Colecciones NiKa-CyberMunicipio

Catedral
En el siglo 16 los indios en Juigalpa estaban gobernados por un Alcalde, un alguacil mayor y dos regidores.
La iglesia católica tenía como patronaa la virgen de la Asunción

Leyenda el  lagarto de oro
 

  A=Area territorial/Km² 
P=Poblacion    V=Votos
D=Densidad       INIFOM 96
Departamento: 6481.27  Km²

A             P           V          D
 1,037   50,791   28,762   49.5

Alcalde 
ERWIN D CASTILLA URBINA
Teléfonos de Alcaldia:
081-20641-
812-2388, Fax 812-2974

A              P          V          D
1,055   16,882   8,789     15

Alcalde 
ARMANDO CHAVARRIA B
Teléfonos de Alcaldia: 
818-0084

A         P           V          D
 586  10,940   5,976   15.6 

Alcalde 
GONZALO BELLANGER M
 Teléfonos de Alcaldia:
849-2048

A         P       V          D
306

Alcalde 
JULIO A.  RIOS FARGAS 
Teléfonos de Alcaldia:
816-0007

A         P       V          D
277 11,000   5460    15

Alcalde 
LESLIE LOPEZ MARTINEZ
Teléfonos de Alcaldia:
812-3206

A         P           V          D
717    12,543  5,631   16.3

Alcalde 
DENIS A. URBINA PALMA
 Teléfonos de Alcaldia:

A         P           V          D
761   9,814    4,912     16.5

Alcalde 
RAFAEL A. OBREGON LAZO
Teléfonos de Alcaldia: 
081-92370

A         P             V          D
604    7,125    3,986      11

Alcalde 
CRUZ A. VEGA GONZALEZ
Teléfonos de Alcaldia: 
819-2563

A             P           V          D
1,168  20,543    8,023    12.6

Alcalde 
MIGUEL BUSTAMANTE A
Teléfonos de Alcaldia:
816-0045, 816-0058

A           P            V          D
450    15,997    8,023    34.4

Alcalde
MANUEL SEVILLA SOLANO 
Teléfonos de Alcaldia:
819-2171, Fax 819-2934
EL AYOTE

 

 
 
El Museo Arqueológico “Gregorio Aguilar Barea”
Casa de "La Chinita

En él se  encuentra una de las más ricas exposiciones de arte rupestre precolombino, así como también otras expresiones de la cultura de nuestros antepasados.

              * Entre las figuras más representativas de nuestra cultura aborigen se encuentran los caciques, chamanes y guerreros, éstos se reconocen porque tiene en sus manos macanas, hachas y jabalinas, de igual forma representan  reptiles, que son animales protectores como la lagartija y el lagarto, y monos jaguares.

              * Llama poderosamente la atención en esta colección, la gran cantidad de estatuas con figurillas en las que se pueden definir correctamente los órganos genitales masculinos y femeninos. Se calcula que estas piezas pueden pertenecer al período de 800 (a. C.) a 1,550 (d.C).

              * En el local se encuentra la falda usada por la esposa del rey mosco que  gobernó la Mosquitia. Como una curiosidad, también se puede observar de  cerca las tazas especiales de cerámica china que habían en aquella época para los hombres que usaban bigotes y que no querían mojárselos cuando  bebían leche.

              * Además de instrumentos de guerra como hachas, flechas, metates, sellos de madera, cerámica de barro, juguetes de niños y hasta objetos musicales,  el museo cuenta con una extensa colección de obras de otro tipo, biología,  botánica, y otros objetos.

              * También ofrece una colección de 47 fotografías de personajes de la sociedad juigalpina de fines del siglo XIX nos ofrecen una visión del mundo de aquella época.
 
