TERMALES DE NICARAGUA

Oviedo habla de “aguas calientes”, de lo cual confirma versions recientes de que en los alrededores de Tipitapa abundaban entonces los brotes de Fuentes termales, como los que tpdavia fluyen hacia la superficie en los llamados “Termales de Tipitapa” y en los Termales de San Francisco Libre.
 
 

Estos termales están ubicados al noreste de la ciudad de Tipitapa, a orillas del río del    mismo nombre, que sirve de comunicación entre los lagos de Managua o Xolotlán y  el Gran Lago de Nicaragua o Cocibolca.  Cuenta con tres piscinas: una que almacena el agua que brota de las propias  fumarolas, y que alcanza temperaturas de 90 grados centígrados, de la cual pasa agua caliente y sulfurada a otras dos piscinas grandes que mantienen una  temperatura de 40 grados centígrados.   Ninoska Coronel, funcionaria de la Alcaldía de Tipita y administradora del “Centro Turístico Baños Termales de Tipitapa”, comentó que por sólo 10 córdobas el  visitante puede entrar a disfrutar de un relajante baño en sus piscinas o hacer uso  del único baño sauna natural del país, con capacidad para diez personas, que funciona con el vapor del hervidero natural, muy recomendado para bajar el colesterol y las llantitas.
 

15 DE SEPTIEMBRE DEL 2002 / La Prensa
              El poder de los termales
Los termales de Tipitapa constituyen uno de los  sitios más conocidos y visitados por nacionales y extranjeros.
 
 


                                                     Las termas o termales eran  los baños de los públicos de los antiguos romanos,  aguas minerales calientes,  donde la gente solía liberar su cansancio. En pleno siglo  XXI, las cosas no han cambiado, y el poder seductor de bañarse en  aguas tibias ha ganado  terreno.
    Orlando Valenzuela

Bañarse en un termal puede ser relajante para alguien estresado, que se sentirá como nuevo cuado el agua tibia se deslice por su cuerpo agotado; habrá también quienes alberguen la esperanza de que los minerales de las aguas termales los curarán de enfermedades de la piel.    Los pocos lugares que ofrecen algunas condiciones para disfrutar de los benéficos  efectos de las aguas termales, todavía no logran atraer la atención de miles de personas que no encuentran opciones de sana recreación.  No es extraño que a estos lugares lleguen muchos extranjeros, que por carecer de estas maravillas de la naturaleza en sus países, aprovechan sus vacaciones para disfrutar de las relajantes aguas de los termales.  Existe la creencia de que a los termales sólo llegan personas enfermas de la piel, sin  embargo, algunos dueños de éstos opinan que pueden llegar todos los que deseen hacerlo, pues los minerales y las tibias aguas ayudan a eliminar el estrés.   Los visitantes de los termales afirman que a partir de tomar agua de éstos, han mejorado de infecciones renales, diabetes y otros padecimientos. Otros creen lo mismo con sólo tomar baños de vapor a la orilla de las fuentes humeantes, incluso,  existen muchos que van a ellos por prescripción médica, concediéndole a estas  fuentes un valor casi milagroso.

              TERMALES DE TIPITAPA
 


 
 

Proyecto: Maqueta de las futuras instalaciones Clinica de la piel

              También habló de las virtudes curativas de las aguas termales de Tipitapa: “Son buenas para el estrés, la osteoporosis, artritis, diabetes, obesidad y toda clase de enfermedades de la piel”. Contó que hay personas que vienen de Estados Unidos,  Honduras, Costa Rica, Guatemala y de todo el país en busca de curación en estas   azufradas aguas.
 


 

              En busca de cura, entre miles de personas que visitan estos termales se encuentra  Lourdes Larios, que desde hace un año y tres meses viene dos veces a la semana con su amiga María del Carmen Morales que padece de psoriasis, la que tiene extendida por gran parte del cuerpo. “Yo estuve un año tratándome con medicamentos, pero el dermatólogo me quitó los medicamentos, me recomendó que me hiciera los  baños termales y ya siento mucha mejoría”, afirmó Lourdes.
 


