LEON VIEJO, NICARAGUA
"Sitio Histórico Colonial, Ruinas de León Viejo"
Tour Leon Viejo El Conquistador de Nicaragua / El Primer Gobernador colonial / Primeros arzobispos de la Colonia /  Ruinas de León Viejo / Museo de Imabite / Visite Monumento a la resistencia indígena  / Patrimonio de la Humanidad.Ruinas: Ermita de San Sebastián / Iglesia de Santiago / San Andrés  / Veracruz / Casa de la Pólvora León Ecotour Hervideros de San Jacinto  / laguna-cratér  de Asososca a 19 kilómetros al este de León / Manglares de León / Reserva natural de la Isla Juan Venado Ruta de los volcanes Volcan el Momotombo / Volcan  el Cerro Negro / Volcan  Santa Clara / Volcan Telica Playas del Pacifico Poneloya  / Las Peñitas / El Transito / Puerto Sandino 

Pedro Arias de Avila nació en Segovia por el año de 1440, se educó en la Corte de Juan II, en su juventud fue llamado el "Galán" por su apuesta figura y también el "Gran Justador" por sus triunfos en justas y torneos en los que se le reputaba invencible.

Fue el tercer hijo de Pedro Arias de Avila, noble militar apodado "El Valiente", Segundo Señor de las Villas de Puñoenrostro, Alcobendas y Torrejón de Velasco, y de Doña María Ortiz de Valdivieso. Heredó de su tío el Obispo de Segovia, Juan Arias una gran fortuna que aumentó su herencia paterna.

De sus antecesores dice Don Pablo Alvarez Rubiano, refiriéndose a los datos encontrados al respecto en el "Nobiliario de España" de Don Manuel Castro y Figueroa: "según en esta obra se consigna, el primer individuo de la familia, de cuyos hechos se tiene noticias en Castilla, fue Diego Arias Argüello, natural de Puebla de Gordón, enclavada en las montañas del reino leonés".

Contrajo matrimonio con la noble dama Isabel de Bobadilla y Peñalosa, hija del comendador de Calatrava y sobrina de la primera Marquesa de Moya.

Se distinguió en la guerra de la reconquista de Granada, en las campañas de Africa de 1508-1511, participó en la toma de Orán y Bujía como Coronel de Infantería y jefe de Compañía, siendo el primero en escalar los muros de dicha fortaleza dando muerte al alférez moro, manteniendo luego en forma heroica la Plaza en poder de los castellanos.

Su blasón lo recibió de los Reyes Católicos y en recuerdo de aquella hazaña tenía siete escalas y ocho castillos en campo de sangre. (14)

En el año de 1513, Fernando el Católico pensó en una expedición de conquista y colonización que fuera la más numerosa e importante de todas cuantas se habían hecho hasta entonces y el mando de tal empresa lo encomendó a uno de los mejores comandantes que tenía su Reino: Don Pedro Arias de Avila, a quien nombró "Gobernador y Capitán General" de Tierra Firme que en adelante se llamaría "Castilla del Oro" (Panamá) sucediendo a Nicuesa el 27 de julio de 1513.

Después de muchos y cuidadosos preparativos en los cuales intervino personalmente el Monarca, salió la Armada el 11 de Abril de 1514 de San Lúcar componiéndose de veintidós barcos, llevando más de dos mil hombres escogidos entre hidalgos y gentes de buenos antecedentes capitaneados por el propio Pedrarias quien antes de salir había hecho testamento, venía acompañándolo su fiel esposa y actuaba de piloto mayor, Juan de Serrano.
Llegó la Armada a Santa María de la Antigua en Panamá el 30 de junio del mismo año, transportando lo más lucido de la juventud española entre otros: Hernando de Soto, Diego de Almagro, Sebastián de Balalcázar, Fernández de Oviedo, Bernal Díaz del Castillo, Gaspar de Morales, Juan Vespucio y al primer Obispo de "Castilla del Oro", Fray Juan de Quevedo, predicador de su Majestad y entre la lista de clérigos a Diego de Osorio que con el tiempo sería Protector primero, y primer Obispo después de la Provincia de Nicaragua. (15)

En Panamá no descansó nunca fundando y trasladando ciudades, levantando templos, explorando. costas, islas, ríos y montañas y enviando no menos de diez expediciones entre su llegada y el año de 1526 por medio de sus capitanes.

 

Responsable del genocidio de la raza indígena
 Varios historiadores nicaragüenses coinciden que la primera gobernación española, en este caso la de Pedrarias Dávila, fue la más sangrienta y cruel de su época. Según el escritor Patrick S. Werner, en su libro "Epoca Temprana de León Viejo: Una Historia de la Primera Capital de Nicaragua", en 1522 el oeste de Nicaragua era habitado por 600 mil o 700 mil indios. Pero en 1550, después de 28 años de administración hispánica, la población de indios había disminuido a 42,000, incluyendo hombres, mujeres y niños; esto significaba una pérdida del 92 por ciento de las almas que existían antes de la llegada de los españoles". Ya "en 1581 habían apenas 25,000 indios", únicamente, afirma el escritor. Los indios nicaragüenses "eran miembros de las cuatro tribus dominantes, Chorotegas, Nahuas, Maribios y Chontales". 

El primer gobernador de la Provincia de Nicaragua, Pedrarias Dávila,

quien murió el 6 de marzo de1531
La Gobernación de Pedrarias Dávila en la Provincia de Nicaragua fue muy corta, de 1527 a 1531, pero en estos pocos años la actuación de Pedrarias fue muy marcada por las decisiones que tomó contra los gobernados, incluidos españoles e indígenas. Esto lo llevó al exterminio de miles de aborígenes y a decapitar a Francisco Hernández de Córdoba, capitán de sus fuerzas militares.

\

 

Desgraciadamente la mayoría de tales expediciones fueron auténticas incursiones de saqueo, violación y exterminio, pues el esplendor áureoenloqueció a los castellanos quienes con ferocidad inaudita, cometieron toda clase de crímenes y barbaries, despertando con tales actos la resistencia desesperada de los nativos, que les hicieron frente en donde pudieron, ocasionándoles cuantiosas bajas y daños.

Salvaron el poco honor de la conquista en tal lugar las expediciones que tenían la dicha de ser comandadas por hombres prudentes como Balboa, Ponce, Pizarro e incluso la que dirigió personalmente Pedrarias en la que se le vió con sus propias manos levantando bastiones y casas, sin olvidar la de Pizarro y Almagro al Perú que contó con la cooperación del Gobernador en cuestión y la de Hernández de Córdoba en cuya organización puso todo su empeño.

Pedrarias enfermó de gravedad al poco tiempo de su llegada y las pestes y alimañas de toda clase así como las malas cosechas en tierras ignoradas por los conquistadores, llevaron el hambre que se enseñoreó en aquellos lugares, muriendo muchos hidalgos españoles a la vista de sus compatriotas por no tener que comer. El descontento se apoderó de los más y la desilusión fue general, máxime al convencerse todos de que el oro no se pescaba en redes como les habían dicho, motivando esto el vandalismo y el pillaje al cual se lanzaron los expedicionarios, apremiados por el deseo de regresar a sus tierras, llevando algún oro con ellos.

La falta de sistemas adecuados de Administración y justicia y la carencia casi absoluta de un verdadero espíritu de colonización, que conllevase el arraigo a la tierra y el deseo de permanecer en ella dejó ver sus faltas lamentables quedando al descubierto el vandalismo y el pillaje como únicos caracteres delineadores de la conducta de los recién llegados.
Sin embargo, no todos actuaban así y había entre ellos auténticos colonos que trabajaban la tierra, edificaban y luchaban por rodear de instituciones firmes y justas aquellas nacientes sociedades.

DISGUSTO CON BALBOA Y SU EJECUCION. 
Muchos pleitos y disgustos tuvo Pedrarias con cuantos le rodeaban y en el mes de Enero de 1519 Pedrarias entabló acusación por rebeldía en contra del Adelantado del Mar del Sur, Vasco Núñez de Balboa y después de un proceso falso y tenebroso le hizo decapitar en Acla a pesar de las súplicas y ruegos de los vecinos junto con sus compañeros los capitanes Valderrábano, Botello, Hernando Muñoz y Fernando Argüello. 

Refiere este dramático pasaje el Padre Las Cásas, citado por Don Pablo Alvarez Rubiano de la manera siguiente: "yendo el pregonero delante - de Balboa diciendo a voz alta: "Esta es la justicia que manda hacer el rey, nuestro señor, y Pedrarias su lugarteniente, en su nombre, a este hombre, por traidor y usurpador de las tierras subjetas a su real corona, etc." Lo cual, oído por Vasco Núñez cuando lo sacaban, levantó los ojos y dijo: "Es mentira y falsedad que se me levanta, y, para el caso en que voy, nunca por el pensamiento me pasó tal cosa ni pensé que de mí tal se imaginara, antes fué siempre mi deseo servir al rey como fiel vasallo y aumentarle sus señoríos con todo mi poder y fuerzas". No se le aprovechó nada su afirmación, y así le cortaron la cabeza sobre un repostero harto viejo, habiéndose antes confesado y comulgado, y ordenado su alma según lo que el tiempo y negocio le daban lugar. 

Luego, tras él, la cortaron a Valderrábano y tras aquél, a Botello, y tras éste, a Hernando Muñoz, y el postrero fue Argüello, todos cinco por una causa viéndose unos a otros; y porque para degollar al Argüello quedaba ya poco día viniendo la noche, hincáronse de rodillas todo el pueblo ante Pedrarias pidiéndole por merced que diese la vida a Argüello, pues, ya eran muertos los cuatro y parecía que Dios, con enviar la noche, aquella muerte atajaba. 

