www.manfut.org
      Bienvenidos a Boaco la ciudad de dos pisos !!

HISTORIA DE BOACO: INDIGENA  - COLONIALINDICE DEPARTAMENTAL

Bandera del Municipio de Boaco


 

Las verdaderas familias fundadoras de Boaco son:

Figueroa, Sequeira, López, Centeno, Cerda, Paz, Dávila, González, Guzmán, Hernández, Jarquín, Vivas, Escoto, Borge, Pérez, Amador, Urbina, Ramos, Jirón, Cubas, Coronado, Sánchez, Calero, Alvarado y Luna.


Década de 1770:

El auge de Boaco es enorme a pesar de ser una población joven. 

Para esa época, el pueblo más importante y antiguo de Chontales era Teustepe (Teustepe: Tierra de lo conejos). Teustepe es un poblado de descanso donde se dividen los viajantes que van al norte del país y al centro de Chontales y la Costa Atlántica. Recuerdos de esta época es un viejo camino que va de Teustepe a Sébaco.

La cabecera de Chontales es Acoyapa (lugar donde tuerce el río), 

Juigalpa es un poblado secundario. 
 


Don Lorenzo de Tristán en su visita a Boaco catequiza a un Indio muy principal e influyente entre los de su casta, llamado Yarrince.

En 1778, 

el Obispo de Nicaragua Don Juan Félix de Villegas ex inquisidor de Cartagena de Indias, visitó Boaco donde se entrevistó con Juan de Dios Robleto, primo de Yarrince, quien recuperó sus bienes. 

En señal de trato devolvió dos españoles que tenían prisioneros expresándole que: 

"Los demás prisioneros los habían cambiado con el Rey Mosco, por pólvora".


La muerte de Yarrince puso en armas a mosquitos, zambos y caribes, invadiendo Juigalpa y Acoyapa en 1782. 

Como prisioneros en Juigalpa se contaba a la niña María Manuela Rodríguez, que posteriormente fue la amante y la esposa del soberano indígena miskito de Tubapi en la Costa Atlántica.
  


En 1801, 
las familias de Boaco para subsistir, tenían que servir en las haciendas de personas acomodadas, trasladándose a ellas con sus mujeres y sus hijos.

Esto dificultó el cobro de los tributos de la Hacienda Real, que se cobraba a los vecinos con residencia permanente, por lo que tuvo que ser rebajado a dos reales, por pedimento especial de los boaqueños.

El Subdelegado de Boaco, Don Patricio de la Cerda obligó a los vecinos de Boaco a huir a las montañas por cobrar las tributaciones rezagadas y con precios alterados.


En 1805, 

en audiencia del Ministerio Público y del Fiscal Dr. Ibáñez, envió orden al Subdelegado Cerda de abstenerse de tales prácticas, para que la gente de Boaco regresara a sus hogares.

en 1811

Cuando visita el Obispo Tristán al pueblo de Boaco en 1778, ordena construir la iglesia, la que es inaugurada en 1811, o sea, 10 años antes de la independencia de Nicaragua. El Obispo Tristán terminó la Catedral de León y construyó algunas Iglesias en Costa Rica. 

La madera preciosa para construir la Iglesia fue traída en bueyes, de los frondosos bosques de Teustepe. 

Para entonces el pueblo de Boaco tiene: iglesia, escuela urbana, plaza, el Libro de Domicilio, para llevar el asentamiento de las personas que se fincan en Boaco, autoridades militares y escuelas rurales en Sácal y San Buenaventura en el año 1845. 

 


 
1837
Llegó la peste del Cólera, matando a casi toda la población de la época.
 
 

Allá por 1939 cuando estaban haciendo la ampliación de la calle sur de la Iglesia Santiago, excavaron una gran cantidad de osamenta de la tierra escarbada, producto de los enterramientos en masa de la época del Cólera en Boaco.

Aunque la población quedó diezmada, Boaco recibió a numerosas familias que venían huyendo de la Guerra Nacional y del Cólera del Pacífico de Nicaragua. 

Entre ellas las familias Tijerino, Incer, Sotelo y Duarte.

 

 

La Guerra Nacional

La Guerra Nacional fue librada en el Pacífico de Nicaragua, pero el Centro de Nicaragua sufrió las consecuencias. El auge que había experimentado Boaco se detuvo y no se reportó ninguna obra de progreso más, hasta la venida del Padre Nieborowsky a Boaco, exceptuando la fundación de una escuela de música y la instalación del telégrafo, en tiempos de Don Pedro Joaquín Chamorro.

Algunas menciones importantes deben hacerse con referencia a la Guerra Nacional:
septiembre de 1856

Byron Cole fue enviado a Chontales para hacer una lista de personas que deberían ser confiscadas cuando el gobierno filibustero se consolidara. Byron Cole inició su lista en Acoyapa, pasó por Juigalpa, Comalapa y Camoapa.

Al mismo tiempo confiscó grandes partidas de ganado para enviarlas al Pacífico y alimentar las tropas filibusteras. Aquí aceptó Ubaldo Herrera, poblador de Boaco, ser el arreador de las partidas de ganado confiscado para los filibusteros. 

Este hombre murió en una emboscada, cuando llevaba una partida de ganado a Granada, en la zona de Tipitapa.

Domingo de Goicuria, cubano que lucha por la independencia de Cuba, pacta con William Walker servir a las tropas filibusteras a cambio de que Walker le ayudara en contra de los españoles en Cuba, cuando consolidara su gobierno.
 
 

En las calles de Boaco fusiló al patriota Gregorio Obando el 13 de septiembre de 1856, donde hoy es el Paseo Tovar, acusado de traidor al gobierno de Walker. Goicuría, que fue asesino y filibustero en Boaco, es recordado como héroe en Cuba.

Don Fermín Ferrer, brazo derecho de William Walker, fue quien le puso la banda presidencial a Walker en Granada. Don Fermín, años después puso los mojones de los límites entre Boaco y Camoapa. Hoy en día se pueden ver esos mojones de piedra, se caracterizan por tener en sus lados unas caritas y unas cruces, de los que se desconoce su significado.
 

El padre Agustín Vigil, quien dijera a Walker, "Ud. Es el Aguila Tutelar - La Salvación de Nicaragua". Conocido como el Cura Filibustero, fue enviado desterrado a Teustepe, al ser derrotado Walker. Descansa en paz en la nave derecha de esa ciudad.

Las consecuencias de la Guerra Nacional fueron desastrosas para Boaco. 
 
 
 
 


 

29 de enero de 1876: Don Pedro Joaquín Chamorro eleva a villa al pueblo de Boaco, 
con el nombre de Santiago de Boaco.

Tierras de Santiago

Las tierras de la Cofradía de Santiago estaban legalizadas desde 1887, comprendiendo las tierras entre los siguientes linderos: Al oriente con Los Mollejones, al poniente con las montañas de Guigua, al norte con la línea divisora y los campos de Muy Muy, al sur La Puerta y tierras ejidales de Boaco. En esta tierra había abundante ganado, pasturas, ríos, bosques, etc.

Ley de Manos Muertas

Estas tierras fueron obligadas a venderse por la Ley de Manos Muertas del Presidente Zelaya el 4 de mayo de 1904, a las 6 de la tarde en la ciudad de León a Andrés Montenegro y Alejandro Vicente Rayo por 1,000 pesos fuertes.

