Colecciones www.manfut.org
Historia del Ferrocarril FCCN Ferrocarril en Masaya - Historia de los Bomberos- Vapores de Nicaragua -

Envie sus propias memorias, aporte a este website
Sea miembro de www.manfut.org

 

BOMBEROS DE NICARAGUA

HISTORIA

La Prensa 04-14-03

Las manos temblorosas muestran medallas y diplomas. Con voz entrecortada, afectado por un fuerte ataque de asma, “Chu” Mendoza, relata sus 89 años de vida, dedicados 67 años al Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua, desde que hizo el juramento como bombero voluntario el cuatro de octubre de 1936. 

Conocí a Jesús Mendoza Rojas a inicio del año 2002, cuando la Alcaldía de Managua se preparaba para celebrar el 150 Aniversario de que la ciudad fuera elevada a capital de Nicaragua. Hubo la propuesta de condecorar a ciudadanos que por diferentes méritos se les otorgara un reconocimiento público de la Municipalidad. 

En el Cuartel Central de Bomberos me dieron la dirección, fue bastante difícil localizar la humilde vivienda, en las Américas 2, cerca del colegio donde habita con su señora doña Cristina Rodríguez de Mendoza. Obrero armador, trabajó en la construcción del monumento a Rubén Darío. Deportista, tiene fotos donde se mira con atlética figura antes de iniciarse una carrera de resistencia. 

Conocido como “El Chino” en el campo del boxeo, cuenta con orgullo haber sido el único nicaragüense que le ganó una pelea a “Kid Pambelé”. Le trabajó durante muchos años a don Alejandro Lacayo Montealegre. Todo paralelo a sus servicios como bombero voluntario. Ahora ya poco puede caminar. Ha hecho gestiones para lograr una pensión que le ayude a resolver sus problemas económicos. Cada crisis de salud profundiza su estado de pobreza. 

Ya no está “Chu” Mendoza para arrastrar una manguera, ni subirse en una escalera. Le han dado el grado de Comandante Honorario. Lució su traje de gala el cinco de febrero del 2002 en el escenario del Teatro Rubén Darío, donde entregó una carta al presidente Enrique Bolaños Geyer, carta que todavía espera una respuesta más concreta. A su edad, este hombre que dedicó 67 años a servir como bombero, necesita algo más que diplomas y medallas 

JUAN PITTERSZ 

La visita a Juan Pittersz, en Nindirí, estuvo interrumpida por sollozos. Recientemente enviudó, luego de estar casado por más de 60 años con doña María Guadalupe Zamora, dama de origen mexicano. Luego de tantos años, el relato de don Juan tenía que traer frecuentes recuerdos que en más de una ocasión humedecieron sus ojos. 

Nacido el año 1912, en San Marcos, Carazo, don Juan, junto con “Chu” Mendoza, son los dos bomberos fundadores de todos los activos que quedan vivos. Su padre don Teófilo Zúñiga era originario de Masaya y su madre doña Janeth Pittersz, nació en la isla de Curazao. Don Juan desde joven se dedicó a la carpintería, llegó a tener un gran taller cerca de El Calvario, en Managua, por la Loma de “Chico Pelón”. 

Fue también juramentado el cuatro de octubre de 1936. Recibió entrenamiento con el comandante Juan Antonio Guizado, Jefe del Cuerpo de Bomberos de Panamá. Alcanzó el grado de capitán y entrenó al personal de otros Cuerpos de Bomberos, entre ellos el de Granada, donde en reconocimiento le dieron una medalla. Desde 1972 habita en Nindirí, donde vive en condiciones humildes pero con una actitud de mucha dignidad, se mantiene gracias a la generosidad de un sobrino. 

Don Juan, a sus 91 años, y “Chu” Mendoza, con 89, suman casi dos siglos. Todavía no han recibido un verdadero reconocimiento moral y económico. En el umbral de sus vidas esperan, sin ellos pedirlo, la presencia del Benemérito Cuerpo de Bomberos y la Dirección General de Bomberos, en una causa común para juntarse alrededor de estos dos fundadores. Todavía tienen esa oportunidad. 

LOS PRIMEROS BOMBEROS 

Aunque la primera formación contó con 56 bomberos voluntarios, algunos se retiraron. Según el propio comandante Vijil, la lista de los que nunca dejaron de estar en servicio activo es la siguiente: Joaquín Vijil Lejarza, Francisco Baltodano C., Pablo Teysseyre, Atanasio Navarro E., J. Vicente Álvarez, Ernesto Bunge (cronista deportivo conocido como Mister Hit), Juan G. Aburto, Guillermo Silva Díaz, Gustavo Reyes M., Pablo Emilio Aranda, David Mayorga, Marco A. Sandoval, Toribio Mendoza, J. Jesús Mendoza R. 

Julio Soriano, Juan Pittersz, J. Antonio Guerrero, José Ángel Pérez, J. Francisco Rodríguez J., Pedro P. Flores M., Adán Solórzano, Napoleón Bodán, Antonio Ramírez, Alfonso González, Heriberto Salas, Manuel Rojas T., Carlos A. Castro, Tomás Solís. 

Otros bomberos que sin ser fundadores, ingresaron pocos años después fueron: R. Ernesto Gutiérrez U., Luis A. Aranda, José D. Suárez, Ramiro Quiroz, J. Vicente López, Antonio Zeledón, Alejandro Rizo, René Selva Lanuza, Silvio (Bill) Turcios. 

Fernando Valle López, Hernaldo Sandoval, Isaías Pérez Díez, Enrique Alemán, Eduardo Mendoza O., Alcibiades Fuentes H., David Flores, Evenor Argüello O., Humberto C. Pulido, Abraham Sánchez, Orlando Silva, Napoleón Ubilla, Salvador Flores, Antonio Pérez M., Julio Alegría, Julio Orozco, César Zeledón, Alberto Largaespada, Fernando J. Fuentes, Antonio Medina, Alejandro Zelaya P., J. Antonio Fonseca, Armando Estrada, Luis A. Reyes, Alcibiades Fuentes S., José Rayo D., Esteban Morales, Joaquín Guillén A. 

Al 15 de septiembre de 1946, Décimo Aniversario de la Fundación, además de muchos de los mencionados figuraban como bomberos voluntarios: Alejandro Stadthagen, José Argüello Cervantes, Orontes Lacayo Fiallos, Denis Gordillo, Marcelino Pérez, J. Vicente Álvarez, Roberto Lacayo Fiallos, Santos Jiménez, Edmundo Leets, Ignacio Zelaya P., Leonte Valle López, Armando Rizo O. 