No blandeó Pedrarias en nada, antes con gran pasión les respondió, que si querían que aquel viviese, en sí mismo quería se ejecutase la justicia; y desta manera, con grande angustia y dolor de todos, y aún lágrimas de algunos, fenecieron todos cinco aquel día, y así quedó Pedrarias sinsospecha de Vasco Núñez de Balboa, que tanto trabajó de aumentarlos señoríos del rey, como él dijo,matando y destruyendo aquellas gentes, con tan ignominiosa muerte, al tiempo que más esperaba subir".

También tuvo disgustos con el Obispo y con el famoso Cronista Oviedo quien le acarreó muchas dificultades habiendo logrado el 30 de Marzo de 1519 que fuera nombrado un nuevo gobernador, siendo designado para ello Lope de Sosa quien era gobernador de las Canarias.

Lope de Sosa llegó a Santa María el 18 de Mayo de 1520 muriendo a bordo del barco que lo traía y sin haberse hecho cargo de la gobernación, por lo que Pedrarias le hizo un magnífico entierro, atendiendo muy bien al resto de los recién llegados (entre ellos el juez que le iba a tomar juicio de residencia llamado Alarconcillo) y continuó en carácter provisorio, gobernando la Provincia.

De inmediato mandó a su esposa a España para que gestionara que lo confirmaran en el cargo y Carlos V que se encontraba muy ocupado en las guerras de las Comunidades en España lo confirmó para ello el 7 de Septiembre de 1520 continuando en el gobierno de la Colonia hasta el año de 1526 que pasó a Nicaragua (16).

Después de regresar Gil González a Panamá en el año de 1523 y rechazar la propuesta de Pedrarías para una nueva expedición, determinó éste ir a ocupar aquellas tierras enviando para ello a Hernández de Córdoba en el año de 1524.

Poco después Gil González esta vez solo y por su cuenta saliendo de la isla La Española desembarcaba en Honduras con intención de regresar a Nicaragua por ese lado evitando así a Pedrarias.

Por su parte, Hernán Cortés que pretendía tener derechos en Honduras, supo de esta expedición y envió para detenerla a Alvarado por tierra y a Cristóbal de Olid por mar.
Olid traicionó a Cortés y se le reveló disponiéndose a conquistar Honduras por su cuenta, habiéndose encontrado con Gil González que hacía lo mismo, tuvieron pláticas y se aliaron para defenderse el uno de Cortés y el otro de Pedrarias. Cortés se irritó mucho y se vino de México a prenderlo y envió varias armadas en su contra, una de ellas al mando de Francisco de las Casas.

Entre tanto, habían tenido lugar notificaciones y encuentros armados entre Hernández y Gil. De las Casas llegó a Honduras y en forma accidental pues había derrotado a Olid, cayó en sus manos. Olid ya tenía prisionero a Gil González, su antiguo amigo y en una de tantas se juntaron ambos prisioneros y capturaron a Olid, lo degollaron con su mismo ejército y partieron hacia México sin saber que Cortés venía para Honduras.

Con tales sucesos el escenario quedó limpio entre Hernández y Cortés, quienes entraron en pláticas y arreglos recibiendo Hernández ayuda y regalos de Cortés, todo lo cual sabido por Pedrarias motivó su traslado urgente a Nicaragua como ya lo vimos al tratar de Francisco Fernández de Córdoba.

SU VIAJE A NICARAGUA Y EJECUCION DE, DE CORDOBA. 
Alarmado Pedrarias con el peligro de perder la Provincia de Nicaragua que estaba a punto de pasar a poder de Cortés, salió de Panamá con un ejército a principios de 1526 a pesar de encontrarse en situación muy difícil pues ya tenía noticias de la próxima llegada del Licenciado Salmerón quien venía a tomarle nuevo juicio de residencia y también sabía que había sido sustituido en la gobernación de "Castilla del Oro" por Pedro de los Ríos.

Sin embargo no se amilanó y pasó a Nicaragua con su ejército habiendo prendido a Fernández en Granada por medio de una avanzada al mando del Capitán y Veedor Martín Estete como ya lo hemos dicho ajusticiándolo en León previo juicio que en su contra levantó Diego de Molina, a fines del mismo año de 1526 sentando sus reales en dicha plaza en espera de nuevos acontecimientos.

Carlos V con mucho más sentido de orden que sus antecesores dictaban continuamente reglamentaciones y ordenamientos para los múltiples negociosde su vasto imperio y exigía de sus funcionarios superiores un estricto cumplimiento de ellos, estos a su vez hacían otro tanto con sus subordinados, pero desgraciadamente para el uno y los otros, las normas dictadas estaban muy lejos de ser cumplidas pues los medios coercitivos para su validez se tornaban ineficaces dada la larga distancia que separaba el foco central de poder o los delegatarios del mismo de sus diferentes puntos de enfoque.

Esta ineficacia práctica en la aplicación de las normas jurídicas, unida a la carencia total de concepciones humanitarias y científicas en la legislación penal de la época hacían que el castigo contra quien se reputaba violador de la ley, fuera excesivamente inhumano y violento, el "Dura est lex, sed lex" se aplicaba entonces en toda su magnitud y dureza.

El español sin la tradición cultural de otros pueblos antiguos y de carácter díscolo y anárquico, no estaba preparado para una recta aplicación de la ley en el sentido de tener simpre como finalidad ulterior el logro de la justicia y el bien.

La hermenéutica jurídica se volvía un arma terrible siempre encaminada hacia la protección de los intereses del poderoso o sus amigos, fue esta costumbre de anteponer el interés del hombre al sano espíritu de la ley la que con el tiempo se hizo institución y ahora casi es hereditaria y endémica en nuestros pueblos Iberoamericanos.

Martín Estete ocupó el cargo de Teniente de Gobernador por Pedrarias, Juan Téllez de Tesorero, Juan de Ampudia Contador y Miguel de Rivas, Factor, estando así el Gobierno de la Provincia en el año de 1526.

En esos días recibió de Hernández de Saavedra quien gobernaba en Honduras por encargo de Cortés, carta pidiéndole que detuviera a su Capitán Benito Hurtado, que ocupaba Olancho y amenazaba con incursionar dentro del territorio de su gobernación.

Pedrarias le contestó que sometería la disputa al fallo de la Audiencia de Santo Domingo y que ya había escrito a Cortés reclamándole el Puerto de Navidad que era de su gobernación. (17)

Mientras tanto, Hurtado probablemente con instrucciones secretas del viejo Pedrarias cargó sobre Saavedra y ayudado por el Capitán Gabriel de Rojas ocupó el Puerto de Navidad en la costa Norte de Honduras. Desgraciadamente no sirvió de nada su acción, pues poco después fue obligado a retirarse y los indios lo atacaron en Olancho recibiendo la muerte muchos de sus soldados.

En 1527 se dió cuenta Pedrarias que ya estaban en Panamá Pedro de los Ríos, para sustituirlo como gobernador y Salmerón para residenciarlo por lo que se vio obligado a dejar León y salir hacia Panamá dejando encargados del Gobierno de Nicaragua a los Capitanes: Gabriel de Rojas y Andrés de Garavito, de Teniente General y Comandante de la fortaleza de León al Veedor Martín Estete, de Teniente de la fortaleza de Granada a Diego de Tejerina, de Teniente en Bruselas a Gonzalo de Badajoz, de Teniente en las Minas de la Buena Esperanza a Francisco Campañón, de Teniente en Villa Hermosa al Capitán Benito Hurtado.

Una vez que hubo llegado a Panamá se dedicó a convencer a, de Los Ríos de que fuera a Nicaragua en donde según le dijo había mucha riqueza y podía vender la mercadería que había traído de España (parece que traía como cosas propias, mercaderías para la venta.)

DIEGO LOPEZ DE SALCEDO Y PEDRO DE LOS RIOS EN LEON. 
Antes de estos acontecimientos en 1526 ya había llegado Diego López de Salcedo a Honduras como nuevo gobernador nombrado por la Audiencia de Santo Domingo (Española) y parece que de inmediato pretendió que Nicaragua formaba parte de su gobernación por lo que procedió a alistarse para ocupar dicha Provincia. 

Entre tanto ya tenía detenidos a Albítez, Belalcázar y Espinoza regidores los dos primeros y escribano el último de la ciudad de León que le habían ido a notificar y requerir para que se pusieran Saavedra y demás autoridades de Trujillo bajo las órdenes de Pedrarias por estar en su jurisdicción territorial. Pasó López a Olancho en donde combatió con algunos colonos nicaragüenses y se dedicó a ahorcar y exterminar a cuanto indio encontraba a su paso para despoblar la región y que no pudiera ser trabajada.

Sabiendo que ya no estaba Pedrarias en León marchó hasta esta ciudad llegando a ella a principios de Mayo de 1527 mientras en la misma fecha llegaba a Granada Pedro de los Ríos pretendiendo cada uno de ellos que estas ciudades y la Provincia de Nicaragua les pertenecía por formar parte de sus respectivas gobernaciones.

Como en cédula del 20 de junio de 1526 se mandaba al difunto Francisco Hernández, Lugarteniente de Pedrarias en Nicaragua que diera cuenta de todo lo por él descubierto a Pedro de los Ríos y obedeciera a su persona, pretendía este último con fundamento en dicho documento que su gobernación de Tierra Firme (Panamá) comprendía también la de Nicaragua.

Martín Estete que quedó en León de Teniente General y justicia mayor, cuando se fue Pedrarias, procedió de inmediato a reunir a los justicias y regidores de la Ciudad y todos ellos pidieron a López que presentara las cédulas y provisiones que lo acreditaban como gobernador, lo mismo se pidió a de los Ríos que ya había llegado a León procediendo todos al examen de los títulos, notando de inmediato que los de, de los Ríos no decían nada al respecto por lo que se decidieron por los de López que juzgaron mejores, aunque no suficientemente claros.