 
 
 
 

 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Bienvenido a Chontales

Bienvenido a la tierra de Los Chontallis 
 Los primeros y más antiguos pobladores de Nicaragua.
Esto ocurre en el siglo cuarto anterior a la era cristiana
  alcaldes de Chontales

fundación : 27 de Enero 1879 (elevado al rango de ciudad)
Extensión : 1,037 kms²  71,320 habitantes, 42,500 votos  Densidad: 49.5 hab/km²
* Por estar ubicada la ciudad de Juigalpa en los mismos territorios del  antiguo dominio de los Chontales, en excavaciones han encontrado piezas  de cerámica y estatuas de piedra labradas, con decoraciones propias de una cultura avanzada y con un buen sentido de la belleza estética y artística.
26 DE ENERO DEL 2002 /  La Prensa
          Juigalpa progresa en sus 123 años de fundación 

 Juigalpan: “El criadero de los   Caracolitos Negros”, según decreto presidencial fue elevada a Ciudad el  27 de enero de 1879. Añoranzas de  aquel pequeño caserío afloran entre los legendarios juigalpinos, muy  dados a los apodos que han hecho  historia como: “El Venado”, “La  Vaca”, “El Tapudo”, “El Zorro,   “Tapita de Dulce”, o los barrios   “Punta Caliente”, “Pueblo Nuevo”,    “Palo Solo”. La cabecera de Chontales, sobresaliente por la  ganadería, está de fiesta

                               Mercedes Sequeira
    Juigalpa, aquella pequeña aldea de 34 chozas que surgió en el centro, diríamos en el   corazón de Nicaragua, se ha convertido en una gran ciudad comercial y ahora se  enrumba por el sendero del progreso, a pesar de los múltiples problemas  socioeconómicos que enfrenta. Mañana este emporio de la ganadería, aunque ahora  deprimida, celebra los 123 años de su fundación, en cuya celebración se realizará hoy una lunada musical en el atrio de Catedral y mañana una diana, carnaval, desfile  hípico, juegos deportivos y un acto central a efectuarse en el Teatro San Francisco  de Asís, a las cuatro de la tarde. 
 
              Esta ciudad como otros lugares del país, tiene su origen, su historia, costumbres,  cultura y desarrollo. Según el lingüista, Alfonso Valle, Juigalpan es atribuido a un vocablo mexicano que significa “Criadero de Caracolitos”. Otra versión, atendiendo  a la aridez de sus tierras y la proliferación de jícaros, afirma que el nombre se deriva  de voces mexicanas que significa “Lugar abundante de jícaros”.

 Los investigadores Squier y Thomas Belt, dicen que es de origen azteca, traducido  como “gran ciudad”. 

              RESEÑA HISTÓRICA 

              Según el historiador chontaleño, Omar Josué Lazo, la primera mención de Juigalpa en la historia data del año 1659 cuando el entonces alcalde don Jerónimo de Villegas, solicitó tierras al representante del gobierno español, don Sebastián Álvarez, en Guatemala. El 24 de abril de 1668 fue concedida esta tierra municipal,   fecha que se puede tomar como el momento en que se crea la ciudad de Juigalpa.
              Lazo refiere que en esa época los indios estaban gobernados por un alcalde, un alguacil mayor y dos regidores. 
              Lazo en su recopilación de datos, recordó que en 1752 había 34 ranchos, era un pueblo de indios y ladinos, 224 personas de confesión y comunión, un tercio de los  que formaban una compañía de montados fusileros y lancheros para la defensa del  lugar. 

              En la jurisdicción habitaban en ese entonces unas mil personas al cuido de 83  haciendas de ganado, tres trapiches y gran número de labranzas, el pueblo tenía una   iglesia sin torre, de tres naves y sacristía sobre horcones con paredes de adobe.
              Finalmente, en 1877 Juigalpa pasa a ser la cabecera de Chontales, siendo la actividad económica más sobresaliente la ganadería y ocupa un segundo lugar la  agricultura. 

              ANCIANOS QUE AÑORAN EL PASADO 

              Difícil es encontrarnos a un fundador de la ciudad, pues han trascurrido 123 años,  pero sus generaciones hablan de aquellos tiempos que ahora añoran. Elena  Cárdenas de Leiva (56), Julio Cruz Aguilar (70), Héctor Madriz conocido como  “Tito” y otros personajes históricos, recuerdan a la Juigalpa de aquella época como
  “muy alegre”.

Coinciden en que como en todo pueblo más bien eran conocidos por los apodos,  muchos de ellos heredados también a las nuevas generaciones. Basta llegar a la ciudad y preguntar por “El Venado”, “El Garrobo, “La Vaca”, “El Tapudo”, “Plácido  Negro”, “El Zorro”, “Melcocha”, “Tapita de Dulce”, “Come Pollo”, entre otros  seudónimos que han quedado grabados en la historia de la ciudad del “Criadero de   los caracolitos negros”. 

