Colecciones manfut.org ++++++++ Bienvenidos.. Nicaragua en cada lugar... Algo Especial..++++++++ Indice de Managua Nicaragua

MUNICIPIOS DE MANAGUA
TICUANTEPE MANAGUA NICARAGUA


Managua, CapitalSan Rafael del SurMateareEl CruceroSan Francisco
Ciudad SandinoVilla del CarmenTipitapaTicuantepe

La cerámica indígena es van multicolor, funeraria, utilitaria presentativa de rostros de de humanos, especialmente femeninos y también representan imagenes de animales silvestres y domésticos.

Esto indica, según veremos adelante, que el territorio oeste pie del Cerro Ticuantepe o en empinadas cúspides, habita grupos indígenas hace centenares o miles de años.

Estos indígenas eran los Masagalpas. Como en casi todos casos, no hay documenta acerca de cuándo apareciera estas tierras frescas de los Filones de Las Sierras El Crucero Managua.

Este grupo indígena Masagalpas sostenía relaciones comerciales culturales con los nahuas o nicaraos, de acuerdo con investigaciones realizadas por Carlos Ampié Pérez, estudioso de los asuntos indígenas en Ticuantepe.

Se establece plenamente la presencia de los Masagalpas el siglo 18 cuando aparece haciendo medidas de tierras en Managua el encomendero español Juan Bautista Almendárez, quien había recibido en "encomienda" (esclavos, tierras cosechas regaladas) Tipitapa en 1755, según los historiadores Julián N. Guerrero, Lolita Soriano de Guerrero y Gratus Halftermeyer este último autor de la Historia.

Por supuestas órdenes del sistema colonial español, Almendárez trazó líneas divisorias entre el Cerro Ticuantepe, la Peninsula de Chiltepe y distintos puntos de Managua y Nindirí, debido a peticiones de grupos indígenas.

Al tomarse las medidas y hacer Almendárez el informe correspondiente, el encomendero español menciona que los indígenas Masagalpas residen entre Managua y el Cerro Ticuantepe.

La palabra Ticuantepe quiere decir: "Cerro de las Fieras". Según crónicas españolas de finales del Siglo 18, especialmente cuando Almendárez anduvo tomando las "medidas" de tierras mencionadas, se menciona una gran cantidad de fiera o animales salvajes existentes en los Filones de El Crucero y los bosques ubicados en lo plano, y en ambos escenarios se incluía el territorio de Ticuantepe.
 

entrevista con Carlos Acopié Pérez

Masagalpa significa Casa de los Venados. según Urtecho y Carlos Mántica. lo cual confirma Carlos Ampié Perez, uno de los estudiosos del pasado aborigen de Ticuantepe.

Algunas crónicas dispersas y muy limitadas indican que esta comunidad indigena de los masagalpas existía en esta zona de Ticuantepe (y posiblemente de "La Concha') cuando llegaron los conquistadores españoles al Lago de Nicaragua ("..la mar dulce"), jefeados por Gil González Dávila.

Según los estuo!os y afirmaciones de Carlos Ampré Pérez. la comunidad Indígena de los masagalpas era de unos 5.000 indígenas en aquella época de la llegada de los españoles al Gran Lago Cocibolca o de Nicaragua.

Esta relación se saca, al mismo tiempo, por los restos arqueológicos encontrados en distintos sitios del territorio de Ticuantepe, especialmente en comunidades rurales actuales como San Felipe y El Edén, situados al borde de as faldas del Cerro Ticuantepe.

Por medio de la arqueología se na podido determinar que los masagalpas vivían de la agricultura porque sembraban maíz, frijoles. yuca, algodón, pitahaya, chagüites (plátanos, guineos).

Del algodón tejían sus telas para sus vestidos. Los mismos españoles obligaron a los indígenas r, asagalpas a que les tejieran teas de algodón para confeccionar los vestidos de los colonizadores. hacer ve Ampié Pérez.

Esta comunidad indíge;ia de los masagalpas estaba íntimamente relacionada con los nahualts, que también es el mismo pueblo nicarao o Nicaragua, grupo llegado a nuestro territorio unos tres siglos antes que los españoles.
 

Los nicaraos o nicaraguas fueron los ultimos en llegar a este sector geográfico antes de la conquista española, porque primero, varios siglos antes. llegaron los chorotegas o mejicanos de los cuales también existen bastantes vestigios arqueológicos

Por supuesto es bien marcada la diferencia arqueológica entre los chorotegas y nicaraos o nicaraguas.

Se ha estudiado y establecido que entre los chorotegas y nicaraguas ya tenían diferencias grandes Por ejemplo, entre las tumbas de los nicaraguas se han encontrado restos humanos en los sarcófagos. en las ollas, inclusive calaveras (huesos del rostro y la cabeza) y casi todos sus objetos uttütarios usados por ellos. por ejemplo. las piedras de moler a -mano, bien trabajadas, con rostros esculpidos de personajes importantes

La piedra de moler se conoce como "metate", la cual, según se aprecia, era tallada pacientemente hasta darle una forma honda en el centro y alta en los extremos, para que se pudiesen moler el maiz. para la fabricación de las tortillas.

En cambio. es notorio que los chorotegas no tenían la delicadeza artística. porque su cerámica es menos artística un poco rústica. Sin embargo, sus rasgos era más hacia lo escultural, esculpido, aunque en sus figuras de cerámica plasmaban cómo era la gente... Si se trataba de una muchacha, pues en ¡a figura de barro se nota que era joven. Si se trataba de una persona adulta también lo hacían bien. Representaban asimismo a los ancianos

Se nota que los ancianos eran jorobaditos, tal como es un anciano

Otro rasgo caracteristico de os chorotegas es rice no se enteraban en vasijas u ollas..se enterraban en el puro suelo.
 

Diriangén derrota a Gil González

El idioma de los chorotegas poco se conoce, sólo en algunos pueblos de oriente como Nindiri, Monimbó, Niquinohomo, Diriomo y Diriá. Diriá era el pueblo más importante de esa época de los chorotegas y masagalpas. El pueblo de Diriá organizó el ataque a Gil González Dávila, encabezado por el Cacique Diriangén.

La relación que tiene el pueblo de los dirianes se conoce más por ese enc_ntronazo con Gil González Dávila. Se informa en crónica que fue un día sábado a las doce del día que les tocó atacar a los españoles.

Los indígenas salieron de Diriá ese día sábado. El lugar del encuentro, como se. sabe, fue en Nandaime, donde los españoles fueron derrotados por los dirianes, jefeados por el Cacique Diriangén.

Ese día los españoles levantaron el campo y Gil González Dávila y su ejército de invasores criminales se retiraron hacia Costa Rica.
Los nicaraos eran un pueblo de más empuje económico, cultural, racial y al parecer hasta militar, porque esta tribu impuso su ídioma en esta zona del territorio nacional.

En Nicaragua se pronuncian unas 600 palabras de origen nahualts, las cuales sirven para comunicarnos diariamente entre los nicaragüenses.

"Pepenar", "celeque" y 'Yetelque" son tres palabras nahualts. La primera significa recoger, la segunda verde y "teteique" expresa que algo está amargo.

"Cumiche" se refiere al último hermano o hermana. "Pipe" indica el hermano o hermana mayor.

El mismo nombre de Ticuantepe procede del nahualt, cuyo significado es "Cerro de las Fieras". Alguna crónicas españolas y relatos trasmitidos de generación en generación señalan que en los cerros de Ticuantepe abundaba los leones, tigres, venados, mapachines, tigrillos, garrobos, chanchos de monte (zahinos), coyotes, comadrejas, guatusas. monos, pavones...

Masagalpa es también de origen nahualt o nahua. Significa `Tierra

Ha quedado demostrado que los masagalpas poblaron el oeste del territorio actual de Ticuantepe, en una zona alargada paralela (en el valle) al Cerro Ticuantepe y en sus faldas, en las cuales abundaban los ríos, ojos de agua y lagunetas, según se ha venido descubriendo con el paso del tiempo.

Artistas finos

Los masagalpas eran artistas finos, de gusto exquisito, de acuerdo con los vestigios arqueológicos que se han venido descubriendo a lo largo de decenas de años, especialmente por el paso de arados de tractores, roturas de zanjas, aperturas de huecos para sembrar árboles o construir casas en la zona oeste del actual Ticuantepe.

Los arados, en tiempos de los algodonales en Ticuantepe, hacían brotar quebradas y enteras distintas piezas arqueológicas como ollas con osamentas humanas, platos, vasijas ornamentales..

Al hacerse zanjas para instalar tubos de agua potable ha ocurrido lo mismo, e igualmente al cavar huecos para construcciones de casas o perforaciones para pozos, pero lo lamentable es que nunca hubo preocupación por recoger y ordenar esta arqueología de Ticuantepe en un museo, ni mucho menos que los gobiernos hayan enviado a arqueólogos a estudiar esta riqueza de historia de los indígenas masagalpas.

Por las piezas arqueológicas encontradas, la mayoría de ellas dañadas, se puede apreciar que eran grandes artistas en la cerámica, la escultura y especialmente en la pintura estampada en las vasijas de barro, pintura que perdura casi intacta hasta hoy.

Esa cerámica era muy bella, con colores muy vivos, con figuras femeninas impactantes en "ídolos" pequeños, en los cuales las mujeres se ven delgadas, de rostros finos, cabellos largos, ropas coloridas, todo lo cual indica que las mujeres eran muy bonitas y atraían como imán a los hombres.

En muchos casos, las figuras femeninas aparecen embarazadas como para representar a la diosa de la fertilidad.

Hay ceramistas que han intentado falsificar estos trabajos originales de los indígenas masagalpas, pero son tan burdos, que inmediatamente se detectan, no son legítimos, no aparecen algunas características como la mujer embarazada. 

Se nota que los masagalpas veneraban a la mujer porque para ellos era símbolo de la creación y de la fertilidad, era la que traía los hijos al mundo de los vivos.

La cerámica que se conoce como "Luna", aparecida en Ometepe ("Dos Cerros"), es la misma que aparece en Ticuantepe en vasijas, "ídolos" o estatuillas.

El fondo es crema, rojo y negro, amarillo, celeste, café. Esta pintura era de origen vegetal, es decir, los indígenas la fabricaban de las plantas con potencial colorante de los alrededores. Esos colores se han mantenido por siglos en entierros en el puro suelo.

Las vasijas y ollas de barro de El Raizón, una de las zonas arqueológicas en Ticuantepe, de origen nicarao, tienen muy vivos los colores, quizás por la resequedad del ambiente, ya que están cerca del Volcán Masaya (al sureste del poblado-ciudad de Ticuantepe), lo cual ha contribuido a que se conserve mejor la pintura.

En cambio, al oeste de Ticuantepe, la arqueología masagalpina ha sido muy deteriorada, especialmente por la agricultura, y en particular por los algodonales que hubo en una faja paralela de una 10 kilómetros al pie del Cerro Ticuantepe, de sur a norte o viceversa.

Estos 10 kilómetros se extienden en los terrenos de las fincas y comunidades de La Borgoña, San José, Los Ríos, El Edén y San Felipe, todos situados al oeste del casco urbano de Ticuantepe.

En el mismo suelo del casco urbano de Ticuantepe y el Barrio Buenos Aires alojan cerámica de los masagalpas, pero, por supuesto, no eran los asientos principales.

Estos suelos, en esa faja mencionada de 10 kilómetros al este del Cerro Ticuantepe, han sido cultivados con tabaco, algodón, arroz, frijoles, maíz, chagüites, piñas, guayabas amargas para fresco, hortalizas, yucas ... para lo cual los finqueros usaron tractores con arados y gradas. 

Estos arados y gradas destruyeron casi en su totalidad los entierros indígenas en esta zona de 10 kilómetros de largo por unos cuatro kilómetros de ancho.

Allí habían cementerios indígenas, lo cual es ya comprobado por los hallazgos mencionados, pero las cerámicas fueron trituradas por estas prácticas agrícolas.

Sólo quedan sitios reducidos que no fueron tocados por los arados de los tractores o por las cobas para hacer zanjas para construcciones de casas o instalaciones de tubos para el agua potable en sitios como El Edén, San Felipe, San José...

Hay esperanzas de que todavía se encuentren ollas y vasijas enterradas profundas. Se hará una
investigación, con el fin de tenermás elementos analíticos para el estudio de esta cerámica de los masagalpas en Ticuantepe.
Cerámica Usulután

Aquí en Ticuantepe, a pesar de la destrucción mencionada, en distintas épocas se han encontrado también cerámica conocida como "Usulután".

"Usulután" es una ciudad salvadoreña, ubicada al pie del Volcán del mismo nombre en la orilla del Océano Pacífico. "Usulután" es uno de los departamentos con mayor producción de café en El Salvador.

A esta cerámica "Usulután" se la conoce como "cera perdida". Es una cerámica muy artística porque se sabe que fue elaborada con cera, antes de quemarla, y luego era lacada.

Laca es una resina color encamada oscuro que se saca de ciertos árboles. O sea, éste era un esmalte especial, debajo del cual aparece una figurilla similar a una trenza muy pequeña.

Algunos arqueólogos indican que esta cerámica "Usulután" es más antigua que la cerámica nicarao y chorotegas. En esta cerámica de "cera perdida" aparecen objetos como picheles, platos y figuras de animales como cusucos muy lindos, cazuelas con formas de mujer.

