-

SUTIAVA, Nicaragua

Visite La Iglesia San Juan Bautista de Sutiaba, /,Visite el Museo de Sutiaba,  /

la leyenda del “Tamarindón"Las alfombras pasionarias,de Sutiaba

“Calle de las Alfombras”.
Por el Pintor Federico Quezada, especialista en  la técnica Aserrín Ecológico Permanente (AECOP)
 Federico José Quezada Morán Artista Plástico

Federico José Quezada Morán
Innovador y Creador de la nueva técnica artística llamada: Aserrín Ecológico Permanente (AECOP), cuyo
objetivo fundamental es conjugar las Artes Plásticas, con la conservación y preservación del Medio Ambiente
en una obra artística permanente y no efímera, resultando ser una técnica con enfoque Eco - Ambientalista

Técnicas: acuarela, acrilic, Aserrín Ecológico Permanente (Aecop)

Dirección: Texaco Guido 2c. al sur y 1/2c. al este León, Nicaragua. Email:fquesadamoran@yahoo.com

Teléfono: (505) 088-59287 cel.– res (505)315-3942

Breve reseña del origen de las  Alfombras
Pasionarias de aserrín en Sutiaba

Tratare de explicar de manera clara y sencilla, de cómo se inicia la tradición de la elaboración de
Alfombras Pasionarias en aserrín, en el barrio de sutiaba de la ciudad de León, como una posible
expresión de continuidad  antigua de celebración de la Semana Santa Leonesa, y el papel que viene a jugar la
técnica AECOP, con el rescate de toda una cultura tradicional incorporándola de una manera permanente.
Además de documentar con testimonio viviente de una de las personas que observaron, la elaboración de la
primera alfombra dedicada a la procesión del  Santo Entierro de Sutiaba.

El Poeta Rubén Darío, ya hace mención de elaboración de alfombras a finales del siglo X1X, en el tiempo de
pascua. Hasta donde tenemos conocimiento, las alfombras a que hace alusión, Darío, se hacían a lo
largo de toda la Calle Real. A esta calle se le conocía también como la  Calle de las alfombras.

Retomaremos lo publicado por nuestro recordado poeta universal Rubén Darío, en su libro titulado
Autobiografías donde se refiere a la famosa “Semana Santa en León y corpus en Guatemala”(finales del siglo
X1X).

En la casa llamada cuatro esquinas donde residía el poeta siendo aun muy niño, éste observaba las
procesiones que pasaban y de ellas hace la siguiente anotación.....“y sobre el suelo se dibujaban alfombras
que se coloreaban expresamente, con aserrín de rojo brasil o cedro, o amarillo “mora”; con trigo
reventado, con hojas, con flores, con desgranada flor de “coyol”. Podemos decir que una de la referencia más
citadas sobre la existencia de alfombras elaboradas en aserrín y ornamentación  floral en la ciudad de León,
es ésta.

Ahora bien, es en el primer tercio del siglo XX, donde se dio origen a la primera alfombra en el barrio de
sutiaba,

según el señor Felipe Armando Osorio Salinas de 86 años de edad testigo viviente de la elaboración
de la primera alfombra en el barrio de Sutiaba, por su tío don Virgilio Salinas Campo, quienes en ese
entonces habitaban de la esquina de la Ronda (conocida actualmente como, la esquina del Banic de sutiaba) 2 cuadras al sur, y 25 varas al oeste. Versión ratificada por el acucioso conocedor de la cultura
indígena de sutiaba, don Fausto Santeliz.

Eran los  años de 1930, aproximadamente, y estando en la  temporada de pascua, el Viernes Santo día que pasa la procesión del Santo Entierro de Sutiaba,

don Virgilio  tiene la brillante idea de hacer una alfombra en el suelo, en saludo a la procesión que
pasaba en la cuadra donde él habitaba, actualmente conocida como, la Calle de las Alfombras.