El Rey por Provisión del 20 de Noviembre de 1525 había conferido el título de Gobernador del Golfo de las Higueras y Cabo de Honduras a Diego López de Salcedo extendiendo dicho cargo a sus provincias, y como además se le mandaba que tuviese la gobernación de todas aquellas provincias sobre las que había diferencias, Salcedo pensando que este era el caso de Nicaragua por los múltiples alborotos de León y Granada quiso extender su dominio sobre esta Provincia,Granada acuerpó la determinación de León en iguales términos por lo que fueron enviados algunos apoderados para pedir a S. Majestad que nombrara nuevo gobernador para la Provincia con residencia en ella para evitar a los vecinos futuros males. (18)

López fué recibido el 6 o 7 de Mayo de 1527 por las autoridades siguientes: Martín Estete, Teniente General de Pedrarias, siéndolo posteriormente también de López; Juan Talavera, Alcalde; García Alonso, Fco. Núñez, Diego de Mercado, Diego de Caballero, Diego de Galeano, Regidores: Diego de Tapia, Escribano y Rodrigo del Castillo, Tesorero (quien depositó la Tesorería en Alonso Peralta en el mes de Septiembre del mismo año, ejerciéndola -hasta el mes de julio de 1528). (19)

López de Salcedo fué reconocido por los Concejos como legítimo Gobernador de Nicaragua desde el mes de Abril de 1527 hasta el de Marzo de 1528.

Se ignoraba en León una serie de nombramientos dictados ese mismo año de 1527, que serían trascendentales para la Provincia, separándola e independizándola definitivamente de Castilla del Oro. (Panamá). Estas fueron las Reales Cédulas del lo. y 16 de Marzo y la Provisión del 1o. de junio todas de ese mismo año, por la primera y segunda de las cuales se nombraba y confería a Pedrarias la gobernación de Nicaragua con independencia de cualquier otra gobernación y por la última se le designaba como primer Gobernador y Capitán General de la misma. (20).

Por Real Cédula del 29 de Marzo del mismo año se nombraba al Lcdo. Fco. Castañeda Alcalde Mayor de Nicaragua y Lugarteniente de Pedrarias con facultades de administrar y conocer en las cuestiones de la justicia en toda la nueva Provincia. (21).

Este mismo año de 1527 el Rey de España constituyó la Diócesis de Nicaragua por gestiones de Pedrarias y nombró para desempeñarla al Rvdo. Fray Pedro de Zúniga de la Orden de San Francisco y uno de los primeros religiosos que hahían venido con Fernández de Córdoba en su expedición conquistadora.El Padre Zúniga se encontraba cuando tal nombramiento en España sorprendiéndole la muerte en el Puerto de Cádiz, durante un combate contra unos corsarios franceses, cuando se embarcaba para América, por lo que no pudo tomar posesión de su cargo como Primer Obispo efectivo de la Diócesis de Nicaragua. (22).

El 2 de Mayo de ese mismo año se ordenaba al Padre Diego Alvarez Osorio, Protector de los indios de Nicaragua que pasara a ejercer su cargo en esta Provincia, pues eran muchos los abusos que se cometían contra los naturales, y por ello tenían la tierra despoblada.
El gobernador de `°Castilla del Oro", Pedro de los Ríos, que había llegado a León como ya dijimos convencido por Pedrarias, a vender su mercadería y que trataba de apoderarse de la Provincia haciendo en un viaje dos mandados, fue obligado por López a salir de inmediato, aunque tuvo tiempo de vender sus mercancías y obtener buenas ganacias.

Poco después López ordenó destruir la ciudad de Bruselas fundada por Hernández de Córdoba sólo porque había recibido bien a de los Ríos al regreso de su gira que había sido más que Política, comercial.

Procedió de inmediato a desorganizar lo poco que había ordenado Pedrarias, provocando a los naturales y dedicándose al nefasto negocio de exportar indios en inmensas cantidades despoblando la tierra. 

El Padre de Las Casas dice en una cita que incluye en su Obra el Dr. Ayón, referente a este asunto: "Pedían cada cuatro o cinco meses, o cada vez que alguno alcanzaba la gracia o licencia del Gobernador, al cacique cincuenta esclavos, con amenaza de que sí no los daba lo habían de quemar vivo o echar a los perros bravos. Iban los señoras por sus pueblos y tomaban lo primero todos los huérfanos, y después pedían a quien tenía hijos legítimos, uno, y a quien tres hijas, las dos, y no de los más indispuestos, sino escogidos y de tal estatura, como les daba el español una vara; y de esta manera cumplía el cacique el número que el tirano le pedía, con grandes alaridos y llantos del pueblo. Como esto se hacía tartas veces, asolaron desde el año de 23 hasta el año de 33 todo aquel reino, llevando todas aquellas muchedumbres de indios, siendo tan libres como yo, a vender por esclavos a Panamá y al Perú, donde todos son muertos".

Los habitantes de León, viéndose en tan triste situación y en manos de un sanguinario inclemente, escribieron al Rey pidiéndole una gobernación propia, que era el viejo sueño de ellos, pues tener que ir hasta Panamá para arreglar asuntos de toda índole administrativa o de justicia en aquellos tiempos resultaba sumamente difícil. Además pedían se le dejara a Nicaragua el Valle de Olancho pues habían descubierto muy buenas minas, habiendo colonos ya establecidos en dichas tierras y además necesitaba la Provincia una salida al mar del Norte y por ahí era el camino para ello. (23)

Diego López de Salcedo fue pues, Gobernador interino de Nicaragua hasta el 11 de Abril de 1528 en que lo sustituyó Pedrarias y en su tiempo fueron contadores y tesoreros de Honduras y Nicaragua, Andrés de Cereceda y Rodrigo del Castillo, respectivamente y Factor y Veedor Domingo de Ibarra. (24)

Historia de León Viejo de Alfonso Argüello Argüello 1969.

......................................................................................

La Conquista Española
Historia General de Centroamérica, Julio César Pinto Soria, El Regimen Colonial (1524-1750). Tomo II Facultad Latinoaméricana de Ciencias Sociales- 1994. /Edelberto Torres R. Robert M. Carmack, Julio César Pinto Soria, Héctor Pérez Brignoli, Victor Hugo Acuña Ortega, Edelberto
 

Como puente que conecta dos enormes continentes en sus extremos, el itsmo ha servido desde el asentamiento del hombre americano como punto de comunicación, recibiendo influencias culturales tanto del norte como del sur. Así, resultó también con la conquista española. Entre el primer contacto europeo de 1502 y la conquista española. Entre el primer contacto europeo de 1502 y la conquista definitiva
 


En 1508 el Rey Fernando el Católico dispuso dividir vagamente el territorio continental comprendido entre el Cabo de la Vela y el Cabo Gracias a Dios, en dos entidades, cuyo punto limítrofe fue el Golfo de Urabá. A Ojeda se le encomendó la porción oriental llamada Nueva Andalucía, mientras que a Nicuesa la occidental, con el nombre de Castilla de Oro. 
En 1524 Gil Gonzales de Avila llega desde Panama a Nicaragua. PEDRO ARIAS DÁVILA, un coronel segoviano, en ese entonces era el capitán general y gobernador de Castilla de Oro, 
Pedrarias  envia a su capitán de conquista, Hernández de Córdoba, a colonizar lo que hoy es Nicaragua, a someter no solo a los indígenas, sino al propio Gil Gonzalez de Avila y alentado por su éxito, Fernandez de Cordoba, se rebeló contra el Gobernador Pedrarias, Dávila sospechó que su capitán de conquista intercambiaba información con Hernán Cortés en Honduras, Cortes se desplazaba desde México hacia el sur del continente en busca de La Ciudad de Oro.y logró formar una expedición conformada por los habitantes de Panamá y Nata, con todas las armas disponibles.

PEDRARIAS DAVILA *

El ritmo de la vida de los pueblos, lo mismo que la de los individuos, es desigual e irregular, pues pasan por épocas de progreso, de brillantez, de crisis, de regresión, de decadencia y de desastre, mas no en una secuencia sucesiva y ordenada.

Una de las épocas de brillantez más extraordinaria que registra la historia, tanto en lo material como en lo espiritual, es de le España en el siglo XVI. La unión de Castilla y de León y la consumación de la Reconquista, fueron el magnífico preludio de la magna epopeya del descubrimiento de América.

Una vez señalado el camino, los descubridores y exploradores se lanzaron, venciendo todas las dificultades y obstáculos, a reconocer las costas, navegar los ríos, escalara las montañas y atravesar las selvas, quedando registradas sus hazañas en las páginas de los cronistas y en la toponimia de América.

De cada asiento de colonización que se va fundando irradiando nuevas expediciones, terrestres o marítimas, que difunden la fe y la civilización, por sobre las distancias geográficas y los odios tribales. Por regla general, una ve fundado un asiento, los colonizadores que llegan con posterioridad y los descendientes de los originarios no se quedan en él, sino que pasan a nuevas provincias a buscar riquezas y honores, y con este impulso se extiende más y más la colonización. De esta manera, en el período de una generación la América española cubre un área dos veces mayor que el Continente Europeo.

Debe reconocerse la influencia que sobre el éxito de la colonización española en América produjo la política definida y enérgica de Isabel la Católica que había logrado convertir en una realidad histórica lo que hasta entonces sólo había sido una doctrina de los juristas y una aspiración de los reyes, particularmente de Alfonso XI, o sea un nuevo tipo de Estado en que la autoridad real prevalecía sobre la nobleza y las ciudades, creando así una unidad que no llegaba hasta el absolutismo, pero que más tarde conduciría a él.

* Esta conferencia fue pronunciada en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica y publicada en la revista de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua, Tomo XXXVII, año 1970, pp. 31-47.

