Colecciones NiKa-CyberMunicipio
Bienvenido a Chontales donde los ríos son de leche...
3 de Mayo
el día de
La Cruz
actos religiosos, corridas de toros

La naturaleza de Juigalpa ofrece  un fascinante espectáculo para disfrutar..
Río Mayales
Que refrescante!!
"Salto de Juigalpa"
 Ubicado a sólo tres kilómetros fuera de la ciudad, sobre la carretera hacia Managua. 

Las Islas de Puerto Díaz
Tour Gran Cocibolca de Chontales
Puntos a visitar en Chontales: 
Isla Grande, 
Isla Redonda, 
Isla El Muerto 
Isla La Pelona. 
Laguna San Miguelito 
Laguna Las Mesas.
La Punta de Mayales, en la desembocadura del Río Mayales


OBSERVADOR DEL MEDIO AMBIENTE DE CHONTALES


  A=Area territorial/Km² 
P=Poblacion    V=Votos
D=Densidad       INIFOM 96
Departamento: 6481.27  Km²

A             P           V          D
 1,037   50,791   28,762   49.5

Alcalde 
ERWIN D CASTILLA URBINA
Teléfonos de Alcaldia:
081-20641-
812-2388, Fax 812-2974

A              P          V          D
1,055   16,882   8,789     15

Alcalde 
ARMANDO CHAVARRIA B
Teléfonos de Alcaldia: 
818-0084

A         P           V          D
 586  10,940   5,976   15.6 

Alcalde 
GONZALO BELLANGER M
 Teléfonos de Alcaldia:
849-2048

A         P       V          D
306

Alcalde 
JULIO A.  RIOS FARGAS 
Teléfonos de Alcaldia:
816-0007

A         P       V          D
277 11,000   5460    15

Alcalde 
LESLIE LOPEZ MARTINEZ
Teléfonos de Alcaldia:
812-3206

A         P           V          D
717    12,543  5,631   16.3

Alcalde 
DENIS A. URBINA PALMA
 Teléfonos de Alcaldia:

A         P           V          D
761   9,814    4,912     16.5

Alcalde 
RAFAEL A. OBREGON LAZO
Teléfonos de Alcaldia: 
081-92370

A         P             V          D
604    7,125    3,986      11

Alcalde 
CRUZ A. VEGA GONZALEZ
Teléfonos de Alcaldia: 
819-2563

A             P           V          D
1,168  20,543    8,023    12.6

Alcalde 
MIGUEL BUSTAMANTE A
Teléfonos de Alcaldia:
816-0045, 816-0058

A           P            V          D
450    15,997    8,023    34.4

Alcalde
MANUEL SEVILLA SOLANO 
Teléfonos de Alcaldia:
819-2171, Fax 819-2934 

EL AYOTE

 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Bienvenido a Chontales
 * A 290 kilómetros de Managua, en el Atlántico Sur,
              ¡Chontales es Bello!
EL AYOTE
RAAS

Una panorámica de El Ayote. En este populoso puerto de montaña, que se ha constituido en el municipio más nuevo del país, se vive uno de los más intensos procesos de reconciliación a nivel nacional. 
El Ayote: gran mercado en el corazón de la montaña

                       Orlando Valenzuela 

El  Ayote es quizás el más grande puerto de montaña del país. Todos los fines de semana llegan miles de campesinos,  productores y comerciantes de las ciudades a comprar y  vender cualquier cosa a ese poblado, instalado justo donde  termina la carretera.

                                         El Ayote es uno de los municipios más  jóvenes de Nicaragua, ya que fue  fundado como tal apenas en abril del año 2000, sin embargo, a pesar de su  juventud, es una de las más ricas  municipalidades del país, pues desde que  terminó la guerra en 1990, cuando aún era una comarca de El  Rama, han convergido en este lugar pobladores de 38 comunidades vecinas para negociar sus productos agrícolas con  comerciantes del Pacífico, convirtiéndolo en un gigantesco y dinámico puerto de montaña. 
Lamentablemente, la Asamblea  Nacional sólo le dejó 12 de las 38 comunidades que originalmente  lucharon para que El Ayote fuera elevado a la categoría de municipio. 

                       Su población, eminentemente de origen campesino, es de unos  9,000 habitantes, y su extensión territorial de 181 kilómetros  cuadrados. Este municipio está ubicado en la Región Autónoma  del Atlántico Sur (RAAS), a 290 kilómetros de la capital,   Managua.

                       Este poblado nació como producto de la guerra de los años ochenta, pues durante casi toda esa década, El Ayote era una  estratégica base militar del Ejército Popular Sandinista, y fue hasta  que se desmovilizó la Resistencia, en 1990, que miles de  productores empezaron a encontrarse en este lugar para  comercializar sus productos.

                       Así, El Ayote, que durante la guerra no tenía ninguna importancia económica, sino militar, en poco tiempo se transformó en lo que actualmente es: un municipio que se desarrolla a pasos agigantados gracias al espíritu de trabajo de sus pobladores.

                       Para el visitante furtivo es impresionante el espectáculo que este poblado presenta cada fin de semana, cuando desde tempranas  horas del viernes y todo el día sábado, miles de pequeños, medianos y grandes productores empiezan a bajar de las comunidades con decenas de mulas cargadas de queso en quintales, crema, mantequilla, frijoles, arroz, cerdos y ganado para  venderlo a compradores de Managua, Masaya, Matagalpa y  Granada, y hasta a empresarios salvadoreños y hondureños.

