Colecciones NiKa CyberMunicipio

Solentiname,
antesala del paraíso

Rescatan patrimonio del archipiélago
 

DATOS SOBRE SOLENTINAME

- Solentiname del náhuatl Celentinametl significa “lugar de muchos huéspedes” o “lugar de hospedaje”. Ubicado en el extremo sureste del lago Cocibolca a unos 20 Km, al oeste de la ciudad de San Carlos y con un área de 40.2 Km cuadrados, el archipiélago de Solentiname está formado por 36 islas e islotes. Las islas más importantes son: La Venada, Elvis Chavarría, Mancarrón y Mancarroncito.

- Su población está formada por 735 habitantes pertenecientes a 129 familias. El 53 por ciento de la población son hombres y el 47 por ciento mujeres.

-

RIO SAN JUAN DE NICARAGUA
Solentiname,
antesala del paraíso
Nelsón Osejo Guzmán / mosaico@laprensa.com.ni

* En este paradisíaco archipiélago formado por 36 islotes, y cuyo significado en náhualt es “lugar de muchos huéspedes”, queda atrás la vorágine en que nos envuelve el mundo moderno, reencontrándonos con la naturaleza y nuestros antepasados que aún sobreviven en sus petroglifos, piezas arqueológicas y en los lienzos y las artesanías de los pintores primitivistas que se destacan por plasmar la riqueza biológica que alberga este lugar
Cuando uno observa desde lejos las islas que conforman este archipiélago, navegando en panga, al salir de San Miguelito o San Carlos, no descubre en ella nada de particular. A medida que uno se va acercando, empieza a darse cuenta que los patos chanchos, siempre volando en formación, se dirigen hacia ella o vienen de ella.

Más adelante, uno empieza a distinguir una nube de aves sobrevolando a baja y media altura la isla, nube que al acercarse se observa multicolor (blanca, rosada, negra). Al mismo tiempo, uno nota un tinte blanco en la vegetación, como si una fina capa de nieve cubriera las hojas de matapalos, guayabos y otros árboles, arbustos y bejucos que recubren ese pedazo de tierra volcánica que emerge de las aguas del Gran Lago.

Es entonces, a medida que las gotas de agua en suspensión de la nube se convierten en bellas aves, y que el ruido de llovizna se convierte en un bullido de nueva y radiante vida, cuando una emoción “in crescando” se va apoderando de uno. Es entonces cuando los sonidos se convierten en música y los colores en una obra plástica.

Estando allí se queda atrás la vorágine en que nos envuelve el mundo moderno, reencontrándonos con la naturaleza y nuestros antepasados, que aún sobreviven en sus petroglifos, piezas arqueológicas y en los lienzos y las artesanías de los pintores primitivistas que se destacan por plasmar la riqueza biológica que alberga este lugar

ANTESALA DEL PARAISO

Fue en 1966, que el padre Ernesto Cardenal descubre esta antesala al paraíso cuando narra su llegada a este archipiélago: “Yo llegué a Solentiname a principios de 1966, poco después de mi ordenación sacerdotal, junto con dos compañeros colombianos; William y Carlos Alberto, que había estado estudiando conmigo en el seminario de Colombia, y prefirieron no continuar sus estudios, sino acompañarme en esa fundación que allí íbamos a hacer”.

Agrega que: “Yo había estado en su monasterio trapense en Estados Unidos y pude continuar allí por motivos de salud y mi maestro de novicios Thomas Merton me aconsejó que no tratara de entrar en otra orden religiosa donde no se tuviera la vida contemplativa en una forma natural y sencilla y sin reglamentos. Algunas veces él deseó incorporarse a esa comunidad o al menos visitarla por una temporada”.

Según Cardenal, “para esa función escogí una isla en el remoto archipiélago de Solentiname en el Lago de Nicaragua. Algunos campesinos se incorporaran después a esa comunidad. Y estuvimos también teniendo siempre huéspedes, algunos poco tiempo, otros con estadías más prolongadas, formando también ellos parte de nuestra pequeña comunidad o nuestra “comuna” más bien. Allí tratamos de ayudar a los campesinos en sus labores agrícolas, organizando con ellos una cooperativa. Promovimos con ellos la pintura primitivista que después fue muy conocida en Nicaragua y más tarde lo ha sido mundialmente (también la poesía y la artesanía).