***
En el caso particular de Nicaragua, no entraremos al problema de si su costa en el Atlántico fue descubierta por Cristóbal Colón en su cuarto viaje en 1502, que es la opinión general, o si fue descubierta por Américo Vespucio en 1497, durante un viaje que se dice realizó a las costas de Centroamérica, México y parte de Norteamérica. Sea de uno o de otro modo, lo cierto es que pasarían aún algunos años sin que se oyera hablar de nuestra patria.

Ya en 10 de abril de 1495 había sido dictada una disposición real que contemplaba la organización de expediciones de descubrimiento y colonización, y en 1500 pasó a América la expedición de Rodrigo de Bastidas, quien exploró el Golfo de Urabá. A su regreso tocó en la Española, donde Francisco Bobadilla, Comendador de Calatrava y Gobernador y Juez de esa isla, lo envió prisionero a España en igual forma que había hecho con Cristóbal Colón.

En la expedición de Bastidas había llegado a América Vasco Núñez de Balboa, quien se estableció en la Española y se dedicó a la agricultura con mal éxito económico. Posteriormente fueron concedidas autorizaciones a Diego de Nicuesa y a Alonso de Ojeda para colonizar, el primero del Golfo de Urabá hacia el Oeste y el segundo hacía el este. La expedición de Ojeda, en 1508, pasó grandes penalidades en la fundación que hizo en el Golfo de Urabá, y partió dejando en tierra a Francisco de Pizarro, futuro conquistador del Perú, con 70 hombres. El bachiller Martín Fernández de Enciso era el Alcalde Mayor de Ojeda y salió de la Española hacia Urabá en dos barcos, en uno de los cuales iba oculto Balboa que huía de sus acreedores. Al llegar al Golfo de Urabá, Balboa fomentó el descontento entre la gente e hizo que Enciso trasladara la población al otro lado del Golfo, en las tierras del Darién, fundando Santa María de la Antigua, y poco después, con el pretexto de que esa población no estaba en la jurisdicción concedida a Ojeda sino en la de Nicuesa, los colonos eligieron alcalde a Balboa, desconociendo la autoridad de Enciso a quien deportaron y confiscaron sus bienes. Habiéndose presentado Nicuesa en la colonia, tampoco fue aceptado y s le deportó en un barco en mal estado, no volviéndose  a saber nada de él.

Balboa realizó varias expediciones por territorio panameño, culminando con el descubrimiento del Océano Pacífico, del que tomó posesión el 29 de Septiembre de 1513.

La noticia de esos descubrimientos y de las riquezas auríferas que se decía haber en los territorios explorados, había decidido a los monarcas españoles a enviar a América una expedición formal para establecer una red de colonias y poblaciones, con el triple fin de contener las ambiciosas tentativas de otras potencias europeas, asegurar el derecho y posesión sobre tierras descubiertas y facilitar las expediciones al interior del continente, siendo ésta la primera expedición verdaderamente colonizadora pues las anteriores habían sido más bien de descubrimiento. Como jefe de esa expedición fue escogido Pedro Arias De Ávila, más conocido por contracción con el Nombre de Pedrarias Dávila.
 
 

Pedrarias nación en Segovia, probablemente en el año de 1440, habiéndose destacado en la Corte de Juan II, de quien fue paje y después en la del sucesor Enrique IV, donde fue conocido por los sobrenombres de “el Galán”, “el Bravo” y el “ el Gran Ajustador”, lo que nos da una idea de su gallardía y valor.

Se dice que Pedrarias siendo joven sufrió una vez un ataque de catalepsia que hizo creer que estaba muerto, por lo que fue puesto en vela en un ataúd, y que desde entonces, en el aniversario de ese ataque, Pedrarias se acostaba en el mismo ataúd, que siempre llevaba consigo, y se hacía velar. 

Ya bajo los Reyes Católicos,  se distinguió en la guerra de Granada. En la campaña de África, asistió a la conquista de Orán con el Cardenal Cisneros, dirigió las escuderas de Segovia y Toledo y coadyuvó a la toma de la fortaleza de su Bujía en 1510, siendo el primero que logró escalar los muros de la plaza y enarbolar el estandarte cristiano. Y recuérdese que ya para entonces Pedrarias tenía ya setenta años.

También se distinguió Pedrarias por la defensa heroica de esa misma fortaleza de Bujía contra los Moros, lo que hizo que la Reina Doña Juana le concediera agregar a las de su familia una orla con banderas, castillos y escalas.

Pedrarias era casado con doña Isabel de Bobadilla y Peñalosa, hija de Francisco Bobadilla, el gobernador de la Española de quien ya hicimos mención, y sobrina de doña Beatriz Fernández de Bobadilla, primera marquesa de Moya, protectora de Cristóbal Colón y gran amiga de Isabel la Católica.

Pedrarias era hijo tercero de su homónimo Pedrarias Dávila, el Valiente, segundo señor de Puñonrostro, Alcobendas y Torrejón de Velasco, y de su segunda esposa María Ortiz de Valdivieso. Era hermano de don Juan, primer conde Puñonrostro, y sobrino d otro Juan Arias, obispo de Segovía, humanista cultísimo y amigo de los Borgias.
Pedrarias había heredado de él un rico mayorgazgo con 20,000 ducados de renta.

El abuelos de Pedrarias era Diego Arias Dávila, quien fue nombrado por Enrique IV Contador Mayor DE Castilla, cargo que desempeño durante muchos años, ejerciendo gran influencia sobre ese Rey. La envidia que esa influencia producía a los cortesanos de la época hizo que se le asignara a Diego Arias ascendencia judía, mas en el expediente seguido por el padre jesuita Francisco de Contreras, su descendiente, para ser nombrado familiar de la Inquisición, lo mismo que en otros documentos, ha quedado desvirtuada esa aseveración. 

Con fecha 27 de Julio de 1513 se nombró a Pedrarias gobernador y capitán general de Tierra Firme, ahora denominada Castilla del Oro según expreso deseo del rey Fernando, confiriéndole amplísimas facultades. Todo lo concerniente a la expedición y a la colonización fue minuciosamente reglamentado por una serie de Reales Cédulas, dos de las cuales se refieren a Vasco Núñez, de Balboa. En estas Cédulas se ordena a Pedrarias someter a Vasco Núñez de Balboa a juicio de residencia, enumerándose en su contra una multitud de cargos. Otras Cédulas se referían al trato de los indios, caracterizándose por su humanidad y bondad e insistiéndose en la obligación de catequizarlos.

El número de expedicionarios fue fijado en 1200, debiendo todos ser naturales de Castilla, que rarísimas excepciones.
Entre los funcionarios que acompañaban a Pedrarias, cabe mencionar a Gonzalo Fernández de Oviedo, quien después escribió su famosa Historia General y Natural de las Indias, como veedor de minas y fundiciones. Casi todos los datos sobre la actuación de Pedrarias en América nos han llegado a través de Oviedo y la imparcialidad de éste vio afectada por las desavenencias que tuvo con el Gobernador. Oviedo fue uno de los principales opositores al traslado de la fundación de la Antigua a Panamá, traslado que constituye un gran acierto a Pedrarias por facilitar la colonización de las tierras del lado del Pacífico, más ricas que las del Atlántico. Venía también, como Alguacil Mayor, el Bachiller Martín Fernández de Enciso, el mismo que había sido destituido y expulsado de la Antigua y quien conservaba por ese motivo gran resentimiento contra. Otros funcionarios eran un tesorero, un contador, un factor, un lapidario, un médico, un cirujano, un boticario, etc. Y venían además Fray Juan de Quevedo, primer obispo de Castilla del Oro, con trece clérigos y buen número de frailes franciscanos y dominicanos. Entre los clérigos venía Diego Osorio, a quien se supone ser el mismo Diego Abarres d Osorio, posteriormente primer obispo efectivo de Nicaragua. 
A Pedrarias le acompañaba su esposa, dos hijos y numerosa servidumbre, y como personas que vinieron en la expedición y que posteriormente tuvieron destacada actuación, puede citarse a Hernando de Soto, futuro conquistador de la Florida y explorador del Mississipi, Diego de Almagro, conquistador del Perú, Sebastián de Belalcázar, primer Alcalde de León de Nicaragua y conquistador de Quito, y Bernal Díaz del Castillo, cronista de la conquista de México.

La armada de Pedrarias, compuesta de diecisiete barcos mayores entre carabelas y naos, salió de Sanlúcar el 11 de Abril de 1514, deteniéndose en las Canarias y las Isla Dominicana, y llegó a la costa de Castilla del Oro el 19 de Junio y al puerto de Santa María de la Antigua del Darién el 29 de ese último mes. En ese lugar se encontró con Balboa, quien le hizo entrega de la justicia y gobierno de la colonia.

Los primeros meses de la expedición fueron difíciles, desarrollándose epidemias entre los colonizadores, muchos de los cuales partieron a la Española y a Cuba, y más tarde a México con Córtes. Uno de estos últimos fue Bernal Díaz del Castillo. Se siguió la residencia contra Núñez de Balboa, y aunque no se le condenó criminalmente se le hizo cargo de millón y medio de maravedis, confiscándosele sus bienes.

Sin embargo, habiendo llegado a la Corte los despachos en que se avisaba el descubrimiento del Pacífico, se emitieron despachos reales que llegarón a la Antigua en Marzo de 1515, en que se nombraba a Balboa gobernador de las provincias de Panamá y Coiba y adelantado de la Mar del Sur.
Pedrarias y otros funcionarios de la colonia se dirigieron al Rey pidiendo aclaración sobre la jurisdicción concebida a Balboa, y éste por su parte, sin esperar la aclaración, contrató gente en Cuba y la Española para colonizar sus provincias lo que dio motivo a que Pedrarias lo redujera a prisión.
Sin embargo, por intervención del Obispo Quevedo se reconciliaron y Pedrarias prometió a Balboa una de sus hijas en matrimonio que nunca llegó a consumarse. Por su parte, Balboa desistió de la gobernación  que se le había concedido, quedando como capitán de Pedrarias.