 

              Mientras converso con otras visitantes, en otra piscina, Helena Gutiérrez tiene fe en que las propiedades curativas de las aguas le ayudarán a recuperar la salud de su  hija Kenia Francisca Gamboa, que de sólo 13 años fue diagnosticada con fiebre  reumática, razón por la que el medico le recomendó los baños de agua tibia de los  termales.

              Además del atractivo de sus aguas calientes, los “Termales de Tipita” ofrecen  servicio de restaurante, donde se puede disfrutar del famoso “Pescado a la Tipitapa” por sólo C$50 el servicio.

              QUÉ SON LAS AGUAS TERMALES
 


 

              Las aguas termales se forman en las zonas donde hay vulcanismo activo, es el caso  del Pacífico de Nicaragua, donde existe una extensa cadena volcánica, explicó
              Armando Saballos, vulcanólogo del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales
              (Ineter).

              -Saballos detalló que la formación de los cuerpos hidrotermales se produce cuando
              el magma de la tierra, que es roca fundida a miles de grados de temperatura, busca
              salida a la superficie, y cuando no logra salir toma otras direcciones, y se forman
              intrusiones debajo de la tierra, “esos cuerpos magmáticos permanecen calientes
              muchos años y dependiendo del ambiente y la composición química de los
              materiales, puede tardar siglos y hasta miles de años en enfriarse”, advierte
              Saballos.
 


 

              -El vulcanólogo dijo que muchas veces ese cuerpo magmático caliente está cerca de
              depósitos subterráneos de agua, conocido como manto friático, que con el tiempo
              va calentando este depósito de agua, la que a mayor temperatura, pierde densidad y
              empieza a formarse vapor que busca cómo ascender hasta salir a la superficie.
              Explicó que estos gases o vapor de agua caliente encuentran salida a la superficie en
              las fracturas de la tierra o fallas geológicas provocadas por grandes movimientos
              tectónicos
 


 

              -Indicó que los componentes presentes en las aguas termales son el dióxido de
              carbono, ácido sulfúrico, dióxido de azufre, aunque también contiene otros
              minerales, tales como el calcio, fósforo y otros sedimentos del océano que llegan a
              la superficie cuando las placas tectónicas chocan y el magma funde compuestos
              orgánicos marinos que luego fluyen a la capa superficial de la tierra.
 


 

              -Entre algunos de los usos que se les da a los termales, se pueden mencionar, la
              producción de energía geotérmica, como atractivo turístico y con fines
              medicinales, indicó Saballos.

El informe de Oropesa señala que el puente de tablones muy gruesos) tenía 208 metros.
 


 

Esa distancia resulta impresionante, tomando en consideración el desarrollo tecnológico de aquellos días. Sin embargo, Oropesa menciona en su informe que el puente ya estaba siendo edificado
con madera cortada en los mismos alrededores de la "Villa de San José de Tipitapa".

No se especifica el sitio exacto de la construcción de ese puente inmenso de maderas preciosas. Tampoco se dice quiénes lo construyeron.

Es de suponer, por supuesto, tal como ocurría en esos años brutales de la colonización española, que los trabajos más duros y rudos corrian por cuenta del indígena de la Villa de San José de Tipitapa", porque si no lo hacían, allí estaba presto el látigo de los jefes militares españoles.

Si el puente original estuvo donde es hoy el puente metálico, es posible, entonces, que los tablones estuviesen asentados en la rocas inmensas que están en medio del lecho actual del Río Tipitapa.

Estas rocas enormes, con petroglifos, están situadas entre el lecho principal del Río y los Baños Termales de Tipitapa donde brotan corros de agua caliente.

Casualidad o no, en estas rocas aparece calcada una imagen de Santiago, a la cual le disparaban tiros los soldados conservadores y liberales durante las campañas militares de la Guerra Constitucionalista en 1926-1927.

Las razones para construir el puente de tablones (madera) eran esencialmente, tres: 1) los españoles estaban interesados en el paso de un lado a otro para que cruzaran sus tropas leales al Rey de  España; 2) asimismo, deseaban que el intercambio comercial se diera entre los colonizados del norte y de Managua, Granada y Masaya, fundamentalmente; y 3) con el fin de que los pobladores, objeto de la encomienda de Almendárez, fueran a trabajar a haciendas de colonizadores para el lado de Boaco y Chontales, para que pudieran cumplir con los pagos de impuestos al encomendero y los diezmos para la Iglesia "Veracruz" de la Villa San José de Tipitapa".