                       Por la tarde del sábado, ya vendidos sus productos, los  campesinos regresan a sus fincas de la montaña cargando a lomo  de mula baldes plásticos, láminas de zinc, rollos de alambre de  púas, fertilizantes y otros productos para el trabajo y el hogar.

                       Por un momento, la calle principal y el puente sobre el Río Nawawas, que divide el poblado en dos, se convierte en un  inmenso mercado, donde se confunden campesinos arreando una manada de cerdos, otros en sus mulas cargadas de sacos de maíz o marquetas de queso fresco, mientras a ambos lados, decenas de  comerciantes, desde sus improvisados chinamos, les ofrecen una diversidad de productos que van desde botas de cuero, relojes,  focos, ropa y electrodomésticos, hasta champú y cremas para  broncearse la piel, entre otros.

                       Según José Santos Aguirre, responsable de servicios municipales del gobierno local, El Ayote es un fenómeno de desarrollo económico, pues aquí se negocian grandes cantidades de ganado  y cerdos anualmente, muchos de éstos para el mercado  internacional. Para darnos una idea, sólo en el período de1998 al 2000, se han negociado 96,503 cabezas de ganado vacuno;  mientras tanto, sólo en 1999, se re-gistró la venta de 28,000 cerdos. Otra de las grandes transacciones que aquí se realizan es la compra-venta del queso, ya que en el municipio existen  centenares de queseras artesanales que abastecen a una gran   cantidad de intermediarios, que lo llevan a los mercados de todo  el país.

                       El principal problema que tienen los habitantes de El Ayote son las  malas vías de acceso, pues durante los inviernos copiosos el   poblado queda casi incomunicado, ya sea porque el camino se  parte, o bien, por los grandes pegaderos. Otro problema, quizás  de más urgente solución, es la falta de agua potable, ya que la  gente actualmente bebe agua de pozos, y la que llega por cañería sólo es filtrada, pero pronto tendrán este vital líquido de buena  calidad. 

                       A pesar de estos problemas, El Ayote ya no es el mismo de hace diez años, cuando en este lugar imperaba la “ley del revólver”,   pues la mayoría de la población andaba con sus pistolas al cinto y  cualquier problema lo arreglaban a punta de balazos, sobre todo  los fines de semana, que eran aprovechados para saldar cuentas  en cualquier esquina. Se estima que antes, entre viernes y sábado,  había de dos a seis muertos por cualquier motivo, problema que  se terminó a partir de que se instaló una unidad de Policía.

                       Hoy, El Ayote no sólo es un pujante centro de intercambio comercial, sino que también es un ejemplo de un proceso de  entendimiento y reconciliación entre desmovilizados de la   Resistencia Nicaragüense y ex miembros del Ejército, quienes conviven de forma pacífica, preocupados únicamente por su  trabajo y el desarrollo de su comunidad.

La reina de El Ayote

                       Orlando Valenzuela
 
Se llama Meyling del Rosario Marín  Mejía, tiene 17 años y es del signo Leo.
                                         Ella es la Reina de la Fiestas Patronales  de San José, patrono de los habitantes de   El Ayote, y fue electa de entre cinco candidatas el pasado 19 de marzo 2001.

    Meyling estudia el segundo año de  secundaria en el Instituto Autónomo San  José de este municipio, y cuando termine  su secundaria piensa iniciar la carrera de  Administración de Empresas en una de  las universidades que hay en Juigalpa.

                       La elección de Meyling fue inobjetable, pues aquí no se realizan  las elecciones como en otros lugares, sino de una forma muy particular, ya que el certamen lo gana la candidata que más bonos vende en su campaña, y ella logró, con la ayuda de sus amigos,  vender en un mes más de 19,000 córdobas, muy por encima de la del segundo lugar.

                       A Meyling le encanta conocer Nicaragua, por eso tiene buenos  recuerdos de sus visitas a Managua, Jinotega, Estelí, San Juan del Sur, Acoyapa y Juigalpa, ciudad donde estudió toda su primaria y el primer año de secundaria. 

                       Tal vez por eso es que ella no se siente muy a gusto en este  alejado pueblito de montaña, pues aquí no tiene discotecas  juveniles ni cines, ni otras diversiones que allá tenía, por eso dice que a veces se siente muy aburrida. Para colmo, en el instituto no  recibe clases todos los días, sino sólo los domingos.

                       Sus únicas diversiones son las telenovelas: “El privilegio de amar”   “Abrázame muy fuerte”, y “Mi destino eres tú”. También acostumbra escuchar música romántica de Enrique Iglesias, Los Bukis, Marco Antonio Solís. Sin embargo, para bailar prefiere los ritmos de reggae, salsa, bachatas y las gruperas de “Chúcaro”.
 

Arreando chanchos

                       Orlando Valenzuela
  Cada quince días, don Tomás Miranda sale de la comunidad La  Guitarra rumbo a El Ayote arreando, junto a dos ayudantes, una piara (manada de cerdos).

