En cada lugar...
algo especial....

Colección de Documentos Históricos 

 
Incidentes Diplomáticos*

HACIA la mitad de la centuria pasada ocurrió una serie de incidentes diplomáticos entre los países de Centro América y los Estados Unidos, incidentes ahora casi olvidados y que no presentan ningún interés político, pero si histórico.

La situación de Centro América era difícil en esa época porque Inglaterra ocupaba, además de los establecimientos de Belize, las Islas de la Bahía de Honduras, y a través de su protectorado sobre los Indios Mosquitos, la Costa Atlántica de Nicaragua incluyendo San Juan del Norte, que era el único puerto con que contaba el páis y que además servía a Inglaterra para controlar la ruta del canal.

Fuera de eso, se enceontraba aún pendiente la custión de límites entre Nicaragua y Costa Rica, nacida de la unión de hecho que el partido nicaragüense de Nicoya o Guanacaste había verificado con Costa Rica a raíz de la Independencia, como medio de librarse de las guerras civiles que asolaban a Nicaragua. En esa cuestión, asl simpatías de Inglaterra estuvieron siempre a favor de Costa Rica y las de los Estados Unidos, en general en favor de Nicaragua.

__________________________________________
* este artículo fue publicado en un folleto por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua en Julio de 1955.

I

El 2 de Abril de 1849 fue nombrado Encargado de Negocios Americanos en Guatemala, con jurisdicción en todo Centro América, Mr. Ephraim George Squier.

Mr.Squier reponía en su cargo a Mr. Elijah Hise, quien, excediéndose en sus instrucciones y sin conocer el nombramiento de Mr. Squier, firmó un tratado con el delegado nicaragüense don Buenaventura Selva, el 5 de Junio de 1849. En este tratado Nicaragua concedía a los Estados Unidos el privilegio exclusivo para la construcción de una canal interoceánico, y los Estados Unidos se comprometía a proteger la soberanía, libertad e independencia de Niacragua.El tratado selva - Hise no llegó a tener efecto porque los Estados Unidos desaprobaron la actuación de su representante y se negaron a ratificar lo convenido.

Volviendo a Mr.Squier diremos que, apreciando que la parte más importante de su misión debería cumplirla en Nicaragua, se dirigió primeramente a nuetsro país y desde su llegada se constituyó en el más acérrimo defensor de los intereses nicaragüenses, tanto en la polémica con Inglaterra sobre la cuestión Mosquita, como en el asunto limitrofe con Costa Rica.

Llegaba a tanto el apasionamiento de Mr. Squier en favor de Nicaragua, que el 13 de Agosto de 1849 se dirigió desde León al Ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, diciéndole que, como paso preliminar al viaje que deseaba emprender a Costa Rica para presentar sus cartas de Gabinete, solicitaba una información que era completamente esencial para su Gobierno en sus relaciones con Costa Rica. esa información versaba sobre cuáles eran las fronteras de Costa Rica y sobre si ese país estaba bajo la protección expresa o táctica de alguna potencia europea o si intentaba colocarse bajo tal protección.

A tal solicitud contestó el Ministro de Relaciones exteriores de Costa Rica, don joaquin Bernardo Calvo, que su Gobierno la consideraba como singular y contraria a los usos diplomáticos y que nunca se había visto el caso de que un agente diplomático, antes de ser recibido, hubiera interrogado al Gobierno de un país independeiente sobre sus límites territoriales. Sin embargo, al final se suaviza el tono de la respuesta y se pregunta el objeto de las interrogaciones.

Squier contestó a esto que los agentes diplomáticos tienen derecho a solicitar informaciones auténticas sobre los puntos de interés a sus Gobiernos, y que el páis a quien tal solicitud se dirija puede negarse a contestarla. respecto a la cuestión de no haber presentado sus credenciales, Squier dijo que era sólo un punto técnico y que "en materias de etiqueta y forma los Estados Unidos y sus representantes pueden quedarse atrás con respecto a los países más antiguos y los seguidores y emuladores de las Cortes; pero en lo que es esencial, correcto y propio, en ninguna ocasión estarán en falta con la nación más débil o la más fuerte". Agregó Mr. Squier que habían circulado rumores respecto  a que el Gobierno de Costa Rica intentaba colocarse bajo la protección de una gran potencia monárquica, refiriéndose sin duda a Inglaterra, y que en tal caso no podrían tener relaciones con los Estados Unidos.