Las expediciones descubridoras y colonizadoras enviadas por Pedrarias durante su gobernación fueron muchas, de modo que no nos ocuparemos de todas ellas. Algunos de los capitanes fueron crueles con los indios, pero no puede responsabilizarse de eso Pedrarias, pues que consta que había dado severas órdenes en contrario. Una de esas expediciones restableció en 1519 a Nombre de Dios, que había sido fundado por Nicuesa.

En cuanto a Vasco Núñez de Balboa, fue enviado ‘por Pedrarias en una expedición al Dabaibe, quimérica región en el Darién en donde se decía que había fabulosas riquezas, pero expedición resultó un fracaso. Después fue enviado a la repoblación de la villa de Acla y allí comenzó a organizar la expedición de descubrimiento en el mar del Sur que le había ofrecido Pedrarias, aunque concediéndole un plazo fijo para su realización. Balboa transportó a través del istmo, en hombros a indios, la madera necesaria para construir los barcos, habiendo muerto en esa empresa centenares de indios y consumiendo gran parte del tiempo que se le había concedido. Balboa procedió en esa forma por la errada creencia de que las maderas de la ribera del Pacífico no eran apropiadas para la construcción de barcos, mas después de muchos trabajos consiguió que la expedición saliera en Junio de 1518 en dos bergantines demasiados pequeños. Esto hizo que se trasladara a las Islas de perlas para ver si podía construir barcos mayores, dando motivo a que sus enemigos le lanzaran nuevamente el cargo de que quería alzarse contra el Rey y el gobernador, haciendo la expedición por cuenta propia. La denuncia de tales actividades fue enviada a Pedrarias por el propio Andrés de Garavito, segundo de Balboa. Entre tanto, en la corte gestionaban los enemigos de Pedrarias a fin de que se le destituyera, tomando como pretexto las crueldades cometidas en una expedición por su capitán el Licenciado Espinosa; y los enemigos de Balboa, por su parte gestionaban con el fín que se otorgara a Diego de Albítez una concesión para descubrir en el mar del Sur, derogándose la anterior de Balboa. Ambos bandos tuvieron éxito, porque en lugar de Pedrarias se nombró al gobernador de Canarias don Lope de Sosa, y la concesión a Albítez fue otorgada en Marzo de 1518.

Como ya habían llegado rumores de esas noticias hasta América, Balboa envió algunos hombres a Acla, con un mensajero, para tratar de confirmar la destitución de Pedrarias, y que en caso de ser cierto, presentara a su regreso falsas cartas informando que Balboa había sido nombrado como Gobernador. Parece que en el fondo no se trataba de una rebelión, sino más bien de un plan para engañar a los soldados y darles ánimo, de modo que la expedición pudiera salir cuanto antes sin interferencia de Albítez.

Pedrarias se encontraba en Acla, donde habían sido capturados el mensajero y los hombres y los hombres de balboa, de ahí llamó a éste. Balboa se presentó en Acla, fue capturado por Francisco de Pizarro y se le siguió proceso por alta traición ante el Alcalde mayor Gaspar de Espinosa. El resultado de ese proceso fue que Balboa y cuatro de sus hombres fueron condenados a ser decapitados, ejecutándose esa sentencia en enero de 1519.

Después de tantos años resulta difícil poder juzgar la justicia de la causa. Los historiadores se han pronunciado generalmente contra Pedrarias, mas es muy significativo que la Corte de España no haya tomado ninguna medida en contra de él, señal de que había sido aprobada su conducta, del mismo modo que en juicio de residencia no se le hiciera cargo alguno al respecto. Además debe reconocerse que por lo menos las apariencias estaban en contra de Balboa, pudiendo citarse como circunstancias incriminantes la denuncia de Garavito, de que ya se habló, las cartas que llevaban el mensajero con la falsa noticia del nombramiento de Balboa, otras cartas imprudentes de amigos, de éste en que le aconsejaban hacer la expedición aún en contra de la voluntad de Pedrarias, el dicho de un soldado que había oído parte de una conversación, y los antecedentes relativos a la deposición del Bachiller Enciso y la expulsión y muerte de Nicuesa.

La sustitución del gobernador de Castilla de oro no tuvo efecto en ese entonces porque Lope de Sosa, quien había sido nombrado el 3 de marzo de 1519 y llegó a la Antigua el 18 de mayo del año siguiente, falleció el día inmediato al de su llegada. Esto hizo que Pedrarias continuara en el gobierno y fue confirmado en él por el Rey en Septiembre de 1520, pero Juan Rodríguez de Alarconcillo, Alcalde Mayor que acompañaba a Sosa, le siguió el juicio de residencia. Este juicio fue seguido en Panamá, pregonándose además en Acla y santa María de la Antigua, y en él apenas se menciona el nombre de Balboa, siendo fallado a favor de Pedrarias en 15 de agosto de 1522.

***
En el mismo año de 1519 Pedrarias hizo una exploración de las islas de las Perlas, la isla de Taboga y luego procedió a fundar la ciudad de Panamá el día 15 de Agosto. En 1521 le fue dado el título de ciudad, construyéndose un camino que la comunicaba con Nombre de Dios. La ciudad fundada por Pedrarias y cuyo 450o aniversario se celebró este año, fue destruida por el pirata Drake en 1596 y reedificaba a pocos kilómetros de distancia. La sede de la gobernación fue trasladada de la antigua a Panamá, quedando Martín de Estete, uno de los sobrevivientes de la expedición de Nicuesa, como lugarteniente de la primera y siendo después sustituido por el cronista Oviedo.

Habiendo dejado Pedrarias como teniente de gobernador en Panamá a Gaspar de Espinosa, éste tomó los barcos de la trágica expedición de Balboa y exploró la Costa septentrional del Pacífico llegando hasta Chiriquí, de donde regresó por tierra a Panamá, pero una de las naves, al mando del Pilote Juan de Castañeda, continuó bordeando la costa hasta descubrir la península y golfo de Nicoya, que recibió el nombre de San Lúcar, en lo que después fue tierra de Nicaragua. Este es, en verdad, la primera exploración de Nicaragua por el pacífico, aunque suela mencionarse como tal la de Gil Gonzáles Dávila.

Esta otra expedición fue iniciada  por Andrés Niño, un piloto experto residente  en Tierra firme, quien se alió con el tesorero Alonso de la Puente, y éste comisionó a Andrés de Cereceda para que con Niño fuera a España en 1518 a solicitar a la Corte apoyo para su proyecto.

Sus primeras gestiones fracasaron, pero encontraron a Gil Gonzáles Dávila, Contador de la española desde 1511, antiguo criado del obispo de Palencia don Juan Rodríguez de Fonseca, y por medio de él consiguieron una capitulación para explorar el mar del sur hacia Las Molucas, enviando el rey una cédula a Pedrarias el 18 de Junio de 1519, con el fin de que entregara a Gonzáles Dávila los barcos construidos por Balboa, ya que, según se dice en esa Cédula, Balboa había hecho una expedición sin licencia especial del rey.

Los expedicionarios salieron de San Lúcar en Septiembre de 1519, llegando al Puerto de Acla en Enero de 1520, trasladándose luego a la Antigua. Allí fue notificada la Cédula Real a Pedrarias, quien la besó, la puso sobre su cabeza y dijo que la obedecía con el mayor acatamiento, pero que no podía cumplirla porque el rey había sido mal informado y los otros navíos no pertenecían a Balboa, sino que habían sido construidos por orden de Pedrarias, quien tenía instrucciones de descubrir, pacificar y poblar la costa del mar del sur. Sin embargo, después dio ayuda a Gil Gonzáles, quien siguiendo el antecedente de Balboa cortó la madera para la construcción de barcos en el lado del Atlántico y la transportó al pacífico, construidos los barcos se trasladó a la isla de las Perlas donde comprobó que la madera estaba podrida y tuvo que comenzar nuevamente la construcción. Con estas demoras la expedición no salió sino en enero de 1522, con cuatro barcos llegando hasta Chiriquí donde Gil Gonzáles desembarcó para seguir explorando por tierra, mientras que Niño lo hacía por el mar. Gil Gonzáles llegó por tierra hasta el golfo de San Vicente, donde los esperaba Niño, y convinieron en que éste dejaría dos barcos en ese golfo y continuaría explorando por mar, y que Gil Gonzáles lo haría por tierra con cien hombres y cuatro caballos. Después de explorar Nicoya, pasó a tierras del cacique Nicaragua, a quien también se ha llamado Nicarao, quien le hizo preguntas sumamente inteligentes y aceptó ser bautizado. Más hacia el norte, se encontró con el cacique Diriangén, quien al principio le recibió amistosamente, pero después le atacó, siendo derrotado. Gil Gonzáles recorrió toda la costa del pacífico de Nicaragua hasta el golfo de Fonseca, descubrió el lago de Nicaragua y el de Managua, y después regresó al golfo de San Vicente donde se embarcó, llegando a Panamá en junio de 1523.

Gil Gonzáles partió a Santo Domingo para gestionar desde allí el apoyo real para una nueva expedición, mientras tanto Pedrarias, alegando un derecho preferente sobre esas tierras, decidió enviar una expedición verdaderamente colonizadora al mando de Francisco Hernández de Córdoba. Es poca la información que se dispone sobre este personaje, presentándolo alguno como un simple soldado, mientras otros dicen que era un hidalgo que había hecho exploraciones  a Yucatán a su propia costa, pero que arruinado había tenido que pasar a castilla del oro. Esto segundo parece más probable, de otro modo es dudoso que hubiera logrado hacerse obedecer de sus subordinados, capitanes de Pedrarias que ya se habían distinguido al mando de expediciones anteriores, entre ellos, Gabriel de Rojas, Francisco Compañón, Hernando de Soto, Andrés de Garavito y otros.