En estas tierras quedaba incluida la comunidad de Tierra Azul, por ser parte de la Hacienda Nueva Guinea de Andrés Montenegro, parte de las tierras de Santiago.

Estas tierras fueron donadas al Padre Nieborowsky , quien a su vez las donó a los naturales de Tierra Azul, con constancias de derecho de posesión.

El ganado le fue regalado por Zelaya a su Ministro de Educación Don José Dolores Gámez. 
Por Boaco pasaron más de 1,000 cabezas de ganado. El Alcalde de ese tiempo, Don Mariano Buitrago retuvo el ganado por ser de la Cofradía de Santiago, pero por orden expresa de Zelaya le fue entregado nuevamente el ganado a Gámez, luego que Zelaya pagó el ganado al Alcalde de Boaco.

"El ganado pasa con orden de Zelaya, pero no pasa por orden del Alcalde de Boaco"decía la nota que le mandó Don Mariano a los custodios del ganado retenido al pasar por Boaco.

 

Litigios de Tierras entre la Casta Indígena y el Municipio
1892
Guerra del Cuero
El Rey de España cedió el Título Real de las tierras del Municipío de Boaco a favor de la comunidad indígena de Boaco llamados Común de Naturales de Boaco, Casta Indígena o Indios por: "cien botijas de miel, cien arrobas de cera, una águila de oro y medio almud de plata".

"Tierras que según la providencia dictada por el Alférez Pérez de Guadamuz, después de localizar los mojones, por ningún modo o pretexto podían venderse o darse en traspaso, pues todos en unión e igualdad debían gozarlas y poseerlas en común".El cobro de los impuestos en el municipio de Boaco, en las tierras de los indígenas, generó un conflicto que se prolongó por varios años.

En 1892 los indígenas cansados de luchar cívicamente en forma inútil por sus derechos a las tierras, se toman el Río Fonseca en dos de sus rumbos y cortan los pasos a las otras poblaciones. Rigoberto Cabezas al mando de una tropa de ciudadanos retorna los lugares.

En la finca El Cuero, que estaba en la falda sur del Cerro San Nicolás (El Cerro de Don Gilberto o Cerro El Cuero) se realizó una cruenta batalla en la que llegaron hasta la lucha cuerpo a cuerpo, ocasionando una gran cantidad de muertos y heridos hasta que los indios huyeron en desbandada.

En esta batalla ganada por Rigoberto Cabezas murieron en combate Don Ramón Barquero y Don Constantino Mena.

Este conflicto se resolvió por la vía legal en contra de los indígenas, por Resolución de la Corte de Apelaciones de Oriente de Granada a finales de 1910.

Fueron dirigentes de los indios boaqueños los siguientes: Coronel José Dolores Figueroa, Genaro y Antonio Sequeira, Esteban López Centeno, Ildefonso Cerda Paz, Coronado Dávila, Crescencio González, Esteban López Vivas, Demetrio y Pedro Guzmán, Cipriano Sánchez, Celestino Hernández, Pablo Jarquín, Tomás Vivas, Joaquín López, Doroteo Paz, Pío Escoto, Julián y Ciriaco Borge, Javier Pérez, Dámaso Amador, Pablo Urbina, Nazario Cerda, Pilar Ramos, Rosa Jirón y Juan Gregorio Cubas.

4 de marzo de 1895: José Santos Zelaya erige en Ciudad a la Villa de Boaco.

La Guerra de 1910

E1 3 de febrero de 1910, Boaco fue tomada por las tropas revolucionarias conservadoras en contra de Mena. Las tropas estaban comandadas por Francisco de Paula Gómez, Eliseo y Mardoqueo Picado, Santos Buitrago Gómez, Teodoro Baca, Francisco Sequeira, Frutos Sobalvarro, José Taleno y Jacinto Dumas.

La tropa se instaló frente a la plaza pública, poniendo retenes en el Cerrito, en la esquina de Don José Figueroa, y en el Calvario.

En la toma de Boaco se utilizaron ametralladoras, las que se instalaron en el Cerro de la Cruz y el Cerro de San Nicolás. La del Cerro de la Cruz le ocasionó la muerte al joven Manuel Guerrero C. que estaba haciendo guardia en la casa de Juan Morales.

El 4 de febrero llegó el Gral. Emiliano Chamorro, que luego de aprovisionarse de las tropas y alimentos continuó hacia Matagalpa. En Cerros Cuapes se escenificó un combate de gran envergadura con las tropas del Gral. Alfonso Valle, que fue ganado por la revolución, donde tomaron parte beligerante y gloriosa los boaqueños.

Como consecuencia de la guerra, Boaco sufrió hambre y miseria, debido a que los campesinos huyeron a las montañas para no ser enlistados a la fuerza en las tropas y por el bloqueo para ir a Managua y otras ciudades importantes.

 


 

El municipio de BOACO formaba parte del departamento de Chontales. 

El 4 de febrero de 1910, bajo el gobierno del Dr. José Madriz, se dictó por la Asamblea Nacional Legislativa, la creación del departamento de Jerez, quedando como cabecera la ciudad de BOACO; sin embargo el gobierno conservador dejó sin efectos esta ley, y fue hasta el 18 de Julio de 1935, bajo
la presidencia del Dr. Juan Bautista Sacasa, que el senado y la Cámara de Diputados de la República de Nicaragua, decretaron la Constitución definitiva del departamento de BOACO, quedando integrada por los municipios de:

BOACO, Camoapa, San Lorenzo, Teustepe, San José de los Remates y Santa
Lucía. La cabecera departamental es la ciudad de BOACO.
 

 

El Padre José Nieborowski

El Padre José Nieborowski llegó a Boaco por primera vez el 19 de junio de 1916. Lo primero que hizo fue reconstruir la iglesia parroquial que se encontraba deteriorada. Los materiales llegaron desde Granada y Masaya traídos a lomo de mulas por los pésimos caminos de entonces.

 
el 19 de marzo de 1919
Hospital San Vicente de Paul, 

También fundó un asilo de ancianos al que llegaban más enfermos que ancianos, por lo que se varió su finalidad creando oficialmente el Hospital San Vicente de Paul, el 19 de marzo de 1919

La primera cirugía la practicó con buen suceso el Dr. Ramón Guillén Navarro en la Sra. María Ángulo F.
 
 
 

Dr. Arnulfo A. Suárez Sobalvarro: 

UNA VIDA EJEMPLAR DEDICADA A SERVIR A LOS DEMAS 
--------------------------------------------------------------------------------

Dr. Arnulfo A. Suárez Sobalvarro: Por: Dr. Julio de Jesús Pacheco Martínez 
AL GUIA, AL AMIGO, AL PADRE EJEMPLAR...

Es apenas como una mirada tierna del joven para el amigo que lo guió con amor y con ternura. 
Los años pasaron como un soplo y dejaron cansancio en las espaldas del Dr. Arnulfo

que vino a estas tierras lleno de juventud en sus músculos y su alma y plenos los ojos de la luz de la esperanza. 

También muchos de nosotros tenemos ya la mirada débil y los cabellos blancos. Pasaron los años mozos, pero sentimos que logramos caminar al paso vigoroso y firme del amigo que nos guiaba por los senderos abruptos de nuestra tierra sonorense. 