              AQUELLOS BARRIOS… 

              Don Julio Cruz, cuenta que en Juigalpa, sólo había cuatro barrios conocidos como    “Punta Caliente”, “Palo Solo”, “Pueblo Nuevo” y la “Cruz Verde” que ahora se les  conoce con otro nombre, pero para muchos son la mejor vieja referencia. 

              Cruz asegura que las primeras familias fundadoras del pueblo fueron los Castilla y  Solís. 

              Así mismo recuerda que en el parque era la plaza de toros, donde se jugaban los   mejores ejemplares de la región, mientras el mercado era una humilde chocita. 

              Según Cruz, la luz del progreso llegó con el alcalde Gustavo Bendaña Mendoza, quien  construyó la Calle Palo Solo, uno de los lugares de referencia para el poblador,   visitante o turista que llega a la ciudad atraído por la imponente Cordillera  Amerrisque, el Museo “Gregorio Aguilar Barea”, o su zoológico “Thomas Belt”.

Doña Elena Cárdenas recuerda que desde pequeña trabajó con botes, ayudándole a    su mamá a ganarse unos centavitos. “Trabajaba con mi mamá ayudándole a pasar   gente en un bote de un lugar a otro y me pagaban un chelín, ya que el puente  ‘Panmuca’ no existía y el río se llenaba”. 

              “Además si vos ibas al campo traías frutas, los árboles estaban cargados de frutales  y nadie te los peleaba. Ahora es diferente todo ha cambiado”, rememora la señora. 

              Según recuerdan los chontaleños, cuando no existía carretera la única vía de  comunicación con el Pacífico era a través del Gran Lago, por Puerto Díaz, hasta llegar a Granada. 

              UNA GANADERÍA HUÉRFANA 

              A juicio del ganadero Ronald Bendaña, a Juigalpa le hace falta mucho desarrollo  socioeconómico y cultural. Este productor resiente las limitaciones que enfrenta el sector ganadero, pues pese a ser la principal actividad económica, hace falta un   programa de gobierno definido, claro y orientado para la ganadería. 

              “Juigalpa, tiene 123 años de haber sido elevada a ciudad, pero para ser ciudad le  hace falta tanto, tanto... en lo económico, social, principalmente en su desarrollo  comunal hay tantas necesidades. En la ganadería hemos sido huérfanos de industria,   hemos estado dependiendo del monocultivo. La situación actual de la ganadería es  tan lastimosa o tan deprimente que es impredecible su futuro”, se lamentó. 

              No obstante, valora que “hoy nos encontramos teniendo una serie de perspectivas,   posibilidades, echándonos al hombre la mochila azul, llenándonos de ilusiones pero son más las frustraciones de las mismas”, dijo. 

              Bendaña, demandó un apoyo integral del gobierno para el desarrollo de la   ganadería, dado que no existen industrias que les beneficie, mientras reconoce que  la única opción es el Matadero Central. 

              Resaltó que otro de los problemas son los precios que considera deprimentes, “lo   poco que producimos es explotado por cualquier comprador de otros países que  llega a Nicaragua a poner las reglas del juego. Ellos no sólo encuentran el negocio   sino la tolerancia de parte de nosotros, por la necesidad que uno tiene”, admitió. 

              OBISPO RECUERDA A “CHACO” DELEO 

              Por su parte, el obispo de la Diócesis de Chontales y Río San Juan, monseñor  Bernardo Hombach, quien tiene 14 años de vivir en el país, reconoció que la  situación hoy ha cambiado, sobre todo en Juigalpa después de los años 90. 

              El obispo recordó al alcalde Isaac Deleo, (q.e.p.d.) quien a su juicio desarrolló  muchas obras de progreso como parques, construcción de calles, adoquinamiento,   escuelas, entre otras cosas. 

              “Esta ciudad tuvo un auge bastante positivo, el ex alcalde Isaac Deleo mandó a   pavimentar tantas calles, reconstruyó el parque que estaba bastante abandonado y  con la ayuda de él y de los demás alcaldes el parque es una joya para nuestro pueblo, igual que el kiosco”, apuntó el jerarca. 

              Para Monseñor sobresale el embellecimiento que le da la Catedral Asunción a la   ciudad, la cual fue reconstruida gracias a la ayuda obtenida de Alemania y otros   países. 