En su respuesta a esta nota, el Ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, dijo, que su exigencia de que las credenciales se presentaran de previo no era una cuestión de mera etiqueta sino que se fundaba en la prudente circunspección con que todos los Gobiernos están obligados a tratar los asuntos públicos, y que hay gran diferencia entre la inocnte solicitud de información y las rudas y desusadas interrogaciones, lo mismo que entre el deseo de obtener informes y la presentación de cuestiones categóricas como condición precisa para entrar en relaciones amistosas. Agregó el Ministro Calvo que si un Encargado de Negocios extranjero se dirigiera al Gobierno de washington desde México o Canadá haciendo preguntas semejantes, produciría una sensación en ese Gobierno y en el espíritu del pueblo americano tan celoso en sus derechos y libertades. Finalmente, dijo que el uso diplomático y la política de su Gobierno le impedían constestar las palabras y expresiones inmoderadas e irónicas de Mr. Squier.

Pocos mese después, el 19 de Diciembre de 1849, Mr.Squier se dirigió nuevamente al Misnitro Calvo, notificándole que el territorio nicaragüense comprendía ambas riberas del río San Juan "y que cualquier interferencia dentro de esos límites provocaría la pronta y enérgica intervención de los Estados Unidos".

El Ministro de Costa Rica respondió a esa nota, diciendo que Mr. Squier, había hecho tal declaración son legítima misión, sin jurisdicción competente y sin oir ambas partes, y que ella no tená más valor que la bula del Papa Alejandro VI que concedió América a los Reyes Católicos.

Así quedó la cuestión, y en Junio de 1850 Mr. Squier dio terminada su misión y partió de regreso a los Estados Unidos, sin haber visitado Costa Rica.

II

Aproximadamente por la isma época en que se produjo el incidente relatado en el capítulo anterior, los Estados Unidos e Inglaterra entraron en negociaciones, tanto sobre el  canal interoceánico a través del itsmo centroamericano, como sobre las pretenciones territoriales en Centro América.

esas negociaciones culminaron en el tratado Clayton - Bulwer suscrito en washington el 19 de Abril de 1850, en el cual se estipulaba que ni los Estados Unidos ni Inglaterra tendrían control exclusivo sobre el canal que llegara a construirse, y que ambos países se obligaban a no ocupar o ejercer dominio sobre Nicaragua, Costa Rica, la Costa de los Mosquitos o parte alguna de Centro América.

Antes de procederse al canje de ratificaciones de ese tratado, Inglaterra hizo una declaración que fue aceptada por los Estados Unidos, al efecto de que él no se aplicaría a los establecimientos británicos en Belize "y sus dependecias", lo cual fue utilizado por Inglaterra para declarar, tan sólo catorde días después de la firma del tratado, que las Islas de Roatán, Bonaca, Utila, Barbareto, Elena y Morat en la costa de Honduras formarían una colonia británica denominada Islas de la Bahía. Esto vino a complicar aún más la cuestión, ya bastante confusa por la redacción ambigua del tratado y por las referencias que en él se hacían a la Costa de los Mosquitos, las cuales eran interprtadas por Inglaterra como un reconocimiento de que esa Costa constituía un país independiente.

En Nicaragua la noticia de la suscripción del tratado Clayton - Bulwer fue recibida con entusiasmo, pero éste prontamente se desvaneció al conocerse la interpretación inglesa que le quitaba toda la fuerza, y más aún, al saberse que los Estado Unidos habían aceptado que Inglaterra mediara conjuntamente con ellos en la cuestión limítrofe entre Nicaragua y Costa Rica, los mismo que entre Nicaragua y los Mosquitos.

Hubo en Washington conversaciones entre los Ministros de Nicaragua y Costa Rica, con propuestas y contrapropuestas, pero al no llegarse a ningún acuerdo, el secretario del estado Americano Daniel Webster y el Ministro inglés John L. Crampton, convinieron el 30 de Abril de 1852 en una serie de propuestas dirigidas a Nicaragua y Costa Rica.

Es esasa propuestas se fijaba somo frontera entre los dos países, partiendo del Atlántico, la ribera Sur del Colorado hasta su unión con el San Juan, luego la ribera Sur de éste hasta el Gran Lago, luego la ribera sur del lago hasta el punto más cercano a la desembocadura de río La Flor y finalmente una línea recta hasta llegar a la desembocadura de ese río en el Pacífico, y además Costa Rica tendría derecho a libre navegación tanto en el río San Juan como en el Gran Lago.

Si comparamos esas fronteras con las existentes en la actualidad, encontramos que por aquéllas habría ganado Nicaragua el delta entre la desembocadura del Colorado y la del San Juan, pero habría perdido una parte del istmo de Rivas y la faja de dos millas de anchura al Sur del lago y parte del San Juan, dejando el Gran Lago y el río San Juan como limítrofes con Costa Rica.