Al Dr. Arnulfo Antonio Suárez Sobalvarro estamos ofreciendo este homenaje humilde, insignificante. 

Son unas cuantas imágenes entrañables de toda una vida, de muchas vidas, de mucho esfuerzo y sacrificios. 

Recuerdos que no morirán jamás porque son de una obra que vive y vivirá siempre, como un árbol eterno que no deja de florecer. 

Cosas de los jóvenes Scouts, de los pacientes, de los amigos de Boaco y de Sonora, para el Dr. Suárez, guía y amigo querido a quien no podemos olvidar. 

Para creer en la perfección es necesario el esfuerzo para descubrir y fortalecer, la esperanza en Dios. 

Dr. Arnulfo Suárez S.
  
EL TRABAJO DE UN HOMBRE BUENO ES COMO LA VENA DE AGUA SUBTERRANEA QUE REVERDECE SECRETAMENTE EL SUELO
  
A cuatro meses de terminado el año de la erradicación de la pobreza, es bueno que recordemos la obra inconmesurable que desde 1959 llevó a cabo el Dr. Arnulfo Antonio Suárez, en pro del niño y anciano desamparado e igualmente hizo realidad el anhelo de muchos jóvenes apoyándolos y aconsejándolos para que superaran y a miles de ellos los rescató de las garras del vicio enseñándoles cosas positivas. El Dr. Suárez, trató que los niños y ancianos no sólo sean amados, sino que ellos se sientan amados. 

Que la familia del Dr. Suárez me perdone por lastimar su modestia, pero él fue de las personas que estaban acostumbradas a fijarse metas que para otros son inalcanzables, a él no le importaba pasar, sin escrúpulos sobre el cansancio y su propia vida si era necesario, con tal de llevar alegría y esperanza a miles de niños y ancianos de condición humilde. 

Este hombre dedicó su vida a embellecer la imaginación de los niños y jóvenes en México y Boaco, Nicaragua, la tierra natal de tan insigne varón. 

El Dr. Suárez era capaz de morir con tanto niño que muere de hambre cada segundo; pedir apoyo sin importarle las críticas. Ojalá podamos imitarlo todos los días. ¡QUE HERMOSO SERIA! 
  

SEMBLANZA DEL DR. ARNULFO SUAREZ SOBALVARRO (1930-1991)
En la Iglesia de la Ciudad de Boaco, Nicaragua, en el libro de bautismo encontramos los primeros datos del Sr. Arnulfo Suárez. Ahí se asienta que el día 30 de abril de 1930, nació el niño Arnulfo Antonio, hijo de D. Arnulfo Suárez y de la Señora Rosaura Sobalvarro. Arnulfo Antonio tuvo nueve hermanos, las personas que conocieron al pequeño Arnulfo lo recuerdan como un niño bueno e inteligente. 

La familia Suárez Sobalvarro, dueña de una dote moral sin par pues el catolicismo y la abnegación de D. Rosaura, fue un ejemplo maravilloso para los hermanos Suárez Sobalvarro. 

Arnulfo Suárez Sobalvarro estudió el bachillerato en el Instituto Pedagógico de Diriamba. 

Posteriormente llega a la ciudad de León y cursa un año de la carrera de medicina. En 1954 viaja a la República Mexicana y se inscribe en la Universidad Autónoma de México y termina su plan de estudios en 1958. 

El Dr. Arnulfo Suárez llega a Sonora para hacer su servicio social en un hermoso poblado de la sierra sonorense, su consultorio lo estableció en el poblado de Güisamopa, Municipio de Sahuaripa, Sorona. 

El 18 de diciembre de 1959 contrae matrimonio con una hermosa mujer sonorense, la que fue su compañera toda la vida. De esta maravillosa pareja (ARNULFO SUAREZ Y LUPITA QUINTANA) nacieron tres hijos: Arnulfo Antonio, Marco Antonio y Onofre Antonio. 

El Dr. Suárez, al concluir su servicio social en Guisamopa, Sonora, establece su residencia en México, D.F., en 1960 trabajó en el Hospital Infantil de México. 

El Dr. Arnulfo Suárez Sobalvarro, recibió su título de Médico Cirujano en Abril de 1961, ese mismo año regresa a Boaco, Nicaragua, su tierra natal (15 Dic. 1961). 
 

Las Obras que él realizó de 1959-1991 son muchas, en Sonora y en Boaco, Nicaragua, que no podemos creer lo que ven nuestros ojos. 


 

En 1962 imparte consulta externa en el hospital "JOSE NIEBOROWSKI" y demostrando su empeño desinteresado por la superación de los jóvenes, dedica parte de su tiempo a enseñar Anatomía en el Colegio San Vicente de Paúl en la Ciudad de Boaco y en 1963 inició la primera campaña intensiva contra la tuberculosis pulmonar.

El 3 de febrero de 1963 René Schick ganó las elecciones presidenciales y el 19 de marzo firma la declaración de San José, que fortaleció la alianza para el progreso. 
 

De 1964 a 1965 el Dr. Arnulfo Suárez Sobalvarro preside la alianza para el progreso, puesto que desempeña con el anhelo de ayudar a los nicaragüenses y muy especialmente a los habitantes de su natal Boaco, Nicaragua. 

En 1966 René Schick fallece y fue sustituido por Lorenzo Guerrero. En el año de 1967 Anastasio Somoza Debayle asume la presidencia de Nicaragua. 

En 1976 atacan los sandinistas a la guardia nacional y en 1977 el presidente Carter niega la ayuda a Somoza por sus abusos a los derechos humanos, el 12 de octubre los sandinistas lanzas su ofensiva contra el gobierno de Anastasio Somoza. 

El 10 de enero de 1978 asesinan al periodista Pedro Joaquín Chamorro, los sandinistas lanzan su ataque general contra varias ciudades. 

Durante la revolución de 1978, vino la persecución y el Dr. Suárez y su familia se alejaron de Boaco, Nicaragua, con el pecho oprimido por el dolor de tener que dejar abandonado lo que más cuidaban y querían: los campamentos scouts. 

El guiador es un miembro más que se integra a la familia de los jóvenes, para dedicarle tiempo y esfuerzo, en su formación como ciudadanos útiles a su patria. 

La vida de un hombre corre como el agua; se habla en pocas palabras de toda una serie de actos y circunstancias que van forjando la imagen y la esencia misma de los individuos. 

Como sucede, después de la tormenta vuelve la calma, el Dr. Suárez y su familia regresan a Nicaragua, permanecer en tierras lejanas significaba perder lo que se había logrado en pro de las juventudes nicaragüenses. 
  
DOS BENEFACTORES DE LOS JOVENES SONORENSES Y NICARAGUENSES
  
Suárez es para el pueblo nicaragüense, algo más que un médico: es el visionario maravilloso que embulló en las juventudes el sentido de la unidad; que atemperó su espíritu y estableció las bases de una nueva vida moral y humanitaria, fundada en la más profunda y verdadera espiritualidad. 

El Dr. Arnulfo Suárez y su respetable esposa Lupita, no obstante ser considerados como los padres de los sonorenses y nicaragüenses más necesitados, el Dr. nació en un lugar lejano a nuestro Sonora y la Señora Lupita es de Güisamopa, Sonora. 

