de
            danzas autóctonas como las garífonas y sus tradicionales comidas como el Rondón.

            "A pesar de todo, el espíritu de la gente es increíble; además de mantener viva nuestra
            cultura, tratamos de superarnos de buscarle provecho a lo que tenemos y seguir adelante",
            dijo el alcalde de la isla, George Howard.

            UNA REGION CASI DESCONOCIDA

            La mayoría de la población del Pacífico desconoce la forma de vida de los isleños, que
            además de disfrutar de sus preciosas playas, se deleitan de su trabajo y de la pesca.

            Su población que habitan en la isla es de aproximadamente 8,500 personas, aunque su
            procedencia es de raza africana "criolla", existen un número considerable de miskitos y
            otros de personas que arriban del Pacífico de nuestro país en busca de trabajo.

            En el muelle se pueden leer los nombres de sus pangas como "fire fox" "two brothers" o
            "Lady Shayanny", que se encargan de recoger los pescados, camarones y langostas.

            Los trabajadores laboran como les conviene, unos tienen sus propias pangas, otros aunque  no las tienen, lo cual no impide trabajar, pues se ponen de acuerdo con los dueños y en  dependencia al número de pesca que realizan, sacan su ganancia, ellos deciden si los  venden a los barcos industriales extranjeros o barcos nacionales.

            George Howard, alcalde de Corn Island manifestó que la isla necesita de mucha atención
            por parte del Gobierno Central, ya que los gobiernos de turno nunca lo han hecho y espera
            que el próximo gobierno lo tome como parte del territorio nacional.

            PARTE DE SU HISTORIA

            La República nicaragüense engloba no sólo regiones geográficamente variadas, sino
            también pueblos que han tenido diferentes desarrollos históricos.

            En la actualidad, para fines administrativos se ha dividido la región del Este de Nicaragua
            en regiones autónomas del Sur y del Norte. En cada una de ellas la diversidad humana
            contrasta con la relativa uniformidad del Pacífico.

            En el Atlántico conviven mískitos, sumos, ramas, garífonas, mestizos y criollos, que son los
            que residen en la Isla. Se les da este nombre debido a su ascendencia africana. Su origen
            se remonta a finales del siglo XVIII y se encuentran establecidos sobre todo en Bluefields,
            Laguna de Perlas y Corn Island.

            Los hombres y mujeres que ocuparon el territorio del Atlántico no llegaron todos al mismo
            tiempo. Según algunos historiadores, se ignora quiénes fueron los primeros en llegar. Lo
            que sí se sabe es que cuando los europeos llegaron a partir del siglo XVII, había una gran
            diversidad de lenguas y una gran dispersión de grupos, entre ellos se encontraba la
            ocupación de varias islas entre ellas la de Corn Island.

            A partir de 1742, los ingleses comenzaron a adquirir tierras en el Atlántico
            centroamericano. La forma de hacerlo es importante de conocer, pues continuó a lo largo
            del siglo XIX, hasta 1894.

            Para justificar la legalidad de la adquisición de tierras, los ingleses sin tener apoyo abierto
            del gobierno inglés, reconocían a los jefes mískitos su jurisdicción, desde el río Tinto, en
            Honduras, hasta la laguna de Chinquí en Panamá.

            De manera que recurrían a los jefes mískitos para que éstos les concedieran, de manera
            prácticamente gratuita enormes extensiones territoriales así por ejemplo el superintendente
            (que se encargaba de mantener cierto orden en el sistema legal inglés entre los ingleses)
            Hodgson hijo, recibió entre otros la isla de Corn Island, Bluefields y gran parte de la cuenca
            del Río Escondido.

            Según la narración, luego de morir uno de sus hijos estos impulsaron la ganadería y el
            cultivo de algodón en Corn Island.

            Al morir la viuda y los hijos, sin dejar descendencia legítima, los esclavos prácticamente
            libres, pasaron a formar el núcleo original de las poblaciones de Bluefields y Corn Island.

            NECESITA ATENCION TURISTICA

            La industria turística ha crecido en Nicaragua, varias partes de nuestro país han sido
            apoyadas por el gobierno, además ha participado en discusiones sobre el desarrollo regional
            del turismo de cara a mejorar la promoción del istmo a otras partes del mundo.