La forma de esas proposiciones ea impositiva y violenta, ya que al final de ellas se decía que "...a no ser que los dichos Gobiernos de Nicaragua y Costa Rica prontamente y sin innecesaria pérdida de tiempo concurran en las bases generales de este arreglo y adopten medidas apropiadas para llevarlas a efecto, los Gobiernos de la Gran Bretaña y los Estado Unidos adoptarían inmediantamente y de común acuerdo las medidas que ellos estimen convenientes para llevar a completa ejecución la Convención entre esos Gobiernos del 19 de Abril de 1850, y para cumplir el designio allí comtemplado de una comunicación interoceánica por el Océano Atlántico al Pacífico por la vía del Río San Juan y del Gran Lago de Nicaragua".



KERR, John Bozman, 1809-1878
KERR, John Bozman, (hijo de John Leeds Kerr), un Representante de Maryland; nació en Easton, Talbot County, Md., Marzo 5, 1809; atendió la academia,  Easton (Md.) Academy; se gradua en leyes luego de la Harvard University en 1830; es admitido a la barra de abogados y comezó su practica en Easton, Md., en 1833; miembro de el "State house of delegates" 1836-1838; La Casa de leyes del Municipio de Talbot  1845-1848; elegido como "Whig del 31 Congreso de Estados Unidos (Marzo 4, 1849-Marzo 3, 1851); no fue un candidato para reelegirse en 1850; y nombrado por el Presidente Fillmore "Chargé d'Affaires to Nicaragua" Marzo 7, 1851, cargo que ocupa hasta julio 27, 1853;para luego practicar su profesion en leyes en Baltimore y St. Michaels, Md., en 1854;   su muerte sucede en Washington, D.C., Enero 27, 1878; esta enterrado en la boveda familiar en "Bellville," cerca de Oxford Neck, Talbot County, Md.
Puede revisar el siguiente sitio:  http://bioguide.congress.gov/scripts/biodisplay.pl?index=K000137)
"born without loss of citinzenship", 
 .Tambié su familia mantiene un web site en: http://mywebpages.comcast.net/callahanj/kerr/
En estas notas encuentre que Bozzman Kerr tuvo un hijo en León, Nicaragua en Un Domingo de Pascua el, Marzo 20, 1853, John Bozman Kerr, su segundo hijo y el que llevaba su nombre. El niño murió en Baltimore de scarlet fever, en Enero 28, 1857. Nunca sus padres pensaron que el niño era un extranjero ..no hasta el momento de su muerte en que la pregunta vino de parte oficial y es por eso que se da cuenta su padre que nunca perdió su nacionalidad estadounidense y en honor a eso en su lapida ahora se lee: "born without loss of citinzenship", 
 
Esta nota sobre John Bozman Kerr fué facilitada a, haciendo honor a su great great grandfather John Bozman Kerr a ww.manfut.org por su tataranieto James Callaham el 1 de Agosto de 2002


Las proposiciones Webster - Crampton, también conocidas con el nombre de tratado Webster - Crampton, fueron enviadas a Mr. Kerr, Ministro Americano en Nicaragua y a Mr. Robert M. Walsh designado Agente especial en Costa Rica, encareciéndoles conseguir la pronta aprobación de ambos Gobiernos y expresando que de los estudios hachos por el Coronel Dhilds, al servicio de la Compañía de Tránsito, resultaba que Brito era el lugar más apropiado para la terminal del canal en el Pacífico, y que por lo tanto Nicaragua no tiene interés en el Guanacaste que comprende la bahía de Salinas donde anteriormente se creyó terminaría.

En cuanto al Ministro de Niacaragua en Washington, don josé de Marcoleta, las proposiciones no le fueron comunicadas oficialmente, sino que sólo le fueron mostradas en el Departamento de Estado, circunstancia que él aprovechó para copiarlas.

marcoleta tenía amigos en el senado Americano, y valiéndose de ellos consiguió que ese cuerpo aprobara una resolución en sesión secreta del 25 de Julio de 1852, solicitando al Ejecutivo una copia de las proposiciones. El objeto de Marcoleta era excitar la opinión pública americana en favor de Nicaragua, cuyos intereses vitales se estaban discutiendo sin darle a ella participación, pero el Presidente de los Estados Unidos contestó al día siguiente negándose a suministrar la copia, por entonces, por considerarlo constraio a los ineterses públicos.

Pocos días después, el 1 de Julio salió publicada en el New York Courier an Inquirer una sinopsis de las proposiciones, y el Presidente de los estados unidos, Fillmore, indignado, ordenó que se invenstigara la fuente de la publicación. El Departamento de Estado dirigió una nota circular al Ministro inglés, al costarricense y al nicaragüense, y todos negaron participación en la publicación, aunque Marcoleta no ocultó el hecho de que él tenía una copia de las proposiciones la cual voluntariamnete entregó al Departamento de estado.