Arnulfo Suárez fue un conquistador de respeto y cariño, un conquistador que jamás se apoderó de nada, sino que todo lo dio a los niños, jóvenes y ancianos. 
  

DON ARNULFO, SONORA Y BOACO SIEMPRE TE RECORDARAN
Suárez Sobalvarro construyó casa económica para todo aquel que no contaba con un techo para su familia, construyó hospitales y llevó el oriflama de JESUS, hasta el día de su muerte. 

El Dr. Suárez creció en el seno de una familia católica y al llegar a Sonora coadyuvó a la evangelización de miles de personas. El Sr. Obispo de Cd. Obregón, Don Vicente García Bemal, le dió todo su apoyo y bendición para que se formara el Consejo Parroquial en las Iglesias de la Diócesis del Sur de Sonora, México. 

El Dr. Arnulfo Suárez ha dejado un ejemplo impar con su apostolado que ha sido de tal manera fecundo y eficaz, en su tierra natal e igualmente en Sonora, patria de su amada esposa Lupita Quintana. 

La historia es como un río que jamás se detiene. Los hechos se suceden en forma vertiginosa. Los hombres llegan, trabajan, dejan su huella y desaparecen. 

Pero la obra de Arnulfo y Lupita no muere ni se olvida; late viva y vigorosa en los muros y salas de los edificios que ellos construyeron y sobre todo, en el alma de cada uno de los jóvenes scouts y en las generaciones buenas que son producto de aquellas formadas por el matrimonio Suárez Quintana. 

Imposible encerrar en unas cuantas páginas la vida y la obra de un hombre como el Dr. Arnulfo Antonio Suárez Sobalvarro. 

Llenó toda una época de la vida de Boaco, Nicaragua y Güisamopa, Sonora, es como un monumento que queda ahí firme y majestuoso, para que los jóvenes scouts de hoy continúen la obra eterna de Arnulfo. 
  

ARNULFO, UN INOLVIDABLE AMIGO
AURORA Y OCASO
Tierra virgen, horizontes infinitos. Ansia de salvar muchas vidas humanas y llevar almas al CRISTO que lleva en sí mismo. 

Nace el día brillante en el azul de estos cielos sonorenses. Hay promesas de gérmenes, de flores, de frutos. Siembra, surca, abona, cuida, ama... 

Cuando el sol quema en lo alto, al vigor ardiente del mediodía, las plantas amacizan sus frutos en realización inminente. 

Llegó la tarde. Los brazos exhaustos. La mirada es corta y ceniza. Se acabó el vigor juvenil y los cabellos se han vuelto blancos por el dolor, por la angustia, por el duro trabajo. 

Un hombre encorvado, inmensamente cansado, que se aleja por los caminos que otrora recorriera lleno de energía. 

Atrás queda la obra que con su amor cuidaba, agobiados los árboles con el fruto que él quería. 

El hombre se va, se cansa, se oculta, pero su obra queda en toda la grandeza de su bondad.
   

 


 
En la esquina noroccidental de la iglesia el Padre José construyó un edificio que se desempeñó como escuela parroquial. Don Luis Rocha aportó cien novillos para esta obra, muy apoyada por la Srita. Josefa Incer.

A mediados de la década de los 20 dieron inicios a las clases con los líos primeros grados. 

Se enseñaba a leer y escribir y las cuatro reglas principales de las matemáticas y el catecismo. Este fue el inicio del Colegio Diocesano San Vicente de Paul.

Los campesinos de la época se juntaban para contratar maestros que enseñaran a pequeños grupos de niños. 

El Padre José envió al Colegio Francés de Granada a Ramona Vivas, Josefa Dolores, Elías y María Campos. Al regresar a Boaco son enviados a Sácal, Boaco Viejo, El Tule y Santa Inés. El Padre José facilitó las ermitas como locales para las escuelas.

La escasez de silabarios hace que el Padre José confeccione una cartilla de alfabetización. Se editan cinco mil números en la tipografia El Centroamericano de Granada, con un costo de tres centavos. 

Debido a su éxito la tipografia editó diez mil números más, los que fueron distribuidos en toda la Diócesis de Granada.

El Padre José editó una hoja parroquial que era distribuida en Boaco, Santa Lucía, Teustepe y San Lorenzo. Sus consejos y enseñanzas eran reproducidos por los diarios de la nación de esa época: La Tribuna, El Comercio, El Heraldo, El Correo y El Nicaragüense de Granada.

 


 


 

El 14 de abril de 1922 a la 1 de la madrugada, 
 Incendio de la Parroquia 

los señores, Santos Buitrago y Francisco de Paula Gómez fueron los primeros en dar aviso que la Iglesia Parroquial se estaba quemando. 

El incendio fue controlado a las 4 de la mañana con ayuda de toda la población. 
 

Domingo Medina salvó a Santiago, 
Fortunato Barquero a San Felipe y al Corazón de Jesús. 
Las mujeres salvaron 8 de los 14 cuadros de la vía sacra.
Por la necesidad de colocar el techo de la iglesia para preservar las paredes por las lluvias intensas de la época, el Padre José compra a una señora de apellido Cordero, 22 matas de Pochote en el sitio de Santa Rita. Es enviada una cuadrilla de trabajadores para marcar y cortar la madera. 

Esta brigada estaba compuesta por: Don Jesús Maria Campos y sus hijos Dámaso y Virgilio. Los aserradores y labradores fueron Manuel Monge, Francisco López Centeno, Genaro Sequeira y otros. 

Por la tardanza de los trabajos a mano, el Padre José compró a don Andrés Montenegro un aserrío con un motor de 14 caballos de fuerza y 2 sierras circulares. 

El aserrío se instaló en casa Colorada, la madera fue trasladada en carretas por Genaro Sequeira, Dámaso Campos, Edmundo y Beltrán Rivas, el Capitán Castro y José Ma. Espinoza. El Padre José enseñó a los boyeros el uso de la "cuarta".
 

El 23 de julio de 1923 a las 6 p.m. al inicio de las fiestas patronales, 
Luz Eléctrica llega a Boaco

con un prolongado pitazo, repique de campanas, dianas y triquitraques, aparecieron puntitos luminosos, bujías de 25 voltios por diferentes rumbos de la ciudad, dando inicio a la era de la Luz. 

La planta eléctrica estaba en la Casa Colorada, con un motor de 10 caballos movido a vapor y un dinamo de 7.5 kw, marca General Electric y una caldera usada.

 


 


 
carretera Boaco - Tipitapa
Un grupo de boaqueños encabezados por el Padre José planearon hacer la carretera Boaco - Tipitapa al fallar el plan ferrocarrilero. 

El Padre José realizó los planos de la carretera que posteriormente fue cambiada por la carretera Boaco - San Benito, que es la que hoy transitamos y que ha sufrido muy pocos cambios.


 

Banda Parroquial

El Padre José fundó una banda musical que fue estrenada en unas fiestas de Julio con un paso doble llamado Boaco y la celebración de la misa solemne a Santiago, ambas escritas por el Padre José. 


Granja

El Padre José para procurarse fondos para sus obras sociales fundó una granja en un terreno que compró a don Doroteo Solano.

Edificó dos casas, una para el cuidador y la otra para la crianza de gallinas y cerdos. 