Desde entonces sus Comandantes han sido: Joaquín Vijil Lejarza, Roberto Lacayo Fiallos, Santos Jiménez, Walter Gutiérrez y en la actualidad Ricardo Selva, hijo de un viejo bombero, el Dr. René Selva Lanuza. 

14 DE ABRIL DEL 2003 / La Prensa
Pobres congénitos 

Dr. Joaquín Vijil Lejarza, Comandante Fundador del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua. La Prensa/Benemérito cuerpo de bomberos de managua 

Considerando: que los miembros del Cuerpo de Bomberos, con sus actos heroicos y de sacrificios se han hecho merecedores del Honor de la Nación y del Estado; acuerda: Único – Declararse “Benemérita de la Patria” la Institución del Cuerpo de Bomberos de Managua, expresa parte del Decreto Ejecutivo, firmado el 23 de julio de 1946. 

Sin embargo, su Comandante Fundador, Dr. Joaquín Vijil Lejarza, escribió sobre la institución que padecía de “pobreza congénita” y es que pese a prestar tantos servicios desde su nacimiento en 1936, los Bomberos en Nicaragua tienen grandes limitaciones, sin que todavía haya conciencia clara de lo que significan estos hombres que se arriesgan por salvar otras vidas y bienes. 

Aquella imagen de los primeros años de ser simples “apagafuego”, ahora requiere de mayor capacidad profesional, constantes entrenamientos para saber las modernas técnicas de rescate y salvamento, servicios preventivos, servicios especiales de aeropuerto y ambulancias, incendios forestales, hasta exterminio de abejas africanizadas. 

HIJOS TARDÍOS DEL TERREMOTO 

El 31 de marzo de 1931 ocurrió el terremoto de Managua. Los incendios que se desarrollaron sin control destruyeron gran parte de la ciudad. Son impresionantes los relatos sobre aquellas personas que atrapadas entre los escombros fueron alcanzadas por el fuego y que a gritos pedían que se les matara. La tragedia formó conciencia de que hacía falta en Managua un Cuerpo de Bomberos. Tendrían que pasar cinco años para que se fundara. 

El 18 de abril de 1936 por la noche se inició un violento incendio en la casa comercial de don Francisco Brockmann, cerca del recién construido Mercado San Miguel, rápidamente consumió varias farmacias, llamadas entonces boticas o droguerías por lo que el siniestro fue llamado “el incendio de las boticas”. Fue destruida una manzana de establecimientos comerciales con grandes pérdidas. 

Uno de los testigos del incendio fue el doctor Joaquín Vijil Lejarza, ilustre abogado graduado en Chile. Este desastre provocó que el Presidente de la República, Dr. Juan Bautista Sacasa, prometiera la creación de un Cuerpo de Bomberos, con la ayuda gubernamental y dependiendo del Distrito Nacional, nombre que tenía la Alcaldía de Managua, hubo invitación para una reunión a efectuarse la noche del 22 de abril. 

La fundación no se concretó debido a que los pocos días, el Gral. Anastasio Somoza García, derrocó a su tío el presidente Sacasa y éste salió al exilio. El Congreso Nacional designó Presidente al Dr. Carlos Brenes Jarquín, quien delegó en su Ministro de Gobernación, Dr. Jerónimo Ramírez Brown para que procurara la fundación de los bomberos, solicitando el asesoramiento de Panamá donde había ya experiencia y vino el comandante Juan Antonio Guizado, Jefe del Cuerpo de Bomberos de Panamá. 

El 13 de septiembre de 1936, en el edificio del Distrito Nacional (situado frente al Parque Rubén Darío y destruido por el terremoto de diciembre de 1972), se inició la sesión de fundación, presidida por el ministro Ramírez Brown; el Presidente del Consejo Ejecutivo del Distrito Nacional, don José Frixione y el comandante Guizado. Se nombró la Primera Directiva y se firmó el Acta de Fundación, sin embargo al clausurarse la sesión el 15 de septiembre, en razón del significado de esa fecha, se decidió fuera declarada la de fundación del Cuerpo de Bomberos de Managua. 

Integraron la primera directiva: Dr. Joaquín Vijil Lejarza, presidente y comandante primer jefe del Cuerpo; don Pablo Teysseyre, vicepresidente y mayor segundo jefe del Cuerpo; don Ángel María Pérez, tesorero; don Guillermo Pentzke, secretario; Dr. Francisco Baltodano C., médico y cirujano; capitán Carlos Tellería, fiscal; Ing. José Mateu, vocal. El 19 de septiembre se abrió el Primer Cuartel de Bomberos, en la casa propiedad de doña Ofelia viuda de Lacayo, en la quinta calle N.E. 

El primer incendio que controlaron los recién nacidos bomberos, fue al mediodía del 25 de septiembre. El cuatro de octubre frente a la Plaza de Candelaria juramentaron los primeros bomberos voluntarios, tomó la promesa el comandante Guizado. 

El primer equipo fue un vehículo que estaba en mal estado, en una dependencia gubernamental, lo recibieron en donación, fue reparado y salió a las calles el 17 de agosto de 1936 tocando una campana cuando estaban en proceso de organizarse. 

FUENTES DE INFORMACIÓN 

-Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua. Folletos escritos por el Comandante Fundador, Dr. Joaquín Vijil Lejarza. Datos obtenidos con los viejos bomberos Napoleón Morales y Carlos Lietsch. 

-Especial gratitud al Comadante de Regimiento, Arq. y Lic. Miguel Alemán V., Subdirector de la Dirección General de Bomberos, cuya monografía sobre la historia de los bomberos en Nicaragua y la atención brindada, permitieron enriquecer la información sobre esta heroica y abnegada institución. 

LOS TURCOCIRCUITOS 

Cuando los Mercados Central y San Miguel estaban hacinados de toda clase de establecimientos comerciales, a finales de la década de 1960, se dieron gran cantidad de incendios, producidos supuestamente por cortocircuitos. Dada la frecuencia, circunstancias y nombres de propietarios, a estos incendios la población les llamó “turcocircuitos”. 

-Fue un período de prueba para los bomberos que durante tantos años han tenido que enfrentar todo tipo de siniestro. El primero que atendieron en toda su historia, fue el 25 de septiembre de 1936, cuando se inició un incendio en un camión propiedad de la Empresa Sotomayor, siendo controlado por los bomberos voluntarios. 