                                   Es una larga y tediosa jornada de dos días de camino por la trocha lodosa, pues los chanchos  que trae, no pueden avanzar al mismo ritmo que una persona porque se ahogan; por eso los hace  caminar dos horas y descansan treinta minutos.
                                   En este trayecto, los cerdos pierden más de quince libras, según la experta opinión de don Tomás.

                       Desde hace doce años, la crianza de cerdos ha sido el negocio  que les da de comer a él y a su familia. Cuenta que muchas veces  trae hasta cuarenta chanchos en una sola “arreada”, pero que en  esta ocasión sólo trajo once cerdos, los que vende en la báscula del poblado a precios de mercado.

                       Los cerdos que él engorda son de la raza Machina, de los cuales él dice haber traído ejemplares de hasta 600 libras de peso. Él  compra los cerdos pequeños, cuando son berracos de dos meses,  y los alimenta con bastante suero del queso que fabrican en su  comunidad. “Es un trabajo duro, porque hay que alimentarlos bien y después traerlos hasta El Ayote, a veces hasta por varios días de camino, cuando la manada es más grande”, afirmó don Tomá.

Los vendedores ambulantes

                       Orlando Valenzuela
  Desde hace diez años, don Timoteo Lira ha venido a El Ayote  como vendedor de aperos para los caballos. Los primeros cuatro  años lo hizo comprando en talleres de talabartería de su natal Camoapa, de donde llega en expreso junto a un grupo de  comerciantes de esa ciudad.

                                   Pero don Timoteo vio que era más rentable hacer  sus propias piezas y venderlas él mismo, por eso se dedicó por un tiempo a observar cómo las  hacían los talabarteros y luego compraba esas piezas, las desarmaba y las volvía a armar por su cuenta, hasta que logró hacer réplicas de casi todas. Ahora él tiene un taller en su casa y es vendedor exclusivo de sus propios diseños.

                       La lista de aperos que sabe hacer es larga, incluye gruperas,  cabezadas, tajonas, valentón y tapaojos, entre otros; sin embargo,  para no perder la clientela, también vende algunos productos de  otros artesanos, como tapaderas para estribos, espuelas, frenos,  cinchas, gamarras, gamón de mecate y nylon.

                       Don Timoteo viene a El Ayote todos los viernes y se va el sábado por la tarde; se queda a dormir donde amigos, porque el hospedaje le sale muy caro. Después de aprovechar las ventas de fin de semana en este lugar, don Timoteo se va a Paiwas, donde  también tiene su buena clientela. Según su opinión, las ventas se   van a poner un poco malas en los próximos meses, pues es tradicional que durante el invierno la gente no salga mucho, y, por  lo tanto, no hay suficientes compradores a quienes venderles, en cambio, en verano, las ventas siempre son mejores.

Un taller sin competencia

                       Orlando Valenzuela
  En El Ayote, don Teodoro Solís Jiménez no tiene competencia en  su negocio, pues es el propietario del único taller de herrería en al menos 50 kilómetros a la redonda. Hace dos años y medio llegó de Camoapa especialmente a instalar su pequeña empresa de  yunque y mazo.

                                   Hace más de 20 años aprendió el oficio cuando entró como ayudante al taller de don Pantaleón Ampié, de quien absorbió todos los secretos del hierro forjado. Desde que llegó, los clientes le han llovido con gran diversidad de trabajos, pues no le pone pero a ningún problema que tenga que  ver con el hierro.

                       Por eso no es extraño que uno lo encuentre trabajando a toda fragua para hacer una herradura, frenos para caballo, espuelas de estrellas, argollas para colgar hamacas y portones de madera,  fierros para herrar ganado, y portones y verjas de todo tamaño y  diseño.

                       Pero eso no es todo, pues su experiencia le permite hacer hasta  finos trabajos de reparación de piezas de pistolas, rifles de cacería   y reparación de máquinas de moler granos. Dice que cuado llegó  resolvió el problema del fundido para hacer verjas mediante el uso de acetileno, pero a partir de la instalación de la energía eléctrica,  trabaja con un equipo soldador de varillas. 

                       Sus principales clientes son los productores, quienes lo buscan para que les haga los fierros para marcar su ganado, trabajo en que se tarda tres horas por pieza. Según sus cálculos, hasta el  momento ha elaborado más de 500 fierros a igual numero de finqueros.

                       A pesar de tener una clientela que va en aumento, don Teodoro no se duerme en sus laureles, “porque cuando baja el precio del queso, el trabajo en El Ayote se pone malo, ya que afecta a todos  los productores, y si ellos no venden bien su queso, no hay reales  en el pueblo, y eso nos afecta a todos, por eso pronto voy a  instalar una vulcanizadora para dar más servicios a todos los  vehículos que llegan a este lugar, que es como una rotonda de fin  de semana, porque hasta aquí termina la carretera y los vehículos  tienen que dar la vuelta y regresar por el mismo camino”, dijo don   Teodoro, mientras daba los últimos golpes a un nuevo fierro.


El rico queso de don Gregorio

                       Orlando Valenzuela
  Antes que salga el sol, don Gregorio Astorga Flores sale a ordeñar las vaquitas paridas que tiene en el corral de su finca, ubicada a unos veinte minutos de su casa, en El Ayote. Dos horas después, regresa con la pichinga llena de espumosa leche recién  salida de la teta de la res.