Esta obra fue administrada con buen suceso por doña Domitila Calero de Espinosa. 

El comprador era Carlitos Tijerino y el cuidador Toribio Rodríguez.


 


El Monumento a Manuel Díaz y Sotelo a los hermanos Mauricio y Modesto. 


 

4 de mayo de 1927.

En Boaco se realizaron las primeras conversaciones con los yanquis que finalizaron en Tipitapa el 4 de mayo.

Los soldados americanos llegaron a Boaco con enormes camiones a cargar los rifles entregados por los revolucionarios. Estos camiones se estacionaron frente a casa de Don Carlos Espinosa.

Augusto César Sandino se hospedó en la casa de Don Carlos Espinosa cuando llegó a Boaco a la segunda reunión de generales de Moncada.

En esa misma casa estaba hospedado José Maria Moncada, donde se realizaron dos conferencias entre estos dos generales para hablar acerca de la intervención norteamericana, Sandino llegó a la última reunión acompañado de sus generales Raudales, Umanzor y Estrada y dos más que no fueron reconocidos.
 

"...montaba una mula mora bien enjaezada, elegante pantalón breach, botas altas, camisa color perla, un pañuelo color rojo que remataba como corbata, una semilla del ojo de buey, sombrero plomo de los mejores de la época, una pistola cacha blanca al cinto, una faja con todas sus guebas llenas de tiro y un pequeño fuete en la mano derecha..."
  • -Moncada dijo: Gral. Sandino, vino tarde. La reunión de generales ya pasó.
  • -Sandino: ¿Resolvieron algo en concreto General?
  • -Moncada: Si, se aprobó el desarme a cambio de elecciones libres y súper vigiladas.
  • - Sandino: Eso lo llamo intervención: los Marinos están arrebatando el triunfo.
  • -Moncada: Excítole a que sus hombres entreguen las armas y que ganemos las elecciones el año próximo, probando así nuestra mayoría.
  • Sandino: No puedo aceptar desarme.
  • Moncada: Le aconsejo que ensayemos el desarme. No hemos muerto.
  • -Sandino: En todo caso yo me desarmaré en Jinotega, mis muchachos van camino hacia aquella región, dijo, dirigiendo una mirada hacia donde estaba su gente.Los Generales se pusieron de pié y se despidieron cordialmente. Don Manuel Duarte Morales puso el histórico telegrama a Stimpson, de la resolución de Sandino en Boaco.

  • Esa tarde la tropa casi se insubordinó y quema la casa de Don Octaviano Espinosa.

    Sandino salió de Boaco a las Segovias vivando al Partido Liberal a las 3 de la tarde del 4 de mayo de 1927.

    A las cinco de esa tarde llegó a Boaco la comisión receptora de las armas, pagadora al mismo tiempo de 10 córdobas por cada rifle recibido.

    A las 6 de la tarde se iniciaron las entregas de las armas en casa de Don Carlos Espinosa.
    De los marines que vinieron en la intervención se quedó en Boaco Don Jorge Smith, quien se casó con doña Amanda Pastora, procreando una estimable familia en la ciudad.

    Cuando Don Jorge Smith murió, se hicieron presentes los marines norteamericanos, quienes le hicieron honores de héroe. Está enterrado en la que fuera su finca El Muñeco.


     
    El primero de enero de 1928 
    En 1929 Aguadora de Boaco
    tomó posesión como Alcalde Municipal Don Luis Sobalvarro, quien inició inmediatamente la construcción de la aguadora de Boaco, por medio del Síndico Don Comelio Sotelo. 

    Se nombra consejero al Padre José, quien hace contacto con la casa Alemana Bahlke, quien envía a dos ingenieros para hacer los estudios de factibilidad. 

    Don Luis Rocha hace un préstamo para la realización de la obra. 

    Se construye la pila de abastecimiento en El Cerrito por el Padre José y se hace la instalación de la tubería dirigida por un mecánico alemán y cuadrillas de trabajadores boaqueños. 

    Los ramales son instalados por Manuel Duarte, Federico Barquer y Tomás Cruz. 

    Para inicios de 1929, se inicia el servicio de agua por cañería a unas pocas casas particulares y puestos públicos en las calles de la población.


    El 10 de septiembre de 1930, 
    Parque Municipal de Boaco
    la Junta Municipal de Boaco en su novena sesión ordinaria, acuerda hacer en la plaza pública un parque. 

    Se nombra presidente de la obra al Padre José. 

    Unas semanas después se inician los trabajos de nivelación del terreno y la siembra de flores y plantas por las señoritas connotadas de la época. 

    Los alcaldes desde esa época, han venido transformando el parque hasta lo que es hoy. 

    El Padre José, inculcaba a la gente desde el púlpito a asistir al parque como un lugar de diversión sana, donde se realizaban conciertos de música con la banda municipal que el Padre José había fundado. Costumbre que ha continuado hasta hoy.

     

         1932
    La Revolución Constitucionalista

    El 19 de abril de 1932 entran a Boaco las tropas revolucionarias en contra de la presidencia del Gral. Emiliano Chamorro. Es una caballería formada por Ramón Cema Paz, Absalón Barquero, Gustavo Zúñiga y Chú Rivas. 

    A los días llegó el Gral. José Maria Moncada con el grueso del ejército.
     


     
    ferrocarril al Atlántico,

    El General Emiliano Chamorro, Presidente de la República planeó hacer el ferrocarril al Atlántico, el que pasaría por Boaco, con un ramal a Matagalpa. 

    Los leoneses contrariados por este proyecto planearon hacer una carretera Matagalpa - León, lo que ocasionó que se olvidara el proyecto ferrocarrilero y se construyera la carretera Managua - Matagalpa.


    16 de febrero de 1936: Juan Bautista Sacasa crea el Departamento de Boaco.


    Creación del Departamento de Boaco

    En abril de 1935 el Alcalde interino de Boaco, Don Emilio Sobalvarro Suárez dictó el acuerdo No. 19 que decía:... Acuerda: L- Excitar a los municipios de los pueblos de Camoapa, San Lorenzo, San José, Santa Lucía y Teustepe para que una vez expuesto al pueblo los motivos anteriores levanten actas pidiendo la división del Depto. de Chontales, creando un nuevo departamento que abarque los municipios antes mencionados y el de Boaco, exposiciones que se harán ante el Soberano Congreso y ante S.E. el Señor Presidente de la República Dr. Juan Bautista Sacasa.Este es el inicio serio de la creación del Departamento de Boaco. El Secretario de la Alcaldía era Don Aníbal Martínez.

    Siete meses después, el 16 de febrero de 1936 se inauguró el Departamento de Boaco, por el Comisionado del Sr. Presidente Sacasa, Dr. Julián Irías.

    El Alcalde municipal Pedro Cerna Paz en ejercicio de sus funciones acuerda: ÚNICO: Para publicar en bando con las solemnidades debidas, como justo regocijo general, el Decreto Ejecutivo por medio del cual se manda dividir en dos este departamento, creando uno nuevo que se denominará "Boaco", con cabecera en esta ciudad, se manda a extraer de la Tesorería Municipal y del Departamento de Obras Públicas, mediante recibo legalizado y por medio de la Secretaría, la cantidad de tres córdobas, valor de la música que solemnizará la publicación. Comuníquese. Dado en la Alcaldía Municipal de Boaco, a los veinte y dos días del mes de julio de mil novecientos treinta y cinco.