-Entre los grandes incendios se cuentan: el que destruyó varios almacenes en el centro comercial de Managua el 11 de enero de 1938. Destrucción de gran parte del Mercado San Miguel el primero de junio de 1944. El cinco de diciembre de 1945, en León los bomberos de Managua lograron controlar un gran incendio frente al Parque de la Merced. 

-El 16 de agosto de 1946, incendio que se inició en el Teatro González y destruyó el Registro de la Propiedad. Incendio del Teatro Margot, el 28 de septiembre de 1947, perecieron siete personas. El tres de marzo de 1949, se quemaron más de 300 películas que estaban en las bodegas del Teatro González, cerca de la hielera La Favorita. 

-El dos de diciembre de 1949, hubo un incendio en la bodega de Gadala María que contenía algodón. Con el auge del algodón se dieron incendios tanto en las plantaciones como en las desmotadoras. El cinco de abril de 1955 en la noche hubo un gran incendio que destruyó la joyería de Miguel Silva y los establecimiento de Julio Tapia Alfaro y Abraham Guerra. 

-El 10 de mayo de 1967, se incendió el Mercado de Chinandega, participaron en el control del siniestro bomberos de León y Managua. El seis de enero de 1970 gran incendio en la ciudad de Bluefields, hubo apoyo desde Managua por la vía aérea. El cinco de mayo de 1970 hubo que lamentar las primeras muertes de dos bomberos en cumplimento de su deber, fueron ellos Porfirio Miranda y Daniel Juárez. El 30 de enero de 1972 otro incendio destruyó el Hawais Tickets, Restaurante Everts y una bodega propiedad de Bernardo Shetman Gorn. 

-Largo sería el relato de tantos servicios prestados por los bomberos y de no haber sido por la presencia de ellos se hubiera lamentado la pérdida de vidas humanas y valiosos bienes. Habitualmente se contabilizan las pérdidas, casi nunca lo que se salvó, si así fuera nos daríamos cuenta de lo que significan los bomberos y les daríamos el apoyo que necesitan para operar con mejor técnica y equipos. 

14 DE ABRIL DEL 2003 / La Prensa 

Aumentan los equipos 

La quinta “El Socorro”, propiedad de don Rafael A. Huezo, quedaba en parte de donde está ahora el edificio del Banco de América Central, propiedad de la familia Pellas-Chamorro. Quien pasa ahora por la Carretera a Masaya difícilmente puede imaginarse la hermosa alameda de mangos que rodeaba el camino que terminaba en la casa de campo, en cuyo porche fresqueaba don Rafael. Al atardecer del 18 de septiembre de 1945, se inició un incendio en las instalaciones de la lechería. 

Ésta era una gran lechería, yo muchacho la conocí cuando iba en un jeep Willy en compañía de Miguel Maltez Huezo, casado con Titina, hija de don Rafael. Los bomberos lograron controlar el fuego, salvando, además de las vacas, una vieja camioneta que fue obsequiada a los bomberos, le hicieron algunas adaptaciones y nació la unidad número ocho llamada - La Huecita. Después también obsequió el equipo nueve. El Club Rotario donó la primera ambulancia que fue bendecida el 25 de julio de 1948 por quien fuera el primer Capellán, el arzobispo de Managua, Monseñor José Antonio Lezcano y Ortega. 

Aunque la mayoría de los equipos eran viejos y estaban en mal estado, el espíritu de servicio y sacrificio con que se desarrolló el Benemérito Cuerpo de Bomberos permitió que se iniciara la fundación de otros Cuerpos en el resto del país, así nace en León el 15 de septiembre de 1951, en Granada el 24 de noviembre de 1952, en Chinandega el 14 de septiembre de 1954, en Rivas el 29 de noviembre de 1956, en Carazo el 14 de septiembre de 1958, en Masaya el 22 de junio de 1963, en Estelí el 11 de noviembre de 1963, en Matagalpa el 24 de septiembre de 1964, en Bluefields el 10 de febrero de 1967, en Corinto el 11 de junio de 1968, en Juigalpa el 10 de noviembre de 1974, en Boaco el 19 de enero de 1975 y en Ocotal el 18 de abril de 1977. 

El 12 de agosto de 1962, se firma en la ciudad de León el Acta de Fundación de la Federación de los Cuerpos de Bomberos de Nicaragua. Son fundadores los Cuerpos de Managua, León, Granada, Chinandega, Rivas y Carazo. La Junta Directiva quedó integrada por el Comandante Primer Jefe, Dr. Joaquín Vijil Lejarza (Managua); Comandante Segundo Jefe, Arnoldo Robelo (León); Comandante Tercer Jefe Dr. Salvador Velázquez Rivas (Chinandega); Comandante Secretario, Armengol Martínez (Carazo); Comandante Tercero, Miguel Bermúdez (Granada) y Comandante Fiscal, Gilberto Rodríguez (Rivas). 

El 12 de octubre de 1963 se constituyó en Managua, la Confederación de Cuerpos de Bomberos del istmo Centroamericano (Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá) por Nicaragua firmaron: Ing. Roberto Lacayo Fiallos, Primer Comandante, (el Comandante Vijil había fallecido el 13 de mayo de 1963), los Comandantes Arnoldo Robelo Balladares, Salvador Velázquez Rivas, Camilo Mejía Marenco, Alberto Chamorro Ch., Armengol Martínez Santos. 

Nace el INAPI 

El 21 de julio de 1964, mediante el Decreto No. 270, se creó el Instituto Nacional de Prevención Contra Incendios (INAPI) adscrito al Ministerio de Gobernación, con la finalidad de prevenir y controlar las posibles causas de incendios, explosiones y siniestros, además podría inspeccionar cualquier edificio, ya fueran establecimientos comerciales, centros de enseñanza, fábricas, plantas eléctricas y hasta templos y hospitales. Podía suspender las construcciones o reparaciones. El INAPI tenía un Consejo Directivo integrado por el Presidente de la Federación de Cuerpos de Bomberos de Nicaragua, quien lo presidía; los Comandantes de los Cuerpos de Bomberos Departamentales; un representante del Ministerio de Gobernación y un representante del partido de la minoría. 

NACE EL INAPI 

Para el funcionamiento del INAPI se crearon varios tipos de impuestos; además estaba exento de pagar impuesto, derecho y contribuciones fiscales; lo que favoreció las importaciones y adquisiciones de bienes para cumplir con sus fines. A través del Ministerio de Gobernación se le asignaba una partida equivalente a las recaudaciones en concepto de impuestos y multas. .