 La alfombra la hizo con; ceniza, regada en el suelo formando un
cuadrado, esparciéndole encima flor de leche (flor de Sacuanjoche) y rebanos de cuero teñido.

Esta idea gusta mucho a los vecinos, la cual fue retomada en los dos años siguientes.

Es a partir del cuarto año que a la elaboración de las alfombras se le
incorporan nuevos elementos, tales como; aserrín de mangle(extraído de la tenería, ya que servia para curtir cuero) entre más viejo, mejor por que se oscurecía más y servian como, aserrín teñido para
utilazarlo en los  dibujos con motivos florales.

Otro elemento que se le incorporo fue ponerle, ladrillo alrededor de la alfombra en forma de marco.
Cuando el aserrín de mangle comienza a desaparecer, incorporan  otros elementos tales como; cimarra, Tinte
o colorante, coloreando de esta manera el aserrín y haciendo más vistosa la alfombra con  dibujos
florales.

Unos años más tarde se integra a las alfombras el Dibujo con  pasajes bíblicos en las alfombras, se
desconoce aún, el nombre del autor original de esa renovadora idea. Manteniéndose viva aún hasta la
actualidad por más de 70 años la tradición alfombrista de Sutiaba.

El poeta y escritor Nicaragüense Dr.Julio Valle C, gran estudioso de nuestra cultura nos dice lo
siguiente acerca de las alfombras de Sutiaba, donde deja entredicho la base del surgimiento de las
alfombras actuales;

en el suplemento cultural Nuevo Amanecer, del periódico  El Nuevo Diario, articulo
titulado “Alfombras Pasionarias de Sutiaba”, con fecha del 15/04/00. En el cual dice textualmente:
“Pero acaso las alfombras más interesantes que se hacen en el presente sean las de  sutiaba”.
Pasionarias por el tema y el tiempo y procesionales por su función, son obra anónima de la comunidad
indígena y acaso respondan a la antigua celebridad de la Semana Santa Leonesa”

Tenemos que mencionar que en otra parte del mismo articulo escrito, hace alusión a la tendencia que
tienen las alfombras de desaparecer, es en este momento en que surge la técnica AECOP, como un medio
de preservar de manera permanente, la alfombra pasionaria sutiabeña leonesa, y por que no decir;
preservar también las expresiones artísticas pasionarias en alfombra de aserrín, en aquellos países
donde se encuentren vigentes este tipo de tradiciones religiosas.
 

Citemos textualmente lo que escribe en dicho articulo el Dr.Valle C, ...“En Nicaragua, en cambio, las
alfombras pasionarias son más primitivas y están en vías de extinsión gracias al pavimento o asfalto.”

Esto último expresado acelera el proceso de la Creación e Innovación de la nueva técnica AECOP por
este artesano de Alfombras en aserrín del barrio de Sutiaba, de la ciudad de León, combinando de una
manera artística los dos objetivos fundamentales de ésta técnica:

Rescate de la  tradición Cultural de la Alfombra
Pasionaria en aserrín. En este primer objetivo, podemos afirmar que las alfombras pasionarias no se extinguirán, se plasmarán de una forma compactada, ya no tendrá  que esperar la temporada de pascua, para admirarlas en el suelo. Ahora podrá colgarla y apreciarla desde la comodidad
de su estancia favorita.

La técnica Aecop, rescata  una tradición cultural de hace más de 70 años en Sutiaba, y milenaria en otros
países. Transformando la alfombra efímera de aserrín que se elabora en el suelo, en una alfombra de
aserrín permanente, sobrepuesta en una plantilla de plywood bien compactada, sin alterar la composición
física del aserrín y el tinte.