Entretanto, en Costa Rica las proposiciones habían sido recibidas con gran complacencia y fueron aprobadas por el Poder Ejecutivo el 16 de Julio de 1852 y por el Congreso el 22 del mismo mes. En cambio, en Nicaragua fueron recibidas con indignación, y el 14 y el 16 de Julio de 1852 las Cámaras las rechazaron, ofreciendo someter la cuestión a arbitramento y protestando contra toda intervención extranjera en los asuntos de Nicaragua y contra el uso de la fuerza para privarla de sus derechos.

El Gobierno Americano atribuyó el rechazo de las proposiciones al Ministro Marcoleta, y el 1 de Septiembre el Secretario de Estado se dirigiió a Mr. John Bozman Kerr, Encargado de Negocios en Nicaragua, ordenándole solicitara el retiro de Marcoleta. A etsa solicitud contestó el Misnitro de relaciones esteriores de Nicaragua en tperminos muy corteses pero firmes, preguntando el motivo.

El 30 de Diciembre el secretario de estado renovó la solicitud de retiro de Marcoleta, impugnando el derecho de Nicaragua a prguntar el motivo de tal solicitud, amenazando con la ruptura de relaciones y negándose a intervenir en nuevas negociaciones relativas a a comunicación interoceánica mientras Nicaragua no explicara satisfactoriamente el rechazo de las proposiciones.

El 5 de enero de 1853 el secretario de Estado dio instrucciones a Mr. kerr de que renovara el pedido de retiro de Marcoleta, y que si no se le atendía en diez días que pidiera sus pasaportes. En esa misma nota se explican por primera vez las razones que motivan la solicitud de retiro y que son las arriba enumeradas respecto a la resolución del Senado y la publicación en los periódicos de las proposiciones Webster - Crampton, pero tal explicación se hace sólo para información de kerr y no para que la trasmita al Gobierno de Nicaragua.

En lo del pedido de pasaportes Mr. Kerr no procedió con precipitación, pues no hizo la solicitud sino hasta el 6 de Abril de 1853.

Así qeudaron suspensas las relaciones entre Nicaragua y los Estados Unidos aunque solamente por unos pocos días, pues el 18 de Abril de 1853 fue nombrado un nuevo Ministro ante toda Centro América, Mr. Solón Borland quién presentó sus credenciales solamnete en Nicaragua.

En las instrucciones del departamento de estado a Borland se le dijo que los Estados Unidos desearían que el nuevo Ministro de Nicaragua en Washington no fuera Marcoleta, pero que si se insistía en nombrarlo, no hiciera objeción.

En su primera carta dirigida desde Nicaragua, Mr. Borland dijo al secretario de estado que había encontrado mucho sentimiento antiamericanista en Nicaragua provocado por las falsas promesas de Mr. Squier, lsa solicitudes de retiro de Mr. kerr, mlas disputas con la Compañía de Tránsito, las interpretaciones del tratdo Clayton - Bulwer y las propuestas Webster - Crampton, y que como él estaba tratando de suavizar esos sentimientos y sabía que Nicaragua insistiría en nombrar nuevamente a Marcoleta, había preferido no decir nada en contra de él.

Así continuó Marcoleta en sus funciones de Ministro de Nicaragua en Washington y con justicia podemos decir que ha sido uno de nuesros más eminentes representantes diplomáticos.

III

Como hemos visto en el capítulo anerioro, las proposiciones o tratado de Webster - Crampton fueron enviadas a Costa Rica por medio de Mr. Walsh, y se le dijo que las pretensiones costarricenses sobre la ribera sur del río San Juan en toda su extensión y sobre el Distrito de Guanacaste, no tenían fundamento, y que por lo tanto era difócil imaginar que el Gobierno de Costa Rica no aceptara las proposiciones.

El 25 de Mayo de 1852 Mr. Walsh llegó a San Juan  del Norte y de allí se dirigió a San josé de Costa Rica, donde en conjunto con el comisionado inglés, Mr. Charles L. Wyke, presentó las proposiciones. este Mr. Wyke es el mismo que ocho años después, el 28 de Enero de 1860, firmó con Niacargua el llamado tratado de Managua o Zeledón - Wyke, por el cua terminó el protectorado inglés sobre la Mosquitia, y a cambio, Nicaragua reconoció la autonomía de esa región.