La expedición de Hernández de Córdoba salió de Panamá a fines de 1523, aunque el historiador Gámez afirma que fue en 1524 basándose en la información errada de que Gil Gonzáles había regresado a Panamá sino en 1524. Hernández de Córdoba en tierras de Nicoya fundó la ciudad de Bruselas, que fue despoblada en 1527 y cuyo emplazamiento ha estado en duda desde entonces. Luego fundó a Granada, junto a la aldea indígena de Xalteva, cerca del Gran Lago y allí edificó una iglesia y un fuerte. La tradición ha sostenido que ese fuerte es el que se encuentra junto al muelle en el Gran Lago, mas la lógica nos dice que éste debe ser muy posterior, construido para la defensa contra los piratas, y que hubiera sido completamente inútil para el fin que deseaba Hernández de Córdoba, que era la defensa contra los indios.

Después fundó León, a orillas de la aldea indígena de Imabita, destruida por el terremoto de 11 de enero de 1610 y trasladada pocos días después a su sitio actual, aún cuando dicho traslado no fue aprobado por la Corona sino en 1619. 

Se dice que también fundó Hernández de Córdoba la ciudad de Segovia, en el lugar que ahora se denomina Ciudad Vieja. Otros atribuyen esa fundación a Pedrarias Dávila y otros más a Pedro de los Ríos. Ese es un punto que amerita un estudio más detenido.

Hernández de Córdoba exploró el lago de Nicaragua y en parte el río San Juan  hasta llegar a unos raudales que no pudo pasar. También, partiendo de León hacia el Norte llegó hasta la ciudad de Nequepio, donde había estado don Pedro de Alvarado, y hallándose Hernando de Soto en la ciudad de Toreba fue atacado por fuerzas de Gil Gonzáles Dávila, quien en su segunda expedición había desembarcado en la costa atlántica de Honduras en el llamado entonces Puerto caballos y ahora Puerto Cortés, y se dirigía hacia el Pacífico. La noticia de la expedición de Gil Gonzáles Dávila llegó a Hernán Cortés, quien envió en su contra a Cristóbal de Olid con cinco navíos y un bergantín. Olid partió hacia Cuba en busca de provisiones, y allí fue convencido por Diego Velásquez, gobernador de Cuba y enemigo de Cortés, de que se rebelara contra éste. Olid llegó a Honduras y comenzó su exploración, y al saber Cortés su rebelión envió en su contra a Francisco de Las Casas, pero éste fue vencido y capturado por Olid. También capturó Olid a Gil Gonzáles, pero éste y Las casas le acometieron a puñaladas, le capturaron, le levantaron proceso y le hicieron decapitar.

Pasando por alto la expedición de Hernán Cortés a Honduras, es posible que Hernández de Córdoba haya tenido contacto con él que le hayan dado la idea de independizarse de Pedrarias Dávila, o bien puede ser, como lo afirma el historiador Ayón, que la idea haya partido del Fiscal Pedro Moreno, enviado por la audiencia de Santo Domingo para investigar los disturbios e Nicaragua y honduras. De un modo o del otro, lo cierto es que Hernández de Córdoba expuso a sus capitanes su plan de desconocer la autoridad de Pedrarias y que todos lo apoyaron, con la excepción de Francisco de Campañón y Hernández de Soto. Este fue preso en la fortaleza de Granada, pero logró escaparse y con Campañón y 12 hombres se dirigió a Panamá a informar a Pedrarias.

Hernández de Córdoba trató de conseguir el apoyo de Hernán Cortés, que le fue negado, y en enero de 1526 Pedrarias Dávila, a pesar de encontrarse muy enfermo. Partió de Castilla de Oro hacia Nicaragua, hizo que Martín de Estete capturara a Hernández de Córdoba en Granada y el Capitán Diego Molina le siguió proceso por traición y lo hizo decapitar en León.

Como las noticias de Nicaragua tardaban algún tiempo en llegar a España, todavía en junio de 1526 se notificaba a Hernández de Córdoba el nombramiento de pedro de los Ríos como gobernador de castilla de Oro, y en Noviembre del mismo año se autorizaba a Pedrarias para que le prendiera y juzgara.

Es importante hacer notar que en la segunda residencia que se tomó a Pedrarias no se le hizo cargo por la condena de Hernández de Córdoba, sino más bien por haberle encomendado la expedición a Nicaragua, a lo cual contestó Pedrarias que los antecedentes de éste no podían hacer suponer su deslealtad, y que la codicia y que la ambición lo habían corrompido.

Hallándose en Nicaragua, Pedrarias, trató de penetrar en Honduras donde gobernaba Hernando de Saavedra en nombre de Hernán Cortés, pero tuvo que regresar a Panamá en diciembre de 1526, al saber que había sustituido por Pedro de los Ríos, dejando como encargados del gobierno de Nicaragua a Andrés de Rojas y Andrés de Garavito.
***
debe señalarse que la sustitución de Pedrarias por de los Ríos   no se debía a cargo alguno contra aquel sino como dice Angleria, a que “ se piensa cambiar a la mayor parte de los gobernadores, no sea que con la larga costumbre de mandar se insolente: en particular a los que no hayan sido conquistadores de las provincias, pues tocante ha estos capitanes se tienen cuenta otra razón...”
para terminar las contiendas sobre Honduras, en noviembre de 1525 el Rey nombró gobernador de ellas a diego López de Salcedo, vecino de Santo Domingo, quien trato de extender su jurisdicción hasta Nicaragua, siendo aceptados por las ciudades de León y Granada.
Pedrarias en Panamá se había sometido a un nuevo juicio de residencia ante Juan de Salmerón alcalde mayor de tierra firma quien había llegado con de los Ríos a fines de agosto de 1526.
De los Ríos vino a Nicaragua a tratar de tomar posesión de esa provincia que consideraba bajo su jurisdicción pero no le fue permitido por Salcedo, y en mayo de 1527 fue nombrado Pedrarias Dávila gobernador y capitán General de Nicaragua, ordenándose a del Ríos, en noviembre del mismo año que no se entrometiera en su gobernación.
Pedrarias llegó a Nicaragua en marzo de 1928 y  a su llegada puso preso a Salcedo durante varios meses dejándoles después ir a su jurisdicción. Con Pedrarias llegó también San Francisco de Bobadilla, viario provincial de la orden de la Merced con cuatro sacerdotes mercedarios que fundaron un convento en León.
Encontrándose Pedrarias al frente de gobernación envió a Martín de Esteto y Gabriel de Rojas con 150 hombres a explorar el desaguadero ó Río San Juan. Los historiadores han escrito que esa expedición se hizo por la vía del Cabo de Gracias a Dios punto que es merecedor d mayor estudio, pero en todo caso la expeidicón no tuvo un resultado definitivo, pues parece que se limito a la fundación de la población de Nueva Jaén, en las cercanías del Río San Juan.
En febrero de 1529 llegó a León, como alcalde mayor, Francisco de Castañeda, quien había sido corregidor de la ciudad Gibraltar y de la villa de Requena, alcalde mayor de la GranCanaria y de la ciudad de Oran y gobernador del adelantamiento de Cazorla. También se organizo la provincia escleseiastica de Nicaragua, nombrándose obispo a Fray Pedro de Zúñiga, y muerto este antes de partir, a Diego Alvarez de Osorío.
El alcalde Mayor Castañeda residía en granada y tuvo grandes conflictos de jurisdicción con Pedrarias el principal de los cuales fue sobre la elección de los alcaldes y regidores de León para el año de 1530. Pedrarias salió triunfante, aunque sus partidarios fueron acusados por Castañeda de haberse valido de amenazas. Ambas partes enviaron quejas al rey, cuya respuesta no se conoce aunque parece que se debió a esas quejas la remoción de Castañeda del cargo de Alcalde mayor, quedando solo como contador. 
En ese mismo año de 1530 Pedrarias envió una expedición a Cucatlan, ( El Salvador), al mando de Martín de Estete con doscientos hombres y noventa caballos. Esa expedición fue conducida en forma bastante desordenada y no tuvo éxito, teniendo que retirarse ante las noticias de que Pedro de Alvarado se movilizaba desde Guatemala  en su contra.
*** 
respecto a la participación de Pedrarias en la conquista del Perú, cabe señalar que la expedición que envió en 1514 al mando de Gaspar de Morales se exploro el Golfo de San Miguel y se trato de atravesar por tierra en dirección subeste hasta la Antigua por el territorio del cacique Birú, cuyo nombre parece haber dado origen al que se uso más adelante para designar el imperio Incaico.
En 1523, con el apoyo de Pedrarias, se organizo la expedición de Pascual de Andagoya para explorar hacia el sur, llegando hasta el paralelo 9 de latitud norte y obteniendo noticias sobre los Incas, pero por accidente que sufrió tuvo que regresar a Panamá.
Ahí Pedrarias intervino para que dejara la empresa a cargo de Pizarro, Almagro, y Luque, a cambio de una compensación. Andagoya accedió a lo pedido y se negó a recibir compensación ya que, según el escribió no les hubiera quedado dinero para organizar la expedición.
Más tarde Pedrarias encomendó la empresa a Juan Basurto, pero este falleció antes de salir.
Posteriormente, cuando Pedrarias partía a Nicaragua a castigar a Hernández de Córdoba salieron Pizarro y Almagro para el Perú  de acuerdo con una capitulación que había firmado con Pedrarias en la cual se estipulaba que este recibiría una tercera parte de los beneficios, y aún cuando Pedrarias fue sustituido por Pedro de los Ríos, en real cedula del 10 de noviembre de 1525 se ordenaba a de los Ríos que hiciera guardar el asiento hecho por Pizarro con Pedrarias, afirmándose que este había gastado de cinco a seis mil ducados en los preparativos.
Sin embargo, Pedrarias renuncio a su parte en la empresa, según Oviedo mediante el pago de 1000 pesos oro, según otros sin recibir pago alguno.
Más adelante, estando Pedrarias en Nicaragua llego un comisionado de Almagro,  Nicolas de Rivera, ha solicitar la ayuda de Pedrarias pero este se negó a concederla y le puso toda clase de dificultades para que no pudiera obtenerla de otras personas. Parece que Pedrarias trataba en ese momento de organizar el 
mismo una expedición al Perú, pero ese proyecto no llegó a realizarse.
 