              Tanto Hombach como el educador Miguel de Castilla, coinciden en que a Juigalpa le  hace falta una estación de buses, un mercado organizado, pues el que existe está  saturado y los comerciantes están dispersos, así mismo no cuenta con el servicio de aguas negras. 

              El Obispo insiste en que se debe fomentar la cultura en el pueblo. Sugirió hacer de   las fiestas patronales un evento cultural, “el museo es algo positivo y el zoológico,  ambos son orgullo de la ciudad”, indicó. 

              “Yo veo a Juigalpa con un gran progreso, no sólo numérico en la población, pero  hace falta una inversión cultural. Los juigalpinos tienen que querer a su ciudad, esto  significa que inviertan en el lugar”, conminó el obispo. 

              ALCALDE POR ESFUERZOS CONJUNTOS 

              El alcalde de la localidad Erwin de Castilla, destacó la marcha del plan de desarrollo  estratégico que entra a la segunda fase, con la participación de los diferentes  sectores sociales del municipio, a fin de que toda la sociedad civil y militar realice   esfuerzos de manera conjunta. 

              “Pienso que Juigalpa camina, avanza, pero avanza todavía con pasos que no tienen  una dirección exacta, por eso la sociedad civil en general debemos consensuar un  objetivo claro y preciso hacia donde guiar el desarrollo de la comunidad, dispuestos  a brindar un poco de fuerza de divisa de sueños de ideas de energía”. 

              Desde su óptica, la ciudad en lo académico y cultural se ha desarrollado, ya que   cuenta con cinco universidades que ofrecen carreras profesionales. “Desde la  Alcaldía estamos creando organizaciones de trabajo en los barrios, sectores  gremiales que precisamente a través de ellas vamos por el desarrollo de la  localidad”, precisó. 
 

Museo Gregorio Aguilar Barea

Esta ubicado a una y media cuadras al este de la Iglesia Catedral 
 * Gregorio Aguilar Barea fue uno de los grandes impulsores de la cultura chontaleña, pues además del museo que lleva su nombre, fundó el zoológico de Juigalpa, la Orquesta rítmica del Clan, el Coro Estudiantil del Instituto   Nacional de Chontales, el Clan de Muchachos Exploradores, Luz y Libertad, la Unión de ex alumnos de Instituto Nacional de Chontales, miembro fundador de  la biblioteca pública de la ciudad, patrocinador de la creación del Instituto  Nacional y de la formación del Liceo Agrícola de Chontales. Murió el 16 de  agosto de 1970.
 



Historia de Juigalpa ("lugar abundante en jícaros")
Los Quiribíes se retiraron  a las Islas del Gran Lago aprox. en 629 AC , época en que fueron desalojados por los nuevos inmigrantes: Los Choroteganos quienes buscaron refugio en las regiones de los departamentos de Boaco, Chontales y Río San Juan, hasta alcanzar luego la región montañosa de la Costa Atlántica.  Los Quiribíes en su huida pasaron de las Islas de Ometepe y Zapatera, avanzando a los archipiélagos de Solentiname, El Nancital y San Bernardo; más tarde las regiones de San Miguelito, Acoyapa. Con el paso de los siglos Los Quiribíes avanzaron hasta la costa del Océano Atlántico, donde se mezclaron en sus recorridos con tribus antillanas y del oriente sudamericano y con las vecinas tribus,  En Chontales se ubicaron en Juigalpa, Sierra de Amerrisque, La Libertad y los antiguos asientos de Lóvago y Loviguisca, hasta las fuentes del río Mico y la región de asiento de las ruinas de El Castillo, al suroeste del pueblo de Santo Domingo de Chontales. El desplazamiento, origina una mezcla con una  variedad de tribus originó en la descendencia de los Quiribíes nuevas denominaciones como los Caribices, Caribes, Miskitos, Sumos y otros.