Los Pipiles y La Borgoña

Se presume que esta cerámica fue traída a este sector de Ticuantepe por la tribu de "Los Pipiles", los cuales eran artistas consumados y al mismo tiempo aguerridos. "Los Pipiles" anduvieron por distintos lugares de Centroamérica, y se afirma que los conquistadores sanguinarios Hernán Cortés y Pedro de Alvarado no pudieron someterlos al presentarse las tropas asesinas españolas al Valle de Las Hamacas (territorio de San Salvador).

Cortés condenó a muerte y a la esclavitud a "Los Pipiles", pero éstos prefirieron subirse al Cerro de Las Pavas, donde presuntamente permanecieron varios siglos.

Se supone, además, que "Los Pipiles" estuvieron en el sector de Ticuantepe mucho antes que los nicaraos y chorotegas, debido a lo cual se encuentra aquí la llamada "Cerámica Usulután", también conocida como "cera perdida".

Esta "Cerámica Usulután" se ha encontrado asimismo en León y en el Municipio de Managua. Se han encontrado figuras de cerditos pequeños como las que hoy se hacen para alcancías en hogares nicaragüenses.

Se han encontrado figuras de "cera perdida" con mezcla de animales con máscaras humanas.

Se han encontrado bastantes piezas de "Cerámica Usulután" en San Juan de Oriente, donde, aparentemente, es la más abundante en los hallazgos arqueológicos.

El centro de estas actividades culturales de los indígenas nicaraos y masagalpas era La Borgoña, donde quizás era un "Centro Ceremonial" de los nahualts, porque las figuras de la llamada "pared de las serpientes" es de origen mejicano, es decir, chorotegas.

Los Masagalpas eran descendientes directos de los nahualts

Algunos arqueólogos sostienen que estos petroglifos de las rocas o "paredes de La Borgoña" son similares a unos encontrados en Tula, de México, que fue la capital del reino de los toltecas.

Tula fue fundada en 677 y destruida en 1116, mucho antes de la llegada de los españoles genocidas a México.

Algunos arqueólogos afirman, además, que de Tula eran originarios los "Pipiles" ya mencionados.

Esta figura de "las serpientes" era el dios de los Toltecas, una de las grandes agrupaciones indígenas de México antes de la llegada de los españoles.

En los petroglifos de La Borgoña hay algunas imágenes dificiles de descifrar. Por ejemplo, una especie de sacerdote decapitado, luciendo una túnica, que aparece con una herida en el pecho.

Las demás son figuras de caras humanas. La que sobresale, por supuesto, es la serpiente larguísima, esculpida en cuatro metros de la roca de origen volcánico.

Esa serpiente aparece con dos cabezas. En la cola presenta una especie de nudo.

Esta serpiente esculpida en piedra es la más famosa de Nicaragua. La de Asososca ("Serpiente Emplumada"), parecida también a las que hay en Tula, México, es decir, seguramente esta imagen formaba parte de la cultura tolteca o mejicana.

Esta zona de La Borgoña tiene unas 20 manzanas de tierras implicadas en los cementerios arqueológicos indígenas de Ticuantepe.

El sitio en que están los petroglifos de La Borgoña es un cauce profundo, dentro del cual existe una roca volcánica inmensa, en la que están talladas las figuras mencionadas.

Estas joyas arqueológicas han sido descuidadas por decenas de años, al extremo de que la roca está siendo erosionada por la tierra, lodo, polvo y químicos que le caen procedentes de un solar contiguo en que se siembran piñas.

Las raíces de arbustos también están dañando los sitios en que están tallados los petroglifos.

Ante esto, la Alcaldía (en manos del Frente Sandinista en el año 2002), encabezada por Manuel Salvador Ampié Pérez se ha mostrado preocupada para proceder a salvar este patrimonio nacional y municipal de forma inmediata.

Ha quedado claro, asimismo, que este sitio de La Borgoña fue habitado por los chorotegas posiblemente hace más de mil años. En otras palabras, mucho antes de la llegada de los españoles genocidas a América.

Los chorotegas habitaron también Nindirí, Managua, Mateare, Pueblos de Oriente y en cuanto a Ticuantepe, aparentemente, estuvieron reducidos al sitio de La Borgoña. .

En cambio, al mismo tiempo se ha establecido que el sector arqueológicamente planteado se encuentra en San José, San Francisco, San Felipe y Buenos Aires, al pie, al este del Cerro Ticuantepe.

Es una faja horizontal, un terreno plano, donde finalizan las llamadas "Cuchillas" de Ticuantepe, donde habitaron también los nicaraos, de los cuales eran descendientes los indígenas masagalpas.

Estos pobladores indígenas masagalpas aparecen claramente mencionados en el Siglo 18, porque los encomenderos españoles (por la encomienda esclava) recibían de ellos las contribuciones obligatorias de maíz, algodón, henequén, frijoles, pieles de animales, todo medido por fanegas, y como queda referido el encomendero Juan Bautista Almendárez los menciona al tomar unas medidas limítrofes entre el Cerro Ticuantepe, un punto de Managua, Mateare y la Península de Chiltepe.

Masagalpas o nahuas

Se considera-señala Carlos Ampié Pérez- que los masagalpas eran los últimos descendientes de las tribus o comunidades nacionales nahualts (o nahuas) y herederos, supuestamente, al mismo tiempo, de los nicaraos, cuyo asiento principal estuvo en Rivas.

Estos indígenas masagalpas, igual que el resto de comunidades indígenas masacradas masivamente (50 millones de indígenas fueron asesinados) por toda América por españoles, ingleses, portugueses y franceses, se vieron obligados a cultivar granos básicos, frutas y legumbres para sostener a los parásitos y gendarmes españoles que los sometían con armas, religión y analfabetismo generalizado en el caso de Nicaragua.

Los masagalpas fueron también esclavos de los españoles, a loscuales les suministraban asimismo grandes cantidades de miel de abejas, extraídas de los huecos de los árboles centenarios inmensos del Cerro Ticuantepe, de Cerro Grande, del Volcán Masaya y de todos los Filones de El Crucero.

En las crónicas del Siglo 18 se establece también que se veían obligados a entregar gallinas, cueros de tigres, tejidos de algodón, todo para los parásitos rubios europeos.

Sin embargo, se ha comprobado, inclusive, que ya ha mediados del Siglo 18 los masagalpas huyeron de los españoles hacia el lado del territorio actual de "La Concha", es decir, buscando San Marcos y Jinotepe, donde las montañas eran más nutridas en esa época.

Ya no soportaban la carga de ser esclavos, de estar alimentando a bandidos, ladrones y saqueadores, y posiblemente participaron en las sublevaciones anti españolas de Masaya, Managua, Granada y León.

Es necesario dejar claro que Ticuantepe, como territorio del dominio español, siempre formó parte de la llamada Villa de Santa Ana de Nindirí, según órdenes dadas en 1770 por el Rey de España.

Se conoce que ya en 1535 Nindirí era paso obligado de indígenas y españoles entre Granada, Managua, Mateare, Nagarote y León Viejo.

En 1545 Nindirí fue entregado en "encomienda" por los colonialistas europeos a españoles, lo cual significaba, en aquellos tiempos, una forma de esclavitud y contribuciones en maíz, algodón, frijoles, cueros de animales silvestres a los encomenderos por estarlos explotando salvajemente por medio de las armas.

Existe la leyenda de que el Cacique Tenderí o Lenderí fue capturado por los españoles, quienes presuntamente lo amarraron a un árbol de mango (¿¿existían los mangos en Nicaragua en esa época??) durante ocho días, para domarle la voluntad y obligarlo a que se convirtiera en "católico".

No es comprobado que Tenderí o Lenderí existiera, pero la leyenda añade que al final de los ocho días, el Cacique llamó a los jefes españoles para pedirles que lo soltaran por un momento para irle a consultar al Consejo del Cacicazgo si él (Tenderí) se "evangelizaba".

La leyenda afirma que Tenderí o Lenderí en realidad no fue ante el Consejo del Cacicazgo, pues aprovechó que lo soltaron y se fugó. Se concluye con que prefirió morir peleando que dejarse someter por los brutales conquistadores rubios de Europa.

Se ha sostenido también que sobre este asunto, posiblemente, hay una confusión armada por los cronistas españoles, pues con el pasar de los siglos se ha establecido que más bien la Laguna de Masaya era llamada "Nindirí" por los grupos indígenas chorotegas de esta zona, y que posiblemente el Cacique de nombre Tenderí o Lenderí nunca existió.

Se ha dicho, al mismo tiempo, que los españoles nombraron al último Cacique llamado Nacacime o Nacatime, el cual andaría "acompañando" a los opresores coloniales en esta zona de dominación española hace más de 500 años.

No se ha estudiado detalladamente cuáles o quiénes serían los descendientes étnicos directos de los masagalpas en Ticuantepe. Se presume que éstos estarían ubicados, precisamente, en territorio de Nindirí.

Los habitantes más antiguos de Ticuantepe, como Ruperto "Conejo" Hernández López (115 años en el 2002), mencionan que ellos son descendientes directos de los pobladores más antiguos de Nindirí, donde, como se ha visto. estuvo uno de los asientos indígenas más importantes de Nicaragua.

¿Cómo establecer a estas alturas quiénes son los descendientes de los masagalpas?

Chorotegas y nahuas o nicaraos, según el cronista español Oviedo y Valdez, eran distintos, pues indica que los chorotegas eran bajos y menos delgados, tal como se ve a la mayoría de los pobladores de esta zona de Nindirí, Ticuantepe y Masaya.

Inclusive, se ha expresado que los chorotegas vinieron de Chiapas (Península de Yucatán, México) y que les decían "chapanecos". Casualidad o no, se ha escrito también que eran bajos y recios de cuerpo.

Los nicaraos o nahuas, también venidos de México, eran más altos, "de regular tamaño", delgados, y descripción parecida existe del Cacique Agateyte ("El Viejo" de Tezoatega) por parte de los cronistas españoles, especialmente de Oviedo y Valdez.

Se diferenciaban también por la lengua. Los nicaraos impusieron su idioma, su comercio y su lengua perdura hoy con muchos nombres geográficos como Masaya y Chinandega, por ejemplo.

Los actuales pobladores de Ticuantepe ya son una mezcla de diferentes partes del país, pues ahora existen pobladores de Nindirí, de Masaya, de Managua, de Carazo, rivenses, granadinos, chinandeganos, estelianos, incluyendo pobladores de origen extranjero.

De los antiguos pobladores: nicaraos o nahuas, chorotegas y masagalpas, seguramente han desaparecido, según opinión de Carlos Ampié Pérez, uno de los hombres más estudiosos de la Historia de este poblado, Municipio y pequeña ciudad perteneciente, primero, a la jurisdicción de Nindirí, a Masaya en segundo lugar y por último al Departamento de Managua desde el 4 de julio de 1974, día en que fue creado ofic a!mente Municipio de Managua.

Existe una coincidencia generalizada entre los pobladores mayores de 80 años en Ticuantepe y es que afirman haber llegado de Nindirí cuando sus padres ya eran seres humanos de 30, 40 y 50 años.

Otro asunto que al parecer quedó claro, al desaparecer la brutal dominación española en Nicaragua, es que los pueblos chorotega, nicaraos o nahuas y los masagalpas, ya se habían mezclados, ya formaban un solo pueblo, una sola raza: la nicaragüense.
 

Ticuantepe perdido en el tiempo

Comienza una disputa interminable

Después de las mencionadas "medidas" de tierras por parte del "encomendero" (esclavista español) Juan Bautista Almendárez, allá por 1760, los indígenas masagalpas y el poblado de Ticuantepe no vuelven a ser mencionados hasta que surge una disputa en 1884 por su posesión territorial entre Managua y Masaya.

Algunos ancianos, como el ya mencionado Ruperto "Conejo' Hernández López afirman que el territorio de Ticuantepe siempre estuvo habitado por finqueros y campesinos, a pesar de que no fuese mencionado por historiadores. periodistas, paisajistas o intelectiealcs

"Conejo' Hernández no es de Nindirí, porque según él nació en San Marcos, Carazo, pero su padre, afirma él, venía a trabajar en fincas o haciendas cafetaleras de terratenientes de Ticuantepe a mediados del Siglo 19, es decir, antes de 1884.

Un dato curioso es que ya en ese tiempo, la Iglesia Católica de Nindirí era la "propietaria" de las tierras de Ticuantepe. Quien quería usar tierras y convertirse en terrateniente, precisamente, debía pedirle permiso a la Iglesia Católica de Nindirí, pues de lo contrario no podría poseerlas.
Recordemos que, precisamente, este asunto del poder omnímodo de la Iglesia Católica por posesiones de tierras y otras propiedades, fue, en parte, el origen del conflicto político entre los curas y el gobierno de José Santos Zelaya, quien, inclusive, mandó a expulsar del país a numerosos sacerdotes.
Se informa, además, que, por ejemplo, gran parte de las tierras de la Comarca Cofradías (territorio noroeste de Nindirl) era propiedad de la Iglesia Católica de Nindirí.
La Iglesia Católica daba Pág"permisos" para que sus aliados o gente de confianza midiera la cantidad de tierras que quisieran, se asentaran y de ese modo algunos se convirtieron en terratenientes en Ticuantepe.

Por supuesto, estos "apermisados" le pagaban "diezmos" a la Iglesia de Nindirí.