.

www.manfut.org en cada lugar..algo especial...

14 DE ABRIL DEL 2003 / La Prensa

El terremoto de 1972 

El Cuartel Central de Bomberos de Managua “Comandante Joaquín Vijil Lejarza”, fue construido con grandes esfuerzos. Bastaron unos minutos para que quedara destruido en la madrugada del 23 de diciembre de 1972. También resultó dañada la técnica y camiones que estaban dentro del edificio. Perecieron los bomberos Ronald Madriz y Miguel Salgado. A lo inmediato se inició la construcción de nuevos cuarteles y ya para el año 1979 había 14 Cuerpos de Bomberos organizados en todo el país, sin embargo sus presupuestos eran bajos. 

El 29 de enero de 1980 se inicia una nueva etapa en la historia de los Bomberos en Nicaragua, al formarse el Sistema Nacional Contra Incendios (Sinacoi), pasando todos los Cuerpos de Bomberos a ser dependencia del Ministerio del Interior, quedando su estructura formada por la Dirección General de Bomberos, División General de Prevención de Incendios y División Administrativa. El tres de marzo de 1983 por Decreto de la Junta de Gobierno se aprobó la Ley Orgánica del Sinacoi, con funciones similares a las que tenía el INAPI, pasando a administrar por cuenta del estado los bienes y derechos de las organizaciones bomberiles. 

El 28 de mayo de 1989, el entonces Sub- Comandante Héctor Sevilla Boza, Jefe del Sinacoi- Mint, en un documento hace constar que ha quedado constituida la Junta Directiva Provisional que se encargará de organizar el nuevo Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Managua, formaron parte: Walter Gutiérrez Téllez, Carlos R. Lietsch, Miguel González Ruiz, Juan M. Navas Zamora, Santiago Mendoza, Roberto Salgado y Rosa Cortés. 

Doña Violeta Barrios de Chamorro, en su calidad de Presidenta de la República, emite el Acuerdo Presidencial No. 2-92, restituyendo a las organizaciones de Bomberos Voluntarios los bienes, derechos y acciones que poseían al año de 1980. Hasta la fecha no ha habido una clara definición de las funciones y competencia, tampoco medidas gubernamentales que diriman las contradicciones entre el Benemérito Cuerpo de Bomberos y la Dirección General de Bomberos. 

Exigencias y necesidades 

Los bomberos dejaron de ser simples “apagafuego”. Pasaron los tiempos de los simulacros en la Plaza de la República y los desfiles amenizados por la Banda Musical, debidamente uniformada. En la actualidad los requerimientos profesionales son más exigentes, la nueva técnica exige constante entrenamiento. Las estadísticas reflejan que los servicios para controlar incendios son menores que los de rescate y traslado de personas a clínicas y hospitales. El riesgo de los gases tóxicos obliga a usar mejores equipos. Ahora un operativo debe contar con una quijada de la vida o mandíbula para extracción de víctimas en caso de accidentes hasta cojines neumáticos. 

-La abnegación, sacrificio y entrega de los bomberos no tiene el justo tratamiento para con ellos. En el caso de los voluntarios del Benemérito Cuerpo de Bomberos, las empresas nicaragüenses que tradicionalmente han ayudado redujeron el monto. Reciben apoyo de los Bomberos Unidos Sin Frontera de España, Bomberos Sin Fronteras también de España, la GTZ de Alemania, la OFDA – USAID, y la Alcaldía de Managua. La situación con que prestan sus servicios es verdaderamente dramática. Para operar en forma óptima y pagar el sueldo de la guardia permanente hacen falta dos millones de córdoba y apenas cuentan con medio millón. 

-Referente a la Dirección General de Bomberos, dependiente del Ministerio de Gobernación, si bien hay presupuesto estatal y reciben donaciones los sueldos son muy bajos, al extremo que un Sub – Comandante con 20 años de servicio, acumulación de cursos y experiencia, gana un poco más de dos mil córdobas. Para los jóvenes que aspiran a profesionalizarse como bomberos no es una buena perspectiva económica. Los diplomas y reconocimento tienen un valor moral que debe ir a la par de las mejoras materiales y condiciones de vida familiares. 

-Muchas vidas se han salvado y tantos bienes preservados, gracias a la acción heroica de los bomberos, muchos de ellos humildes trabajadores que prestan sus servicios en forma voluntaria, desgastando sus vidas, sin importar riesgos y desvelos, fieles a los principios de disciplina, honor y abnegación. 

19 DE FEBRERO DEL 2003 / La Prensa / Frankfurt dona equipos a Bomberos de Granada Emilio Zambrana/ El moderno equipo auto-bomba fue donado por la Asociación Amistad Frankfurt-Granada al cuerpo de Bomberos de la Gran Sultana. (LA PRENSA/E.ZAMBRANA) La Asociación Amistad Frankfurt-Granada, cuyo representante es el señor Charly Steinmaier, donó al benemérito Cuerpo de Bomberos de la Gran Sultana, una auto-bomba equipada con los más modernos aditamentos para hacerle frente a cualquier incendio que se llegase a registrar en la ciudad. 

Además de la donación, el pasado domingo 16 de febrero, se efectuó un programa entre el benemérito Cuerpo de Bomberos de Granada y los bomberos de la Villa Sandino, de esa ciudad, en el que se destacaron los simulacros de incendios, así como el rescate de personas. Esto se realizó en el Palacio de La Cultura “Joaquín Pasos”, frente al parque Central. 

“El Cuerpo de Bomberos de Granada agradece profundamente la donación del equipo hecha por la Asociación Amistad Frankfurt-Granada”, dijo a LA PRENSA el Capitán José María Borge, mientras dirigía las prácticas en el costado sur del palacio cultural. 

Por su parte, Charlie Steinmaier manifestó que antecedió a la donación, un seminario de capacitación para el uso del camión de bomberos que ellos donaron para los dos organizaciones bomberiles, existentes en la ciudad. 

DEMOSTRACIÓN TÉCNICA 

“Por ello se realizó, en conjunto con los bomberos una demostración técnica de manejo del camión y herramientas contra incendios”, agregó Steinmaier, tras destacar el hermanamiento que existe entre la ciudad de Granada y la ciudad alemana de Frankfurt. 