                                         Sólo son diez galones de leche los que saca de sus vacas, los que echa en otro  recipiente, y luego les deja caer una  porción de cuajo para iniciar el proceso de elaboración artesanal del riquísimo  queso fresco. Esta labor la realiza don  Gregorio todos los días de la semana, ya que todos los días las  vacas producen leche.

                       Don Gregorio tiene 15 años de producir queso, el cual llegan a  comprar a su propia casa diversos comerciantes que ya lo tienen encargado. Sabe que el queso es como el pan caliente, cada fin  de semana, cuando llegan decenas de compradores de todo el  país. Por eso se esmera en la fabricación del queso “casero”, que  es uno de los más populares y apetecidos por los intermediarios.

                       Don Gregorio explica que hace más de veinte años era un simple  agricultor que sembraba maíz, frijol y yuca, pero que luego se  metió al negocio de compra y venta de cerdos, hasta que decidió  engordarlos él mismo con suero de la leche que sobra del queso.
                       “Pero con la guerra el negocio se puso mal”, expresó, por lo que mejor decidió dedicarse a producir queso y seguir cultivando sus   tierritas.

                       Pero a partir del fin de la guerra, don Gregorio dice que ya se puede trabajar tranquilo, y ahora no sólo produce queso, sino que  también tiene algunos chanchitos y sigue cosechando sus frijolitos.

.

LA PRENSA/VALENZUELA
 31 DE AGOSTO DEL 2001 /  La Prensa
Reportaje Especial
El Ayote: Aprendiendo a convivir 

Una mujer campesina de una comarca cercana a El Ayote, monta su caballo ataviada con un colorido vestido, aunque enfundada en pantalones, de acuerdo con las conservadoras costumbres de la gente del campo.

Todavía está fresco el recuerdo del enfrentamiento armado en el que pereció el ex candidato conservador Mariano Marín, a manos de un adversario, en la campaña municipal. No obstante la tensión todavía existente, el pequeño poblado se esfuerza por enrumbarse a la tolerancia, un sendero lleno de dificultades, de amenazas y acusaciones, pero con una meta en la que todos creen 

Orlando Valenzuela 

EL AYOTE, ZELAYA CENTRAL.- El proceso de reconciliación, iniciado en 1990, entre desmovilizados de la Resistencia y ex miembros del entonces Ejército Popular Sandinista en El Ayote, convertido hoy en el municipio más nuevo del país, ha logrado lo que en un principio parecía imposible: la convivencia pacífica entre dos fuerzas enemigas que lucharon a muerte durante casi una década. 

José Ramón Álvarez, de 38 años, conocido en las filas de la Resistencia con el seudónimo de “Solín”, y presidente del PLC en El Ayote, explicó que después que se desmovilizó, en junio de 1990, se integró a la vida civil y empezó a trabajar en un tallercito de carpintería, oficio que aprendió en una base militar en Honduras. Empezó fabricando camas, roperos, sillas y cruces de madera para difuntos. 

“Al principio era buen negocio las cruces, porque todos los fines de semana había pasadas de cuentas en las calles de El Ayote y se ganaba, porque cada cruz era negocio, pero ahora el negocio está mal porque poco se muere la gente”, dice con sarcasmo. 

“Solín” dijo que el logro más importante en estos diez años es haber convivido sandinistas y ex contras, y haber convertido El Ayote en un ejemplo de reconciliación. “No queremos la guerra. La experiencia que vivimos los que fuimos a la guerra no queremos que la vivan otros, porque sólo el que estuvo en la guerra sabe lo duro que es, y lo triste que es ver ahora que muchos ex soldados y ex contras andan en las calles vendiendo hielo”, se lamenta. 

IGLESIA APOYA PROCESO 

El padre Glenn Essner, párroco de la Iglesia San José, desde 1992, dijo que el proceso ha sido lento pero positivo. “La gente piensa que El Ayote es sinónimo de violencia, crímenes... pero estamos en un proceso de reconciliación. En la práctica, se está terminado con la venganza, y la gente siente la hermandad”, explicó el religioso. 

“Antes de 1990, El Ayote sólo tenía importancia militar, pero ahora es un sitio donde vienen campesinos de 38 comunidades a negociar sus productos, granos, ganado, queso, etc., y del Pacífico vienen a vender productos que ellos necesitan. Es por eso que la Iglesia tiene proyectos sociales para apoyar el desarrollo, atendiendo a más de dos mil estudiantes en escuelas en la montaña, porque se necesita un ambiente sano y bueno para la juventud”, agrega el párroco. 

El padre Essner, sin embargo, lamentó lo que él considera “un crimen” contra los pobladores de El Ayote, y es que la Asamblea Nacional, al hacer la división territorial del nuevo municipio, de las 38 comunidades que originalmente lo conformaban cuando era comarca, sólo lo dejó con doce, y muchas de ellas pasaron a otros municipios que nunca las han atendido, y sus pobladores van a tener que votar por gente a la cual ni siquiera conocen, razón por la que piensan apelar la decisión legislativa. 

FSLN SOBREVIVE EN CAMPO MINADO DE ADVERSARIOS 

En este lugar, donde la mayoría de la población estuvo integrada a la Resistencia y combatió sin tregua al gobierno de Daniel Ortega, en la década de los ochenta, pareciera que no existieran sandinistas, pero la realidad es otra; pues no sólo existen, sino que conviven pacíficamente con sus antiguos enemigos de armas. 