Como ya relatamos, el Gobierno de Costa Rica acogió con beneplácito las basas Webster - Crampton, y así Mr. Walsh dio por cumplida su misión en ese país y se trasladó a Nicaragua para preparar su regreso por la ruta del Río San Juan. En su viaje a Nicaragua le acompañaba Mr. Wyke quien había recibido instrucciones de su Gobierno para cooperar con el encargado de Negocios Americano en Nicaragua Mr. John Bozman Kerr, en conseguir el asentimiento del Gobierno nicaragüense a las bases Webster - Crampton.

La misión de Mr. Wyke fue cumplida con coretías y circunspección, pero Mr. Wyke obró de distinta manera. En queja presentada al departamento de estado por el Ministro de Nicaragua, Marcoleta, se dice que Walsh se introdujo a la residencia del director de Estado de Nicaragua, don laureano Pineda, sin haber sido anunciaddo, y que al conversar con el prorrumpió en amenazas irrespetuosas, por lo cual hubo de escuchar algunas verdades amargas.

El secretario de estado, al recibir la queja de Marcoleta, se dirigió en demanda de infromes a Mr. Walsh, quien para esa época ya se hallaba de regreso en washington, y Walsh constetó que cuando se enceontraba en Managua creyó oportuno una visita al Ministro de relaciones exteriores de Niacragua y que hizo esa visita en compañía del encargado de negocios Kerr, quien lo presentó debidamente; agrega que en el mismo lugar donde se verificó la visita se enceontraban el Director Pineda y dos Ministros de estado más, y que despúes de algunos cumplidos él les dijo que, aunque no tenía ninguna misión oficial ante ellos y por lo tanto no tenía derecho a tratar asuntos oficiales, sentía que no podía llevar a los Estados Unidos una respuesta favorable sobre la aceptación de las proposiciones Webster - Crampton por parte de Nicaragua. Agrega que defendió esas propuestas con menos reserva que si hubiera estado invenstido de una misión diplomática, pero sinirrespeto; y que en cambio el director Pineda acusó a los Estados Unidos de faltar a su palabra; y que reconoce que él contestó con énfasis y que Mr. Kerr envió una nota al Ministro de Relaciones exteriores preguntando en qué se basaba tal afirmación, a lo cual no recibió respuesta.

Así quedó la cuestión, pues los Estados Unidos estaban más interesados en esa época en obtener el retiro de Marcoleta, tal como vimos anteriormente, que en dar explicaciones a Nicaragua por el incidente provocado por Mr. Walsh.

IV

En mayo de 1854 el capitán de uno de los barcos de la Compañía de Tránsito dio muerte en San Juan del Norte a un negro mosquito y se refugió en casa del Agente Consular Americano Mr. Joseph W. Fabens, donde se encontraba hospedado el Ministro Borland quien iba de regreso a los Estados Unidos. Borland y Fabens se negaron a entregar al capitán del barco y entonces se suscitó un motín dutante el cual Mr.Borland recibió un botellazo en la cara.

Debemos aqui advertir que en la época de esos sucesos Nicaragua no ejercía jurisdicción sobre San Juan del Norte y por lo tanto no era en manera alguna responsable por la conducta de sus autoridades o de sus habitantes.

Al llegar a los Estados Unidos la noticia del tumulto de San Juan del norte, el Gobierno americano despachó la corbeta Cyane a ese puerto, y su capitán George Hollins fue instruído de exigir, juntamente con el Agente Fabens, las excusas para usar la fuerza sino fueren atendidos. Fabens y Hollins estimaron los daños causados en U$ 24,000.00 y al no recibir una respuesta satisfactoria de las autoridades, Hollins bombardeó la ciudad el 13 de ulio de 1854, destruyéndola completamente. La opinión pública americana se pronunció contra tal acto de violencia e Inglaterra también presentó su protesta.

El 28 del mismo mes de Julio, Marcoleta se dirigió al Secretario de Estado pidiendo compensación para Nicaragua y para los nicaragüenses residentes en San Juan del Norte, por la destrucción de ese puerto. El secretario de estado rechazó la solicitud con fundamente en que esos nicaragüenses estaban en "traicionera asociación" con los enemigos de su patria, que ellos sabían que el capitán Hollins iba a castigar a los culpables y por lo tanto pudieron haberse puesto a salvo, y que si Nicaragua consideraba que tenía derecho a proteger a sus ciudadanos residentes en San Juan del norte también vendría a hacerse responsable ante los otros estados por la conducta de todos los residentes en ese puerto.

A estas débiles argumentaciones contestó Marcoleta que Nicaragua no había tomado posesión de San Juan del norte por temor a la fuerza de Inglaterra y porque los Estados Unidos se había negado a interponer su mediación, y que "si los Estados Unidos con sus 26 millones de habitantes, su marina, su milicia, su riqueza y su enorme influencia no se había atrevido a asumir la responsabilidad y peligros de la empresa, Nicaragua no podía ser justamente censurada por no haber tomado posesión del puerto y arrojado los aventureros que lo ocupaban".