Luego de la demostración, se llevó a cabo, en el costado norte de la catedral de esta ciudad, un acto en el que participaron autoridades de la Policía del Departamento de Granada, presididas por el Comisionado Simeón Ñurinda, jefe de Seguridad Pública de la institución policial, el obispo de la Gran Sultana, monseñor Leovigildo López Fitoria, así como autoridades de instituciones del gobierno.
 
 

INCENDIOS REGISTRADOS EN 2003   (datos no completos)
Fin de año 2002:  La Dirección General de Bomberos confirmó que durante el fin de año se registraron 53 salidas de emergencia, entre las que se dieron cobertura a accidentes de tránsito, quemas de monte,  incendios de la imprenta y un vehículo que quedó reducido a chatarra.

León
12 DE FEBRERO DEL 2003 /  La Prensa   / Mercedes Peralta /  Incendio arrasa con tiendas,   Seis establecimientos del Mercado de La Estación, en León,    dos tiendas de tela y calzado de la familia Shihab, tienda El Sultán, Bar Los Tigres, farmacia El Calmante, una tienda de modas y parcialmente una vivienda El fuego fue sofocado casi a las dos de la mañana por 67 bomberos de León, Managua y Chinandega,  se presume que el fuego se originó en la esquina de la tienda Shihab, donde supuestamente se escuchó una detonación. 

El oficial operativo de la Dirección General de Bomberos de León, Ottoniel Jaen, de guardia a las 10:30 de la noche, hora del incendio, informó que los establecimientos quemados fueron .  El Mayor Segundo Jefe del Benemérito Cuerpo de Bomberos de León, doctor Oscar Alemán Cruz, que desde los techos trataba de apagar el fuego con un grupo de sus compañeros,
 el benemérito Cuerpo de Bomberos de León —a pesar de su experiencia— no cuenta con técnicas modernas para sofocar incendios, y porque carecen de un sistema de alarma sonora para llamar a los bomberos. 

BOMBEROS CON FALTA DE RECURSOS 

 el oficial del Benemérito Cuerpo de Bomberos doctor Oscar Alemán Cruz lamentó que por falta de voluntad de la municipalidad para devolverles el edificio que les fue quitado durante el gobierno sandinista, esa institución no logre importantes donaciones de equipos contra incendios para proteger la ciudad. En los mismos términos se expresó Javier Rivera —chofer de una de las cisternas, y con cuarenta años de servicios como bombero—,   Hemos insistido con los tres alcaldes que ha tenido León para que nos devuelvan el edificio, y nuestros hermanos bomberos de Europa, Asia y Estados Unidos nos donen equipo.
Si la alcaldía nos devuelve el edificio que nosotros construimos, en menos de seis meses tendríamos cinco unidades nuevas”, reiteró Alemán Cruz. Para sofocar el incendio los bomberos utilizaron al menos 80 mil galones de agua a través de la red hídrica, y unos 5 mil galones con máquinas cisternas, la mayoría (6) de ellas obsoletas. Antes de los años 80 los bomberos trabajábamos con una capacidad de 16.500 galones sobre ruedas, y ahora sólo contamos con bombas de 1.500 a 5.000 galones incluyendo las dos unidades de la Dirección General de Bomberos, por lo que tenemos que hacer un tendido bien largo y relevo para obtener el agua necesaria y sofocar el incendio, explicó el mayor Alemán Cruz. 

SOCIEDAD CIVIL RECLAMA MÁS SEGURIDAD 

Don Antonio Ricco, propietario de Comercial Ricco, ubicado frente a la cuadra de los negocios quemados, y miembro de la Junta Directiva de Comerciantes, dijo que se necesitan en el Mercado de La Estación por lo menos seis hidrantes, uno en cada cuadra, para garantizar la seguridad, porque los Bomberos no cuentan con los suficientes recursos para combatir este tipo de siniestros. Pequeños comerciantes del Mercado “Santos Bárcenas” y vecinos del sector reclaman de la Alcaldía y las instituciones correspondientes, mayores recursos que aseguren el control oportuno de los incendios, para que no se produzcan mayores pérdidas en una ciudad con una economía tan deprimida. 



Managua
 13 DE ENERO DEL 2003 /  La Prensa  / Luis Alemán / Arden oficinas de arroceros /  Totalmente destruido quedó el local que ocupaba como oficinas, la Asociación Nicaragüense de Arroceros, ubicada de la Central Sandinista de Trabajadores, una cuadra arriba media al sur, luego de un incendio.  El incendio inició a la 1: 00 p.m., y a las 2:45 p.m. estaba siendo sofocado por los bomberos, quienes movilizaron a cinco unidades apaga fuegos y 20 efectivos, mientras brigadas de rescate de la Cruz Roja dio primeros auxilios a las personas que estaban en el sector. 

El teniente primero Sergio Viera, de la Dirección General de Bomberos, explicó que la cantidad de curiosos y la falta de hidrantes para el abastecimiento de agua fue un factor que los apaga fuegos tuvieron en contra. Producto del humo, el bombero Vidal Cárcamo sufrió un ligero desmayo por lo que fue trasladado al Hospital “Carlos Roberto Huembes”.



 


5 DE ENERO DEL 2003 / La Prensa / Luis Alemán / Tragedia bomberil
Dos miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos, que se dirigían a cumplir una misión, perecieron en accidente de tránsito
 Al escuchar la sirena, los conductores le cedieron el paso a los bomberos, menos el busero

Miembros de rescate de la Cruz Roja, levantan el cadáver del capitán Orlando Rivas Fletes que yace sobre la pista.

La familia bomberil está de luto. Dos miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos fallecieron trágicamente en un accidente de tránsito ocurrido la mañana de ayer sábado en los semáforos de la Asamblea Nacional, luego que un bus de transporte urbano de la ruta 262, impactó de frente contra un camión cisterna que se dirigía a sofocar una quema de monte en los alrededores de la Dirección General de Migración y Extranjería.  Los bomberos muertos son el capitán Orlando Rivas Fletes quien conducía la unidad apaga fuegos con el código 35 y el bombero Francisco Collado García, de tan sólo 13 años de edad, que viajaba en la cabina del camión en el asiento de pasajeros. Un poco después de las 10:30 a.m. los bomberos recibieron una llamada de emergencia por una quema de monte en los alrededores de la Dirección General de Migración y Extranjería. La unidad número 35, al mando del capitán Orlando Rivas Fletes y los bomberos Alfredo de Jesús Mejía Zelaya, Francisco Collado y Martín Bustamante, salieron a cumplir la misión. Con la sirena y las luces puestas al llegar a los semáforos de la Asamblea Nacional, la unidad bomberil intentó girar de abajo hacia el sur. 