No hay seguridad en cuanto a fechas, pero se presume que al mismo tiempo aparecieron decenas de fincas de café en las faldas de los Cerros Ticuantepe, Canta Gallo, Las Cuchillas y en los filones en que brotan las cascadas de aguas cristalinas de los Ríos Brujos y Chocoyero.

Estas fincas fueron convirtiéndose en fuentes de una relación laboral casi esclava entre los finqueros o hacendados y los obreros agrícolas o llamados mozos o jornaleros.

Eso sí, Ticuantepe siempre formó parte del dominio territorial de Nindiri, antiguo cacicazgo indígena y dominio español.
Antes de 1884, relatan los ancia
nos, los ríos brotaban desde las alturas del Cerro Ticuantepe, ya conocidos como ríos Jordán, Chocoyero y Brujo.

No eran ríos potentes, pero suministraban agua a los finqueros y mozos de la zona cercana a los cerros mencionados.

"Mi padre me contaba que el Río Jordán se deslizaba por cauces naturales hacia el lado del Lago de Managua antes de que fuera entubado hacia Masaya", relata Ruperto 'Conejo- Hernández López.

Le surgió la necesidad de agua potable a la ciudad de Masaya en el año de 1884.

En su propia orilla, como se sabe, estuvo siempre la Laguna de Masaya semilunar en un hueco de 80 metros de profundidad. pero sucia. contaminada con heces fecales y basura. más corrientes de aguas pluviales.

Además. no existía posibilidad alguna de subir el agua desde ese hueco profundo hacia las casas de Masaya.

Ya Nindirí formaba parte del dominio territorial de Masaya. Y Ticuantepe era parte del territorio de Nindirí.

Ya se tenía pleno conocimiento de las bondades, de las maravillas de brotes de agua pura, cristalina, fresca, heladita, en las alturas de los Filones de El Crucero, allí en las alturas de 900 metros en el Cerro Ticuantepe, a la altura de las llamadas "Las Cuchillas", donde se ubica el misterioso Cerro de Canta Gallo.

Estas aguas brotaban entre bosques espesos, en medio de árboles gigantescos de hasta 70 metros de altura, como guayabones, ceibones, caobas, cedros, pochotes, los cuales crecían tan altos por estar ubicados en zanjones o cañones profundos, característicos de Las Sierras o Cordillera de Managua, la cual comienza en las orillas del Volcán Masaya y termina frente a la Isla de Momotombito, al oeste de Mateare en el Lago de Managua.

Los masayas hicieron las gestiones pertinentes ante el gobierno conservador de Roberto Sacasa
para que se les instalara el agua "por gravedad" desde el Río Jordán hasta Masaya, bautizada en esos días como la "Ciudad de las Flores" por Rubén Darío.

¿Cuántos kilómetros de tubería serían?

Ese Río Jordán. hoy desaparecido. brotaba potente en el extremo oeste de uno de los cañones (zanjones profundos) del Cerro Canta Gallo, ubicado a unos 12 kilómetros al oeste del casco urbano actual de Ticuantepe.

Ticuantepe como poblado no existía en 1884. Habían fincas subdesarrolladas, nada más.

Por la petición de los masayas. el gobierno de Roberto Sacasa mandó a contratar los servicios de una compañía francesa, encabezada por los ingenieros William Clime y Gil Pimentel para que hicieran un estudio de las posibilidades de instalar tubería para el agua potable a Masaya, desde el sitio en que brotaba el agua del Río Jordán,

No fue posible encontrar historias escritas sobre dónde habían algunas casitas en el Valle de Ticuantepe y en los Cerros Ticuantepe y Canta Gallo en aquellos meses de 1884, pero Ruperto "Conejo" Hernández López relata que ya existían "caminos", "encajonadas" y casitas dispersas entre La Concha y el actual territorio ticuantepeño, según le contaba a él su padre a finales del Siglo 19.

Es de suponer, entonces, que los ingenieros franceses Dime y Pimentel sí encontraron traficados ios caminos hacia los cañones y Filones de El Crucero. es decir, a los Cerros Ticuantepe y Canta Gallo. especifica mente por las orillas del Río Jordán.

Los documentos históricos encontrados sí indican que los propietarios de esta "Compañía Aguadora". de franceses, encontraron los guías para recorrer el trayecto del Río Jordán y estudiar por qué lugares del cañón instalarían la cañería para trasladar el agua potable entubada y llevada por gravedad hasta la Ciudad de las Flores.

Uno de esos guías fue don José María Alvarado, de Masaya, quien se apropió de grandes extensiones de tierra en Ticuantepe con el "permiso" de la Iglesia Católica de Nindirí.

No se menciona cuánto tiempo duró el estudio de la trayectoria para la tubería. Los tubos metálicos de 6 y 8 pulgadas de diámetro para tomar el agua desde el brote mismo del Río Jordán, fueron traídos en barcos desde Francia. Europa, de donde era la Compañía de Clime .f Pimentel.

Al parecer, la construcción de las pilas, zanjeo y acomodamiento de los tubos, duró más de un año.

Abordaré este asunto con alguna amplitud, debido a que la instalación del agua potable hacia Masaya fue lo que realmente dio origen a la aparición del caserío inicial del actual Municipio de Ticuantepe.

Roberto Sacasa, el presidente de la República, dio a conocer en la Gaceta del 27 de marzo de 1889,

el siguiente decreto del Senado y Cámara de Diputados:

Ratificase el contrato sobre abastecimiento de agua, celebrado el 18 de julio de 1888 entre la Municipalidad de Masaya y los señores Clime y Jil Pimentel, aprobado por el Gobierno el 31 del mismo mes, el que, con las modificaciones de la contrata adicional de 6 del mes corriente y las acordadas por la Cámara, es del tenor siguiente:

I
La Municipalidad concede a los señores Clime y Pimentel el privilegio exclusivo, por cincuenta años, el introducir y vender en esta población. el agua de !a fuente Ticuantepe" o "Río Grande", o de otra cualquiera elegida de común acuerdo con la Municipalidad, exceptuándose la de la Laguna de esta ciudad. La introducción del agua debe hacerse por su propio peso y por medio de cañería de hierro.

II
El presente contrato en nada afecta los derechos adquiridos por la actual Compañía Aguadora, ni los que ésta reservó a los particulares para proveerse de agua por otros medios.
 

III
La Municipalidad cede a los señores Clime y Pimentel. los terrenos que necesiten para la empresa, pero si fuesen de propiedad particular, los señores Clime y Pimentel solicitarán la expropiación conforme a la ley, siendo de su cuenta los gastos que fuesen necesarios. La Municipalidad cede especialmente a los empresarios todos los derechos que tiene adquiridos en la fuente llamada 'Ticuantepe" o "Río Grande", siendo ellos obligados a construir una pila separada de esa fuente, en donde los vecinos que ocupan la mencionada fuente, puedan hacer usos que necesiten para su consumo y el de los animales.

IV
La Municipalidad solicitará del Supremo Gobierno la introducción libre de derechos de Aduana, muellaje y demás impuestos fiscales y municipales, de los tubos, libros, llaves y demás materiales indispensables para la instalación y mantenimiento de la obra durante el término de este contrato. Asimismo solicitará del Supremo Gobierno, la cesión de los terrenos nacionales que los empresarios necesiten para la instalación de su empresa.

V
Los contratistas pueden también abastecer de agua, cualquier sitio, finca o propiedad, dentro o fuera de los limites jurisdiccionales de la Municipalidad, así como a cualquiera otra población, con tal que eso no redunde en perjuicio de esta Ciudad.

VI
Los contratistas tienen derecho de formar sus reglamentos y manejar la empresa como les parezca más conveniente, con tal que no afecten los derechos de particulares, ni infrinjan las leyes del país o las ordenanzas municipales,

VII
Los señores Clime y Pimentel se comprometen a tener permanentemente el agua necesaria para el consumo de la ciudad, y a poner llaves o pilas para la venta de agua. destinada para el consumo público en la plaza principal, en la de San Jerónimo y en la de Monimbó, lo mismo que en cualquiera otro lugar que fuese necesario a juicio de la Municipalidad y de los contratistas.

Cuando sin mediar caso fortuito o fuerza mayor faltare el agua, los empresarios pagarán una multa de veinticinco pesos por cada día de falta. No se entenderá que hay caso fortuito o fuerza mayor, cuando la falta de agua dependa de que los empresarios no tengan los repuestos indispensables. Si la falta durase un año, la empresa pasara a ser propiedad de la Municipalidad sin indemnización al
guna.

VIII
Si por algún fenómeno natural, el agua faltase en absoluto en la fuente o río, quedará sin efecto el presente contrato, a menos que dentro de los dieciocho meses, contados las de la fecha de ese acontecimiento, los contratistas pudiesen abastecer de agua a la población de cualquier otra parte, elegida de acuerdo con la Municipalidad, con la excepción hecha de la Laguna de Masaya. Si por cualquier accidente una parte de la obra se destruyere sin culpa de los contratistas, podrán disponer del tiempo que sea necesario al hacer la reparación , sin ser responsables por la falta que el accidente ocasione.

IX
Los puestos de venta de que se habla en el artículo VII y los más que en los sucesivo se establecieren, deberán estar abiertos al público todos los días, desde la seis a.m., hasta la seis p.m. El precio del agua no podrá exceder un centavo por cada seis ga;ones.

X
Los señores Clime y Pimentel se obligan a llevar el agua a domicilio de las personas que la soliciten, y cuyas casas se hallen situadas en la calle por donde pase la tubería, entendiéndose por casa, cada familia independiente.

XI
El valor de cada paja será el de cuatro pesos fuertes mensuales, y la luz del tubo tendrá media pulgada de diámetro, teniendo una presión bastante para elevar el agua a una casa de dos pisos. Los dueños de pajas no podrán hacer uso del agua para el riego de jardines o de calles, si no es previo arreglo con los empresarios. Los gastos de instalación, es decir, el precio de los materiales y de la maniobra, serán de cuenta de los dueños de casa.

XII
En aquellas casas en que habiten inquilinos con comunicación interior, el precio de la paja será el de seis pesos.
El propietario de una paja de agua tiene derecho de colocar cuantas llaves quiera, pagando como se ha dicho atrás, los gastos de instalación.

XIV
Para la introducción del agua a los hoteles, posadas. mercados u otros establecimientos similares, se requerirá arreglo especial con los empresarios.

XV
La Municipalidad tendrá derecho del agua necesaria para la construcción de sus edificios, para las cárceles, hospitales y demás eslablecimientos piadosos y de beneficencia. Igual concesión le hacen gratuitamente del agua necesaria para el riego de las calles, en tanto que este servicio no perjudique el abasto de agua que debe tener siempre la preferencia; pero si la Municipalidad necesita pajas para los dichos establecimentas, será de su cuenta el costo de los materiales y maniobra.

XVI
Los señores Clime y Pimentel se obligan a poner el agua en los lugares mencionados dentro de tres años contados desde la omisión de la presente ley, a no ser que por pérdida del buque que traiga los tubos, o por cualquiera otra causa que no esté en poder de los contratistas evitar, la conclusión de la obra tenga que atrasarse, pues entonces el tiempo arriba estipulado, se extenderá por seis meses más, debiendo dar aviso lo contratistas a la Municipalidad de que esa prolongación de tiempo es necesaria.

XV"
Como garantía del cumplimiento de este contrato, los señores Clime y Pimentel se obligan a depositar en la Tesorería Municipal la cantidad de dos mil pesos en moneda corriente, luego que el presente contrato sea aprobado por el Gobierno.

En suma pertenecerá a la Municipalidad. Si los empresarios no cumplen con las obligaciones que les impone el presente contrato, en cuanto a la época en que la empresa debe ser instalada formalmente. A más de esa multa, la falta de cumplimiento de que acaba de hablarse, producirá la caducidad de la presente concesión, y si cumplen, la suma depositada será imputable al pago de las acciones que la Municipalidad tiene en la Compañía Aguadora, y cuyo traspaso debe hacerse con las formalidades legales, el día en que la empresa quede establecida. Además, en esa misma fecha los empresarios darán a la Municipalidad ochocientos pesos como complemento del valor de las dichas acciones.

XVIII
La Municipalidad permitirá que se hagan los trabajos que demanda la empresa, con tal de que se dejen las calles y caminos en el estado en que antes se encontraban, y vigilará por medio de la Policía, las fuentes, depósitos y demás obras de propiedad de la empresa, a fin de corregir las faltas contra la higiene pública que en ella se notaren, pues los empresarios se obligan a mantener el agua en buenas condiciones de limpieza.
XIX
Los señores Clime y Pimentel tienen derecho a traspasar la presente concesión a otra persona o Compañía Nacional o extranjera, quien tendrá los mismos derechos y acciones concedidos a los señores Clime y Pimentel; pero quedando obligado el empresario, quien quiera que sea, a tener un domicilio en Masaya, para el efecto de arreglar toda cuestión judicial o extrajudicial que pueda ocurrir con motivo de este contrato yl o estar sujeto además a las leyes de Nicaragua exclusivamente.

XX
Si la Compañía llegase a formarse con la concurrencia de accionistas nicaragüenses, la Municipalidad tendrá la preferencia en la acciones que se vendan; y después de ella tendrán este mismo derecho los habitantes de Masaya.