Agregó Marcoleta que los nicaragüenses por necesidad debían vivir y tener negocios en San Juan del norte por ser el único puerto en el Atlántico que podía usar la República; que de nada hubiera servido a los nicaragüenses ponerse en contacto con el Capitán Hollins porque un francés, Mr. Barruel, que llegó ante +el a protestar contra las autoridades del puerto, también vió sus propiedades destruídas; y finalmente, que no es Nicaragua sino más bien Inglaterra quien podría ser responsable de los abusos de las autoridades de San Juan del norte. 

Todos estos argumentos fueron inútiles y Nicaragua no recibió indemnización por la destrucción a San Juan del Norte.

V

Poco tiempo después de los sucesos relatados en los dos capítulos anteriores comenzaron a organizarse en los Estados Unidos expediciones filibusteras contra Nicaragua. La inspiración de tales expediciones nacía de que el aumento en población y riqueza de los Estados del norte de los Estados Unidos, donde está prohibida la esclavitud, amenazaba romper el equilibrio existente con los Estados del sur, donde estaba permitida, por lo cual muchos sureños ansiaban la anexión de nuevos territorios.

No nos detendremos en dar detalles sobre la expedición de William Walker quien arribó a Nicaragua el 16 de Julio de 1855, se hizo elegir Presidente de Nicaragua el 24 de Julio de 1856, sufrió su primera derrota en San Jacinto el 14 de Septiembre del mismo año y fue obligado a capitular en Rivas el 1º de Mayo de 1857.

El 16de noviembre de 1857 se firmó un tratdo de Amistad, Comercio y Navegación, entre el secretario de estados Cass y el Ministro de Nicaragua Irrisari. este tratado no fue recibido en Nicaragua con beneplácito y parece que el Presidente, General don Tomás Martínez, lo envió al Congreso en la creencia de que sería rechazado; sin embargo, después de un enconado debate, fue aprobado el 26 de marzo de 1858 y entonces el Presidente Martínez se negó a ratificarlo.

Poco tiempo después, el 15 de Abril de 1858 fue suscrito el Tratado Jerez - cañas entre Nicaragua y Costa Rica para terminar la cuestión de límites, que, aunque más favorable a Nicaragua que las proposiciones Webster - Crampton, cedió a Costa Rica la región del Guanacaste.

Despues de la firma de este tratado los Presidentes de Nicaragua y Cost Rica, Generales don Tomás Martínez y don Rafael Mora, celebraron una serie de pláticas en Rivas, inspiradas al parecer por el aventurero francés Félix Belly, quien andaba interesado en un proyecto de canal.

El resultado de las pláticas de Rivas fueron dos documenbtos : una concesión de canal otorgada conjunatmente por Nicaragua y Costa Rica a la casa francesa Milland et Cie., representada por Belly, y una declaración conjunta que por su importancia creemos merece ser reproducida íntegramente y dice así :

"Los jefes supremos de la Repúblicas de Nicaragua y Costa Rica, reunidos en Rivas, después de haber arreglado las diferencias a las dos repúblicas, y restablecida la paz y la más completa armonía entre ellos, de común acuerdo, y para afianzar la independencia y seguridad de los países y de toda la Ameríca Central,

CONSIDERANDO :

Que una nueva invasión filibustera norteamericana amenaza otra ves la independencia de Costa Rica y Nicaragua, a despecho de todas las leyes que protegen a las naciones y garantizan la vida y propiedades de los ciudadanos en países civiliuzados.

que esa invasión, reprobada oficialmente por el Gobierno de los Estados Unidos, se está preparando en realidad bajo su patrocinio como medio eficaz de tomar posesión definitiva de la América Central, si ésta se niega a entregarse voluntariamente a los Estados Unidos.

Que hasta el presente, todos los agentes oficiales de los Estados Unidos en Nicaragua han sido cómplices y auxiliares de los invasores, obrando como amos y teniendo la osadía de izar la bandera de los Estados Unidos en lugares donde sólo debería de ondear la de Nicaragua, tales como en San Juan del Sur, y amenazando descaradamente a la América Central con una anexión inevitable.

Que el Ministro actualmente acreditado en Nicaragua se jacta en público de proponer perentoriamente el siguiente ultimátum : posesión legal de Nicaragua, por medio de la ratificación del tratado Cass - Irrisarri, o una nueva invasión de filibusteros organizada ya en Mobile  bajo la bandera americana.