Doña Mariíta Guevara, pintora primitivista desde 1976, relata la forma de cómo el padre Cardenal descubre la riqueza artística de los habitantes de este lugar. “Al visitar la casa de Eduardo Arana, el padre observó que los guacales de jícaro que usaban para tomar agua tenían dibujos de la flora y fauna, que las familias pintaban con mucho esmero. A raíz de este descubrimiento el padre Cardenal invita al pintor Róger Pérez de la Rocha a conocer a los artistas y apoyarlos con materiales (óleo, acuarela, pinceles) para que plasmaran en plywood o lienzos la belleza de este lugar, como lo venían haciendo desde hace mucho tiempo atrás”.

Agrega que “es así como surgen los pintores primitivistas de Solentiname: El primero en pintar es Eduardo Arana, le sigue Alejandro Guevara, su hermana doña Mariíta, hasta incorporar familias enteras, como los Arellano, entre otras formándose así el Colectivo de Pintores Primitivitas de Solentiname”.

Además de la flora y fauna, también la vida cotidiana que los rodea, temas bíblicos y personajes de la vida real quedan plasmados en los lienzos de estos artistas.

Existen también artesanos de la madera en la que tallan con vistosos colores las garzas, tucanes, el pez sierra, la tortuga ñoca y cuajipales. La balsa es la materia prima de estos artesanos ya que es una madera liviana, suave y fácil de trabajar. Con ella también construyen sus botes. Es el refugio de insectos y aves pequeñas.

FAUNA DE SOLENTINAME

Este archipiélago es un gran humedal donde se encuentran grandes poblaciones de aves, reptiles como el lagarto y el cuajipal, iguanas y tortugas, mamíferos, como el cusuco, venados cola blanca y una pequeña colonia de monos —peces, insectos así como numerosos especies de plantas colonia de monos— peces.

Entre las especies comunes que anidan en la Isla Zapote (una de las islas de este archipiélago) están el pato chancho, la garza blanca, el guajirón y la espátula rosada. Esta isla es probablemente la colonia con mayor concentración de estas aves en toda Nicaragua y una de las más importantes de Centroamérica.

Entre los peces que se encuentran aquí están el róbalo con un alto valor comercial por su excelente carne; el gaspar, especie que se encuentra únicamente en Costa Rica y Nicaragua; el guapote, la tilapia, el pez sierra y el tiburón, estando totalmente prohibida la pesca para estos dos últimas especies.

LA CUEVA DEL DUENDE

Es uno de los sitios de arte rupestre notables del archipiélago por su belleza y por la información que brindó su estudio en 1995. En el mundo precolombino y en todas la culturas prehispánicas las cuevas tenían una gran importancia, eran lugares de vivienda, de sepultura y ceremoniales para los nativos, Solentiname fue un sitio sagrado dedicado al culto del agua, del fuego y a los difuntos en el cual se abrían dos posibles entradas al paraíso.

Es una cueva natural a nivel del Lago ubicada en la parte norte de la isla La Venada. En general los grabados se pueden ver claramente, algunos tiene diferentes grados de desgaste. Existen 161 figuras grabadas en la pared de la cueva, entre ellas figuras humanas de animales.

Al parecer los pobladores de Solentiname eran aborígenes de Nicaragua que migraron hacia regiones centrales y orientales del país cuando éste fue colonizado por pueblos procedentes del norte (chorotegas primero y nicaraos después). Estos pobladores poseían una gran tradición artesanal, en sus tumbas destacan las vasijas de barro decorado y los metates de piedra con figuras de animales.
 

Mosaico - Crónicas Viajeras
--------------------------------------
Rescatan patrimonio del archipiélago

Nelsón Osejo Guzmán
mosaico@laprensa.com.ni
Redactor Viajero

Con el objetivo de rescatar y promover el patrimonio artístico, arqueológico y natural del archipiélago, se creó en el año 2000 la Fundación Museo Archipiélago de Solentiname, dio a conocer Juan Antonio Ricci, en la primera Asamblea de Cooperación Rural en África y América Latina (ACRA), junto con algunos de los artistas de la isla, el OGN Legambiente de Italia y la Universidad Nacional Agraria, han venido trabajando desde inicios del 2000 para hacer realidad esta obra.

“El museo ubicado en la Isla Elvis Chavarría es atípico por lo que no expone muchas piezas, dado que la gran exposición es el propio archipiélago y el visitante puede disfrutarlo en todo su esplendor. No se presentan animales disecados, sino obras de arte y artesanía que muestran a través del pincel y de la mano hábil del artista local aquello que el propio visitante podrá contemplar en sus visitas” refiere Ricci.