XXI
En el caso de que ocurriese alguna diferencia entre la Municipalidad y la Compañía, cada parte nombrará' un árbitro para resolver la cuestión, y si los árbitros no se aviniesen nombrarán los dos un tercero, cuya decisión será definitiva.

XXII
En compensación del privilegio, los señores Clime y Pimentel convienen en que, a los cincuenta años de estar instalada formalmente la empresa, toda ella con sus enseres, repuestos y accesorios, pase a ser propiedad de la Municipalidad, sin indemnización.

XXIII
Los señores Clime y Pimentel darán a la Municipalidad, sin remuneración alguna, el agua necesaria para una fuente de adorno en la plaza principal, la que será abierta solamente los domingos y días festivos.

Este contrato será Ley de la República, si los señores Clime y Pimentel aceptan las modificaciones en él introducidas, inmediatamente que les sea notificada por el T. E.

Dado en la Cámara del Senado.Managua, primero de marzo de 1889. Publicado en La Gaceta Oficial dei 27 de marzo de 1889.

Sobre la misma instalación de la tubería de agua potable desde el brote del Río Jordán a Masaya, la Gaceta Oficial del 21 de octubre de 1891, publicaba lo siguiente:

Ministerio de Fomento El Gobierno, acuerda:

Aprobar en los términos que siguen el contrato celebrado el 8 de agosto próximo pasado entre la Honorable Corporación de Masaya y los señores William Climie y Gil Pimentel.

William Climie y Gil Pimentel se obligan a dar el agua a domicilio a todos los habitantes de Masaya que la soliciten a la Compañía, con las restricciones que adelante se expresarán, a razón de ocho galones por centavo. y los más que consuman los solicitantes, les serán, medidos por medio de metros, debiendo pagar a la Compañía, además del agua, el instrumento medidor, los tubos de conexión y los codos, llaves, mangueras, "tes" y demás útiles que se inviertan en la introducción del agua en las casas.

La Compañía se obliga a dar el agua a domicilio, con tal que no pase de los puntos en que se obligó a ponerla en el contrato de 1888, estos, en las plazas de San Jerónimo y San Sebastián, pudiendo extender los ramales más afuera, con tal que el agua de Ticuantepe sea suficiente para la población y para los potreros, y que al tubo conductor, en el último caso, sea pagado por los solicitantes. La Municipalidad se obliga a recabar del Supremo Gobierno la aprobación de esta adición, lo mismo que a solicitar la exención del servicio militar de los peones que la Compañía ocupe en dicha empresa de agua de Ticuantepe.

El presente contrato es adicional celebrado entre las mis partes el 18 de julio de 1888 y aprobado por acuerdo ejecutivo del 31 de julio del mismo año.

Para que el citado contrato pueda tener efecto los señores Clime Pimentel, deberán declarar que aceptan en los términos que proceden, dentro del término de mes a contar de la fecha.

Managua, 4 de septiembre 1891. 
Roberto Sacasa. 
El ministro de  Fomento-Medina.

Aparece aceptando este contrato un tal R. Ag. Moncada, apoderadodo general de Clime y Gil Pimetel. Publicado en la Gaceta Oficial del 21 de octubre de 1891.

Contrato con Municipalidad de Nindirí
Agua potable llega del Jordán.

El Gobierno acuerda aprobaz contrato que dice:
En la Villa de Nindirí, a las diez de la mañana del día cinco de abril de mil ochocientos noventa y uno.

La Municipalidad que suscribe y los señores William Climie y Gil Pimentel, han convenido en el siguiente contrato:

Los señores Climie y Pimentel se comprometen a dejar una venta de agua de la que van a introducir a la Ciudad de Masaya, en los mismos términos del contrato celebrado con la Municipalidad de aquella población , es decir, que la venta del agua se hará a razón de cinco cántaros de a seis galones cada uno, por cinco centavos.

El lugar de la venta será en la plaza principal, y en el punto que los señores Climie y Pimentel designen. La venta será diaria y por el tiempo o término que la Compañía Climie y Pimentel tienen celebrado con la Municipalidad de Masaya, que es el de cincuenta años.

La Municipalidad concede a los empresarios Clime y Pimentel el derecho de hacer pasar por su terrenos y caminos de uso público vecinal, el tubo de cañería, lo mismo que el uso del terreno en que se ponga la venta de agua, por todo el tiempo que dure el presente contrato.

En el caso que el tubo tenga que pasar por propiedades particulares, la Municipalidad garantiza que los dueños de estas propiedades no embarazarán los trabajos que la Compañía tenga que hacer para reparar la cañería. Es entendido, que tanto para la colocación de tubos. como para reparos' y mejoras, la Compañía es obligada a reparar las cercas que abra, cerrar las zanjas y componer los desperfectos, dejando los terrenos expeditos para el servicio de sus dueños.

Los empresarios tienen obligación de poner pajas de agua en los terrenos por donde pasa el tubo, previo arreglo especial con los propietarios o poseedores que las soliciten.

Los señores Climie y Pimentel conceden gratis a la Municipalidad el derecho de disponer de cinco cántaros de agua diarios para uso de sus empleados y presos. Y leído que fue este contrato, fue aprobado en todas sus partes por pos señores Municipales concurrentes y los señores Climie y Pimentel: elevándose al conocimiento del Supremo Gobierno para su aprobación por el órgano respectivo; y firman:

Alcalde José María Gutiérrez.Regidor José Aguilar.-- Regidor Manuel Pravia.-- El Juez de Agricultura José María Membreño.-William Climie y Gil Pimentel. Ante mí, secretario interino, Justo Jirón.

Managua, 28 de abril de 1891.Roberto Sacasa.- Ministro de Fomento, Medina.

Publicado en La Gaceta Oficial el 20 de mayo de 1891.
Distribución del agua en Masaya y Nindirí

No he podido encontrar una publicación sobre la fecha exacta del día en que el agua del Río Jordán llegó a Ticuantepe, Masaya y Nindirí por medio de la tubería metálica instalada por los franceses Wiliam Climie y Gil Pimentel.

Si queda claro que las gestiones por la instalación del agua potable comenzaron en 1884.

Este acontecimiento transformó radicalmente la hasta entonces historia casi solitaria del territorio de Ticuantepe.

Una de las condiciones impuestas a la nueva y novedosa Empresa Aguadora de Ticuantepe propiedad de franceses y sometida a leyes nacionales era que debían instalar una paja o llave para un puesto público de distribución de agua potable. la cual fue colocada en un predio donde es hoy el Parque del casco urbano de Ticuantepe.

El "tubo madre' luego instalado en un camino vecinal donde es hoy la calle ubicada una cuadra al sur de la calle principal del casco urbano de Ticuantepe.

Allí está enterrado el "tubo madre", metálico. el mismo que siguió el mismo rumbo del "camino viejo' a Masaya y Nindiri. es decir, por donde circularon frecuentemente los colonizadores españoles, los indígenas masagalpas, y posteriormente los campesinos a pie, los finqueros en sus caballos y carretas.

Antes de llegar a este sitio, el "tubo madre" bajaba desde el cañón o zanjón, en que brotaba el Río Jordán en medio de palizadas elevadísimas, como guayabones, ceibones, guanacastes cedros. caobas. algunos de ellos de hasta 70 metros de altura.

Tomando en consideración la época de finales del siglo 19. aquella obra de ingenie la era novedosa, portentosa, diría yo, porque fue necesario derrumbar pedazes de faldones del cañón , hacer zanjones profundos, partir rocas enormes, construir pilastras elevadas de cemento y hierro, edificar la pila o represa en que se almacenaba el agua antes de entrar por el tubo madre  y "correr" por gravedad, pasar por donde hoy es el casco urbano de Ticuantepe, seguir hacia el lado del Cerro de La Barranca. doblar rumbo a la plaza de Nindirí y al Cerro Coyotepe, y en el caso de Masaya continuó el rumbo del hoy Barrio San Carlos hasta llegar a la plaza de San Jerónimo y al llamado Parque Julia César, donde fueron construidas unas pilas enormes de almacenamiento.

También se construyeron tanques metálicos de varios miles de galones, para que desde allí saliera el agua por cañerías. Junto a esos tanques se colocaron pajas o puestos públicos de agua, adonde llegaban miles de personas a comprar este líquido vital.

De la pila de San Jerónimo salían otros "tubos madres" de menor envergadura hacia las calles de la Ciudad de Masaya llamada "de las Flores" por Rubén Darío), para distribuir el agua en las casas mediante cañería metálica, de una forma "ramificada" como se hace actualmente.

Según los relatos periodísticos de la época, aquello de la instalación y distribución del agua potable en Masaya y Nindirí fue una verdadera fiesta popular, pues hasta entonces los vecinos de estas poblaciones tomaban el agua de pozos o de las orillas de la Laguna de Masaya, tal como lo hicieron los indígenas de Nindirí antes de la llegada de los colonizadores bárbaros y después cuando ya éstos impusieron su régimen de terror y de esclavitud en el territorio de los chorotegas, nicaraos o nahuas y los masagalpas.

Se colocaron tubos de agua con llaves hacia el interior y patios de las viviendas, de pobres y ricos, de Masaya, de acuerdo con las referencias del mismo contrato entre la Empresa Aguadora de Ticuantepe, las Alcaldías, el Congreso y el gobierno de Roberto Sacasa.

Se relata que quien sugirió inicialmente la instalación del agua potable por medio de tuberías fue José María Alvarado.

Alvarado. como es sabido era Masaya, y estaba interesado en que llegara el agua hasta su ciudad, además de que la instalación de la tubería también le permitió llevar agua a sus grandes extensiones de tierras en el valle y lomas de Ticuantepe.

La "tubería madre" fue instalada más o menos en línea recta desde el cañón del Río Jordán, cuyas aguas brotaban a una altura de
casi 500 metros sobre el nivel del mar, en la parte sur del filón de El Crucero, donde está el famoso Cerro Ticuantepe, también llamado "Cerro de las Fieras".

Desde los límites sureste de Ticuantepe (en los Filones de El Crucero) con el Municipio de La Concha hasta el extremo norte del Cerro de Ticuantepe, conté 23 de estos cañones o zanjones mencionados.

En uno de estos cañones, en el extremo sur, brotaba el Río Jordán y desde allí el agua bajaba rauda, impulsada por gravedad, y brotaba potente en los grifos o llaves públicas de Ticuantepe, según recuerdan ancianos como Ruperto "Conejo" Hernández López, quien conoció el funcionamiento de este asunto del agua prácticamente desde que comenzó hasta que desapareció en la década del 50.

Una de las primeras casashaciendas ganaderas en tener cañería de agua potable fue la de don Pedro Burlette, un francés, quien al parecer vino al mismo tiempo que los ingenieros Clime y Pimentel.

Este construyó una casona, con madera fina de los mismos caño-nes de El Crucero. La casa, cuya fecha exacta de edificación no se conoce, fue construida al mismo tiempo que la instalación de la tubería de agua potable, según estima Carlos Ampié Pérez, barbero de oficio y uno de los hombres más estudiosos de la Historia de Ticuantepe.

Esta casa está en pie todavía en el año 2002. Contaba con una habitación grande, una cocina, un horno afuera, baños con tubos de agua potable y en el centro de la oficina de Pedro Burllette, existe todavía intacto un cuadrado de ladrillos de distintos colores, supuestamente traídos por él desde Francia en aquellos finales del Siglo 19.

Esta casona, hacienda ganadera en aquel tiempo, está en la misma dirección en que fue instalada la "tubería madre" para el agua de Ticuantepe.

Burllette construyó numerosas pilas especiales, las cuales eran llenadas de agua para que el ganado bebiera este líquido vital bajo techo y en corrales edificados de manera especializada, para la producción de leche.

El mencionado Burllette, inclusive, construyó unas pilas rectangulares y largas, destinadas especialmente para los toros del hato ganadero.
Mujeres en la piscina

El ramal de distribución de agua de la casona iba hasta una piscina, construida en la parte norte, donde, afirman los habitantes más viejos, se bañaban las hijas de Burllette. unas mujeres hermosas, blancas, altas, bonitas, las cuales hacían soñar a los "indios" (hombres) de Ticuantepe. Los ticuantepeños sólo podían ver de lejos a las mujeres empaquetadas en trajes de baño "a la antigua" y metidas dentro de la piscina, situada, por supuesto, dentro de la finca de Pedro BurIlette.

La piscina está prácticamente intacta (en el año 2002) entre árboles de mango y matorrales, mientras el resto de pilas se encuentran semienterradas y desaparecieron las instalaciones para los techos del ganado.

Las informaciones históricas indican que esta casona-hacienda de Burliette fue la primera vivienda firme y fuerte construida en territorio de Ticuantepe, pues las anteriores a ella eran casitas de paja, parecidas a las de los indígenas masagalpas.

Ancianos como Ruperto "Conejo" Hernández y estudiosos como Carlos Ampié Pérez indican que el asunto del agua "revolucionó" el territorio de Ticuantepe, pues casi al mismo tiempo aparecieron otras casonas en fincas de ganaderos y cultivadores de granos básicos.
 

Surge poblado de Ticuantepe

Los datos históricos añaden que al instalarse, en 1891, el tubo con su llave para el puesto público de agua, aparecieron como "por arte de magia" decenas de casitas de paredes y techos de zacate y también viviendas edificadas con tablas y tejas, en torno al sitio en que se vendía el agua por latas, galones, baldones y barriles.