            Pero existen sus divergencias al abordar el tema del turismo, ya que la isla como tal, es un
            paraíso perdido, y hay quienes les disgusta la idea que el número de personas de la isla
            aumente, por temor a que las playas se vuelvan focos de contaminación al impulsar el
            desarrollo turístico.

            "La verdad no me gustaría que la isla sea invadida de muchos turistas. Yo siento un placer
            indescriptible el poder estar aquí, el poder disfrutar de estas playas maravillosas, me siento
            libre estar en éste lugar y no me agradaría ver a más extranjeros , la isla perdería su
            encanto", comentó Marina Petzold, de nacionalidad alemana.

            Para Howard, el desarrollar la industria turística no traería problemas, ya que se
            implementarían mecanismos de conservación. Al construirse los hoteles y hospedajes,
            estos estarían regidos por una ley de sanción de contaminación, con el fin de preservar las
            costas limpias".

            La idea de construir una carretera hacia la Costa Atlántica, y la construcción del proyecto
            de Eco Canal, se estaría beneficiando a esta región. Se necesita de la ayuda de todas
            aquellas personas interesadas en el desarrollo de la región, como la iniciativa de Fernando
            Somarriba, cineasta nacional que realizan documentales de esta región, con esas iniciativas
            podríamos tener la suerte de proyectarla y así poder ser encontrada a nivel internacional.

            La Isla ha mantenido contacto a nivel internacional con países como Canadá, República
            Checa, Dinamarca, Holanda, quienes han apoyado de manera significativa. Gracias a este
           apoyo se pudo construir el muelle que ha tenido tanto éxito.

  4 de Abril de 2000 | El Nuevo Diario
                  La esclavitud

                 —Karlos Navarro—
      Los conquistadores esclavizaron a los indígenas de la costa del Pacífico de
                 Nicaragua y la enviaron a Panamá y el Perú, donde fue usada para transportar
                 carga a través del istmo y para participar en la conquista del imperio Inca. En
                 la década de 1530, el tráfico de esclavos fue la actividad económica
                 fundamental en Nicaragua. Entre los años de 1532 y 1541, se esclavizaron
                 unas diez mil personas anualmente. Empero, entre 1520 y 1820, entraron a
                 Centroamérica unos 21 mil esclavos negros. La importación de esclavos
                 fueron mayores en los siglos XVI y XVIII.

BIBLIOTECA MUNICIPAL DE CORN ISLAND
El Tratado Bárcenas-Esguerra (1928)
 ENFOQUE de LA PRENSA inicia con este capítulo, tomado del libro "Los conflictos internacionales de Nicaragua", del doctor Luis Pasos Argüello (q.e.p.d.), una serie de documentos históricos que ayuden a comprender los orígenes de los conflictos limítrofes. Por tener una importancia coyuntural, iniciamos con el Tratado Bárcenas-Esguerra (1928).

El día 1º. de enero de 1925 tomó posesión de la Presidencia de Nicaragua don Carlos Solórzano y el día 3 de enero, dos días después, su ministro de Relaciones Exteriores, Ingeniero José Andrés Urtecho, pasó una nota al secretario de Estado americano Kellog, solicitándole los buenos oficios de Estados Unidos para someter a arbitraje el litigio con Colombia.

En contestación a esa solicitud, el Secretario de Estado envía una carta al Encargado de Negocios en Managua, Walter C. Thurston, y otra al ministro de Relaciones Exteriores, en contestación. Ambas notas, con la misma fecha en Washington 21 de marzo de 1925 dicen textualmente:

"Observará usted que el Departamento (de Estado) no ha considerado aconsejable acceder a la petición de Nicaragua de recomendar a Colombia un arbitraje que trate solamente sobre la pertenencia del Archipiélago de San Andrés. El Departamento considera que la propuesta que ya hizo Colombia de acuerdo con la cual Nicaragua mantendrá para sí la Costa Mosquitia y las Islas de Maíz, y Colombia el Archipiélago de San Andrés, ofrecería una solución equitativa para la controversia. Por tanto, el Departamento considerará satisfactorio que usted discuta informalmente con el Gobierno de
Nicaragua la conveniencia de poner fin en tal forma a tan prolongada controversia diplomática. Por favor informe al Departamento de los resultados de esa discusión. Soy (etc.) Franik B. Kellogg".