Preservación y conservación del Medio Ambiente

La técnica hace su pequeño pero, significativo aporta la contribución de la preservación y conservación
del Medio Ambiente, mediante la incorporación del aserrín de forma permanente, en la alfombra. En
nuestro país el aserrín(materia inorgánica altamente contaminante para el Medio Ambiente), es un
desperdicio que comúnmente es:

a) quemado, afectando a la ya deteriorada capa de ozono o
b) tirado en las riberas de los ríos contaminando el hábitat silvestre de estos etc.

Queda a su vez expresado en estos dos objetivos de la nueva técnica llamada AECOP, el papel que le
corresponde a ésta, de servir como un conducto cultural, por el cual se puedan rescatar y propagar
las bellezas de Alfombras-Ambientalistas, que se logran plasmar gracias, a dicha técnica.

Actualmente ésta tradición cultural, que data desde hace más de setenta años, sigue intacta y más
arraigada aún a nuestra idiosincrasia, así lo demuestra la proliferación que tienen cada año por
diferentes calles y barrios de la ciudad, siendo admirada por todos los turistas nacionales e
internacionales, que nos visitan anualmente específicamente el  Viernes Santo, día que pasa  la
procesión del “Santo Entierro de  Sutiaba,”en  la  ya famosa y conocida “Calle de las Alfombras”.

La nueva “Calle de las Alfombras” en el barrio leones de Sutiaba,  estas

          obras se encontraran en exposición permanente en León, solo de imaginar aquella "Sutiaba de Nicaragua" con sus calles pintadas permanentemente en exposicion. Que linda  escena se tendria en Sutiaba esta Semana Santa si la iniciativa de varios reconocidos pintores de Nicaragua y la alcaldia de Leon de motivar una nueva tradicion entre los pintores de la nueva  Nicaragua.. a la que desean como merito dejar plasmada su firma  en el pavimento de la calle de Sutiaba, donando permanentemente su arte a esta comunidad en pro de la identidad nacional y del beneficio del  turism
Alfombras pasionarias de Sutiaba
                 Semana Santa
Las alfombras pasionarias,de Sutiaba ..
Admire en Leon esta  tradición ..son hechas con un poco de aserrín de colores y mucho ingenio y creatividad de los sutiabas que es todo un espetaculo de grabar en su Camcorder, estas alfombras recrean la procesion del viernes santo, la hacen espectacular y soberbia.. las calles de varios barrios de Leon se decoran con escenas de vivos colores, pero especialmente en Sutiaba es fuera de serie..algunos son pasajes de la Biblia, jardines de aserrin vivos que salen especialmente durante la Semana Santa....
Elaboradas sobre el pavimento de la calle y que son confeccionadas cada Viernes Santo, los sutiabas exponen una muestra de su talento  La exhibición mayor, en Viernes Santo, se realiza en la segunda calle sur del populoso barrio indígena  "Aunque no sabría precisar la fecha exacta del inicio de esta tradición, puedo asegurar que mis bisabuelos ya la conocían y hoy nosotros la continuamos", indicó Ivania Quintanilla, de 34 años, quien desde niña elabora con mucho fervor religioso las artísticas alfombras de aserrín.

En opinión dice Wilmor López, periodista e investigador de la cultura y folclore populares, la tradición de las alfombras policromadas tiene origen árabe, quienes la trasladaron a España con las alfombras persas. Más tarde, con la llegada de los españoles a Nicaragua traen consigo esa tradición. "Con la cristianización, la elaboración de las alfombras de aserrín se utilizó como una actividad religiosa donde el arte es ofrecido en tributo a la muerte y pasión de Cristo", dijo López.
Recordó que esta tradición no sólo se practicó en León sino también en Granada, Managua y Chinandega, pero en estas ultimas ciudades desapareció al no ser heredada de generación en generación.
Otros ciudades centroamericanas en donde se elaboran las creativas alfombras son Ciudad Antigua, en Guatemala y Cartago, en Costa Rica.
La Prensa, 02/03/00




 
 
 
 
 
 

Miércoles 26 de Abril de 2000 | Managua, Nicaragua
           Alfombras pasionarias de Sutiaba
                 Semana Santa
 