Que además el gobierno de los Estados Unidos, según informes oficiales transmitidos al de Costa Rica por su Ministro Plenipotenciario en Washington, ha declarado que es del todo impotente para impedir nuevas tentativas de filibusteros o para proteger la neutralidad de la América Central, a causa de la ineficacia de las leyes de los estados Unidos sobre la materia.

CONSIDERANDO :

Que tres años de geuura desvastadora han privado a las dos Repúblicas de los medios de resistir un nuevo atanque de millares de bandoleros; que las ciudades de Nicaragua han sido total o parcialmente destruídas; que su comercio ha sido aniquilado; y que después de una tenaz resistencia que prueba su patriotismo tendrán que sucumbir ante la superioridad del número, si la Europa no se gigna defenderla contra tentativas sin ejemplo en el siglo diecinueve.

Solemnemente declaran :

1º Que ponen el precitado convenio referente al canal por Nicaragua, bajo el patrocinio de la culta Europa, apelando a la justicia y humanidad de todos los pueblos cristianos contra los ataques de piratas y bucaneros, de quienes han sido víctima durante tres años.

2º Que ponen la independencia y nacionalidad de las Repúblicas de Nicaragua y Costa Rica bajo la garantía de las tres potencias que hicieron respetar la independencia y nacionalidad del Imperio Otomano : Francia, Inglaterra y Cerdeña.

3º Que suplican a los Gobiernos de las potencias citadas que no dejen por más tiuempo indefensas las costas de la América central, sus ricos terrenos a merced de los bárbaros y el futuro tránsito del comercio del mundo sin una fuerte garantía de libertad y neutralidad.

4º Que se comprometen a aceptar en nombre del pueblo de la América Central las condiciones de los sobredicho poderes les impongan para otorgarles la ayuda que reclaman, con tal de que las leyes públicas de la Europa civilizada, se extiendan a todos los estados de América, imponiéndolas por la fuerza si necesario fuere, a aquellos ue tan audazmente las atropellan.

En fe de los cual firmamos la presente declaración. Tomás Martínez, Juan Rafael Mora".

A pesar de los términos de la declaración trascrita, el tratado Cass - Irrisarri fue finalmente ratifiado por Martínez, pero con modificaciones, y se envió a los estados Unidos con el general Máximo Jerez, quien fue nombrado Ministro para obrar conjuntamente con Irrisarri. Las modificaciones hechas al tratdo fueron que los Estyados Unidos podrían transportar tropas a través del proyectado canal pero sólo que su destino fuera un punto de territorio americano, que los Estados Unidos podrían usar la fuerza para defender el tránsito de personas y mercaderías pero sólo a solicitud de Nicaragua, y finalmente, que los estados Unidos impedirían la preparación de expediciones filibusteras contra Nicaragua.

Al recibirse en los estados Unidos la patriótica pero impolítica declaración conjunta de los presidentes Martínez y Mora, el Departamento de Estado se indignó y dio instrucciones a su Ministro Lamar de que preguntara oficialmente sobre la autenticidad de tal declaración. Se agrega que la primera impresión del Presidente de los Estados Unidos era que en caso de ser auténtica procedería la ruptura de relaciones, y que si se tratara de una gran potencia como Inglaterra o Francia, así se habría procedido; que los Estados Unidos se opondrán a toda intervención europea y que ellos estuvieron en contra de todas las invasiones filibusteras y retardaron al reconocimiento del Gobierno de Walker; que los estados Unidos no quieren ninguna exclusividad sobre el canal y no se oponen al contrato de Belly o de cualquiera otra persona siempre que se respeten los derechos adquiridos de los ciudadanos americnos y la ruta quede libre y segura para todas las naciones; y que una de las cláusulas del contrato de Belly es inaceptable, a saber la que estipula que dos barcos de guerra franceses permanecerán en el Gran lago durante la construcción del canal.

La contestación de Costa Rica a la pregunta sobre la autenticidad de la declaración de los Presdentes Martínez y Mora, fue retractarse de ella; en cambio, la de Nicaragua fue evasiva, alegándose que Martínez había depositado la Presidncia para dirigirse a Rivas y que, en consecuencia, no era Presidente de Nicaragua en el momento de firmar la declaración.

Los Estados Unidos se dieron por satisfechos con tal contestación legalista y entraron a considerar las modificaciones que Nicaragua proponía al tratado Cass - Irrisarri. Sin ambargo, el plazo que se había fijado para el canje de ratificaciones expiró sin que se hubiera llegado a ningún acuerdo, y así ese tratado no entró nunca a regir.

VI

El incidente materia de este capítulo da una idea de la dificultad de las comunicaciones en la época a que nos referimos y de los obstáculos que tal dificultad ponía en el camino de las negociaciones diplomáticas.