    Pedro Cema P.- Aníbal Martínez. Srio.
    Tuvieron destacada actuación en la formación del Departamento de Boaco las siguientes personalidades boaqueñas de la época: Dr. Julián N. Guerrero, Cnel. Salvador Barquero, Don Juan T. Tijerino, Dr. Francisco J. López Fajardo , Don Manuel Barquero, Francisco J. Zúñiga, Emilio Sobalvarro, Don Anibal Martínez, Don Pedro Cerna Paz.
     

    Apoyaron incondicionalmente las siguientes personalidades foráneas de la ciudad de Boaco:

    Dr. Salvador Guerrero Montalván, Dr. Leopoldo Arguello Gil, José Antonio Bonilla, Guillermo Sevilla Sacasa , el Gral. Andrés Murillo, el Presidente Juan Bautista Sacasa, Evaristo Ocón, Leopoldo Ramírez Mairena, Onofre Sandoval, José Dolores Estrada, Simeón Rizo Gadea, Gabry Rivas, Midence Irias, Hildebrando Flores y Carlos Manuel Medina de Camoapa.
    Se opusieron:
    El Dr. Abea, Dr. Carlos Cuadra Pasos, Don Luciano García, Joaquín Gómez.

    Breve Historia de Boaco


     

    El 17 de noviembre de 1942 a las 11 a.m. falleció el Padre José, después de larga enfermedad. 

    El cadáver fue preparado por el Dr. Ramón Guillén Navarro en presencia del Dr. Ramón Espinosa Buitrago, Don Arnulfo Suárez y la Srita. Guillermina Medina. El Dr. Espinosa tomó la mascarilla de yeso. El ayudante principal de la preparación 

    Don Arnulfo Suárez, tomó las medidas de la caja mortuoria. Don Manuel Duarte hizo el forro de zinc, junto con Don Manuel Sobalvarro. 

    Está enterrado al pie del Cristo Crucificado de la Iglesia Santiago de Boaco.

    En el primer aniversario de su muerte se formó un comité de protocolo para desarrollar un programa apoteósico donde se celebró una misa campal por el Arzobispo de Managua J. Alejandro González y Robleto y la oratoria por el Pbro. Marco Antonio García y Suárez. 

    En estas honras fúnebres asistió como orador el Pbro. Azaharias H. Pallais


     
    Los Paulinos en Boaco
    El primero de junio de 1952 ingresó a Boaco un contigente de Paulinos que vino a hacerse cargo de la parroquia de Boaco. Componían la delegación el Superior Monseñor Humberto Lara y el Padre Santiago Meijs, Domingo Segura, Cornelio Leonaarts. Anteriormente habían estado en Boaco los siguientes paulinos: el Pbro. José Nieborowski, Castilla, Manuel Segura, Julián Morales, Antonio Tovar, Manuel Arnaiz, Emilio García, Santiago Bengoa y Humberto Lara.

    Entre las obras de progreso que realizaron están: La Casa Cural, La Coop Agrícola Santiago de Boaco y el Colegio San Vicente de Paúl.Pasaron por Boaco los siguientes Paulinos: Gonzalo Orellana, Francisco Cabanilla, Pedro, Guillermo y Christian, Eduardo López, Eduardo Álvarez que entregó al Pbro. Rafael Obregón y Pbro. Juan Gutiérrez.

    Los Paulinos se marcharon de Boaco en 1975, después de 23 años.


     
     


    En 1958
    Grupo "U"
    En 1958 reunidos en el "Galillo", un restaurante contiguo al cine de Boaco, el Prof. Teodoro López Ardón, abrió la sesión de un grupo de jóvenes rebeldes de Boaco. Esa noche se fundó el Grupo U, que significa abierto para todo el mundo. Este grupo estaba constituido por jóvenes que creían que el arte debía estar estrechamente unido al compromiso social y otros opinaban que debía ser independiente.

    Sus primeras manifestaciones fueron en contra del status de la época. Se manifestaron en contra del mal servicio del agua. Al Ministro de la época se le ofreció un vaso de agua de color tierra, que estaba certificado ante el notario que había sido obtenida de un grifo de Boaco, cuando éste solicitó agua para tomar en un discurso frente al parque.

    Se manifestaron en contra del despojo de madera a los campesinos por el comandante de la plaza de Boaco, esto se realizó en la biblioteca pública ante el Presidente de la República Luis Somoza Debayle, destacándose la participación de un campesino de nombre Lorenzo. La protesta tuvo un éxito rotundo.
    Se veló el árbol de coco que fue cortado por el cura de la parroquia Santiago. El Grupo U lo consideró un arboricidio.

    Se hizo una exposición que se llamó "Mala Poesía Boaqueña", con los mejores poemas de los poetas boaqueños de la época. Que fueron considerados por el Grupo U como pésimos y pasados de moda.
    Estaban en contra de las malas películas que se exhibían en el cine de la ciudad.

    Donde tuvieron éxito rotundo fue en el Teatro. Fueron los primeros en realizar Teatros de Sombras en el mundo y uno de los primeros en Teatro de Urgencia. Donde no hay escenarios ni trajes.

    Eran considerados como Comunistas: Una vez El Padre Santiago Meijs desde el púlpito de la iglesia estaba dedicando la prédica de la misa a este tema, cuando Flavio Tijerino entró a la iglesia; el padre dijo: "...allí viene uno de ellos".

    También como Existencialistas: Flavio Tijerino llegó a realizar un trámite de su licencia de conducir al comando de Boaco, cuando elcomandante de la plaza, el sub-teniente Arnoldo Calonge le dijo: "Me informaron que Uds. anoche tuvieron una reunión existencialista". Flavio le contestó: " Ando resolviendo un problema con mi licencia. Si a Ud. le explico qué es el Existencialismo, no me entendería ni que le explicara todo el día y la noche...."

    Habían diferentes jóvenes que se dedicaron a diversas actividades: Cine, Poesía, Fotografía, Teatro, etc.
    Este grupo tuvo una resonancia nacional.

    Sus integrantes sin ningún orden alfabético ni de importancia fueron: Teodoro López Ardón, Jader Abad, Flavio Tijerino, Roberto Guillén, José López Miranda, Armando Incer, Alfonso Robles, Roberto Zapata, Manuel Antonio Campos, Lolita Pastora, Marina Duarte, Noel y Nidia González, Melvin Barquero, Jilma Varela, Fidel Toledo, Margarita López, Amelia Sobalvarro, Ma. Ernestina Tablada, Maria Adilia Martínez.

    El grupo U se desintegró cuando sus integrantes tuvieron que salir a otros lugares a estudiar o continuar sus vidas.

    Fue un grupo multifacético, iconoclasta, comprometido con todos y con nadie, teatrista, poético, cineasta, fotográfico, existencialista, socialista, etc.

    En los años sesenta Boaco recibió la segunda gran oleada de familias: Los Villatoro, Los Baca y Los Hernández.