La salud de Pedrarias había sido muy mala en los últimos años de su larga existencia, a pesar de lo cual no disminuía su actividad. La muerte le sobrevino el día Lunes seis de marzo de 1531, a la edad de 90 años. En carta de Castañeda al Rey informándole la muerte de Pedrarias le dice que “ su muerte de vejez y pasiones y enfermedades que tenía”. En curioso que tanto el cronista Oviedo como el historiador Ayon hayan equivocado la fecha de la muerte de Pedrarias, el primero señalando 1530 y el segundo el 14 de julio de 1931, pero es seguro que la verdadera es la arriba indicada.
El entierro de Pedrarias tuvo lugar con gran pompa en el monasterio de Nuestra Señora de la Merced pero hasta el momento han sido infructuosos los esfuerzos que ha hecho la comisión nacional de excavaciones de León Viejo para tratar de localizar el lugar de su tumba.
El testamento de Pedrarias fue hecho en San Lucas de Barrameda en marzo de 1514, o sea poco antes de salir para la gobernación de Castilla de Oro, y en el expresa el deseo de ser enterrado en el Monasterio de Santa María de la Merced de Segovia deseo que no se cumplió.
En ese testamento enumera  a sus hijos así: Diego Arias Dávila; Francisco de Bobadilla, Juan Arias Dávila, Arias Gonzalo; Beatriz de Bobadilla, monja en Sevilla; María de Peñalosa, prometida de Vasco Núñez de Balboa, casada con Rodrigo Gonzáles de Contreras y de la Hoz  o Rodrigo de Contreras quien llego a Nicaragua como gobernador en 1535; Catalina Arias monja en Segovia; Isabel Arias casada con Hernando de Soto, descubridor del Mississipi; y Elvira Areas.
A la muerte de Pedrarias su viuda doña Isabel de Bobadilla, sigue información de sus meritos y servicios en la cual se hace referencia a la fundación en Castilla de Loro de las ciudades de Acla y nombre de Dios en el lado del Atlántico y Nata y Panamá en el Pacifico, a su cooperación en la empresa del Perú y en su intervención activa en el descubrimiento y conquista de Nicaragua, donde fundo entre otras las ciudades de León y Granada. Se menciona también que ha su salida de Castilla Pedrarias vendió todos sus bienes muebles y empeño los raíces.
Con base en esa información fueron concedidas a la viuda varias mercedes reales tales como el pago completo del ultimo año de sueldo de Pedrarias, el desembargo de todos sus bienes y haciendas, la entrega de esclavos e indígenas en encomiendas y otras más. A través de los años en indudable que la figura de Pedrarias Dávila se nos aparece como dura y sombría. En gran parte esto procede de que, como ya dijimos, mucha de la información que tenemos sobre el nos viene del cronista Oviedo quien fue su enemigo personal. El cronista Herrera no hizo más que transcribir el juicio de Oviedo, debiendo advertir que el nieto de Pedrarias Don Francisco Arias Dávila y Bobadilla conde de Puñonrostro apelo al consejo de Indias contra Herrera y consiguió la modificación del texto de este. Pedro Martir de Angleria no es tan contrario a Pedrarias, y la opinión de Bartolomé de las Casas no debe extrañarnos en lo absoluto porque se dirige por igual contra todos los conquistadores de América con el apasionamiento que le caracteriza.
A pocos se les ocurre mencionar siquiera la relevante virtudes Pedrarias: su valentía que la hacia emprender personalmente peligrosas expediciones que bien podía haber confiado a subordinados; su desprendimiento, invirtiendo en empresas descubridoras gran parte de su hacienda personal; y su visión del provenir al trasladar la capital de Castilla del Oro del Golfo de Uraba al Pacifico, abriendo así la puerta al descubrimiento  y colonización de las costas del Pacifico.
En cambio, todos nos hablan de su crueldad y en particular de la sentencia contra Vasco Núñez de Balboa y Francisco Hernández de Córdoba.
Para juzgar estos hechos debe tomarse muy en cuenta que Pedrarias se encontraba muy identificado con el sistema del predominio del poder real, mientras que Balboa y Córdoba eran una prolongación en el nuevo mundo de la anarquía feudal ya desaparecida en España y un presagio de la futura aparición del caudillismo hispanoamericano. Puede aceptarse que Pedrarias fue duro y severo pero no que haya sido cruel e injusto.
Por su relieve y personalidad excepcionales, Pedrarias ha sido una de las victimas predilectas de la leyenda negra, ese cúmulo de falsedades y exageraciones con que se ha tratado de oscurecer el brillo de la colonización española en América, sin haberlo podido conseguir, pero que, en el caso presente, no nos ha permitido mirar la destacada figura de Pedrarias tal como en realidad era.. 


 7 DE FEBRERO DEL 2001 /    La Prensa
 Lucía Vargas C 

 Patrick Samuel Werner, poseedor de un vasto currículum que recoge un Doctorado en Derecho, Maestría en Asuntos Latinoamericanos y  una licenciatura en Ciencias Sociales, fue nombrado el pasado tres de enero, miembro de la Comisión Dictaminadora de los restos encontrados en León  Viejo. 
 - Werner en su libro “Época Temprana de León Viejo” plantea una realidad de  los acontecimientos que se suscitaron alrededor de la muerte de Valdivieso, el  papel de la Iglesia sobre los indios, y entre otros temas, señala una tesis  distinta de Pedrarias, basado en los datos que ofrece la Colección Somoza y  otras fuentes que para él son de gran confiabilidad. 
             Los restos de los Obispos que fueron descubiertos por el arqueólogo Ramiro García a finales de  noviembre del año pasado en la Iglesia Mayor de León Viejo y ahora serán dictaminados por un equipo de especialistas e historiadores.   Integran esa comisión Jorge Eduardo Arellano, Edgard Zúniga, Edgardo  Buitrago, Julio Valle Castillo, Carlos Tünnermann, Armando Zambrana y Patrick  Werner. 

             Este historiador cree que los restos de Fray Antonio Valdivieso están entre el  hallazgo de los seis esqueletos y basa su teoría en el trabajo de investigación  que durante tres décadas ha hecho sobre la vida íntima de Nicaragua, luego de haber llegado procedente de Bay City, Michigan, Estados Unidos, su país  natal. Ahora reside en Diriamba, departamento de Carazo. 

   Patrick ha figurado como profesor de Historia, Filosofía y Arqueología de Nicaragua en el Colegio Americano y en la desaparecida Universidad de Mobile, de San Marcos y ahora como Profesor de Derecho Mercantil y  Humanidades en Ave María College of The Americans. 
   A su tedioso trabajo investigativo se le suma la relación de cuerpo y alma que  mantuvo con los rincones más inhóspitos de Nicaragua, donde manifiesta haber palpado cada detalle de la historia y la naturaleza de sus bosques; en especial las montañas de Nueva Segovia, lugar donde coleccionó bromelias y  orquídeas. A su recuerdo viene la experiencia como güiricero y guía de  periodistas, durante la guerra. 

    Este “gringo” explica que en el hallazgo “hay un cuerpo que carece de ataúd  y aparenta haber sido descuartizado por su agresor, además de presentar  varias cortaduras en el hueso de uno de los brazos”. Aseguró que “en el 100  0/0 de los asesinatos hay cortaduras en los brazos por utilizarlos para  defenderse”, apuntó. 

             “No sé si todos son hombres, pero es claro ver que unos cuerpos fueron  enterrados de forma normal, uno de ellos tiene cruzado un clavo entre los  pies, como a Jesús, aunque hay que ver cuáles eran las costumbres de la  época”, indicó al referir que estuvo en el lugar recientemente. 

             ESCRITOR Y CONFERENCISTA 

             Patrick Werner, autor de la obra “Epoca Temprana de León Viejo”, escribió  también sobre minería de Nueva Segovia en el siglo XVI y una “Etnohistoria   sobre los grupos indígenas del oeste de Nicaragua”. Ha presentado varias ponencias sobre la historia temprana de este país en conferencias  centroamericanas y fue ganador del primer lugar en el Campeonato Nacional  de Tiro. 

             RECOPILACION HISTORICA 

             - Werner en su libro “Época Temprana de León Viejo” plantea una realidad de  los acontecimientos que se suscitaron alrededor de la muerte de Valdivieso, el  papel de la Iglesia sobre los indios, y entre otros temas, señala una tesis  distinta de Pedrarias, basado en los datos que ofrece la Colección Somoza y  otras fuentes que para él son de gran confiabilidad. 

             - Werner, habla de un Pedrarias, con mucha personalidad y mente fuerte, que  logró ganar elecciones dos veces, la primera en Panamá y la segunda desde su lecho de enfermo logrando ser Gobernador de Nicaragua desde abril de  1528 hasta su muerte en marzo de 1531, según reportan sus  contemporáneos. 

             - Asegura que en las 130 cartas de la Colección Somoza no hay quejas de  Pedrarias, ni por criminal ni tampoco por corrupto. “No hay evidencias de que Pedrarias halla dado cargos públicos a sus familiares ni tierras”, advirtió el Sr.  Werner. 

             - A su juicio, Pedrarias tampoco fue el responsable de las muertes de 500,000  indios en la Conquista de Nicaragua, como se le acusa. 