Y la nota para el ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua dice textualmente:
"Me percato de que luego de fracasar en el arreglo de la controversia por medio de negociaciones diplomáticas, vuestro Gobierno acreditó ante el Gobierno colombiano una Legación con instrucciones de presentar ante aquél el proyecto de una convención, copia de la cual se me envió con la nota de vuestro predecesor; que tal proyecto no fue aceptado por Colombia; que Colombia propone ahora un arreglo, dejando a dicho país el Archipiélago de San Andrés y a Nicaragua la Costa Mosquitia y las Islas del Maíz; que el Gobierno nicaragüense ha rechazado tal propuesta y que se encuentra
constreñido a solicitar los buenos oficios del Gobierno de los Estados Unidos de América a fin de que el Gobierno de Colombia pueda acceder a someter a arbitraje la pertenencia del Archipiélago de San Andrés.

"En respuesta tengo el honor de informaros que la petición del Gobierno de Nicaragua ha recibido la consideración más atenta y amistosa. De la información que hasta el momento tiene este Gobierno, sin embargo, parecería desprenderse que las disposiciones coloniales, legislativas y administrativas, españolas, cuya interpretación y validez están en duda, se refieren indiferenciadamente al Archipiélago de San Andrés, a la Costa Mosquitia y a las Islas del Maíz. De ello se desprendería que una decisión a favor de una de las partes sobre la base única del uti possidetis juris de 1810 puede esperarse sea aplicada con fuerza igual a todo el territorio en disputa.

Este Gobierno entiende que el Archipiélago de San Andrés ha sido ocupado por Colombia desde 1822, mientras que Nicaragua ha ejercido jurisdicción en la Costa Mosquitia desde la declaración de independencia de España y ha ocupado las Islas del Maíz aproximadamente desde 1890. El propósito del Gobierno colombiano que reconocerá la soberanía de Nicaragua sobre la Costa Mosquitia y las Islas del Maíz y la soberanía de Colombia sobre el Archipiélago de San Andrés, haría permanente una situación que existe de hecho, en lo que respecto a las porciones más importantes del territorio en
disputa, prácticamente desde que ambas Repúblicas alcanzaron la independencia. Tal arreglo, además, pondría fin a toda otra cuestión en lo que respecta a la soberanía de Nicaragua sobre la costa oriental de la República y las Islas del Maíz, territorio que es obviamente de muchísimo más valor que el Archipiélago de San Andrés. Sin comprometerse por el momento a expresar opinión alguna en cuanto a los méritos intrínsecos de la controversia, el Gobierno de los Estados Unidos se inclina a considerar que un arreglo sobre las bases indicadas proporcionaría una solución equitativa al asunto".

"Acepte (etc.) Frank B. Kellogg".

Luego de eso, el Gobierno americano rechazó la sugestión del arbitraje y presionó la solución directa de la renuncia de Nicaragua.
En el Memorándum que el ministro de Colombia, don Manuel Esguerra, presentó al Gobierno de Nicaragua el 27 de mayo de 1925, acompañó un proyecto de Tratado, el cual sirvió, en cierta manera, de base al Tratado Bárcenas Meneses-Esguerra suscrito posteriormente en Managua el día 24 de marzo de 1928, aunque ciertamente ese Proyecto sufrió algunas modificaciones para llegar a su redacción definitiva.
El Proyecto, en sus consideraciones, afirmaba que las dos Repúblicas "con el propósito de resolver definitivamente la controversia pendiente entre ellas acerca del dominio y soberanía de la Costa Mosquitia y en el Archipiélago de San Andrés y Providencia", la cual redacción fue sustituida por la de que ambas Repúblicas "deseosas de poner término al litigio
territorial entre ellas pendientes". En la parte dispositiva el Proyecto afirmaba que tanto la República de Nicaragua como la República de Colombia "renuncian de manera definitiva y absoluta" a favor "la otra" a los derechos de dominio y posesión y soberanía" sobre los respectivos territorios mencionados y en la redacción definitiva del Tratado se omitió hablar de renuncia y solamente de "reconoce la soberanía y pleno dominio" de las dos regiones mencionadas.