   Luis Alfonso Leiva Lira, conductor del bus, fue detenido por la Policía y trasladado al Distrito Cuatro. “Debe caerle todo el peso de la ley”, exigieron los bomberos, quienes se quejaron que muchos conductores no respetan el sonido de las sirenas de la Cruz Roja, ni de los Bomberos. El capitán Walter René Jiménez, del Benemérito Cuerpo de Bomberos, lamentó la muerte de los dos apagafuegos y exigió a las autoridades policiales mano dura para con los conductores de buses que irresponsablemente y de forma temeraria, burlan las leyes de Tránsito. 

“El conductor del bus debió detener la unidad cuando escuchó la sirena de los bomberos, no lo hizo y por el contrario, aprovechó que el resto de vehículos dieron pase libre para meterse, impactando al camión de bomberos”, expresó el capitán Jiménez.  El bombero Francisco Collado falleció antes de llegar al Hospital Lenín Fonseca, mientras el también bombero Martín Bustamante, de 40 años de edad, se encuentra en estado delicado. Otro bombero lesionado fue Alfredo Mejía Zelaya, de 15 años, quien resultó con una herida en la cabeza.

Luis Alfonso Leiva Lira, conductor de la unidad de la Ruta 262, señalado como el responsable del accidente, continuó negando alguna responsabilidad en el caso, y reafirmó que la unidad de bomberos no traía puestas ni la sirena ni las señales de luces.  Pero eso no es todo, Miranda Talavera aseguró que el busero no sólo violó las leyes de Tránsito, sino que, además, violentó su ruta, la que lo obligaba a girar del Este hacia el Sur (Plaza Inter), pero giró hacia el Norte, impactando al camión cisterna.



 León.
30 DE ENERO DEL 2003 /  Fuego arrasa con bodega de alimentos  Incendio en las antiguas bodegas del ferrocarril arrasó con miles de córdobas en alimentos / Elízabeth Romero y Clarissa Altamirano
 Tras cuatro horas de intenso trabajo, los Bomberos de Chinandega, Corinto, León y Managua lograron sofocar un incendio de grandes proporciones registrado a la medianoche del martes y que se extendió hasta la madrugada del miércoles en las antiguas bodegas del ferrocarril, y que actualmente servían como bodegas al Ministerio de Educación, Cultura y Deportes(MECD), en León.  La acción de los Bomberos evitó que se produjera una tragedia de mayor magnitud, dado que contiguo a las bodegas está ubicada una estación gasolinera. Eddy Morales, coordinador del Programa de Alimentos del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, manifestó que en esa bodega estaban guardados 12 millones de córdobas en productos como granos básicos, leche y aceite. 

Junto a los Bomberos trabajaron efectivos de la Policía Nacional que acudieron al lugar para resguardar el sitio y evitar aglomeraciones, y que con la confusión se propiciara el saqueo, informó en Managua el jefe de Relaciones Públicas de esa institución, comisionado Marlon Montano.  En total fueron 65 policías a cargo del Jefe de Seguridad Pública de la Policía de León, comisionado César Díaz Baltodano, quienes acordonaron las vías de acceso a las bodegas, dado que las mismas están ubicadas en un sector comercial. 

Según el informe policial, el primero en observar que de las bodegas salía humo fue el vigilante Armando Lucío Ramírez, quien alertó a otro compañero suyo quienes a su vez llamaron al puesto de mando de esa institución para dar la voz de alerta a los Bomberos que empezaron a pedir auxilio a sus homólogos de occidente. Un 90 por ciento de leche en polvo y algo de arroz, frijoles y lentejas es lo poco que se pudo recuperar del incendio.  El informe preliminar de la Policía señala que en total se quemaron 18 mil 882 cajas de aceite, 6,400 bolsas de leche en polvo, más de 900 mil bolsas plásticas vacías, más de tres mil sacos, plástico negro, entre otros, así como cereal y soya en cantidad todavía sin precisar. El área dañada por las llamas fue de 100 metros cuadrados.  En total la bodega guardaba 597 toneladas métricas de aceite que se quemó, 58 toneladas de lentejas, 80 toneladas de frijoles y 156 toneladas de leche en polvo, lo que ascendía a 12 millones de córdobas. 

BOMBERO AFECTADO
En su valiente acción, uno de los apagafuegos, el bombero Pedro Rafael Martínez, de 21 años de edad, sufrió quemaduras en el rostro y los ojos producto de la ruptura de los barriles de aceite comestible que se encontraban en la bodega.
 


DOMINGO 5 DE ENERO DEL 2003 / La Prensa  / Jehú Hernández y Luis Alemán 

Vocación de servicio los lleva a la muerte
El pequeño Francisco Javier siempre quiso ser bombero, el pasado 14 de diciembre en el simulacro de terremoto fue rescatado por un miembro de la Cruz Roja.

Disciplina, honor, abnegación. Ese fue el lema que abrazó fielmente durante los últimos 40 años de su vida el capitán Orlando Rivas Fletes, jefe de la Guardia Permanente del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua, quien perdiera la vida ayer por la mañana en el cumplimiento de su deber. Junto a él también falleció Francisco Javier Collado Castellón, un joven bombero que a pesar de contar con sólo 13 años de edad, daba muestras de un alto sentido de humanismo y servicio comunitario.

TODA UNA VIDA DE AMOR 

El capitán Rivas nació el 10 de mayo de 1935 en Potosí, Rivas, pero se trasladó a Managua en 1962 a integrarse al Cuerpo de Bomberos, con la firme convicción de que su misión en la vida era ayudar al prójimo, salvar vidas y proteger bienes.
Según el mayor Félix Téllez, desde su integración fue capaz de ganarse el cariño y aprecio de tropas y oficiales de esa benemérita institución. “En él relucía su espíritu de ayudar a los demás. Recolectaba ropa y comida para llevarlas a personas de escasos recursos económicos de El Sauce, en León, y en el sector de la Colonia Morazán y la Calle 14 de Septiembre aquí en Managua. Eso lo hacía a título personal”, indicó. 