     
    La Revolución Popular Sandinista

    E1 17 de julio de 1979 por la tarde la Guardia Nacional abandonó la ciudad de Boaco. La ciudad quedó sin ley. Rápidamente se organizaron comités de toda índole para tomar las riendas de la ciudad. Esto evitó que un revolucionario de última hora explotara una granada incendiaria en la casa del comandante de la plaza Pablo Zamora, lo que fue evitado al tomarle la mano al sedicioso en el último momento el Padre Juan Moreira y otro trató de incendiar la casa de Mauricio Martínez, pero que no fue dejado por miembros de los comités recién formados. Pero no se pudo evitar que la gente tirara por las ventanas el radio comunicador y las máquinas de escribir del comando de la Guardia Nacional desde los últimos pisos del edificio, ni que fuera agarrado a balazos el tanque de agua que estaba en la azotea. Las tropas revolucionarias del Frente Norte llegaron a mediodía del 18 de julio de 1979.

    La primera junta de gobierno revolucionaria estuvo compuesta por el Lic. Odel Incer Barquero, Pbro. Juan Moreira, Carlos Gutiérrez, Rafael García y Carlos Ruiz.

    Los alcaldes revolucionarios fueron: Carlos Gutiérrez, Alejandro Méndez y Lic. Hernán Sotelo Matus.

    Las obras de progreso que se realizaron fueron: la primera planta potabilizadora de agua de Nicaragua, la calle que une Sta. Isabel con el Bo. Olama, que pasa por la Quebrada, El Paseo que une la calle del Ejército con la Quebrada, El Paseo y Parque de Los Hermanos Modesto y Mauricio Duarte, el Monumento a los Caídos en la Revolución en el mismo Paseo y la ampliación de la red de la cañería de agua.

    El país se regionalizó, Boaco fue parte de la Región Quinta con su sede de Gobierno en Juigalpa; por tanto Boaco se perdió durante esa época el poder de decisión y su grado de desarrollo fue mínimo.
    Boaco tenía 14,641 habitantes, de los cuales emigraron a otras ciudades y fuera del país, entre 2,500 y 3,000 personas durante los 10 años de gobierno revolucionario


     
     

    Gobierno Chamorro y Alemán

    En el gobierno de Doña Violeta de Chamorro fue Alcalde el Dr. Incer Barquero, que realizó las siguientes obras de progreso: 


    PASEO TOVAR BOACO NICARAGUA

    El Faro, 
    El Paseo de Tovar, 
    La Plaza del Grupo U, 
    El Monumento al Eclipse Solar del Siglo, 
    El Paseo El Bailante, 
    El Monumento al Bailante, 
    La Placita del Niño Perdido, 
    El Paseo de los Poetas Boaqueños Galardonado con el Premio Nacional Rubén Darío, 
    Parquecitos y Juegos Mecánicos en la Quebrada Germán Pomares, Tierra Blanca, 
    El Parque Central, Sistema de Sonido al Parque Central y Televisión en el Kiosco del mismo parque. 


    Se publicó la biografía de Yarrince.

    1996 

    El «faro sin puerto», señalan algunos como el poeta Flavio Tijerino, el «faro de los sueños», 

    dicen otros, el «faro del sexto sentido», como dice Carmencita Toledo de Incer, quien se encarga de recordarnos elpoema del embajador e intelectual boaqueño Mauricio Díaz. 
    El Faro de Boaco, es un hermoso Monumento construido en la Administración de Armando Incer Barquero.


    «Las estrellas que asomaban titileos inmortales/ 
    despertaron con sus lanzas el sueño de los dormidos,/ 
    estaban enloquecidos de pedernal y agua fresca/ 
    los pueblerinos ansiosos de lluvia y cielos eternos./ 
    Para qué faro sin puerto? 
    Para qué puerto sin agua? / 
    Para qué si en las mañanas los amaneceres mueren?/ 
    Para qué si por las tardes los atardeceres huyen?/ 
    y el faro anardecido señalando al infinito/ 
    infinitamente sabio con su silencio decía?
    Para qué mundo sin sueño,/ 
    Para qué hombre sin puerto./ 
    Pues aunque los amaneceres mueran y aunque los atardeceres huyan/ 
    en la búsqueda incesante de lo incesantemente bueno/ 
    habrá siempre hombres buenos/ 
    señalando al infinito/ 
    siempre habrá quien nos recuerde levantar la vista al cielo/ 
    recordando más allá del pedernal y la piedra». 

    Precioso poema de Don Mauricio, digno de esta ciudad llena de historias y tesones. 

    el doctor Jorge Eduardo Arellano, en el boletín nicaragüense Boaco Cultura e Historia, describe El Cerrito como un paseo y un centro de reunión de varias generaciones, que se alza acogedor, gozándose desde su pequeña cima una vista sin par de la ciudad que sobrepasa las colinas circundantes. 

    Seguidamente anota:
     

    “Por algo no hace mucho fue instalado allí por el entonces alcalde Armando Incer Barquero un apreciable y original monumento: El Faro, símbolo poético de ese verdísimo mar vegetal que es la zona quebrada y montañosa del departamento de Boaco”. 


    En tanto, el doctor Armando Incer Barquero, escritor e historiador boaqueño, se pregunta:

    “¿Por qué en Boaco un faro si aquí no hay mar?” 

    Posteriormente responde que hay dos interpretaciones: 

    La primera fue del entonces Embajador de Nicaragua en Guatemala, licenciado Mauricio Díaz Dávila, quien escribió un poema en el que dice que El Faro nos recuerda levantar la vista al cielo y olvidarnos un poco de las cosas de la tierra y perseguir las cosas del espíritu, es prácticamente un llamado a la conciencia de cada uno de los boaqueños, sostiene. 
     


    EL CERRITO 

    El Cerrito ha sido un símbolo para todos los boaqueños, por su posición geográfica, ya que está ubicado en la parte noroeste de la ciudad, y por su altura se goza de un aire muy fresco y una bella vista, desde donde se aprecia prácticamente todo Boaco. 
     

    “Éste ha sido un lugar de visita obligatoria para todos los turistas, parientes y amigos que nos vienen a visitar, de lo contrario es como que si no hubieran venido a Boaco, porque como dice la expresión: A todos los sitios se va pero a Boaco se vuelve”, subraya el doctor Incer. 


    Este escritor boaqueño hace referencia al hecho de que en los años veinte, el padre José Nieborowski, mentor de los boaqueños, dispuso que la ciudad tuviera agua por cañería en cada una de las casas. Para eso buscó un sitio donde instalar una gran pila, para almacenamiento del agua del río desde donde era impulsada por una gran bomba eléctrica. El agua llegaba a ese lugar que se ha conocido como El Cerrito, de ahí el agua bajaba por su propio peso, relata. 

    Con esta iniciativa, el transporte del agua en cántaros y a lomo de mulas, en carretas cisternas jaladas por bueyes, fue sustituido por las cañerías que la hacían llegar directamente a las casas. El agua recogida en la presa que se construyó en el río era impulsada por un motor hasta la altura de El Cerrito y desde allí, por gravedad, era distribuida por toda la ciudad, explica Incer. 

    UN SITIO DE RECREACIÓN FAMILIAR 

    Para doña Carmen Toledo de Incer, El Cerrito donde se construyó El Faro era un lugar de paseo familiar, donde la juventud de aquellos tiempos, con los amigos y enamorados, pasaban la tarde y les encantaba irse a retratar. Es raro que los jóvenes de esa época y que ahora son mayores de 45 años no tengan una foto en El Cerrito. 
     