Se formaban filas de vecinos en espera de que les llenaran con agua sus recipientes.

Inclusive, muchos campesinos o mozos o jornaleros esclavizados llegaban de fincas cercanas con carretas jaladas por bueyes, en las cuales se cargaban barriles llenos de agua.

Se ha llegado a sostener que a partir de la instalación de la tubería para el agua potable desde nacimiento del Río Jordán, comenzó una disputa política y geófaga "sin tregua" por la posesión del territorio de Ticuantepe entre Masaya y Managua.

Las autoridades municipales, judiciales y civiles de Masaya siempre reclamaron que como Departamento organizado legalmente, tenían dominio pleno del territorio de Nindirí, en cuyos límites estuvo ubicado Ticuantepe hasta el 4 de julio de 1974, fecha en que fue elevado a la categoría de Municipio por el gobierno dictatorial de los dos Somoza Debayle: Luis Anastasio y Anastasio.

Esta pelea o disputa fue larguísima. Como digo, al parecer comenzó al instalarse el tubo de agua y tomó fuerza avasalladora ya en 1920.

Este asunto es política, religiosa y socialmente complejo, pues debemos recordar que la Iglesia Católica de Nindirí era una de las propietarias más importantes de las tierras de Ticuantepe, lo cual, por supuesto, era parte de las herencias de los colonizadores españoles.

Recordemos también que la lógica colonial española fue, además de los asesinatos en masa. el apoderarse de las tierras comunales de los indígenas, las cuales eran repartidas entre los jefes militares españoles. entre los sacerdotes y la Iglesia Católica.

Es bien conocido, por tanto, que la Iglesia Católica de Nindirí repartía "permisos" para que algunos adeptos en particular agarraran lo más que pudieran de tierras en suelo de Ticuantepe.

Este asunto particularísimo de grandes posesiones de tierras y otras influencias por parte de la Iglesia Católica, fue lo que motivó los enfrentamientos políticos entre obispos, Ordenes religiosas y sacerdotes con el gobierno de José Santos Zelaya a finales del Siglo 19 y comienzos del Siglo 20, al extremo de que Zelaya se vio precisado a expulsar a numerosos religiosos del país.

Aparecieron. entonces, en Ticuantepe propietarios de grandes extensiones de tierras, incluyendo José Somoza, la familia Somoza con Las Enramadas y numerosos extranjeros, según veremos más adelante en este relato o breve historia de este Municipio de Managua.

Los defensores de este territorio de Ticuantepe, como parte integral de Nindirí, primero, y de Masaya al ser creado este Departamento, aseguran que "los derechos de Nindirí sobre las tierras de Ticuantepe arrancan desde 1692-4, cuando el escribano real don Jacinto O. Barrios y don Nicolás Valenzuela, Secretario Primero del Rey, en la Chancillería (Cancillería, parecido a Ministerio de Relaciones Exteriores) de Guatemala le extendieron el correspondiente título de esas tierras, el que más tarde, en 1895, fue inscrito en el Asiento 23 a folio 453 al 454 en este Registro Conservatorio de Masaya".

Se agrega a esto lo siguiente: "Ya en 1873-4, el señor Cura Presbítero Pascual Rodríguez y el Síndico Municipal de Nindirí solicitaron al ingenie ,o Tcmás Guzmán, el deslinde y remedida de las tierras de la Iglesia de Nindirí y la de los Ejidos de dicho pueblo. En esa ocasión le notificó al Comisionado especial de Managua, don Faustino Martínez y al Síndico mismo, que la línea señalada como lindero de los ejidos de Managua era la recta que va desde la base meridional de "Cerro Grande" sobre el arroyo, hasta la Punta de Ticuantepe, teniendo esa línea recta 31 grados S.O. y aunque la protestó el Comisionado Martínez, fueron aprobadas las operaciones del ingeniero Guzmán el 10 de febrero de 1874, por el Revisor de medidas de León, licenciado don Gregorio Juárez, quedando así firme la medida".
Senador en la codicia

Un senador somocista llamado Andrés Murillo, habitante de Ticuantepe, fue acusado reiteradamente por abogados y personalidades de Masaya de conspirar mediante el poder que acumulaba en el Senado para que el dominio territorial de Ticuantepe fuese trasladado legalmente de Masaya al Departamento de Managua, lo cual ocurrió, de hecho, mucho antes de la creación del Municipio por el gobierno somocista el 4 de julio de 1974.

Esto ocurría, en la práctica, especialmente, al organizarse los cantones electorales (cuando la dictadura somocista efectuaba elecciones), al ser nombrados los directores y maestros de escuelas, y también los guardias y oficiales de la Guardia Nacional actuaban bajo el mando militar de Managua en el cuartel de Ticuantepe.

Esta pelea fue al más alto nivel. Se formaron Comités de Ciudadanos Notables en Masaya con el fin de pelear la posesión del territorio de Ticuantepe en favor de Masaya, pero en los medios de poder y oficiales de Managua creció la ofensiva para darle forma legal a la "incorporación de hecho" de Ticuantepe al territorio departamental de Managua.

En Masaya se hizo una investigación amplia y hasta se organizó un libro con documentación en defensa de que Masaya no perdiera su dominio en Ticuantepe.

Humberto Porta Sánders, abogado de Masaya y miembro del Comité mencionado, escribió una introducción larguísima a ese libro, fechada el 25 de agosto de 1965, mientras continuaba el pugilato al rojo vivo por Ticuantepe.

Por considerarla de importancia histórica especial, la introduzco textual en estos Apuntes de Historia de Ticuantepe, donde he encontrado una riqueza polémica de datos históricos, culturales, arqueológicos, económicos, sociales, religiosos y políticos, dignos de estudiarse detenidamente mediante una investigación especializada.
Dice Porta Sánders:
"Se me ha pedido y con gusto accedo a escribir unas líneas como introducción al presente trabajo o Libro sobre Límites entre Managua y Masaya, entre los mojones de "Cerro Grande" y el de Ticuantepe, que es la única parte en que se ha estado en desacuerdo desde 1896-7, lo que dio origen al statu-quo del 10 de marzo de 1897, por el trazo de línea divisoria entre ambos mojones.

La diferencia ha consistido en creer unos que el mojón de T icuantepe está en la cima o cúspide de dicho cerro y otros, en que debería estar en la falda occidental del mismo. Sin embargo, cualquiera de esos dos lugares que ocuparan ese mojón, siempre quedaría el poblado de Ticuantepe y anexos en jurisdicción de Nindirí, del Departamento de Masaya: como claramente se puede comprobar con una simple inspección ocular, o través de los títulos remedidas y demás documentos que compilados forman este libro. y que son y han sido el fundamento dei legítimo derecho que Masaya tiene y ha tenido siempre en el poblado y aledaños de Ticuantepe.

Este legítimo derecho de Masaya nunca se le ha discutido y más bien siempre se le ha reconocido, expresa y tácitamente, en abundantes sentencias, acuerdos y demás actos de jurisdicción que ha ejercido como parte integrante de su territorio departamental; hasta que últimamente ha venido Managua a perturbar ese ejercicio y tranquila posesión por medio de actos arbitrarios y por los cuales siempre Masaya ha protestado, manteniendo así vivo su derecho, y procurando evitar en lo posible mayores consecuencias, para no crearles problemas al gobierno con quien siempre ha sido leal, obrando con prudencia.

Con este libro Masaya no trata de probar lo que tiene probado, que es su derecho, y tan sólo proclama su legítimo derecho para que las generaciones presentes y futuras lo conozcan mejor y lo sepan mantener y defender siempre por los medios de persuasión y justicia, como cabe entre pueblos hermanos que se identifican en sentimientos y aspiraciones de justa convivencia política y social; pero también Masaya reclama el respeto que se le debe en el libre ejercicio de su derecho, el cual ha sido violado por autoridades locales de Managua en varias ocasiones, por medio de actuaciones de agentes de policía y nombramientos de maestros de escuela, jefes de cantón, Jueces de Mesta, etc., o cobrando impuestos indebidamente y hasta abriendo Oficina de Registro Civil de las Personas, lo que además de arbitrario y atentatorio es perjudicial para los que inocentemente inscriben en ella, ya que son nulas esas inscripciones, que trascriben a Managua, segura mente, por no estar hechas en Nindirí, que es su jurisdicción.

Masaya, con su elevado espíritu de conciliación y de justicia que siempre ha mantenido cuando se trata de diferencias que deben arreglarse como en familia, podríamos decir, se ha limitado a protestar de tales violaciones y ha pedido la intervención de las Autoridades Superiores y competentes para poner fin al desacuerdo de límites y para que se abstenga Managua de seguir perturbando a Masaya en el libre ejercicio de sus legítimos derechos en Ticuantepe, con actos ilegales como los anotados anteriormente.

Creyendo interpretar el sentir de Masaya, quiero aprovechar esta oportunidad para pedir o solicitar, de la manera más atenta, a las autoridades superiores y competentes para que proclamen de manera oficial, que la línea definitiva divisoria entre Managua y Masaya, en la parte en desacuerdo, es la que une el mojón de "Cerro Grande" con el de Ticuantepe, situado en la cúspide o cima, de conformidad del tercer perito en discordia, Ing. Juan Paulino coincide con la que Masaya presente, define y mantiene, codo más adelante se podrá apreciar.

No olvidemos que en la escritura antes referida y en la parte conlucente, se lee: "Continúan diciendo los otorgantes: que para que conste de un medio auténtico y quede fijada de manera c!entífica y permanente, la línea que delimita los Ejidos de Managua con las tierras de la otorgante, señorita Mayorga, suscriben la presente escritura pública, aceptando ambos comparecientes todas las operaciones legales y técnicas que han sido transcritas, quedando así señalados los mojones y líneas que sirven de base a tal delimitación".

Y también tengamos presente que esa escritura fue otorgada por Managua. por rnedio de su Síndico debidamente autorizado por su Ejecutivo. según el acuerdo que a la letra dice "No. 74.- El presidente de la República, en uso de sus facultades, acuerda: único: Autorizar al señor Síndico del Distrito Nacional, Dr. Juan Estrada Mayorga, para que en nombre de la institución que representa, comparezca al otorgamiento de la escritura pública, sobre la limitación de los Ejidos de Managua con los terrenos de la señorita Micaela Mayorga. a fin de dar cumplimiento al convenio suscrito entre ésta y Ministerio del Distrito Nacional el día veintiuno de Mayo de mil novecientos cuarenta, al dictamen en discordia del Ingeniero Juan R. Rodríguez M.: del 30 de julio de este año y al trazo material hecho por el ingeniero Julio Póterz, por orden del Ministerio 'istrito Nacional. siendo los gastos de escritura, testimonio timbres, inscripció5n, etc., por cuenta de la señorita Micaela Mayorga. Comuníquese. Casa Presidencial, Managua. D N diecisiete de agosto de mil novecientos cuarenta.- Somoza.- El Ministro del D.N.- Hernán Robleto''.

Para mayor claridad, veamos ;as partes pertinentes. En efecto, el referido dictamen. en lo conducente, dice: "...el mojón de la punta del "Cerro de Ticuantepe, a que se refieren los títulos de las tierras de la Iglesia de Nindirí y los Ejidos del pueblo de Nindirí, el de los Ejidos de Managua y la consulta de Ustedes es el que se halla o debería hallarse en la cumbre, cima o cúspide del "Cerro Ticuantepe", de 7.900 varas de longitud y la línea 18 grados 30' N.O., y 9.000 varas que sale de la cuchilla noroeste del Cerro Ventarrón, por donde pasa el camino que va de Managua a los pueblos (Departamento de Carazo).

Ya en 1873-4, el Ing. Tomás Guzmán al medir las tierras de la Iglesia de Nindirí y los Ejidos de dicho pueblo, en la parte conducente, dice: "...de Cerro Grande siguiendo la dirección de un arroyo, cuya margen septentrional divide estas tierras de los Ejidos de Managua, se llega a la punta del "Cerro Ticuantepe" con 7.900 varas, 31 grados S.O.", etc.

Y en 1881 el mismo Ing. Guzmán al practicar el deslinde y remedida de los Ejidos de Managua, dice: "...de Nancitepe se va al pie de "Cerro Grande" entre su base y la "Quebrada Honda" con 2.940 vs. 64 grados S.O.; de este paraje se llega a la punta de la cuchilla de Las Sierras donde llaman "Punta de Ticuantepe", con 7.900 varas 31 grados S.O.", etc. (Este deslinde fue pedido por el propio Managua, y fue revisado y aprobado por la autoridad competente el 26 de abril de 1881, quedando por tanto firme y obligatorio para Managua. Este lindero coincide con el de Nindirí, y con el del dictamen del perito en discordia, antes referido, y por tanto ya propiamente no hay razón para mantener el desacuerdo que hubo en 1896-7, pues sólo Masaya podría impugnar ese dictamen, por no haber sido parte en la causa con la señorita Mayorga, pero que no impugnaría nunca por ser la línea trazada la misma que ella ha pretendido y defendido).

Antes de seguir adelante, quiero hacer público reconocimiento a las personas que en una u otra forma han cooperado en la formación de este libro, ayudando a conseguir documentos o datos pertinentes, entre los cuales están los doctores Mariano y Andrés Vega Bolaños, Juan Huembes H., y señores Alfonso Delgadillo C., César Velásquez A., Roberto Baca B. y otros que no menciono por no pecar de prolijo.