El 17 de octubre de 1856, Lord Clarendon y el Ministro Americano en Londres, George M. Dallas, firmaron un tratado que disponía la terminación del protectorado inglés sobre la Mosquitia, la demarcación de la frontera entre Belize y Guatemala y la devolución de las islas de la Bahía a Honduras. Al ser sometido ese tratado al senado Americano, éste le hizo varias reformas que no fueron aceptadas por Inglaterra, la principal de las cuales se refería a las Islas de la Bahía, que en vez de ser llamadas "un territorio libre bajo la soberanía de Honduras" como pretendía Inglaterra, se llamaban "parte de la república de Honduras".

En vista de que el arreglo se hacía interminable, el Presidente Buchanan llegó a proponer al Congreso Americano la abrogación del tratado Clayton - Bulwer, y ante el temor de que tal medida se llevara a efecto, el gobierno inglés resolvió negociar independientemente con Nicaragua, Guatemala y Honduras, y nombró como comisionado a Sir William Ouseley.

La misión de Ouseley en Nicaragua era la de firmar un tratdo de amistad y comercio y otro renunciando al protectorado sobre la Mosquitia, pero sólo el primero fue firmado el 18 de enero de 1859 (tratado Zeledón - Ouseley), y el 17 de febrero se le agregó un artículo que dice que tal tratado no prejuzga la cuestión de la Mosquitia y que ella sería arreglada por una convención especial.

El tratado Zeledón - Ouseley fue rechazado por Inglaterra por dejar sin resolver la cuestión de la Mosquitia, y se nombró otro comisionadom, Charles Lennox Wyke, para negociar con Nicaragua, guatemala y Honduras.

El departamento de estado americano, convencido al fin de la sinceridad del deseo de Inglaterra de arreglar sus asuntos en Centro América, dio instrucciones a Mr. Beverly Clarke, Ministro Americano en Guatemala y Honduras y a Mr. Alexander Dimitry, Ministro Americano en Nicaragua, de cooperar con Mr. Wyke en las negociaciones necesarias para la celebración  de los tratados.

El tratado con Guatemala fue firmado el 30 de Abril de 1859, y el Ministro Clarke quien no había recibido aún las instrucciones del Departamento de Estado, envió al canciller guatemalteco una protesta concebida en términos violentos, alegando que tal tratado era contrario al Clayton - Bulwer. no contento con esto, se dirigió al Presidente de Honduras apando a su patriotismo y pidiéndole no firmar ningún tratado con Inglaterra, y menos en las condiciones "humillantes, mortificantes y de sumisión", en que lo había hecho Guatemala.

El Ministro de Relaciones de Guatemala contestó la protesta también en término violentos, diciendo a Mr. Clarke que Guatemala no era parte del tratado Clayton - Bulwer y por lo tanto nada tenía que ver con él además, que había fundadas razones para creer que el tratado firmado con Inglaterra sería bien recibido en Washington.

Esto debe haber amoscado un poco a Mr. Clarke y más cuando Mr. Wyke le mostró copia del tratado Dallas - Clarendon, firmado tres años antes y el cual no conocía. ya en la duda, Mr. Clarke escribió al depaamento de estado y recibió la respuesta de que todo lo actuado por Mr. Wyke había sido de acuerdo con los Estados Unidos.

El 28 de Noviembre de 1859 Mr.Wyke firmó un tratdo con Honduras reconociendo la soberanía de ésta sobre las islas de la bahía y sobre la parte correspondiente de la costa Mosquitia, y Honduras, por su parte, se obligó a pagar a los Mosquitos U$ 5,000.00 durante diez años.

La misión de Mr. Wyke en Nicaragua no tropezó con dificultades de parte del Ministro Dimitry, pues éste había recibido a tiempo sus instrucciones y le prestó toda cooperación, llegándose a firmar el 28 de Enero de 1860 el tratado Zeledón - Wyke o tratado de Managua, por el cual Inglaterra reconocía la soberanía de Nicaragua sobre el territorio Mosquito y Nicaragua concedía a ese territorio una forma de autonomía que no había de terminar sino con la reincoporación de 1893.
 

Versión internet: Eduardo Manfut P.
 Historia de Nicaragua, Artículos Históricos, Alejandro Montiel Arguello, Editorial Unión Cardoza y Cia. Ltda. Miembro de la Cámara de Industrias de Nicaragua. reg. Núm. 0147
Regresa al siglo XIX
comienzo de esta hoja
 
 
 
 
 
 
 

 

COLECCIONES NIKA CYBERMUNICIPIO
Diseño y recopilación de datos por Eduardo Manfut P. (mayo - 2001).