             - Considera que los escritos de Fray Bartolomé de las Casas y los de Oviedo, simplemente son la causa de un conflicto que protagonizaron con Pedrarias y como venganza le dieron esa imagen. 

             - “Yo confío en lo que escribió Francisco de Castañeda en sus cartas,   reportes y juicios, donde plantea que fue justo en repartir las encomiendas”,  apuntó Werner. 

             - No obstante, señala a Rodrigo de Contreras y a Pedro de los Ríos como los hombres más nefastos en la historia de Nicaragua por violar los derechos humanos, asegurando que Contreras fue uno de los mayores enemigos de Valdivieso, cuyos restos pueden encontrarse en el hallazgo y probarlo luego  del dictamen


León, en Nicaragua.
Como vino Pedrarias Davila a Nicaragua :

 Vasco Da Balboa sale de Europa en 1501 hacia Sur America, explora Colombia, para luego establecer una base militar en la Isla Hispaniola.  Alli Balboa tuvo serios problemas con los abastecimientos de alimentos, para lo cual dedicaba parte de su tiempo en la crianza de cerdos. Luego en 1509 la primera exploracion a Sur-America toma lugar, pero fracasa por falta de fondos. Durante este tiempo establece un asentamiento llamado San Sebastian, y en 1510 lo abandona debido al constante ataque de indios y la falta de alimentos. Se dirige al oeste del Golfo de Uraba en donde conocia a los indios locales y establece el poblado de Santa Maria de La Antigua Darien en Panama. (Darien como era conocido)

Balboa se convierte en Governador del Darien y desde alli comienza a explorar otras exploraciones dentro de Panama, Conquista algunos indios y negocia con otras tribus locales,  En 1511 escucha de los indios de un lugar llamado Tubanama, en donde supuestamente habia mucho oro. y de acuerdo a los indios esta region se ubicaba cruzando los grandes cerros cerca de la costa del mar. 
Balboa queria agradar al Rey, pues no estaba seguro de su liderazgo en el Darien  Y es asi que en Septiembre de 1513 emprende con 190 soldados y otros indios que decidieron seguirlo en la ruta. Durante la ruta los indios que servian de guia contaban que desde la cima de los cerros se podia ver un inmenso mar. y en efecto Balboa puede admirar el Mar del Sur como el le llamo, en la aldea encontraron oro y perlas y ahora Balboa tenia algo que ofrecer al Rey y su posicion como gobernador se oficializaria. Sin embargo el Rey Fernando quien sin saber de aquel gran descubrimiento nombra a Pedrarias Davila, como el nuevo Gobernador del Darien 

Pedrarias llega al Darien en 1514, Asi mismo las noticias  del descubrimiento del Mar del Sur por parte de Balboa  llegan a oidos del Rey Fernando, y ordena a Balboa servir bajo el mandato de Pedrarias, pero en otra area. Balboa establece un asentamiento en el mismo Panama , al cual  nombra Acla  Desde alli El trasportaba materiales para construir embarcaciones para realizar otras exploraciones. En 1518 ya se habian construido dos embarcaciones y Balboa emprendia exploraciones en el Golfo de Panama, pero su plan era continuar mas hacia el sur para conquistar lo que se conocia como Peru. Pedrarias joven y ambicioso tenia celos de Balboa, quien para este tiempo tenia mucho poder y seguidores. En 1518 Pedrarias acusa falsamente a Balboa de traidor y envia a soldados para su arresto. Pedrarias prepara un juzgamiento rapido sentenciandolo a muerte  degollandolo en la plaza del poblado de Acla  en Enero de 1519 .



   Viernes 26 de Mayo de 2000 |  El Nuevo Diario—Joaquín Tórrez A.—

                  Restos con sífilis y osteoporosis
                 Confirmado: es Pedrarias
                 * Segundo entierro de Hernández de Córdoba, ahora solemne y con
                 honores

               Sífilis y Osteoporosis. La presencia de esas enfermedades en unos huesos
                 encontrados en la antigua Iglesia La Merced, llevó al Instituto Nicaragüense
                 de Cultura, INC, a oficializar lo que antes era una hipótesis: esos huesos son
                 los de Pedrarias Dávila, el primer gobernador de Nicaragua.

                 Varios exámenes arqueológicos, hechos a los huesos encontrados,
                 demostraron que esa persona había muerto de Sífilis. Eso, dice el Director del
                 INC, Clemente Guido, los llevó a deducir que es Pedrarias, porque varios
                 historiadores escribieron que Pedrarias murió de "pasiones varias".

                 Además de eso, cuenta la historia que Pedrarias padeció de males en los
                 huesos. En los exámenes hechos en los restos encontrados, unos dientes,
                 algunas costillas y partes de las tibias y peronés, se hallaron rasgos de
                 Osteoporosis.

                 Los huesos encontrados, dice Guido, pertenecen a una persona de avanzada
                 edad, y de elevada estatura lo que coincide con el hecho de que Pedrarias
                 murió ya anciano y que era muy alto, llamado por ello "el galán". Otros
                 registros cuentan que Pedrarias fue enterrado junto a Hernández de Córdoba.
                 "Por eso no cabe duda que es Pedrarias", dice Guido.

                 Lo que fue de Pedrarias Dávila, fue encontrado junto a los huesos de
                 Hernández de Córdoba el 2 de mayo, en la antigua Iglesia La Merced de
                 León Viejo, tras una serie de excavaciones hechas por los arqueólogos
                 nacionales Edgar Espinoza y Ramiro García.

                 Ese mismo día, encontraron los restos del que fue Capitán de Conquista de
                 Pedrarias, Francisco Hernández de Córdoba, fundador en 1524 de las
                 ciudades de León y Granada, que ayer fue enterrado con salvas, repiques de
                 tambores y epitafios, en algún lugar de lo que fue la antigua plaza mayor en el
                 viejo León, bajo una lluvia que no parecía ser hecha por la mano de Dios.

                 Precisamente esa lluvia impidió todo el protocolo (y por supuesto los largos
                 discursos), pero no que los huesos del hombre, cuyo apellido le da nombre a
                 la moneda nicaragüense fueran depositados en el llamado "Memorial de los
                 Fundadores españoles de León Santiago de los Caballeros 1524-1610".

                 Este memorial es una cripta donde irán a parar todos los restos de los
                 españoles, hasta ahora unos quince, encontrados en las ruinas de León Viejo,
                 gracias a las excavaciones hechas por arqueólogos nicaragüenses. Los réditos
                 de esas excavaciones se vieron la mañana del 2 de mayo, cuando, azares del
                 trabajo, el arqueólogo Ramiro García dio con los huesos de Hernández de
                 Córdoba, en la parte derecha del altar mayor de la Iglesia La Merced, de la
                 antigua ciudad de León.

                 Hernández de Córdoba fue decapitado en 1526, por el entonces gobernador
                 de Nicaragua, Pedrarias Dávila, supuestamente porque lo había traicionado al
                 aliarse con el conquistador de México, Hernán Cortés.

                 Con ello, ocurrió uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del país,
                 hasta la fecha, e inició varios actos para rendirle honor a Hernández de
                 Córdoba en ciudades como León, Granada y Managua, en un viaje de más
                 de 290 kilómetros. Los huesos de Hernández de Córdoba estaban ayer en la
                 Iglesia La Merced, en el poblado de Momotombo. Desde ahí fueron llevados
                 por los cadetes del Ejército Nacional y recibidos en la Plaza Mayor del
                 antiguo León, por gente del Instituto de Cultura, INC, del Ministerio de
                 Educación, del Ejército, personalidades que han apoyado las gestiones del
                 INC y por los estudiantes de los Colegios Momotombo e Imabite.

                 Pero la lluvia fue la peor aliada. Mojó los discursos y el alma de los presentes,
                 por lo que el llamado "Acto de Inhumación de los restos de Francisco
                 Hernández de Córdoba", sólo fue una tarima donde el Director del INC,
                 Clemente Guido, con la guayabera empapada y sobre una silla, improvisó
                 hasta los saludos y se dedicó a entregar las placas y diplomas de las personas
                 que apoyaron su entierro, las excavaciones y la construcción de la cripta de
                 los fundadores.

                 Parte de esos diplomas fueron para el siempre presente Ejército Nacional, la
                 Empresa ENEL (que mandó a iluminar el sector de las ruinas), el ausente
                 Vicepresidente Enrique Bolaños, el Benemérito Cuerpo de Bomberos, la
                 Empresa Nicarao Lake Resort, el poeta Julio Valle-Castillo, el señor Randall
                 Wheelock, el Banco del Café, funcionarios del INC, colegios del poblado
                 Momotombo y el Instituto de Seguros INISER, que por demás le entregó al
                 INC un cheque de 10 mil dólares para hacer trabajos de restauración en las
                 ruinas de León Viejo.

                 En medio de la lluvia y confundido con los redobles de tambores, estallaron
                 las salvas del Ejército Nacional, cinco para ser precisos disparadas por diez
                 fusileros, tal como lo mandan las honras de honor para un capitán. Así,
                 Francisco Hernández de Córdoba fue enterrado con honores. Un acto de
                 justicia, según el decir del Director del INC.

                 Bajo los pies de Hernández de Córdoba serán enterrados los restos de
                 Pedrarias Dávila y otros 15 españoles, 3 niños, 3 mujeres y el resto hombres,
                 encontrados en las excavaciones hechas en León Viejo.

                 Este hecho junto a esta nota ya son historia. Pero no para el poeta Julio
                 Valle-Castillo quien, con los pelos crispados y con el miedo disfrazado de
                 frío, sentía que estaba viviendo su propia novela histórica "Réquiem en Castilla
                 de Oro", con el entierro y los fuertes vientos que antecedieron el acto, hechos
                 que según él, plasma en su novela publicada años atrás.


 . 


.
.
.
.
 

 

La leyenda del “Tamarindón”,