El Proyecto decía que la renuncia de Nicaragua recaía "sobre los derechos de dominio, posesión y soberanía que ha creído tener" sobre las islas, y la República de Colombia renuncia a los derechos de dominio, posesión y soberanía que ha sostenido. Obsérvese la marcada diferencia de conceptos. El Proyecto menciona a favor de Nicaragua la Mosquitia y las dos Islas Mangle, llamadas Great Corn Island y Little Corn Island, refiriéndose expresamente a sólo estas dos islas, es decir, omite mencionar una gran cantidad de islotes, bancos y cayos adyacentes a la costa nicaragüense. Hay una diferencia de gran importancia que dimana de la comparación entre el Proyecto y el Tratado. En el primero se habla "del Archipiélago de San Andrés y Providencia" y en la redacción definitiva se estipula solamente "Archipiélago de San Andrés". Si bien la Isla Providencia quedó comprendida en el Tratado Bárcenas Meneses-Esguerra, es lo cierto que no quedó mencionada como parte del Archipiélago, sino como isla aparte. Por sobre todas esas diferencias entre Proyecto y Tratado, en el Proyecto no figura el párrafo segundo el Arto. 1º. que estipuló que "no se consideran incluidos en este Tratado los Cayos Roncador, Quitasueño y Serrana"
El presidente de Nicaragua, don Carlos Solórzano, caballero y patriota de hidalguía, al recibir el Memorándum lo pasó al ministro de Relaciones Exteriores, Urtecho, quien lo contestó diez y ocho días después con una formidable Réplica.
Estados Unidos estaba vivamente interesado en el arreglo de esta controversia, en primer lugar por la posibilidad de la construcción del Canal Interoceánico por el Río San Juan sobre el cual, en parte, recaían las pretensiones de Colombia; pero el interés de Estados Unidos no se limitaba solamente a este punto, sino que también amparaba la conveniencia de una Concesión que había sido otorgada por el Gobierno de Colombia a una firma norteamericana controlada por el multimillonario Mellon, entonces ministro del Tesoro de Estados Unidos, llamada "Concesión Barco" para algunas exploraciones de petróleo, que Colombia rehusaba renovar, y además porque tenía establecida verbalmente con la República de Colombia algunos convenios sobre navegación y derechos de pesca en esa zona de San Andrés, por estar Colombia en posesión de esas islas, en cierto modo, desatendidas por Nicaragua.
Por sobre esas razones, Estados Unidos se consideraba responsable con Colombia de la segregación de Panamá en 1903, por su intervención armada en defensa de la independencia de Panamá contra la movilización de las tropas colombianas. Teodoro Roosevelt había pronunciado aquellas palabras históricas "I took Panama

La Prensa 03/04/00
Alcalde teme hundimiento

Muelle de Corn Island fracturado

* Cuando llueve el centro del muelle se inunda

* Dinamitaron manto rocoso y fracturaron la viga antisísmica, dice alcalde

CESAR A. CARDENAS
Corresponsal

CORN ISLAND.- La construcción de un muelle valorado en más de un millón de dólares que fue
entregado a la Municipalidad, corre el riesgo de hundirse por una desacertada medida técnica,
denunció el alcalde de Corn Island, señor George Howard.

Según el edil isleño había una compañía contratada por el Ministerio de Construcción e Infraestructura
(MTI), para realizar la supervisión de la obra como contrapartida a este proyecto financiado por el
programa de transporte DANIDA.

En diciembre de 1999 dinamitaron un manto rocoso que existía en el fondo del mar, que obstaculizaba
a los barcos de gran calado que pudieran atracar sin ningún problema, ya que al acercarse al muelle
tocaban las piedras poniendo en peligro a la embarcación, agregó.

Resulta, dijo el alcalde, que los técnicos enviados por el MTI dinamitaron el manto rocoso y la carga
que utilizaron fue excesiva instalándola superficialmente y provocando daños al muelle que tanto dinero
costó.

"Ahora se está hundiendo, en el centro del muelle se producen inundaciones cuando llueve,
perjudicando la labor de cabotaje y se pone en riesgo la mercadería, dijo a LA PRENSA el señor
Dumark Quirós, jefe de Operaciones.