                 Las alfombras , ya de telas preciosas, ya de flores deshechas o aserrines teñidos de colores,
                 constituyen toda una tradición del culto externo de Semana Santa, incluso, desde la Biblia, si
                 recordamos que ricos tapices y  mantos se tendieron para la entrada triunfal de Jesús montado en burrita a Jerusalén. En la provincia  mexicana aún se realizan, como un eco de los cultos de aquella Nueva
                 España. En América Central, las alfombras de la Antigua Guatemala son verdaderas obras de arte
                 efímero, además de su atractivo turístico. Barrocas por lo mayas y  lo europeas, por la profusión de
                 color y elementos decorativos, se valoran como una de las expresiones populares más sofisticadas de
                 Mesoamérica.

                 En Nicaragua, en cambio, las alfombras de Semana Santa son más primitivas y
                 están en vías de extinsión gracias al pavimento o al asfalto; Rubén Darío evoca
                 en una de sus páginas los aserrines de colores. En Masaya, las alfombras
                 carecen de todo diseño y se limitan al encanto de las flores y hojas deshechas
                 sobre la tierra mojada, pero sus colores y aromas se mezclan exhalando un olor
                 inconfundible y profundo a Cuaresma y a infancia: el corozo, la reseda, las
                 rosas, el sacuanjoche. Indios como somos en Masaya, nos regodeamos con el
                 arte de las flores. Hay que ver y admirar las andas del Nazareno y los rollos en
                 las puntas de la cruz y sus colgantes. En Nindirí, la alfombra de la pasarela de la
                 nave central de la iglesia de Santa Ana, el Jueves Santo, es más
                 geométricamente elaborada, alegórica en sus motivos y complejo en su colorido,
                 en verdad, un tapiz. Pero acaso las alfombras más interesantes que se hacen en
                 el presente sean las de Sutiaba. Pasionarias, procesionales y efímeras son obra
                 anónima de la comunidad indígena y acaso respondan a la antigua celebridad de
                 la Semana Santa leonesa. Aunque las calles están adoquinadas, se despliega
                 una base de tierra humedecida con agua y enmarcada. Sobre ella se dibujan
                 pasajes de la Vida, Pasión y Muerte de Cristo, con todos sus personajes,
                 alegorías y motivos florales y geométricos decorativos. Muy primitivos, de
                 colores cálidos, tropicales, tienen el encanto de la síntesis y de la representación
                 eficaz de la temática que se quiere exaltar. Arte popular, primitivo, más que
                 primitivista, religioso y efimero, digno de documentarse anualmente. JVC
 


El Nuevo Diario         24 de Abril de 2000

   Las alfombras de Sutiava
         —Marianela Flores Vergara—
                  Casi un siglo ha transcurrido desde que se construyó por primera vez una
                 alfombra religiosa de aserrín en honor a la imagen del Santo Entierro que
                 anualmente sale en procesión los Viernes Santos de la Iglesia de Sutiava.

                 Más de treinta alfombras adornan las dos cuadras del pueblo indígena que,
                 comprometido con el legado de generaciones pasadas, ha convertido en una
                 tradición religiosa popular este arte que atrae a centenares de leoneses y
                 turistas.

                 Desde tempranas horas de la mañana, el Viernes Santo, todo es movimiento
                 en «las cuadras de las alfombras» a como se le llama al sector, los artistas de
                 cada familia empiezan a preparar el aserrín con colorantes de diferentes
                 colores para rellenar y dar vida a la estampa religiosa escogida en esta
                 ocasión.

                 El trabajo artístico aprendido de padres y abuelos, según cuenta doña Lidia
                 Rojas de 67 años, dura entre 3 a 4 horas dependiendo del dibujo
                 seleccionado que, por lo general, es un pasaje Bíblico, adornos florales o un
                 motivo.