Con su primer matrimonio procreó tres hijos. Dos de ellos viven en la Colonia Morazán y otro en Estados Unidos. Con su segunda esposa, Esther de los Ángeles Collado Gaitán, aunque no procreó hijos, compartía la educación y formación de una hija de ésta. Durante su larga trayectoria bomberil, formó y capacitó a muchos jóvenes que llegaban con la intención de formar parte de esa institución. Su abnegada labor y preparación recibida durante varias décadas, le permitió ostentar el grado de Capitán, con el cargo de Jefe de la Guardia Permanente, que es la Guardia Operativa que pasa en alerta las 24 horas del día.
 

UN JOVEN PROMETEDOR 

Francisco Javier Collado Castellón, con tan sólo 13 años de edad, ya había hecho historia en la lucha contra incendios. Su pequeña imagen tomó notoriedad por una fotografía publicada en LA PRENSA, captada durante su participación en los ejercicios de rescate en un simulacro de terremoto realizado el pasado 14 de diciembre, en Managua. 

A su corta edad, tenía en su haber varias acciones de extinción de incendios y hasta había logrado obtener su diploma de bombero. “Desde chiquito, él siempre soñó con ser un gran bombero”, afirmó su mamá Paula Maribel Castellón García, quien no entiende cómo un adolescente que se formaba para salvar vidas, podía morir de forma tan trágica. 

Francisco Javier tenía en sus venas sangre de bombero. Su tío, el capitán Orlando Rivas Fletes, le había inculcado desde pequeño el espíritu de un apagafuegos y poco a poco lo fue introduciendo en ese mundo de llamas, agua y humo. Irónicamente, ambos murieron cumpliendo esa noble misión de apagar incendios. 

“Siempre quiso ser bombero, era su gran aspiración y por eso murió”, afirmó muy consternado don Manuel Collado Gaitán, padre de Francisco Javier Collado Castellón. “Ellos (los bomberos) están para resguardar la vida, pero otro irresponsable se las quita”, expresó.
 


15 DE MARZO DEL 2003 /  Llamas devoran una vivienda / Luis Alemán
 Un incendio redujo totalmente a cenizas la vivienda propiedad de la señora Giselle Najlis Bolaños, la que alquilaba a la comerciante Gloria Ramírez desde enero pasado, y que estaba ubicada de los semáforos de Villa Fontana, una cuadra al norte.  Edgard Maltez, quien vigilaba la casa siniestrada, relató que él se encontraba cerca de la caseta de vigilancia cuando llegaron los albañiles que trabajaban en una casa vecina a avisarle que la vivienda se estaba quemando.  Relató que intentaron quebrar un tanque de nicalit que hay en el techo con la intención de que el agua que contenía cayera sobre las llamas, pero no lo lograron. 

Por su parte el capitán Walter Jiménez, del Benemérito Cuerpo de Bomberos, aseguró que la casa estaba totalmente quemada y que no se podían determinar las causas del siniestro. La primera hipótesis que tienen los bomberos es que pudo tratarse de un cortocircuito, “pero eso será determinado después que trabajen los peritos contra incendios”, aseguró el capitán Jiménez.
El incendio comenzó en uno de los cuartos y se extendió rápidamente a toda la vivienda. Cuando llegaron las unidades contra incendios, la casa ya estaba quemada totalmente, afirmó el señor José Ramón Espinoza, vecino de la casa siniestrada. 

En la labor de sofocar el fuego resultó lesionado el capitán Miguel Urbina, de la Dirección General de Bomberos. Una viga cayó sobre su cabeza, pero afortunadamente sólo sufrió una herida pequeña. Otro bombero lesionado fue José Ramón García, quien sufrió golpes en su pie izquierdo cuando le cayó una viga encendida. Éste también fue atendido por una ambulancia que se encontraba en el lugar.


2 DE ENERO DEL 2003 /  La Prensa  Luis Alemán / Imprenta y vivienda reducidas a cenizas
 Destruidas totalmente quedaron dos casas, producto de un incendio el fin de año en Managua. Se trata de una humilde vivienda en el barrio Las Torres que quedó reducida a cenizas y unas oficinas donde funcionaba una imprenta en los alrededores del Ministerio de Gobernación. Alder José Torres Torres, de 28 años de edad, fue uno de los afectados por la quema de su humilde vivienda, la que quedó quemada totalmente, sin poder rescatar absolutamente nada.

Gilberto Mendoza, bombero voluntario, afirmó que la casita se quemó debido a una mala conexión del sistema eléctrico de la vivienda. “Se registró un cortocircuito y como la casa era de madera, el fuego se propagó rápidamente quemando todo por completo”, afirmó un bombero voluntario.

La otra vivienda donde funcionaba la imprenta Copisar, propiedad de Álvaro Caldera Cardenal, ubicada del donde fue el Cine Aguerri, una cuadra al lago y dos y media cuadra abajo, también quedó reducida a cenizas, 15 máquinas impresoras fueron destruidas en menos de una hora por las llamas que supuestamente se originaron en un microbús que estaba guardado en un garaje del local. 

El incendio inicio alrededor de la 1:20 pm, del 31 de diciembre, según los Bomberos Voluntarios, quienes aseguraron que todo comenzó en un microbús placas 065-053 que fue guardado en un garaje. “Creemos que se trató de un cortocircuito en el sistema eléctrico del microbús”, afirmó el bombero Gilberto Mendoza, oficial de turno del Benemérito Cuerpo de Bomberos. 

Dentro del microbús quemado se pudo observar una cantidad de arena, la que aparentemente fue usada para controlar el fuego, “las personas que estaban en ese momento usaron los extinguidores pero no funcionaron y el fuego se extendió”, explicó el bombero. 

Douglas Acosta, que trabaja como tipógrafo numerador, relató que todo el personal ya se había retirado del local y que habían quedado sólo Leonardo Vásquez que trabaja como vigilante. Cuando salimos tenemos la costumbre de dejar todo apagado y hasta los braker bajos para evitar incendios, no sé lo que pudo ocurrir, aseguró Acosta quien lamenta el hecho, sobre todo porque quedará sin empleo. 



Chinandega
4 DE ENERO DEL 2003 /  La Prensa / Carol Munguía / Chinandega despunta con un incendio / Fue consecuencia de un cortocircuito originado en una tienda de calzado Dos establecimientos comerciales tomaron fuego el jueves por la mañana, constituyéndose en la primera tragedia al arrancar el año 2003. Cuatro unidades de los Cuerpos de Bomberos Voluntarios y Federados se dieron a la tarea de disminuir los daños que provocó un cortocircuito en la tienda de calzado Pague Menos y que alcanzó a Variedades Géminis. La tienda de calzado, propiedad del señor Rodrigo Lacayo, originario de Managua, perdió al menos un 75 por ciento de su mercancía, dijeron fuentes de los Bomberos Federados.