César Monge, tesorero del FSLN en el municipio, dijo que en este lugar, en 1990, hablar del Frente Sandinista era triste, pues todo el campo es Resistencia; pero los temores fueron vencidos y empezaron a trabajar juntos. “Durante estos años hemos mantenido buenas relaciones con los comandantes de la Resistencia y ya no existe ningún tipo de pugna entre el Ejército y ellos. “Nosotros no tenemos ningún tipo de problema con la Resistencia. El problema más bien existe entre el PLC y la Resistencia, porque ellos (la Resistencia) son más críticos y les dicen directamente los errores en su cara a los liberales”, señala. 

Sin embargo, estos logros alcanzados están en peligro ante las amenazas de muerte que penden sobre varios miembros de la Resistencia que, públicamente, han declarado que no votarán por los liberales en las próximas elecciones presidenciales, sino que lo harán por los conservadores y hasta por los sandinistas, según denuncias de varios ex jefes de la antigua “Contra”. 

COMANDANTE “PABLO” DENUNCIA AMENAZAS DE MUERTE DEL PLC 

Diógenes Pineda, más conocido como comandante “Pablo”, denunció que un directivo liberal lo amenazó de muerte si en el municipio ganan los sandinistas durante las próximas elecciones presidenciales, ya que él ha manifestado públicamente que votará por los sandinistas. “En las elecciones de alcaldes del año pasado, nosotros apoyamos a los conservadores con la idea de tener un mejor alcalde, pero fuimos criticados tanto por el PLC como por los sandinistas”, dijo el ex jefe de la Resistencia. 

“Lo que pasa es que yo no he estado de acuerdo con las anomalías que cometen los liberales y por eso me he apartado del liberalismo. Uno es líder en su lugar, y yo dije que mejor me quedaba sin votar o le daba mi voto a los sandinistas, pero no al PLC, porque no tienen credibilidad, porque con los sandinistas fuimos enemigos, pero en estos diez años son los que nos han dado la mano y nuestras relaciones siempre son mejores con el FSLN que con el PLC”, afirmó Pineda. 

Dijo que no ha puesto la denuncia ante las autoridades competentes, pero que todo mundo sabe de estas amenazas, pues ya lo hizo en público en una ocasión. 

COMANDANTE “OTONIEL” TAMBIEN SE SIENTE AMENAZADO 

Otro que también denunció amenazas de muerte es Felícito Soza Hernández, comandante “Otoniel”, quien además sostuvo que por culpa de los liberales desbarataron al Partido de la Resistencia. “Aquí nadie puede ser líder sin ser enemigo de los liberales. Ellos nos consideran a nosotros como sus enemigos. Depende de ellos la violencia”, sostuvo Soza Hernández. 

Por su parte, William González, ex miembro de la Resistencia, pero que toda su vida fue conservador, dijo que el proceso de reconciliación entre desmovilizados de la Resistencia y los sandinistas ha sido bueno. Que incluso hay un barrio donde todos conviven, pero que el problema son los liberales. 

“Nosotros nunca hemos apoyado las sinvergüenzadas de ellos. Los liberales dicen que nosotros tenemos que votar ‘a güevo’ por la bandera roja, y muchos han recibido amenazas por opinar diferente”, afirmó. 

“Existe libertad de opinión, no tenemos por qué recibir amenazas. Ni siquiera de los sandinistas recibimos amenazas y ahora recibimos de los liberales. Ellos dicen que los conservadores les hacemos más daño a los liberales que los propios sandinistas”, expresó. Dijo que iba a poner la denuncia en la Policía, Derechos Humanos y Comisión de Paz. 

COMISION DE DERECHOS HUMANOS PREOCUPADO POR AMENAZAS 

El presidente de la Comisión Municipal de Paz, don Celestino González, dice que aún se mantiene la tensión provocada por la muerte de Mariano Marín, candidato a vicealcalde por el Partido Conservador, ocurrida durante las elecciones municipales de 2000, y teme que durante los comicios presidenciales se puedan cumplir las amenazas que han recibido algunos miembros de la Resistencia por parte de activistas liberales. “De cualquier lado puede estallar algo. Sería asunto de ver antes que estalle”, dijo 

“Todo esto es porque algunos ex comandantes de la Resistencia dicen que van a votar por los sandinistas. Por eso los amenazan. Vamos a investigar eso, porque es necesario que se genere la confianza, si no el futuro de la reconciliación no está claro ”, expresó González. 

PLC RECHAZA ACUSACIONES 

Sobre estas amenazas, buscamos la versión del señor Eugenio Hernández, pero no fue posible conocerla porque andaba promoviendo su candidatura a diputado por el partido rojo en las comunidades. Sin embargo, el presidente del PLC en este municipio, José Ramón Alvarez, explicó que entre el ex alcalde Hernández y Pineda lo que existe es un problema personal desde hace varios años, y que no tiene nada que ver con el Partido Liberal. 

“Es remoto lo que dicen estas personas. Aquí se está practicando la reconciliación. Nosotros no andamos haciendo amenazas de ese tipo y no tenemos ningún problema, ni con los sandinistas, mucho menos con la Resistencia. Esa es su forma de hacer campaña electoral. Nosotros estamos interesados en que todo se haga en paz”, aseguró Alvarez. 