                 ¿Cómo surgen las alfombras?

                 De acuerdo a la señora Lidia, su abuelo Juan Rojas refería que en 1910 una familia de apellido Alonso que residía a inicio de la cuadra, decidió elaborar una alfombra con arena y aserrín el día de la procesión de Santo Entierro, iniciativa que gustó a los vecinos y fueron adoptando cada año.

    A diferencia de las primeras alfombras hechas con arena y aserrín de mangle dedicadas exclusivamente a adornos florales, actualmente el material es aserrín de pino teniendo el artista la libertad de elegir entre una amplia gama de dibujos religiosos.   El prestigio y la fama que han adquirido, «las calles de las alfombras» por su originalidad ha trascendido hacia otros departamentos y actividades culturales  nacionales en las cuales son invitados los artistas para exhibir las creaciones.

                 PROCESION NO PASARA POR LAS ALFOMBRAS

   El arte de las alfombras está íntimamente ligado al pase de la procesión de Santo Entierro, sin embargo este año la Hermandad de Sutiava accediendo a peticiones de otras cuadras en donde nunca ha pasado la imagen privará a las  familias comprometidas con la tradición y a los mismos leoneses de continuar con esta actividad iniciada hace muchos años.

  «No era justo que quitaran la procesión de nuestras cuadras, ya que tanto el fervor religioso como la tradición popular de las alfombras están ligadas y esta particularidad es lo que atrae a miles de personas», indicó Mirna Quintanilla, quien desde los seis años inició el arte de las alfombras.
 
 

Aunque la decisión de la Hermandad fue radical las treinta y seis familias mantienen el mismo espíritu popular y el Viernes Santo recién pasado tuvieron en exhibición, desde las dos de la tarde, las alfombras.

  La procesión del Santo Entierro salió a las cuatro de la tarde en un recorrido de ocho horas.

                 INICIATIVA PARA MUSEO

  Debido al entusiasmo de los promotores de la tradición se han realizado gestiones ante el Ministerio de Cultura y Turismo para instaurar el «Museo de las alfombras de Sutiava».
Una de las principales gestoras es Ivania Quintanilla, hija de doña Lidia Rojas, quien considera de gran importancia establecer un lugar que brinde  información visual y escrita sobre este arte que ya es parte de la cultura popular de León.

   «Nuestros dibujos religiosos han aparecido en postales, camisetas y son del interés de investigadores nacionales y extranjeros por lo que debemos tener  un Museo con fotos, videos e historias», externó esta Sutiava.    Invitó al pueblo en general a admirar las representaciones religiosas hechas a punta de aserrín en las «cuadras del alfombra», ubicada del Banic de Sutiava  2c. al sur.
 
 


 

 Las alfombras pasionarias,de Sutiaba ..
un nuevo atractivo turístico
Admire en Leon esta  tradición ..son hechas con un poco de aserrín de colores y mucho ingenio y creatividad de los sutiabas que es todo un espetaculo de grabar en su Camcorder, estas alfombras recrean la procesion del viernes santo, la hacen espectacular y soberbia.. las calles de varios barrios de Leon se decoran con escenas de vivos colores, pero especialmente en Sutiaba es fuera de serie..algunos son pasajes de la Biblia, jardines de aserrin vivos que salen especialmente durante la Semana Santa....Elaboradas sobre el pavimento de la calle y que son confeccionadas cada Viernes Santo, los sutiabas exponen una muestra de su talento  La exhibición mayor, en Viernes Santo, se realiza en la segunda calle sur del populoso barrio indígena  "Aunque no sabría precisar la fecha exacta del inicio de esta tradición, puedo asegurar que mis bisabuelos ya la conocían y hoy nosotros la continuamos", indicó Ivania Quintanilla, de 34 años, quien desde niña elabora con mucho fervor religioso las artísticas alfombras de aserrín.
En opinión dice Wilmor López, periodista e investigador de la cultura y folclore populares, la tradición de las alfombras policromadas tiene origen árabe, quienes la trasladaron a España con las alfombras persas. Más tarde, con la llegada de los españoles a Nicaragua traen consigo esa tradición. "Con la cristianización, la elaboración de las alfombras de aserrín se utilizó como una actividad religiosa donde el arte es ofrecido en tributo a la muerte y pasión de Cristo", dijo López.
Recordó que esta tradición no sólo se practicó en León sino también en Granada, Managua y Chinandega, pero en estas ultimas ciudades desapareció al no ser heredada de generación en generación.
Otros ciudades centroamericanas en donde se elaboran las creativas alfombras son Ciudad Antigua, en Guatemala y Cartago, en Costa Rica.
La Prensa, 02/03/00