Ahora bien, con el propósito de facilitar . el conocimiento y comprensión del contenido de este libro, haré un breve resumen de los documentos más importantes que proclaman con luz meridiana los legítimos derechos de Masaya sobre Ticuantepe y anexos, para que se evite en lo sucesivo el seguir cometiendo actos indebidos por parte de Managua y mantener la armonía en la convivencia de pueblos hermanos y vecinos.

A consecuencia de esos repetidos actos violatorios de Managua en Ticuantepe. se produjo una reunión, el 28 de abril de 1964, en los corredores interiores de la Alcaldia Municipal de esta ciudad, a la que asistieron varias autoridades locales y vecinos de Nindirí y de Ticuantepe y de abogados de Masaya, para protestar una vez mas por tales actos violatorios y tomar medidas o acuerdos necesarios para que no se sigan repitiendo y para gestionar ante las autoridades superiores y competentes a fin de que se termine con tan enojosa situacion e ilegal proceder cuanto antes.

Al efecto en esa reunion se formó una Comisión Jurídica en Pro Defensa de Ticuantepe, que tuve el honor y gusto de presidir, y en cuyo nombre visitamos al excelentísimo Señor Presidente Doctor René Schick Gutierrez, quien, atento y generoso como siempre. ofrecío ayudar a zanjar esas diferencias cuanto antes. y ordenarla no se siguiera perturbando a Masaya y manteniendo mientras tanto en vigor el statu-quo de 1897, que le fue leido, que corre publicado en La Gaceta, Diario Oficial No. 184 de ese año.

Luego hubo otra reunión en la Jefatura Política, a principios de Mayo de 1964, donde leyó el doctor Mariano Vega Bolaños un interesante trabajo sobre Ticuantepe, en presencia del Jefe Político don Francisco Jiménez R., el Alcalde Municipal don Carlos lvan Hueck. P., el doctor Juan Huembes H. y el suscrito. y así nació la idea de formar este libro, cuyos gastos los asumió de momento la Alcaldía Municipal de Masaya, por ofrecimiento del propio Alcade Hueck Plata.

DESLINDES Y REMEDIDAS

Y entrando ya en materia, diremos que los derechos de Nindirí sobre tierras de Ticuantepe arrancan desde 1692-4 cuando el escribano real don Jacinto O. Barrios y don Nicolas Valenzuela. Secretario Primero del Rey, en la Chancilleria de Guatemala, le extendieron el correspondiente  titulo de esas tierras, el que mas tarde, en 1895, fue inscrito en el  Asiento 23, a folio 453 al 454 en este Registro Conservatorio de Masaya.

Ye en 1873-4. el señor Cura Presbítero Pascual Rodríguez y el  Sindico Municicpal de Nindiri, solicitaron al ingeniero Tomás Guzman el deslinde y remedida de las tierras de Nindirí y la de los Ejidos de dicho pueblo. En esa ocasion se le notifico al Comisionado Especial del Municipio de Managua, don Faustino Martinez y al Sindico del mismo que la linea señalada como lindero de los Ejidos de Managua era la recta que va desde la base meridional al Cerro Grande sobre el arroyo hasta la Punta de Ticuantepe, teniendo esa linea recta 31 grados S.O. Y aunque la protesté al Comisionado Martínez, fueron aprobadas las operaciones del ingeniero Guzmán, el 10 de febrero de 1874 por el Revisor de Medidas de León. Licenciado Gregorio Juárez, quedando así firme medida.

Más tarde, el propio Managua pidió en 1881, al mismo ingeniero Guzman el deslinde y medida de los Ejidos de Managua, cuyo titulo se guardaba en el Archivo Nacional y en acta del 3 de Marzo de ese año se lee: " De Nacitepe se a al pie del Cerro Grande entre su base y la Quebrada Honda, con 2940 varas 64 gradas al SO. de este paraje se llega a la punta de la cuchilla de las Sierras donde llaman Punta de Ticuantepe, con 7900 varas 31 grados SO etc. (Y hagamos hincapie en que esa linea o lindero de los Ejidos de Managua, es la misma señalada a los de Nindiri y coincide igualmente con la del ingeniero Peterz, en esa parte, trazada de acuerdo con el dictamen del perito en discordia antes dicho, ingeniero Rodriguez Moreira, o sea 31 grados S.O.).

Reforzando todo lo anterior, debemos recordar que el Congreso Nacional, en tiempos dei doctor Pedro Joaquín Chamorro (presidente conservador de Nicaragua de 1875 a 1879. el  4 abril de 1875, al erigir Managua en Departamento dice:
en Departamento el Distrito Electoral de Managua, con la denominación de Departamento de Managua, tendrá anexos los valles de Telpochapa. San Benito, San Francisco del Carnicero (llamado hoy San Francisco Libre).. Laurel Galán hasta el Rio Grande La linea divisoria será la de la jurisdicción de los pueblos y valles que comprende". (Fijémonos que esa línea es la de 31 granos S.O. y que el Río Grande es el mismo
llamado Rio de Ticuantepe). remarca Porta Sanders 

Posteriormente, el Congreso Nacional, el 10 de marzo de 1883, tiempos Adán Cárdenas (presidente conservador de Nicaragua de 1883 a 1887)  al erigir Masaya en Departamento dice: 

  "Erígese en Departamento el Distrito Electoral de Masaya, y constante de' las poblaciones siguientes: Masaya, Masatepe, Nandasmo, Nindirí, y el cantón de Tisma y Tismita". (Más tarde se le agregaron a Masaya otras poblaciones).

Claramente se están viendo las líneas demarcatorias de ambos Departamentos que fueron fijadas en los propios decretos legislativos en sus respectivas creacines: o sea que entre Nindiri y Managua sigue siendo su línea demarcatoria la que señala el 31 grados S.O.

Más tarde por diferencia de hecho en ciertas causas civiles y criminales se dispuso revisar sus mojones y linderos y en efecto los jefes politicos de Managua y Masaya coronel don Feklix Pedro Zelaya R. y doctor Francisco J Wasmer respectivamente asociados con el agrimensor don Silviano Matamoros, iniciaron las operaciones de amojonamiento en Tisma, el dia 21 de octubre de 1896, habiendose llegad de acuerdo hasta el mojón de `Cerro Grande", finca de los Solano), y quedando en desacuerdo entre este mojón y el de Ticuantepe. pues uno pretendía que debía de estar en la falda occidental y el otro que en la punta o cima de Ticuantepe.

Por ese desacuerdo procedió alsuscribir el status quo de 1897 entre los jefes políticos doctor José María Pérez Suárez, por Masaya, y don Francisco Gerrero P., por Managua y aprobado por el Ejecutivo el 10 de marzo de 1897.

En el artículo dos, dicho statuquo, dice: "Del punto en que dichos jefes políticos estuvieron de desacuerdo, que es el moján de la finca de los Solano, en adelante, se tomará el punto medio hacía occidente, para determinar la jurisdicción que corresponde a cada Departamento, por sus respectivos lados", etc.

Cabe observar aquí que, según esa línea provisional demarcatoria se comprende al poblado de Ticuantepe y anexos en jurisdicción de Masaya, y por tanto están equivocados los datos estadísticos en cuanto a la ubicación que le dan.a Ticuantepe Agro, Tiduan tepe Aldea, Ticuantepe Arroyo, Cuatro Esquinas, Madrigales, etc., y que aparecen publicadas en el `Folleto Población y Viviendas del Censo de 1896.

Otras razones que proclaman el derecho de Masaya sobre Ticuantepe se encuentran entre otras las siguientes: siempre se han pedido y resuelto ante las autoridades de Masaya,los titulos por denuncias de tierras baldias, lo cual siempre se han  inscrito en el Registro Público, entre las que que podemos mencionar
 el señor Francisco Bárcenas en 1873 y el licenciado José María Alvarado, quien fue el primero en sugerir la idea de traer el agua de Ticuantepe, para abastecer Masaya y Nindirí, como asi sucedió mediante las concesiones de ambos Municipios a los ingenieros William Climie y Gil Pimentel, aprobados por el gobierno, sin protesta alguna de Managua por no tener derecho alguno, e acuerdos del 31 de julio de 1888 y del 28 de abril de 1891 respectivamente. 
 

Brotes de agua siembran inestabilidad

Así se formó la antigua Empresa Aguadora de Ticuantepe, en Masaya, trayendo el agua de aquel río por su propio peso a través de cañería que al pasar por el Valle de Ticuantepe se fue formando el poblado del mismo nombre, cuya Iglesia la empezaron a construir en 1915, por el señor cura de la Ciudad de Masaya.

Siempre mantuvo Masaya la tranquila posesión de Ticuantepe y siempre se le ha reconocido su legítimo derecho, hasta que últimamente han empezado las autoridades locales de Managua a perturbar su libre ejercicio, como antes se ha expresado, y siempre Masaya ha protestado de tales actos violatorios. evitando nombrar autoridades que le corresponde, tan sólo con el prudente objeto de no dar lugar a mayores roces con las nombradas por Managua, mientras el gobierno termina con ellos, dejando, en tal caso, las mejoras que hubiere hecho Managua en compensación a los impuestos que por tantos años ha cobrado indebidamente y por los agravios causados sin derecho alguno.

Y siguiendo nuestro resumen, diremos que todavía en 1904 fue nombrada directora de la Escuela Mixta de Ticuantepe la señora Gerarda López, entre las que correspondían a Masaya; surgiendo propiamente las dificultades en 1923 por las actuaciones del Agente de Policía de Ticuantepe, las que provocaron justa protesta de Nindirí y Masaya, llegando a tal grado el descontento del pueblo, que estuvo a punto de convertirse en motín, por lo cual e! gobierno envió al General don Bartolomé Víquez, en presencia de los doctores Juan Huembes H. y Enrique Alemán Flores., en 1964. De esa protesta quedó también exposición en el Libro de Actas del Consejo Electoral Departamental a página 31 acápite 5.

Tanto en lo judicial como en o electoral se han presentado sos en cuanto a Ticuantepe y siempre se han resuelto a favor de Masaya, como puede verse, entre otros, actas del referido Consejo erg el año de 1924, a páginas 2 y 3, donde se lee: "Cantón de Ticuantepe, linda: al norte, Cantón de El Portillo y terrenos de Managua; al sur, elVentarrón y terrenos del pueblo de La Concepción; al este: cantón de Nindirí y al oeste: terrenos del Departamento de Managua, trazando la línea divisoria en este rumbo el mojón de La Joya. al mojón de Ticuantepe; de allí a "Isabel Grande".

En esta misma forma se ha mantenido el Cantón de Ticuantepe, correspondiente al Distrito Electoral de San Jerónimo, Departamento de Masaya, hasta en 1928, en que Managua trató de perturbar nuevamente, como lo había hecho en 1924, y en cuya ocasión protestó Nindirí en la célebre nota del 2 de marzo de ese año, 1924, cuya final se expresa así:

"Ese deslinde urge y debe solucionarse ya porque no es justo y de ningún provecho para nosotros continuar en ese estado de cosas que privan de mucho, principalmente de los impuestos municipales que pertenecen a esta localidad". (Esta nota se insertó en el Acta No. 16 de este Consejo Electoral Departamental con fecha 3 de marzo de 1924).

Siempre en razón de guardar lamayor armonía entre pueblos hermanos y con fines meramente políticos o electorales, Masaya ha prestado a Managua ese Cantón de Ticuantepe, pero nunca con fines administrativos, a los que jamás ha renunciado y más bien siempre los ha mantenido vivos, a través de las protestas y reclamos que siempre se le han resuelto a su favor.

Como ejemplos, en casos electorales, tenemos actas de los 1924, 1928. 1930, 1950 y 1956, en una de las cuales, fecha del 19 de septiembre de 1956, el Presidente del Consejo Departamental, señor don Alfonso Delgadillo Cortés se dirige al Presidente dei Consejo Nacional, Dr. Modesto Salmerón, empezando así: "Recibí su telegrama que mata a ras nuestros esfuerzos por recuperar lo que por una condescendencia venía permitiendo Masaya a Managua desde la elección de 1930, según datos históricos en los libros del Consejo Electoral. Si es por prelación que se nos indica estamos a la práctica de 1930, entonces ¿qué vale lo hecho en 1928? Por una condescencia política de 1930 se cedió ese poblado, etc., etc. Con motivo de esa condescendencia se cambiaron los linderos de ese Cantón Electoral y de otros, tan sólo para fines políticos".

En lo judicial existen muchas sentencias que declaran que Ticuantepe es de jurisdicción de Nindirí, Departamento de Masaya, entre las cuales se podrán mencionar: la de la Suprema, de 9:00 a.m. del 18 de marzo de 1955; las de la Corte de Apelaciones de 9:00 a.m. del 7 de febrero de 1942, por destrucción de cercas y hurto en la finca "San Antonio", en Ticuantepe, que linda: oriente, Pedro Burllette; poniente, Víctor M. Fonseca y general Anastasio Somoza; norte, Angela Murillo y sur: Sucesores Federico K. Morris. Las de 10: 25 a.m. del 19 de febrero de 1942 en que Víctor M. Fonseca denunció en Managua el hurto de un macho negro de su finca Prinzapolka, situada como a tres leguas al occidente de Ticuantepe, y en todas ellas se ha resuelto que este poblado está en jurisdicción de Nindirí, Departamento de Masaya.