AMIGOS DE SIEMPRE 

“Estamos divididos como partidos, pero como gente nos queremos. En las elecciones no nos queremos ni ver, pero después que pasan somos amigos de siempre. Es más, en la casa del secretario del Frente y en la mía hay banderas de nuestros partidos, y yo le cuido la bandera de él y él me cuida la mía.”, explica José Ramón Álvarez, de 38 años, conocido en las filas de la Resistencia con el seudónimo de “Solín”, y presidente del PLC en El Ayote. 
 
 



 
EL AYOTE Proyecto 
"Abastecimiento de
Agua Potable para El Ayote”
 La zona produce 5 mil cabezas de ganado destinadas al  matadero, unos 3,800 cerdos y 120 mil galones de leche fluida mensuales.

Este pueblo es un parto de la guerra. Sus hijos son los desmovilizados de la Resistencia y retirados del
Ejército o del Ministerio de Gobernación (MINGOB). Rudos, recelosos, pero laboriosos hombres y
mujeres que hoy trabajan de sol a sol para vivir y dar vida a Nicaragua.

Para llegar a El Ayote se deben recorrer, desde Managua, unos 250 kilómetros de carretera, más de cien de ellos son apenas una maltrecha trocha. Al final, el pueblón. Una especie de Mercado Oriental, pero con la identidad y originalidad campesina: los caballos, las mulas o las yeguas, amarradas en los patios, esperan pacientemente, espantando moscas con su cola, que sus jinetes hagan las "compras del día. Se estima que en este pueblo se concentran unos 2,500 animales cargueros.
cerámica del período Usulután
una bella pieza de orfebrería hecha por  nuestros antepasados indígenas, encontrada en una zona que antaño fue considerada sitio arqueológico de Nicaragua, y de donde el explorador Gregorio Aguilar Barea sacó algunos ídolos: El Ayote, Chontales.
 Hallan bello
Xulo de Oro
   Los xulos eran nuestros perritos usados por los indígenas y hasta  los españoles como delicioso alimento

  Conozca al perro nica
*Representa al extinguido perrito nativo que era mudo,


EL AYOTE
LA LUCHA 
POR SER MUNICIPIO
Jurisdiccionalmente le pertenece a el Municipio de El Rama en la Región Autónoma del Atlántico Sur, ha sido atendido históricamente por Chontales, ya sea Juigalpa o Santo Domingo, 
pronto será declarado por Asamblea Nacional como municipio del naciente departamento de Nueva Guinea.
"Azogue"  ha dado todas la condiciones señaladas, ha empujado la lucha porque el poblado pueda ser municipio. El Ayote, 


 

El Ayote

El Ayote surgió durante los años 80 y en poco tiempo alcanzó un impresionando desarrollo, principalmente a partir del 30 de Junio de 1990 cuando más de 20,000  ex contras entregaron sus armas para dedicarse a la vida civil.

            Unos 4,000 de estos ex armados asentaron sus bases y se insertaron a la vida civil  en el naciente poblado, convertido hoy en un emporio económico, porque todos  los pequeños comerciantes llegan de distintas comarcas a vender sus productos en   este lugar o viajan de tránsito hacia otras ciudades de la Región V.
 La zona produce 5 mil cabezas de ganado destinadas al matadero, unos 3,800 cerdos y 120 mil galones de leche fluida mensuales.
La Prensa 10/12/99

 El Ayote, es un poblado que dista a 250 kilómetros de Managua. Enclavado en la verde y aún boscosa montaña nació en el fragor de la guerra con apenas 30 familias que se guarecían en "champas" de plástico. Hoy la pueblan 16,617 habitantes que  han hecho de ese alejado lugar el único Puerto de Montaña del país, capaz de congregar a unas cinco mil personas que compran o venden cualquier cosa cada fin de semana.

TATIANA ROTHSCHUH A.
Este pueblo es un parto de la guerra. Sus hijos son los desmovilizados de la Resistencia y retirados del Ejército o del Ministerio de Gobernación (MINGOB). Rudos, recelosos, pero laboriosos hombres y mujeres que hoy trabajan de sol a sol para vivir y dar vida a Nicaragua.
Las escenas que cualquier viajero observa en este lugar evocan aquellas imágenes que nos describieron los Western, o las novelas de Marcial Lafuente Estefanía, sobre los pueblos del viejo oeste. Los ayoteños recuerdan cuando en el fragor de los combates por un interés estratégico militar y porque la naturaleza les favorecía con el caudaloso Río El Ayote, en el año 1980, se asentaron unas 30 familias.

Moisés Obando Duarte, quien fue uno de los que llegó junto a las familias que abandonaron Las Piñuelas porque no había fuentes
de agua, cuenta que los militares les ayudaron a trasladar sus "mamarrachos". Como algo curioso, explica que un puño de
hombres cargaron toda la infraestructura de madera de la iglesita para plantarla en El Ayote. Campesinos de la cooperativa Las Parras que huyeron tras ser incendiados sus ranchos por los contras, también fueron los primeros pobladores de El Ayote.