En el evento, el bombero Manuel Zamora resultó lesionado. Zamora cayó del segundo piso por donde penetraron las fuerzas apagafuegos y se precipitó al vacío, caída que le provocó fracturas en la pierna izquierda.


LUNES 6 DE ENERO DEL 2003 /  La Prensa / Bomberos despedidos con llanto y honores / Luis Alemán

El ataúd conteniendo los restos del joven bombero Francisco Javier Collado, es trasladado en un camión cisterna y escoltado por sus compañeros bomberos. LA PRENSA/C. CORTEZ

Los bomberos muertos en un accidente de tránsito el pasado sábado, fueron ascendidos póstumamente, durante un homenaje realizado por el Benemérito Cuerpo de Bomberos. El capitán Orlando Rivas Fletes fue ascendido póstumamente a Mayor, mientras que el pequeño bombero Francisco Javier Collado Castellón, recibió el grado póstumo de Cabo Segundo. 

Ambos bomberos fueron sepultados ayer, el mayor Orlando Rivas fue trasladado hasta Potosí, en el departamento de Rivas, donde sus familiares y amigos le continuaron rindiendo homenaje, mientras que el cabo segundo Francisco Javier Collado fue sepultado aquí en Managua. El ataúd conteniendo los restos del joven bombero Francisco Javier Collado fue trasladado desde su casa de habitación hasta el Cementerio Periférico, sobre la tolda de un camión cisterna de bomberos, el mismo en que varias veces se movilizó para cumplir su misión de apagafuegos. 

Los funerales de este ejemplar jovencito,fueron encabezado por una brigada infantil de aspirantes a bomberos, precisamente los niños que durante algún tiempo, fueron estimulados por el ejemplo de Francisco Javier, para integrar desde pequeños el Cuerpo de Bomberos. Cuando los restos mortales de Francisco fueron bajados a tierra, las unidades bomberiles que encabezaron la marcha, hicieron sonar sus sirenas a la par que la banda musical entonaba marchas fúnebres.



Masaya l
 19 DE MARZO DE 2002 / Mayda Isabel Meléndez / Nosotras / La Prensa

Una joven apagafuegos
A sus 17 años, Raquel Espinoza hace algo que ni sus amigas ni ninguna otra mujer de Masaya lleva a cabo actualmente: es voluntaria del Benemérito Cuerpo de Bomberos de su ciudad natal. Ingresar al grupo de bomberos voluntarios no fue fácil. No porque los apagafuegos le hicieran la vida imposible, sino porque su progenitor se oponía rotundamente por considerar que es un oficio de machos y que su hija adolescente no tenía cabida allí. Reconoce que al principio no le gustaba la idea de apagar fuegos, pero por insistencia de una amiga que sí tenía la inquietud, fue a investigar los requisitos. Los llenó y se quedó. De eso hace más de dos años. “Me gusta servir a los demás. Aquí en Masaya no hay mucho movimiento, casi no ocurren incendios grandes, pero ya he participado en actividades de rescate y mi primera salida fue a un incendio en el Volcán”, recuerda.

Como todo bombero voluntario, Raquel debe hacer turnos en la estación de bomberos. Esto significa que los 22 de cada mes permanece todo el día allí, en plena disposición, lo que le ha permitido convivir con sus compañeros de labores y desarrollar una relación de camaradería con ellos
 
 
 
 


20 DE NOVIEMBRE DEL 2003 / La Prensa
 Bomberos norteamericanos adiestran a colegas leoneses 

 20 jóvenes apaga fuego reciben capacitación  
Mercedes Peralta
El Benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios de León recibe un curso de actualización de conocimientos, de parte de dos bomberos de Memphis, Tennessee, Estados Unidos. 

Shea Payne y Ava Forbes son los bomberos que integran una misión de la Higher Ground Baptist Church, que realiza una campaña evangelística en esta ciudad, que culmina hoy en el Estadio Metropolitano, cuya visita obedece a una invitación de la Asociación de Pastores Evangélicos de León. 

Un grupo de 20 jóvenes bomberos, incluyendo tres muchachas, reciben la capacitación desde el pasado día domingo, cuando hicieron una presentación pública en la plaza de Sutiaba. 

Los conocimientos recibidos son sustentados con los manuales en idioma español de la última edición de Fundamentos de la lucha contra incendios, publicado por la Asociación Internacional de Formación de Bomberos. 

Uno de los temas a aprender es el tratamiento a los ocupantes de un vehículo accidentado y al medio dañado, explicó el capitán Leoncio Salgado, del Benemérito Cuerpo de Bomberos. 

Éstos recibieron además de la capacitación, una cantidad de guantes para ser utilizados en el servicio bomberil. 

Los bomberos mejoran sus técnicas y mantienen la esperanza de que la Alcaldía de León les devuelva el edificio que construyeron hace varias décadas en terrenos de la comuna. 

ENTRE EL FUEGO Y SIN LOCAL 

La unidad del Benemérito Cuerpo de Bomberos de León es el segundo en el país, y nacieron en 1951 tras el incendio que destruyó el mercado de esta ciudad. 

Con esfuerzos propios y ayuda de los algodoneros de León, en los años de auge de la producción de la mota blanca, construyeron el edificio en un terreno cedido por la comuna. Los cambios políticos del país obligaron al Benemérito Cuerpo de Bomberos a quedar sin edificio, sin las 16 unidades bomberiles que tenían en aquella época y hasta sin sirena. 

Durante el gobierno de doña Violeta Barrios de Chamorro renació la esperanza de recuperar el bien inmueble, pero la resistencia de las autoridades locales lo impidieron. 

Desde hace unos años están ubicados en un solar frente al costado suroeste del hospital de esta ciudad, pero “los dueños del terreno ya nos lo están reclamando porque dicen que vendieron el terreno”, explicó el sargento Luis Ángel Larios, de 76 años, que ha dado la mayor parte de su vida a la comunidad, desde esa institución de servicio. 

La falta de un local y edificio propio ha impedido que instituciones internacionales beneficien a los bomberos locales, que en sus años de existencia han acumulado gran experiencia y, a pesar de sus limitaciones, prestaron su servicio en los dos últimos incendios ocurridos este año
 
 
 
 
 
.