 El Nuevo Diario         24 de Abril de 2000

   Las alfombras de Sutiava
         —Marianela Flores Vergara—
                  Casi un siglo ha transcurrido desde que se construyó por primera vez una alfombra religiosa de aserrín en honor a la imagen del Santo Entierro que  anualmente sale en procesión los Viernes Santos de la Iglesia de Sutiava.

                 Más de treinta alfombras adornan las dos cuadras del pueblo indígena que, comprometido con el legado de generaciones pasadas, ha convertido en una tradición religiosa popular este arte que atrae a centenares de leoneses y turistas.

                 Desde tempranas horas de la mañana, el Viernes Santo, todo es movimiento  en «las cuadras de las alfombras» a como se le llama al sector, los artistas de  cada familia empiezan a preparar el aserrín con colorantes de diferentes colores para rellenar y dar vida a la estampa religiosa escogida en esta  ocasión.

                 El trabajo artístico aprendido de padres y abuelos, según cuenta doña Lidia  Rojas de 67 años, dura entre 3 a 4 horas dependiendo del dibujo seleccionado que, por lo general, es un pasaje Bíblico, adornos florales o un motivo.



               ¿Cómo surgen las alfombras?

                 De acuerdo a la señora Lidia, su abuelo Juan Rojas refería que en 1910 una familia de apellido Alonso que residía a inicio de la cuadra, decidió elaborar una alfombra con arena y aserrín el día de la procesión de Santo Entierro, iniciativa que gustó a los vecinos y fueron adoptando cada año.

    A diferencia de las primeras alfombras hechas con arena y aserrín de mangle dedicadas exclusivamente a adornos florales, actualmente el material es aserrín de pino teniendo el artista la libertad de elegir entre una amplia gama de dibujos religiosos.   El prestigio y la fama que han adquirido, «las calles de las alfombras» por su originalidad ha trascendido hacia otros departamentos y actividades culturales  nacionales en las cuales son invitados los artistas para exhibir las creaciones.



PROCESION NO PASARA POR LAS ALFOMBRAS

   El arte de las alfombras está íntimamente ligado al pase de la procesión de Santo Entierro, sin embargo este año la Hermandad de Sutiava accediendo a peticiones de otras cuadras en donde nunca ha pasado la imagen privará a las  familias comprometidas con la tradición y a los mismos leoneses de continuar con esta actividad iniciada hace muchos años.


 «No era justo que quitaran la procesión de nuestras cuadras, ya que tanto el fervor religioso como la tradición popular de las alfombras están ligadas y esta particularidad es lo que atrae a miles de personas», indicó Mirna Quintanilla, quien desde los seis años inició el arte de las alfombras.

   Aunque la decisión de la Hermandad fue radical las treinta y seis familias mantienen el mismo espíritu popular y el Viernes Santo recién pasado tuvieron en exhibición, desde las dos de la tarde, las alfombras.

  La procesión del Santo Entierro salió a las cuatro de la tarde en un recorrido de ocho horas.


 



14 DE MARZO DEL 2001 /  La Prensa

    Exhiben alfombras pasionarias en el CCM

 
Federico Quezada muestra algunos de los cuadros pasionarios que se exhibirán en la exposición.
 