“La idea es la de articular un museo con su entorno: se ha organizado un sendero por un bosque cercano donde se pueden observar dos tipos de ecosistemas (bosque tropical de transición entre lluvias y seco y bosque de ribera) con toda su variedad de flora y fauna. Se pueden visitar las casa de artistas y artesanos de Solentiname donde se puede observar cómo realizan su trabajo, cómo pintan la balsa y los artesanos de ribera construyen botes de madera” nos grafica Ricci.

El museo consta de tres grandes apartados presididos por cuadros primitivistas hechos por artistas de Solentiname: “Nuestras Islas” da un panorama de lo que es Solentiname, su geografía, humedales, flora y fauna. “Nuestro pasado”: representado por un cuadro que muestra la vida de los pobladores precolombinos; una reproducción de petroglifos de la cuevas del archipiélago; con una muestra de la cerámica y escultura prehispánica. “Nosotros”: muestra escenas representativas de la vida actual y de los últimos cincuenta años.

Don José Rodolfo Obando Arana, miembro de la fundación, es un artesano de la madera que se dedica a la construcción de botes para el transporte de turistas desde hace 30 años. Según cuenta, el proceso de construcción dura dos meses el que comprende el cepillado de la madera, el enfasquillado o esqueleto del bote hasta su finalización, para lo cual utilizan maderas como el cedro real, laurel, caoba y gavilán.

El ingeniero Javier López, vice decano de la Facultad de Recursos Naturales y del Ambiente de la UNA, es el que está al frente de las investigaciones de flora y fauna de Solentiname.

Hasta la fecha se han realizado estudios con el apoyo de ACRA relacionados a la caracterización de los ecosistemas de este archipiélago y Los Guatuzos, con el objetivo de conocer la diversidad biológica de esta zona. Otro de los trabajos realizados es la reforestación con plantas de balsa, que por su importancia en la economía de este lugar estuvo a punto de extinguirse.

El plan ha tenido muy buenos resultados, según relata el técnico Donald López Bravo, lográndose actualmente la siembra de 20 hectáreas entre las islas Elvis Chavarría, Mancarrón y La Venada, garantizando con esto de materia prima a los artesanos de Solentiname.

El museo también cuenta con un jardín de plantas donde se encuentran algunas de las principales especies que los habitantes utilizan con fines medicinales como zacate limón, sábila, albahaca, jengibre, pico de pájaro, dormilona, entre otras.

Jordi Pascual Sala, cooperante español y director del museo, expresa que se han propuesto además fomentar el desarrollo sostenible de Solentiname “promoviendo un ecoturismo cultural responsable cuyo beneficiario sea la población local y en el cual el visitante contemple los valores de Solentiname respetándolos y aprendiendo de ellos, al mismo tiempo que contribuya a su conservación”.

También se han organizado talleres ambientales en las escuelas. Con respecto a la vista de los turistas, esta ha tenido un incremento muy importante y continuo. Desde su apertura han recibido un total de 274 visitantes.

Luisa Amanda Hernández, habitante de la Isla Elvis Chavarría y una de las mujeres miembros de la fundación se dedica a la agricultura. Ella colaboró en la identificación de muchas de las piezas arqueológicas que se encuentran en el museo. Para ella la apertura de este museo permitirá dar a conocer la rica cultura que guarda este archipiélago en el corazón del Cocibolca.
 

NIKA-CYBER MUNICIPIO


How to get there
El Castillo, Rio San Juan
PERIODOS
1500 a 1600 
1600 a 1700
1700 a 1800
1800 a 1900
1900 a 1950
1950 a 1999
2000 +




GUERRA NACIONAL

EL CONFLICTO 
CON COSTA RICA



Para llegar a Solentiname ?

existen dos rutas: Por tierra desde Managua hasta San Miguelito, luego se toma una panga que los lleva a Solentiname. La otra es vía aérea Managua–San Carlos, de allí se toma una panga que dura 45 minutos. Para su estadía, existe el albergue Solentiname de doña Mariíta Guevara en la Isla Elvis Chavarría o el hospedaje de la Comunidad de Solentiname, el que consiste en varias habitaciones dispersas, donde fue la comunidad histórica fundada por el padre Ernesto Cardenal.



Castillo de la Inmaculada Concepción del Río San Juan



William Walker

Rafaela Herrera

 GRANADA 
COLONIAL 


TOUR LEON COLONIAL


 ISLA DE OMETEPE


MANAGUA 


GRANADA


RIVAS


NIKA-CYBER MUNICIPIO