En otras ocasiones se ha buscado solución al desacuerdo antes referido por medio de árbitros nombrados por cada parte, de conformidad con la Ley anterior del 16 de febrero de 1885, la que fue derogada por la del 2 de agosto de 1941, que da competencia al Ministerio de Gobernación para dirimir discordias de límites municipales o departamentales, procediendo de acuerdo con los títulos , leyes o datos demarcatorios, etc.

En tiempos de Adolfo Díaz Resinos (vende patria conservador), 1926-  7, fueron nombrados árbitros para el deslinde pendiente entre "Cerro Grande" y Ticuantepe, al ingeniero J.J. Morales Cruz por Managua y don J. Augusto Flores Z., por Masaya, quienes con el Secretario de Actuaciones, don Rodolfo Poessy, reconocieron el mojón de Ticuantepe en la cima de dicho cerro. (Este relato fue confirmado al suscrito por el propio Sr. Flores Z., nuestro laureado poeta de grata memoria, pocos meses antes de su muerte).

PELEA AL ROJO VIVO 
 

En 1930 y en 1936 se volvió a tratar del mismo asunto y luego fue quedando como dormido, hasta que últimamente, después de las cuestiones electorales de 1956, el Síndico Municipal de Nindirí, don Isidro Barboza, a nombre de ese Municipio, presentó escrito fechado el 20 de noviembre de 1959, acompañado de varios documentos probatorios ante el señor Ministro de Gobernación, Dr. Julio E Quintana, para que se arreglaran esas diferencias de límites y sobre todo "previniera al Distrito Nacional abstenerse de seguir causando desorden al nombrar empleados en Ticuantepe, Los Madrigales. etc., y se dejaran en libertad de funcionamiento a los  nombrados por Masaya y Nindirí; de acuerdo con los artículos 1 y 6 de dicha Ley de 1941. (El señor Barboza cuenta que el expediente se ha confundido o se habrá encarpetado, según supone, en vista de la abundante prueba de Masaya y la falta de la misma por  Managua).

En conclusión cabe decir, que elasunto de límites de referencia está en manos de las autoridades superiores y competentes para definirle oficialmente, con los datos que arrojan los títulos, medidas y demás documentos que contiene este libro y que proclaman a la luz meridiana los legítimos derechos de Masaya en Ticuantepe y anexos; como también están en esas manos el poder determinar, de una vez por todas, con los abusos cometidos por vías de hecho, de parte de Managua, ordenando que no se sigan cometiendo y mandando a que se respete la línea divisoria trazada por el ingeniero Pcterz, de acuerdo con el dictamen del perito en discordia, ingeniero Rodríguez Moreira, por ser obligatoria para Managua, como se ha dicho.

Que no se siga sacrificando Masaya y Nindirí con la abstención de nombrar empleados en Ticuantepe, como les corresponde, abstención que han mantenido en aras de la armonía política y social entre vecinos y en la esperanza de que ha pronto se les sabrá hacer justicia por el gobierno, como lo tiene prometido,Quiero recordar y recomendar una vez más, la lectura atenta de la escritura pública del Dr. Dionisio Castro, de 1940 y también la razonada sentencia de la Suprema Corte de Justicia, que corre a página 15368 y siguientes del Boletín Judicial de 1950, la cual confirma la línea divisoria entre Managua y las tierras de la señorita Micaela Mayorga, que está situada en jurisdicción de Nindirí, Departamento de Masaya (línea 31 grados S.O.).

Aprovecho esta coyuntura para sugerir a los Boy Scouts organicen excursiones a lugares limítrofes, para que conozcan mejor sus líneas y mojones y puedan más tarde ayudar a resolver diferencias, como ésta, por los medios amistosos de persuasión y justicia, y así mantener vivo el sentido de unidad y sentimiento elevado de Patria, que tanto se necesita para ser buen ciudadano y patriota.

Con ello se evitan sentimientos que sólo dejan herencias y consecuencias nefastas y contraproducentes.
Además, de la bendita armonía y amistosa convivencia, se procura el conocimiento de las bellezas naturales que nuestro suelo encierra u que debemos aprovechar a través del turismo e industria sin chimeneas, que es una de ¡as mejores para incrementar nuestra economía nacional.

Si he sido demasiado extenso en esta introducción, que he procurado reducir en lo posible, pido excusas al benévolo lector".

Humberto Porta Sánders. Masaya, 25 de agosto de 1965.

Hasta aquí el escrito de Porta Sánders, abogado y defensor de la posesión de Ticuantepe por parte de Masaya.

Por supuesto, Porta Sánders no menciona en esa introducción en que de por medio estaban los intereses particulares de los Somoza, cuya familia y José Somoza personalmente tenían grandes extensiones de tierras en las llamadas "Enramadas", y que de paso estaba el Senacor Andrés Murillo, otro terrateniente de Ticuantepe, quien. se, uramente, obtuvo esas tierras por los "permisos" de la Iglesia Católica de Nindirí.

Este libro de sentencias de la Corte Suprema de Justicia, Tribunal de Apelaciones y judiciales a favor de Masaya, más las famosas medidas y remedidas, de los trazos de las líneas fronterizas entre Nindirí y Managua, el asunto del funcionamiento y demarcaciones de los cantones electorales les durante las elecciones del somocismo genocida. encabezado por los tres Somoza, es valioso porque revela datos sobre cómo se imponían los caprichos de funcionarios del régimen dictatorial por encima de la "buena vecindad" y de las leyes nacionales, que ellos mismos habían hecho.

A pesar de estas argumentaciones históricas y legales de Porta Sánders y del libro mismo con abundancia de documentación sobre los derechos de Nindirí y Masaya, Anastasio Somoza Debayle y el Congreso somocista ordenaron la creación del Municipio de Ticuantepe el 4 de julio de 1974 y su territorio, además, lotrasladaron definitivamente al Departamento de Managua. basándose en el argumento de que está más cercano a Managua (la Capital) por medio de territorios o comarcas como Las Sierritas de Santo Domingo y Esquipulas.

Hubo nuevas protestas de Masaya, las cuales no prosperaron y cerraron un capítulo histórico polémico. iniciado, virtualmente, con la instalación de la "tubería madre" del agua potable para Masaya y Nindirí a finales del Siglo 19. 

Entre 1880 y 1890 no se conocía el poblado de Ticuantepe. Se le llamaba "Ticuantepe" al Cerro, colocado geológicamente como un Filón de la arqueada cordillera de El Crucero, la cual comienza, precisamente. un poco al sur del Cerro Ventarrón, ubicado a escaso medio kilómetro al suroeste de los cráteres Santiago, Masaya y Nindirí del Volcán Masaya.

Ese Filón del Cerro Ticuantepe se inicia a pocos kilómetros al noroeste de los terrenos escarpados del Cerro Ventarrón. en cuya parte occidental, precisamente, se fija uno de los mojones que señalan los límites del Municipio en relación a Masaya y el Municipio de La Concha.

Las fronteras antiguas indican, conforme las medidas, y coordenadas mencionadas, que dei Cerro Ventarrón la linea aivisoria iba en línea recta, por encima de filones y cañones de El Crucero, hasta la que fuera famosa haciena cafetalera "Isabel Grande" del alemán Federico Morris, ubicada en uno de los puntos geográficos más altos de la cordillera montañosa o Filones de El Crucero.
 

Recuerdan medidas antiguas

Por los relatos de ancianos, cuyos padres ya murieron o están muy vie;itos, se conoce que sí habían casitas ni- "cala" en la, faldas dei Cerro Ticuantepe o en el bajo del vaiiecito. propiedad de campesinos agricultores y mozos de los f raqueros. Los dueños de fincas o haciendas usaban las tierras, mayoritariamente, para crianza de ganado y café al comienzo del siglo 20.

Como he dicho, a mismo tiempode la aparición de la tubería de agua potable, a finales del siglo 19 (1890) comenzaron afincarse numerosas familias pobres y acomodadas en lo que es hoy el casco urba,'o de Ticuantepe, específicamente cerca de donde estaba el "puesto público de agua".

Numerosos ancianos son coincidentes acerca de que todavía ya avanzado el Siglo 201, un poco después de 1925, al poblado se le conocía más como "Las Pajas" que como Ticuantepe, debido precisamente, a la presencia de las llamadas "llaves" de! agua potable en el "puesto público".

Aquí, incluyo parte de la dociimentación del libro presentado pcr Humberto Porta Sánders, para que quede más claro cómo eran los roces oficiales y relaciones, por la posesión de Ticuantepe entre Masaya y Managua.

Como prueba del dominio de Masaya sobre Ticuantepe en aquellos años, el libro mencionado tiene el siguiente comentario y la citación de un documento:

"Masaya, en ansias de mejoramiento y en procura de un mejor servicio de agua potable, piensa en el Río Ticuantepe y pacíficamente y con gran optimismo, la Municipalidad de Masaya dicta el siguiente acuerdo:

Sala consistorial, Masaya  julio veintitrés de mil ochocientos ochenta y seis.-- Acordó: --Que aprobado en absoluto por esta Corporación el contrato Climie y Pimentel, para el abastecimiento de agua, se comisiona a lo señores Alcalde l ro. licenciado Rafael Zurita y Sindicomunicipal licenciado don Francisco Luna, para que con los señores Climie y Pimentel eleven dochoo contrato al conocimiento del Supremo Gobierno en solicitud _, - su aprobación facultando a los comisionados para aceptar toda la modificación conveniente, a fin de que el Supremo Gobierno, pueda ratificar el réferido contrato cuyas modificaciones se entenderán hechas y aprobadas por esta Corporación, sin necesidad de dar cuenta con ellas.

La Sria. trascribirá a los  señores Zurita y Luna el presente acuerdo que leído y aprobado por los que firman.- Zurita. Pio Quinto Carrión. Fernando Abaunza. Franco Luna. Franco. J. Salazar. 
Ante mí José Maria Vega.--Srio.
Según documentación histórica, este contrato fue aprobado por el Congreso Nacional y
ratitificado por el Poder Ejecutivo el 9 de marzo de 1889.

En este punto, el libro comenta:

"Lógico y de orden era que las jefaturas Políticas de Managua y Masaya trataron en algún momento, de determinar la línea divisoria entre ambos departamentos, pero desgraciadamente las autoridades departamentales que realizaban el deslinde entraron en desacuerdo en el mojón que ha en el extremo occidental de la finca de los Solano Dávila,  lo que fue motivo para la suspensión del trazo definitivo, por lo que hubo de suscribirse después el convenio de Statu quo de 1897.

Continúa:

Pacífica, tranquila y en armonía era la vida de ambos departamentos vecinos. el Poder Ejecutivo  siempre respetó los derechos de Masaya en Ticuantepe, tanto cue en 1904 dictó el acuerdo que literalmente dice:

"El presidente de la Republica, acuerda: -Nombrarse Directora de la Escuela Mixta de Ticuantepe, Departamento de Masaya, a la señorita Gerarda López, con el sueldo de Ley.--Comuníquese.-Managua, 23 de diciembre de 1904. Rubricado por el Presidente.-El ministro de instrucción. Altamirano".

Por supuesto, debo dejar curo que cito estos acontecii-n ¡e ritos históricos para el estudio de la Historia de Ticuantepe. En aquellos años de ina,es del Siglo 19 y comienzo del Siglo 20, el pleito, la disputa era entre Masaya y Managua. Las autoridades de Managua siempre presionaron por anexionar Ticuantepe al territorio del Departamento de Managua, aparentemente, debido a que algunos terratenientes y ciertos funcionarios del gobierno racional tenían intereses económicos personales en el territorio ticuantepeño.

Esto se acentuó con la llegada del régimen dictatorial somocistra después de 1934..

Se comenta en el libro referido:

"No fue sino hasta el mes de julio de 1920 que Managua principio poner en juego sus pretensiones de posesion sobre Ticuantepe según se desprende de laa comunicacion de la cual copio un párrafo:

"Nindirí. 26 de enero de 1921.
Señor Jefe Político.-Masaya.esto plenamente informado que el agente de policia que reside en Ticuantepe, de esta jurisdicción con nombramiento del Ejecutivo desde el año anterior y que a,tualmente ejerce funciones indebidas, porque es puesto por parte de! departamento de Managua sin pertenecer a Ticuantepe a esta última ciudad, obliga a los habitantes de la comarca a que sólo en la Tesorería de Managua estableció en aquel lugar se compren, boletos de impuestos municipales que exclusivamente corresponden a este Municipio.

Suscribe esta comunicación, a que se hace referencia, el señor Rafael Gutiérrez.

Anexionismo a la vista

Como se ve, al par que nacen las pretensiones anexionistas de Managua también surge mediatamente la protesta de la autoridad toridad de Nindiri, reclamando  sus derechos vulnerados por un agente de Policía y el ministro de Gobernación que arbitrariamente lo había nombrado para ejercer autoridad en un lugar que nunca habia pertenecido, ni aún hoy pertenece al Departamento de Managua. esa arbitraria disposición ha sido el origen del desacuerdo entre Managua y Masaya por la posesión de Ticuantepe y desde esa fecha Masaya ha mantenido  firme su protesta ostentando una abundante y  rica documentación que ponen de manifiesto sus derechos sobre Ticuantepe; en cambio Managua solamente ha usado la fuerza y la arbitrariedad para respaldar sus vanas pretensiones, sin ostentar nunca un solo documento que le haga justicia, continuan las argumentaciones del libro mencionado.