Así surgió la comunidad de El Ayote. Los 16,617 habitantes están disgregados en 28 comarcas. Este poblado representa ahora un potencial para la producción y comercio nacional.

Su razón de ser en ese entonces, tal como explica Moisés, era darle vida a uno de los más fuertes destacamentos militares del ejército sandinista, acantonado allí para combatir a las fuerzas rebeldes. Con esa intención el gobierno sandinista llevó también hasta ahí la carretera.

FUSILES REEMPLAZADOS POR
ESPEQUES Y MACHETES
Y es que los "contras" y "piricuacos" que empuñaron los fusiles, RPG-7 y katiuskas hoy abrazan el espeque, el arado, el machete, engordan cerdos y novillos, ordeñan las paridas, ofrecen un regadío de quesos y bañan de leche los hogares vecinales.

Esos protagonistas directos de la fratricida guerra han dado a la nación el mejor ejemplo de lo que en principio llamaron la
reconciliación, hoy ahí se vive un clima de paz y convivencia. Producen y se divierten, ya no portan fusiles ¡Ah! pero siempre
andan al cinto el revólver. Es común verles con dos fieles e inseparables compañeros: el radio y la pistola, el medio de
comunicación y la defensa.

Pedro Pablo Mendoza, conocido como "comandante Azogue", es uno de los socios de la cooperativa de Servicio Agropecuario
R.L. (COSAGRO) la que ha creado condiciones infraestructurales para empujar el desarrollo agropecuario en la zona.

Cuenta con una báscula de amplios corrales para recepcionar los novillos o cerdos que van a los mataderos y al comercio, y según Mendoza tienen el proyecto de crear un centro de acopio de granos básicos, el cual ya fue presentado a la Comunidad Económica Europea.

Mendoza asegura que de esta zona, donde se siembra en la cosecha de apante salen unos 800 quintales al año. Al mes se contabilizan más de dos mil quintales de queso, igual cantidad de cerdos y alrededor de 1,500 cabezas de ganado.

"Hemos hecho una verdadera reconciliación de hecho y no de palabras", sostiene Mendoza al señalar que "los que antes peleamos en la guerra somos los que juntos con nuestra voluntad y energía levantamos la producción para que llegue a los managuas, Masaya, Carazo, Granada y otros departamentos que vienen aquí a vender lo que allá producen y a comprar lo que nosotros producimos".

Señala que a pesar de que el aporte productivo del campesinado de esa zona es muy significativo, no se observa progreso, no ven la inversión de los fondos que recauda la Alcaldía en obras sociales, el servicio de agua potable no existe después de que el devastador Mitch destruyó, la bomba de succionamiento. Toman agua de pozos comunales y habitacionales. Tampoco ha llegado ahí la energía eléctrica.

Destaca el aporte económico incluso de los productores para reparar y construir caminos que conducen hacia las comarcas, pero reconoce cómo después que esa zona era tierra de nadie, ahora existe "bastante seguridad", pues cinco policías voluntarios son pagados con los fondos de la alcaldía. Para "Azogue", hay un desorden administrativo en esta delegación de la alcaldía de Ciudad Rama.
"Día de compras" en El Ayote

Un "Mercado Oriental" en las montañas

TATIANA ROTHSCHUH A.

Don Bernabé Aragón Díaz, se distinguía entre unos ocho montados, halaba la mula que cargaba sobre el cabestro 200 libras de la riquísima mantequilla de costal y un quintal de queso. Tuvo que andar
cuatro horas en mula de la comarca a El Ayote para vender sus productos y comprar "las cositas que hacen falta en el rancho".

"En la guerra no bajábamos al pueblo, perdíamos la producción, ahora sentimos más confianza y seguridad para trabajar", apuntó para explicar seguidamente "con los reales que nos caen de la venta llevamos a la casa todo lo necesario: el arroz, azúcar, el aceite, la sal, baterías, el kerosene, el alambre y las grapas para reparar los portillos y hasta las albardas y los aperos para las bestias"

Entre centenares de productores doña Felícitas Rivas Solano se luce con ese peculiar vestir de la campesina, el vestido largo cubriendo el pantalón, de sombrero, botas "Colibrí" y luciendo las espuelas, dijo bajar de Nawawás, "aunque sea un medio quintal de queso vengo a vender para comprar las necesidades",expresó.
 

Nos pareció un impresionante "peregrinaje" campesino, de a pie, a lomo de bestia, cargando quintales de queso, las alforjas llenas de huevos de amor, aguacates o con los sacos mantequilla de costal o de frijoles.

Los campesinos se acercan a los compradores para cotizar precios y vender a quien pague más. Allí encontramos gente de la Danta, Poza Redonda, El Bambú, Las Cañas, Nawawás, El Jobo, Kurinwasito, Cerro Grande, entre otras comarcas.

Don Pánfilo García Solórzano llegó desde El Bambú. Es de los que saca hasta 400 novillos al matadero y en cada bajada al pueblo lleva a la venta hasta tres quintales de queso. "Ahora el producto lo logramos. Antes lo perdíamos por la guerra, ha habido mejoría para que podamos trabajar en paz".

El es uno de los tantos productores que han ayudado para la construcción de caminos. Recordó que aportaron el diez por ciento del costo total de la carretera que conduce al Bambú.