Si nos atenemos a la afirmación de que ese puente era de 208 varas, ello indica que debieron construir  bases fuertes de piedras canteras acomodadas, las cuales eran abundantes en los alredores, según se aprecia en la orilla del legendario Río Tipitapa.
Donde es actualmente el puente metálico se aprecia que hay enterrado un trecho apreciable de piedras canteras muy gruesas en la parte sur, es decir, hacia el lado del camino o calle que iba a dar al caserío fundado por Juan Baustista Almendárez, el encomendero español.
 
 
 

15 DE SEPTIEMBRE DEL 2002 /  La Prensa
             En San Francisco del Carnicero, un
              termal curativo
 
 

               Los termales de San Francisco Libre, que forman
               un riachuelo que desemboca en el Lago Xolotlán,
               constituyen uno de los atractivos naturales de este
               municipio de Managua.
 
 

              Al otro extremo del Lago Xolotlán, en el pueblo de San Francisco Libre, antes San
              Francisco del Carnicero, existe un autentico río de aguas termales que fluye a sólo
              kilómetro y medio del casco urbano.

              Esta fuente de aguas termales se encuentra en el Centro Medicinal de Hidroterapia
              y Fangología “José de la Cruz Mena”, que pertenece a la Asociación de Educación
              Popular “Carlos Fonseca Amador”, dirigida por el profesor Orlando Pineda.

              Este centro, que por el momento está cerrado por falta de energía eléctrica, desde
              que se fundó se convirtió en el único lugar de Nicaragua especializado en curar
              enfermedades de la piel mediante la aplicación de fango volcánico y agua termal,
              proveniente de varias fuentes que existen en el local.

              Entre las afecciones que normalmente se atienden, se encuentran padecimientos
              de reumatismo, artritis, hongos, espinillas, barros, manchas, acné, migraña,
              dolores musculares, rasquiña, estrés, insomnio, dolores de cabeza y otras
              enfermedades.

              En el centro existe un sistema especial de tuberías y llaves para controlar el flujo
              de las aguas termales y el agua fría que viene de un pozo, esto permite graduar la
              temperatura en las bañeras termales donde se aplica el fango rojo, negro y gris, o
              simplemente para tomar el relajante baño que eliminará el estrés.

              Para las personas obesas, un baño en esta agua es lo más indicado, pues además de
              bajar el nivel del colesterol, también ayuda a derretir la grasa corporal
              acumulada. Se espera que para principios del próximo año el lugar de medicina
              natural reanude su atención al público, según explicó un funcionario de la
              Asociación.

              La temperatura de las aguas termales de San Francisco alcanza más de los cien
              grados centígrados, por eso no es extraño que su calor se sienta a varios
              kilómetros de distancia, donde ya tibia cae al lago Xolotlán. De esta manera, las
              personas que no puedan entrar al Centro Medicinal podrán disfrutar de sus aguas
              sulfurosas en el riachuelo que se forma en su viaje al lago.

              Para cualquier información sobre este centro de aguas termales, pueden
              contactarse con Guillermo Fuentes o el profesor Orlando Pineda, a los teléfonos
              2496184 ó 2496194.
 
 

15 DE SEPTIEMBRE DEL 2002 /  La Prensa

Estas aguas termales se encuentran en el camino a Ocotal, a unos cinco kilómetros de distancia de Macuelizo.
En Macuelizo, Nueva Segovia, existe una fuente de  aguas termales que forma un pequeño riachuelo  que cae al río.
    el agua que fluye de una hondonada arenosa forma un riachuelo que por   varios kilómetros baña los potreros y labranzas de los campesinos de la zona.
 
 

              En el municipio de El Jícaro, en el departamento de Nueva Segovia, se encuentra  otra zona de aguas termales, ubicada en un área rocosa.     Las aguas de estos termales, que alcanzan altísimas temperaturas, se encuentran a  poca distancia del río Jícaro, adonde caen y calientan la corriente por un gran  trecho.