En el siglo VI La segunda inmigración a Chontales esta vez  los Choroteganos. 
A la llegada de los españoles los Choroteganos de Chontales. Eran conocidos con el apodo de los antiguos pobladores: Quiribíes o Caribíes, o con el nombre antiguo de Chontalli o Chontales en vez del nombre legítimo de Choroteganos de acuerdo a su ancestros indígenas. Estas tribus se distanciaron de las tribus de su mismo ancestro racial: los Choroteganos y Niquiranos del pacífico nicaragüense. Sin embargo, mantuvieron una cultura particular y no inferior en relación a las otras tribus. Los Choroteganos - Chontaleños defendian  sus costumbres y cultura, evidencia de ello fueron los últimos aborígenes de Nicaragua que mantuvieron una persistente rebeldía contra la dominación española durante más de dos siglos hasta su total exterminio. El nombre Chontales fue un apodo o sobrenombre que le dieron los Choroteganos y Niquiranos a los primeros inmigrantes a la región de Chontales o Chontalli, que significa pueblo extranjero o pueblo de afuera.

Rebeldes y aguerridos

              Fue durante la llegada de los conquistadores españoles en que los Chontales  demostraron ser uno de los pueblos indígenas más rebeldes y aguerridos, pues fueron de los últimos aborígenes que mantuvieron una persistente resistencia contra la dominación española durante más de dos siglos, hasta su total exterminio.

              Aunque Juigalpa ya existía como asentamiento indígena a la llegada de los españoles, es hasta 1659 en que su nombre aparece mencionado en un documento de la época, cuando el entonces alcalde Don Jerónimo de Villegas solicitó tierras al representante del gobierno español don Sebastián Alvarez  en Guatemala.

              El 24 de abril de 1668 fue concedida esa petición, por lo que se puede considerar como el momento en que fue creada la ciudad de Juigalpa.

              A pesar de lo “añejo” de la población, fue hasta el 4 de febrero de 1862 en que Juigalpa fue elevada al rango de Villa y 17 años después, el 27 de enero de 1879, la misma población recibió con alegría el título de ciudad.

Durante la colonia los territorios del antiguo Chontales fueron conocidos con los nombres de Corregimiento de Matagalpa y Chontales; de Sébaco y Chontales y también con el de Corregimiento de Chontales. La cabecera del Corregimiento fue el poblado de Sébaco (actualmente enclavado en la jurisdicción del departamento de Matagalpa).



El 8 de Abril de 1826 pasó a la categoría de simple partido con el nombre de Matagalpa, según ley del 8 de Abril de 1826. Años después pasó a integrar el territorio del departamento oriental, dentro del distrito de Granada, hasta la creación del viejo y desaparecido departamento de Chontales creado por ley del 28 Agosto de 1858. El nombre de Chontales fue mantenido durante el período de la independencia de Centroamerica, con la salvedad que entre, el 6 de Octubre de 1903 a Octubre de 1911 se cambió al nombre de Jerez, y en 1911 recuperó su antiguo nombre. Por ley legislativa del 12 de Julio de 1940 fue creado el departamento de Río San Juan con los territorios del Sur del antiguo departamento de Chontales y parte de la desaparecida comarca San Juan del Norte. Estas desmembraciones territoriales redujeron al viejo departamento de Chontales a la parte central del mismo.


Juigalpa, en la historia data del año 1659 cuando el entonces Alcalde Don Jerónimo de Villegas, solicitó tierras al representante del gobierno español don Sebastián Alvarez en Guatemala. El 24 de Abril de 1668 fue concedida esta tierra municipal, fecha que se puede tomar como el momento en que fue fundada la ciudad de Juigalpa.

En 1752 había 34 bohíos, Juigalpa de la Asunción era un pueblo de indios y ladinos, con 34 ranchos y 224 personas de confesión y comunión, un tercio de los que formaban una compañía de montados fusileros y lancheros para la defensa del lugar. En la jurisdicción habitaban unas mil personas al cuido de 83 haciendas de ganado, tres trapiches y gran numero de labranzas, el pueblo tenia una iglesia sin torre, de tres naves y sacristía sobre horcones con paredes de adobe.

El 24 de Agosto de 1858 fue creado el departamento de Chontales y el 28 del mismo mes, el municipio de Acoyapa que fue nombrada como su cabecera; finalmente el 11 de Junio de 1877 Juigalpa pasa a ser la cabecera del departamento de Chontales.

El 4 de Febrero de 1862 Juigalpa fue elevada al rango de villa y el 27 de Enero de 1879 según decreto presidencial Juigalpa, fue elevada a ciudad. Actualmente forma parte de los ocho municipios que conforman el departamento de Chontales.

   
 

 
Nika CyberMunicipio