 

Hilda Rosa Maradiaga C.
 
Las alfombras pasionarias que los artesanos leoneses fervorosamente construyen en el suelo, cada viernes santo, serán expuestas en Galería Arte joven, del Centro Cultural Managua, del 16 al 24 de marzo.

La inauguración de esta primera exposición de arte sacro en técnica de Aserrín Ecológico Permanente (AECOP), se realizará el viernes 16, a las 7:00 p.m., bajo el nombre “Al rescate de las alfombras pasionarias”, dijo su autor Federico Quezada.

La exposición consta de quince obras con temas pasionarios y su objetivo es perpetuar este arte, así como darlo a conocer, explicó.

Las alfombras pasionarias elaboradas en aserrín son una antigua tradición leonesa durante la Semana Santa, y Quezada participa de ella desde hace once años, sin embargo, ahora se ha dedicado a mostrarlas de manera permanente.

“Es manera de conjugar las artes plásticas con la conservación del medio ambiente”, comentó.

Indicó que se vio motivado a llevarlas a los cuadros por la admiración que la gente expresa cuando las ve en el suelo, los viernes santo.

“Son una belleza y sin embargo, solamente pueden apreciarse por espacios de algunas horas y luego toda esa laboriosidad se pierde”, agregó.

Cada uno de sus cuadros lleva una semana de mucha labor debido a que el proceso es bastante complejo y requiere mucha paciencia. “Es más difícil hacerlo en cuadro que en el suelo”, dijo.

Esta técnica tiene su origen en estudios intensivos realizados por más de dos años en color, solidificación estable y permanente, tipos de secado y control de calidad, señaló.
 
 
21 DE MARZO DEL 2002 / La Prensa
 
   

Piezas arqueológicas pasarán al INC

 En Sutiaba, el judicial determinará si abre causa contra ciudadanos que tenían piezas en su poder
 

Mercedes Peralta
CORRESPONSAL /LEÓN
departamentos@laprensa.com.ni

Las piezas arqueológicas que aparecieron en terrenos del Instituto “Modesto Armijo Lozano” del Barrio Sutiaba, donde una constructora japonesa levantaba las nuevas instalaciones educativas, serán entregadas por la Policía al Instituto Nicaragüense de Cultura.

En tanto, el expediente que abrió la Policía tras la requisa de los objetos a varios ciudadanos, será trasladado a los juzgados de León para que el judicial determine si abre causa.

En conferencia de prensa la Policía mostró parte de las 97 piezas, supuestamente precolombinas, que obreros de la construcción encontraron cuando realizaban perforaciones en terrenos del centro escolar y que se hallaban en casas de particulares en Managua y León.

ESPERAN RECUPERAR MÁS PIEZAS

La Policía decomisó las piezas arqueológicas en casa de varios ciudadanos leoneses y continúa las investigaciones con las posibilidades de recuperar otro número de piezas, pues el hallazgo se produjo desde hace un mes y los involucrados guardaron silencio, en desacato a la ley.

El subcomisionado Mario Reyes informó que la institución está procediendo conforme a la Ley de Protección al Patrimonio Cultural de la Nación, que establece disposiciones penales en su Artículo VII.

Marlen Landero, delegada de Patrimonio Cultural en León, informó que los poseedores de las piezas no opusieron resistencia y por el contrario, las entregaron sin presiones.

Indicó que los dos puntos donde se encontraron los bienes indígenas y dos puntos no excavados serán explorados por los arqueólogos.

Agregó que los especialistas determinarán a qué cultura pertenecen las piezas, la mayoría de las cuales son de uso doméstico y representativas de mujeres.

Entre las piezas mostradas se encuentran gran cantidad de estatuillas de mujeres, vasijas, alguna que otra de uso funerario, rostros de animales, y collares.