              Otros lugares donde también existen fuentes de aguas termales, son:
el volcán  Mombacho,
las lagunas de Xiloá
Laguna de Apoyo
la zona del Triángulo Minero
 

15 DE SEPTIEMBRE DEL 2002 /  La Prensa
              Aguas Claras, el termal más
              acondicionado

 

               Los termales “Aguas Claras”, en el kilómetro 69 de la
               carretera a Boaco, son los que tienen las mejores
               condiciones para atender a sus visitantes.
 
 

              Sin duda alguna, los termales que tienen las mejores condiciones para que el
              visitante pueda disfrutar de un relajante baño de agua tibia son los termales
              “Aguas Claras”, ubicados en el kilómetro 69 de la carretera a Boaco.

              “Aguas Claras” consta de seis piscinas de auténticas aguas termales, que son
              llenadas por gravedad a través de tubos de seis pulgadas de diámetro que
              transportan el agua sulfurosa que sale de las vertientes.

              Además del atractivo de sus piscinas, también se ofrecen servicios de bar y
              restaurante, que junto a la oferta de habitaciones con aire acondicionado, hacen
              de este lugar una parada obligada en el camino hacia las ciudades de Boaco,
              Juigalpa o la capital.

              Los niños también tienen su pequeña piscina protegida por un ranchón de palma,
              mientras que para los adultos están disponibles el resto de piscinas semiolímpicas,
              aptas para competencias de natación. La entrada para hacer uso de las piscinas es
              de 20 córdobas los adultos y C$10 los niños.

              El local está abierto de miércoles a domingo, de 8:00 a.m. a 7:00 p.m. Mientras
              tanto, los precios de las habitaciones por día están en 25 dólares, con aire
              acondicionado.

              El ambiente es agradable, hay hermosas hamacas instaladas alrededor de las
              piscinas y pequeños ranchos. También, si quiere bailar, existe una discoteca que
              funciona los días que está abierto el local. Para los clientes que se hospedan en las
              habitaciones, existe una piscina privada y una sala con televisión directa, y mesas
              de billar.
 

15 DE SEPTIEMBRE DEL 2002 /  La Prensa
              Aguas Calientes, en León Viejo
 
 

               A la orilla del camino a la Planta
               Geotérmica Momotombo, se
               encuentra la fuente termal de
               “Aguas Calientes”.
 
 

              En la región de Occidente existen otras fuentes de aguas termales, una de ellas es
              “Aguas Calientes”, ubicada a 8 kilómetros al norte del antiguo puerto de León
              Viejo.

              La vertiente de esta aguas térmicas nace a sólo unos diez metros de la carretera, la
              cual forma un riachuelo que baja por una planicie hasta desaguar en las costas del
              Lago Xolotlán, a unos diez kilómetros de distancia. Según el campesino Pablo
              Leonel Pichardo, trabajador de la finca “Aguas Calientes”, esta agua viene de la
              vecina loma “La Chitata”, que es un cerro de hormigón ubicado al otro lado de la
              carretera.
 


 

              Pichardo explicó que durante Semana Santa a estos termales vienen muchos
              visitantes a bañarse, la mayoría con problemas de salud, sobre todo en la piel.
              “Hay gente que agarra agua caliente y mete los pies en ella porque es buena para el
              mal olor, los hongos, las infecciones, el pica pica y los granos”, dice convencido
              Pablo Leonel.

              Pero no sólo personas enfermas visitan este manantial térmico, también es muy
              concurrido por turistas extranjeros, grupos de estudiantes universitarios y de
              secundaria, así como por evangélicos que realizan bautismos a la orilla de la
              corriente.

              La temperatura de estas aguas no es tan elevada como las de San Francisco,
              Tipitapa o las de Teustepe, pero su vertiente es muy generosa, y lanza abundante
              agua, la que forma un estrecho riachuelo que al bajar por los potreros pierde su
              alta temperatura y es agradable para bañarse sin miedo a una quemadura.
 
 

comienzo de la página
Indice de Managua
Municipio de Managua
Nika CyberMunicipio