    “El Faro es el lugar más romántico de la ciudad, donde las parejas y visitantes disfrutan del aire puro, las gradas que conducen hasta la terraza del altivo monumento, así como de sus bellos jardines. Además, es motivo de inspiración para poetas y pintores”, afirma con mucho orgullo la señora Toledo de Incer. 

     
    Para las fiestas del Centenario de la ciudad de Boaco, en 1995, se decidió crear un símbolo que perennizara esta festividad, entonces se contrató al arquitecto Joaquín Arcea (casado con una boaqueña), quien diseñó El Faro con todas sus características, cuya construcción fue aprobada por el Concejo, según informó el doctor Armado Incer, historiador y ex Alcalde de Boaco. 

    Agrega el historiador que El Faro fue inaugurado en 1996, para la conclusión de las festividades del Centenario, ocasión en la que el entonces Obispo de la Diócesis de Boaco, monseñor Leovigildo López Fitoria, fue designado presidente honorario del comité central de dicho acontecimiento. 

    Incer reseña que algunas damas de Boaco ayudaron a sembrar plantas ornamentales y flores, que fueron a buscar hasta Sabana Grande para poder hacer de El Faro un sitio de agradable visita, denominado parque El Cerrito. 
     

    Recién construido, El Faro tenía un reflector que proyectaba su luz desde la cúspide, la que giraba iluminando la ciudad, sin embargo ésta no ha sido reparada. 

    El doctor Incer sugiere a las nuevas autoridades del municipio la instalación de bancas en el parque mirador, para que las visitas que llegan al lugar tengan donde descansar y puedan apreciar bien el paisaje durante el día y la noche, así como los fines de semana. 

    Don Juan José Amador Urbina, uno de los cuidadores del parque, asegura que el horario de visitas es desde las ocho de la mañana hasta las diez de la noche, todos los días de la semana. Un promedio diario de 250 personas, de la ciudad y de afuera, asisten aquí principalmente por la tarde, para aprovechar el clima fresco y disfrutar el paisaje de la ciudad


    En el gobierno municipal del alcalde Ing. Gilberto Buitrago Solano, 
    durante su período se decretó que la Cususa, El Zanate, El Madroño y El Cortez serian patrimonio local, 
    se colocó en el Parque Central una placa en conmemoración de los personajes más importantes del siglo.
    Construyó la escalinata del Bo. San Francisco, encunetó desde el Puente Muco a los Bomberos, 
    reconstruyó la calle principal de El Bajo, 
    construyó la calle que va por encima de la Chingastosa, 
    mejoró el Estadio Municipal.

     
     

    El alcalde lic. Melvin Romero Angulo. 

     
    Bibliografia
    Arellano Jorge Eduardo. Breve historia de la Iglesia en Nicaragua. 1522-1979, Editorial Manolo Morales, Managua, 1992.

    Buitrago Nelson. Geología en Nicaragua. Fallas en Boaco, Conferencia en la Biblioteca Fernando Morales Buitrago, Boaco 1999.

    Espinoza Pérez. Arqueología del Trópico Seco de Boaco, Conferencia en la Biblioteca Fernando Morales Buitrago, Boaco 1999 y 2001.

    Castillo Paz Amada. Comunicación Personal. Duarte Enríquez Pedro. Comunicación Personal.

    Díaz Dávila Mauricio. Desde el campanario, 1992.

    Fernández de Oviedo Gonzalo. Historia General y Natural de las Indias, Islas y Tierra Firme de la Mar Oceanía. Imprenta de la Real
    Academia de Historia, Madrid, 1851-1855.

    Guerrero Julián N. y Lola Soriano de. Las nueve Tribus Indígenas de Nicaragua, Boaco, 1982.

    Guerrero Julián N. Departamento de Boaco. Estudio Monográfico, 1957.

    Guerrero Julián N. y Lola Soriano de. Cacique Yarrince, Valdez & Cía. Guerrero Julián N. Pueblo Extranjero, Managua 1956. Internet. Existen389 sitios web para el término Boaco, año 2001.

    Incer Barquero Armando. Si éstas cosas hablaran (objetos de museo), Conferencia en la biblioteca Fernando Morales Buitrago, Boaco año 2000.

    Incer Barquero Armando. ¿Qué pasó en Boaco en la Guerra Nacional?, Conferencia en la Biblioteca Fernando Morales Buitrago, Boaco 1999.

    Incer Barquero Jaime. Historia de Boaco (Época Aborigen al Período Colonial). Conferencia en la Biblioteca Fernando Buitrago, Boaco, 1999.

    Incer Barquero Jaime. Geografia Dinámica de Nicaragua, Editorial Hispamer, 1992.
    Incer Barquero Jaime. Toponimias Indígenas de Nicaragua, Libro, San José de Costa Rica, 1985.
    Lazo Barberena Omar J. Camoapa Novia de los Amores del Sol, 1999.
    López Gutierrez Milder. Alternativa de abastecimiento de agua para la ciudad de Boaco, conferencia en la Biblioteca Fernando Morales Buitrago, Boaco, 1999.

    Mántica Carlos. El habla Nicaragüense, Colección Aula, EDUCA, San José de Costa Rica, 1973.

    Roa Rayo Daniel. Comunicación Personal.

    Robleto de Barquero Angelita. Serán Cenizas, Boaco, Nicaragua, Imprenta Artesanías Gráficas, año 2000.

    Sobalvarro Suárez Emilio. Retazo. Boaco tierra de encantadores, 1999.

    Sobalvarro Buitrago Jaime. Comunicación Personal.

    Sotelo Castillo Moisés. Historia Antigua de Boaco, Conferencia en la Biblioteca Fernando Morales, Boaco, 1999.

    Squier Ephaim George, 1821-1888. Nicaragua, sus gentes y sus paisajes, Editorial Nueva Nicaragua, 1990.

    Smutko Gregorio. La Mosquitia, Editorial Ocarina, 1998. Suárez Sobalvarro Emigdio Yarrinense. Internet.

    Téllez Dora Maria. ¡Muera la Gobierna! Imprimatur Artes Gráficas, 1999.

    Tijerino Flavio César. Comunicación Personal.

    Wheelock Román Jaime. Raíces Indígenas de la Lucha Anticolonialista en Nicaragua, 4 Editorial Nueva Nicaragua, 1990

    Digitalizado por primera vez para internet por Ed Manfut, en www.manfut.org, Enero 25, 2003, San Francisco California USA ..datos generosamente proporcionados por el poeta escritor Dr. Moisés Sotelo Castillo, en Enero 14,  2003 en Boaco Nicaragua.

    INDICE DE BOACO
    PERIODO INDIGENA
    CACIQUE YARRINCE
    TOPONIMIA
    PERIODO COLONIAL
    LOS BOACOS DE LA HISTORIA
    ESCUDO DE BOACO
    ALCALDES DE BOACO
    ELECCIONES MUNICIPALES DE BOACO
    HIJOS DE BOACO
    PERSONAJES
    BIBLIOTECA
    PARROQUIA
    MUSEO
    FARO VISIONARIO
    TEUSTEPE
    CAMOAPA
    CIUDAD DE BOACO