El resplandeciente sol baña los 831 kilómetros cuadrados que abarca la fresca comunidad de El Ayote y ese friíto de montaña que eriza la piel sólo puede calmarse con algunos sorbos de café, un buen trago de "cususa" o "chicha de coyol".

Y es que el amanecer despunta aquí con esa fiesta de fin de semana que protagoniza gente que llega desde las comarcas campesinas y de las ciudades del norte, centro, occidente y oriente del país.

Buses, camiones y camionetas se confunden entre el ir y venir de campesinos y "los de la ciudad" que venden y compran. Cada uno tiene una historia que contar.

Miles de desempleados allí han encontrado una fuente de sobrevivencia y ya le ha puesto tanto amor a ese terruño que cuentan con su tramo "matriculado". Quienes en las filas de la Resistencia aprendieron a sacar muelas, hoy son "odontólogos" y hay profesionales que probaron suerte en el comercio y les va mucho mejor que ser un empleado del Estado, maestro o médico. "Aquí se mueven los reales", nos dijo un ingeniero zootecnista metido a comerciante.

Pero a muchos casi les ha costado la vida. Yolanda Conrado, con 19 años de viajar a ese poblado para vender ropa, recuerda cuando en plena guerra en la travesía de la carretera sintió pasar las balas muy cerca y en dos ocasiones los armados asaltaron a los comerciantes que viajaban en camiones. "Me dejaron en la calle, pero volví a comenzar, ahora al menos se respira paz, aunque todavía andan delincuentes y los impuestos son altos", sostiene.



"Abastecimiento de Agua Potable para El Ayote”
El proyecto denominado "Abastecimiento de Agua Potable para El Ayote”, tiene un costo de más de 300,000 córdobas en su etapa inicial.

            Contempla el abastecimiento de agua potable a toda la periferia de la comarca del poblado, donde la mayoría carece del liquido indispensable para la vida y el mantenimiento de la salud. Algunas familias, las de más recursos gozaban del agua, pero llegaba a sus casas por sistemas de tuberías instalados de manera artesanal.
      El alcalde afirmó que este proyecto era esperado desde hace mucho tiempo. La espera llegó a su fin este año que se comenzará a instalar el sistema de alcantarillados por donde circulen las aguas residuales que históricamente circulando por las calles de esta localidad.

            A la vez, se instalará el sistema de tuberías para llevar el agua a las casas de los aproximadamente 10,000 pobladores.
 

Desde este puerto de montaña, en tiempos normales circulan diariamente 40  camiones de carga y 11 buses colectivos.
            De manera espontánea, surgió el mercado de montaña
            Este poblado a cobrado notoriedad desde que centenares de campesinos y productores se concentran en la plaza del pueblo para comprar y vender sus  productos, convirtiéndose así en un puerto de montaña, tanto que ahora goza de los servicios básicos y pronto será declarado por Asamblea Nacional como municipio del naciente departamento de Nueva Guinea.

            Según expertos en economía, en el puerto de montaña de El Ayote circulan cada martes más de 2 millones de córdobas, como resultado del impresionante comercio  que realizan productores y campesinos de que bajan de la zona montañosa para  vender sus productos.



LA LUCHA POR SER MUNICIPIO
"Azogue" es también uno de los ayoteños que, dado todas la condiciones señaladas, ha empujado la lucha porque el poblado
pueda ser municipio. El Ayote ha sido atendido históricamente por Chontales, ya sea Juigalpa o Santo domingo, con los que ha
mantenido sus relaciones productivas e institucionales por las facilidades que han permitido las vías de comunicación.

Es a partir de que el poblado experimenta un auge productivo que las autoridades municipales de El Rama pasan a controlar
administrativamente el Ayote, porque jurisdiccionalmente le pertenece a la Región Autónoma del Atlántico Sur. No obstante el clamor de los ayoteños es que pasen a ser oficialmente un municipio más de Chontales. Imposible, dice Azogue sería para nosotros tramitar nuestros asuntos de propiedad en Bluefields, señala.

Comerciantes de queso como Federico Herrera dice que pagan a la Alcaldía tres córdobas de impuestos por cada quintal de queso, muchas veces no les entregan recibo, por lo que a su juicio es "bastante dinero que entra a la comuna como para haber mayor desarrollo".

Moisés Obando, responsable de asuntos municipales explica que en este puerto de montaña existen un poco más de cien tramos, cada uno paga de impuestos entre cinco a diez córdobas y explica que la mayor inversión que hace esta delegación de la Alcaldía es en pago a la Policía para la seguridad ciudadana, en maestro para educación , en salud, caminos, y actualmente construyen el Centro Cívico donde se ubicará la Alcaldía y las instituciones existentes.

Marvin Avilés trabaja para el Consejo Electoral en el montaje del registro civil y el padrón electoral. Para él en materia de educación en El Ayote se han hecho muchos esfuerzos, cuenta con educación primaria que en el poblado atiende a unos dos mil niños y a unos 530 en el ciclo básico.

Destaca que cuentan con un Centro de Salud completo donde se mantienen trs médicos y también existe una Casa Materno Infantil. El Ayote, ese potencial productivo aún sueña con la llegada de la luz eléctrica, con el vital líquido: el agua potable, con proyectos de vivienda dignos, sueña con ser municipio.
 
 

Nika CyberMunicipio