"Cómo velar por este muelle, es una responsabilidad municipal, nosotros sugerimos a los técnicos que
no pusieran mucha carga para explotar las piedras, sin embargo, hicieron lo contrario, se hundió el
muelle y se fracturó aparentemente la viga antisísmica", agregó el alcalde Howard.

Mientras a solicitud de la Alcaldía el MTI en enero pasado envió una delegación técnica de dicho
ministerio y visitó la isla para inspeccionar los daños, constatando el hundimiento del muelle, sin
embargo, a la fecha no han respondido a la inquietud de las autoridades municipales, dijo Howard.

El alcalde sostiene que investigan con el organismo danés para saber qué acciones legales puedan
tomar, ya que quien entregó la contrapartida del proyecto por el Gobierno Nacional fue el MTI y no la
Alcaldía, advierte el alcalde.

Para la destrucción del manto de piedra donde se construyó el muelle debería haberse ejecutado antes
de haber iniciado con la obra para evitar el daño causado al muelle con mejor infraestructura
construido en la zona atlántica, pero que corre un peligro mientras no se trabaje para asegurarlo,
además le está dejando un buen margen de ingresos a la Municipalidad en concepto de pago por
cabotaje, afirmó.

Según el alcalde, comprobaron el hundimiento que se produce en el muelle, a través de la instalación
de una tubería por debajo para suministrar agua a los barcos, pero después de una semana la cañería
cedió y se rompió, lo que evidencia la magnitud del problema.

La Alcaldía solicita otra reunión con el viceministro del MTI en la que estará una representación de la Embajada de Dinamarca donde se abordaría el asunto del Muelle de Corn Islands
 

Bloqueros extraen excesiva arena de las costas

Desarrollo en la construcción afecta playas de Corn Island

CESAR A. CARDENAS
Corresponsal

CORN ISLAND.- La utilización de arena para fabricar bloques de concreto y la construcción en la
Isla del Maíz afecta severamente las playas y hay sitios donde la extracción del recurso ha sido a
montones que de continuar el ritmo llegará el momento en que el punto quedará con pocas costas.

Ese es el criterio del Concejo de Corn Island que ha determinado a través de una ordenanza no sacar arena de las playas sin permiso de la comuna, para regular la extracción ordenada del recurso.

Sin embargo esta ordenanza se cumple a medias, ya que quien necesita arena lo hace en la cantidad que quiere y en cualquier parte, porque la Alcaldía no tiene a nadie controlando, afirma el

Son miles de metros cúbicos que se extraen de las playas, y el mar no repone esa arena porque cada día se pierden facultades en el mismo para reponer la arena utilizada por los pobladores, añadió.

"Cada día la isla merma en su tamaño, todos aquí saben que hace 20 años la tierra quedaba mar
afuera muchos metros, hoy el agua del mar está casi en las calles, incluso hay vías que cuando hay mal tiempo se inundan con agua salada", dice el alcalde, y agregó que aciertas personas ven la disposición municipal como una locura, observan el problema como pequeñez, pero no se preguntan ¿qué pasará en las próximas décadas?, advirtió el edil.

Mientras que la población está escéptica sobre esta medida tomada por la Alcaldía que restringió el uso de la arena de las playas, y los pobladores se preguntan: "entonces de dónde vamos a sacar arena para las necesidades de construcción".

La municipalidad hasta piensa que es mejor comprar arena de otro lado de la región y llevarla a la isla que estarla sacando de las playas marítimas.

Según el alcalde, esta idea se la han planteado a varios empresarios para que se dediquen a esta
actividad pero nadie quiere arriesgarse, incluyendo que los costos que esto implica son demasiado
altos, y nadie se arriesgará, proyectando las autoridades la compra de una grúa y trabajar en la
construcción de rompeolas para frenar la erosión de la arena que es vital para la isla.

Otro problema planteado por el edil es la destrucción que se está causando a las lomas de la isla en busca de material selecto para los proyectos de construcción.

Cada vez que se reparan las calles, incluyendo las adoquinadas, recientemente se utilizó material
selecto de las lomas, y cada día las vamos acabando, pero para dónde cogemos, ya que para frenar eso se requiere de una participación directa del Gobierno Central y es más probablemente de alguna legislación especial para la conservación de esta isla que puede ser un destino turístico para Nicaragua y el mundo refiere Howard



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 NiKa Cyber Municipio