Añade: "Finalmente, en años anteriores recientes, las autoridades electorales han venido negando a los habitantes de Ticuantepe el derecho de sufragar (votar) dentro de su Departamento. acto injusto del que se ha hecho también la oportuna e inmediata protesta.

A este respecto cabe observar que el acto de sufragar no únicamente la obligación de hacerlo el ciudadano en pagar el Cantón que se le indique, sino también el derecho de hacerle por el candidato de su agrado simpatía y con esa arbitraria disposición se les están violando a los vecinos  de Ticuantepe uno, de los más sagrados derechos de que goza el cuidadano.

También hay que apuntar que esa medidas están violando el status quo de 1896.

"En todos los órdenes de la vida nacional, Masaya ha ejercido potestad limpia y justa en la vida y desenvolvimiento de la antigua comarca de Ticuantepe; en cambio Managua solamente ha hecho uso del abuso y la arbitrariedad para violar esa potestad que respaldan documentos auténticos y legales. Y cuando surgen esas diferencias y protesta Masaya ante la autoridad superior respectiva, se le contesta; presente en forma los documentos sobre Ticuantepe que justifiquen su posesión; pero a Managua nunca se le ha pedido que pruebe con documentos justos. legales y auténticos sus derechos: es por ello que deseando poner una vez más un grano de arena en el sólido cimiento sobre que descansan los derechos territoriales de Masaya sobre las tierras de Ticuantepe, he juntado algunos documentos, no todos porque son muchos que hacen luz sobre la legítima posesión de Masaya sobre Ticuantepe'', argumenta por su lado el doctor Mariano Vega Bolaños. quien también aportó datos y documentos al libro mencionado en una mediante una carta fechada el 9 de mayo de 1964.

Añade Vega Bolaños: "La vida de Masaya y Nindiri siempre ha transcurrido estrechamente unidas. El licenciado don José María Alvarado, ilustre hombre público de la época y que Masaya ostenta con orgullo entre la galería de sus hijos sobresalientes, fue de los primeros que escalaron la cima del Cerro Ticuantepe y denunció una cuantas caballerías de tierra que le fueron adjudicadas y también exploró el Río Ticuantepe (Río Jordán) y aconsejó a Masaya que de ahí tomara el agua para su abastecimieto,  la que llegaría a la ciudad por su propio peso; y el río vino a la ciudad. calmó la sed y fue fuente de prosperidad y progreso. y desde entonces Ticuantepe vive en el corazón de Masaya.

A este respecto, el Prefecto de Masaya.. don Claudio Rosales se expresa el 31 de diciembre de 1878 en estos entusiastas conceptos al dar cuenta al Poder Ejecutivo de sus labores en el año de 1878.

La Compañía abastece a esta ciudad ha llevado el agua a la plaza de San Jerónimo,~de cuyo beneficio disfrutan inmediatamente los habitantes de ese Cantón.

En el segundo piso del edificio existente en la plaza principal, se han construido excelentes baños, en cada uno de los cuales hay una llave por donde el agua brota pura y abundante.

La ciudad se encuentra mejor provista de agua que ningún otro pueblo de la República. Numerosísimos carros o pipas recorren constantemente sus calles, llevando el líquido a las casas a un precio relativamente barato.

El poder de la industria y de la ciencia es sorprendente: transforma la naturaleza de las cosas, como hace desaparecer el estacionarismo de la ciudad. Masaya. que hace siete años permanecía en la indolencia y el marasmo, a consecuencia de la extraída escasez de agua, hoy se encuentra vivifcada por la abundancia de ese líquido, que obtiene con suma facilidad y baratura y una prueba patente de su vitalidad, la tenemos en el gran número de edificios que se construyen y en el vuelo que el comercio, las artes, la industria y la agricultura han venido tomando en estos últimos años.

 Vega Bolaños: "Desde el año que se creó el servicio de comunicación por carros tirados por mulas (diligencias), 1861, desde Granada hasta El Realejo, formidable empuje en el servicio de comunicación inter departamental de Nicaragua, que fundara un hijo ilustre de Masaya, don Pedro Ruíz Tejada, asociado de don Enrique Góttel, estableciendo la estación central en un ameno valle del Municipio de Nindirí; más tarde el señor Góttel adquirió tierras y fundó una finca con su nombre y el lugar, desde entonces se llama "Valle Góttel", regaló tierras a los cabezas de familia y fundó un pueblo. 

En la casa de la hacienda estableció una imprenta y fundó un periódico en que colaboraron los hombres de letras de esa epoca; alli fue traducida y publicado en castellano el libro "Walker en Nicaragua". Todas esas cosas y hechos memorables han quedado impresos indeleblemente en la conciencia de Masaya y el "Valle Góttel", uno de los elementos de la unidad departamental de Masaya, forman parte de su vida histórica en la comunidad nacional de Nicaragua.

Allí llegó también Rubén Darío, y entonces, y en repetidas ocasiones después, contempló extasiado la campiña de Nindirí, expresando su sentimiento en esta forma:

"A eso de las tres de la tarde divisamos las primeras chozas. El cielo estaba azul; alguna que otra nube, transparente como velo de gasa. velaba por él, y de lo alto caía, y por todas partes se derramaba la luz color de oro quemado de un sol brillante, pero ya muy soportable. Me pareció que estaba en Grecia. así debió ser la Jonia antigua, o por lo menos, esa segunda Grecia, la Provenza de ¡os tiempos medios", finalizaba Vega Bolaños al defender el territorio de Ticuantepe como parte de Masaya en una carta del 9 de mayo de 1964.
 

Exploración del Río Jordán

El libro mencionado, sin título formal, relata lo siguiente sobrela exploración del Río Jordán antes de la instalación del agua potable, el papel de la Iglesia Católica y cómo los nombramientos de maestros eran hechos por la vía administrativa de Masaya:

"Para el reconocimiento del Río Ticuantepe, los señores Clime y Pimentel siguieron la ruta del licenciado Alvarado que era por las Sierras de Caraba!lo y San Juan; pero el camino resultaba demasiado largo y dificil, por lo que buscaron una ruta más corta y directa; entonces exploraron por el lado de Nindirí y encontraron una espesa montaña virgen , que es la que describe Pablo Vicente, vecino de Nindiri, en el informativo que aparece en las diligencias de la denuncia de las tierras del señor Francis.x Bárcenas, que dice: "... a la segunda, que no contiene regadío y como es montaña espesa, no tiene maneras de construcción, sino que uno que otro árbol de cedro, uno que otro de hule, pues lo que abunda son ojochales, carrizos y pacaya.

Pero a pesar de lo espeso de la cima la montaña, trazan la ruta y entonces, como están en los dominios de Nindirí, como ya lo había reconocido el licenciado don Pascual Fonseca, Fiscal General de Hacienda al ser requerido para presenciar la remedida de las tierras de Solano Dávila, que dice: "A las ocho de la mañana del tres de diciembre de mil ochocientos ochenta y ocho, leí el auto anterior al Señor Fiscal General de Hacienda licenciado don Pascual Fonseca y entendido dijo:

"Que la citación debe hacerse al Administrador de Rentas de Masaya como Fiscal por pertenecer el terreno a aquella jurisdicción y porque este empleado es conocer de él y de sus linderos y puede con mejor conocimiento representar a la Hacienda Pública y además lo llama de preferencia la Ley de Agraria en su artículo pr;mero y otros que hacen mención de él y firma.-Pascual Fonseca.-D. Duarte. -En consecuencia suscriben un contrato con la Municipalidad de ese pueblo en que le concede a los señores Clime y Pimentel, como legítima dueña de Ticuantepe, una faja de tierra desde el Río hasta sus límites con Masaya por donde debía pasar la tubería, comprometiéndose los contratistas a instalar un puesto de agua en la plaza pública para el servicio del vecindario. A su vez, la Compañía estableció además un puesto de agua en un punto del Valle de Ticuantepe para abastecer a las pequeñas granjas que por entonces ya habían en la zona, instalándolo en el predio de Humberto González.

Este puesto de agua fue el que hizo nacer el Caserío de Ticuantepe. "Era de verse, refiere con emoción manifiesta Pedro Martínez, al hacer reminiscencias del pasado, el gran número de pipas que recogían el agua de ese puesto para llevar el precioso líquido a sus fincas y en los días de Semana Santa, cómo resonaban las conchas durantes las noches, aprovisionándose de agua para los "días grandes" (Jueves y Viernes Santos)".
 

Nombran jueces y maestros
Continúa el relato histórico del libro referido:

Las primeras pajas instaladas en predios particulares fueron: en la finca de Solano Dávila y en "La Francia" de don Pedro Burllett. El primero fontanero de la paja pública fue José Ordeñana.

El agua que Masaya trajera a sus lares de la fuente de Ticuantepe se dio a los vecinos del Valle de ese nombre y es la que dio origen al actual caserío, que ya tiene figuración de pueblo.

La gente se fue congregando alrededor del puesto de agua y surgen las primeras casas. los Gutiérrez. Pío Saballos. los Murilio, César Ramírez. Juan Gara,, y Juan Jacoby, que la construye de madera y de dos pisos en el lugar que aún hoy está plantada

El caserío, que naciera con doce casas, con el tiempo va creciendo: ya son muchas las casas que se han construido; pero falta una, ¿cuál?... la casa de oración, la Casa de Dios, para eso llegó un día el recordado y venerado Padre Fernando Corrales, Cura de Nindiri y bajo una enramada de palmas, ;siempre las palmas del Domingo de Ramos;, se dijo la primera misa y se plantó la Cruz del Perdón, siendo éste el origen de la iglesia que hoy ostenta Ticuantepe tina Raimunda Flores de Martínez regaló a la comunidad una manzana de tierra para que allí se construyera la Iglesia y ahi se construyó con el concurso de los vecinos.

En el año de 1915 se principió la construcción. bajo la dirección del maestro carpintero Gonzalo Cuarezma, de Nindiri y la primera Junta Constructora la integraron Pedro Pablo Membreño, Julio Castillo. Sebastián Robles y Manuel Ramírez. Doña Josefina de Morris, de grata memoria, regaló la madera a necesaria para su construcción, la que cortara y acarreara con profundo fervor religioso y gran entusiasmo el pueblo, sin remuneración alguna.

En la misma forma Pedro Martínez acarreó la piedra para los cimientos de la proyectada Iglesia.

En 1918 se construyeron las paredes con el impulso que le imprimiera el Cura de Masaya, Dr. Francisco Robleto, verdadero hombre de acción y energía ejemplares.

El frontis de la Iglesia fue construido durante la administración de nuestro venerado y querido cura Monseñor Juan Bautista Matamoros y bendecido por él mismo, bajo la advocación del Sagrado Corazón de Jesús. En la construcción del frontis de la Iglesia se pusieron de manifiesto la iniciativa, energía y honradez del Fiscal de la Junta Edificadora, Don Francisco Villalta; y en el momento de la bendición, las campanas de la Iglesia anunciaron un paso más hacia delante en la vida de Ticuantepe, conmoviendo emocionados, los sentimientos cristianos de la comUnidad e invitándolos a seguir adelante.

En el order, espiritual; siempre Ticuantepe ha estado bajo la jurisdicción Eclesiástica de Masaya.

Como estos relatos históricos son vitales para comprender esta complicada Historia de Ticuantepe, sigo citando el libro de réplica y protesta de los masayas:

"Ya al vecindario cuenta con poblado fijo y con tendencia a crecer más aún por lo que se impone la presencia de la autoridad, y al efecto, la Municipalidad de Nindirí, nombra los JueccFes de Cantón (para las elecciones), siendo los primeros: Tule Gutiérrez, José Robles y Arturo Bojorge.

El gobierno de entonces, tan celoso por la educación del niño, hace nacer la primera escuela, siendo la Directora la señorita Laura González, de Nindirí; la segunda, Dolores "Lola" Montenegro, de Masaya; y después Gerarda López, las cuales tornaron posesión de sus cargos en la Jefatura Política de Masaya.

Las diligencias para los matrimo:inanios religiosos a efectuarse en Ticuantepe se iniciaban, como hasta hoy (1964), ante la autoridad religiosa de Masaya y para lo Civil, ante la Municipalidad de Nindirí.

La primera tienda de comercio que se estableció en el caserío de Ticuantepe fue la del señor Francisco Villalta; era una tienda de abarrotes que se surtía al igual que la de tal naturaleza tenía en el Mercado de Masaya el hábil comerciante y gran señor Dn. Gabriel Sánchez Cerda.

Tierras desmembradas

Las tierras del licenciado Don José Alvarado, como también las del Sr. Bárcenas, ante las necesidades del vecindario y el imperativo del progreso, fueron desmembrándose y así nacieron las fincas "Isabel Grande", "lsabelita", "Temuá", "Costa Rica", "El Cielo" y otras: casi todas esas transacciones y otras más se efectuaron ante los oficios notariales de los doctores Camilo Jarquín y don Andrés Vega, que mantenían una estrecha relación con los vecinos de Ticuantepe y Nindirí, como también de otros pueblos del Departamento de Masaya.

En los protocolos de esos honorables abogados se encuentran, más que en otros, datos importantísimos sobre el Drogresivio desarrollo y engrandecimiento de Ticuantepe y todos los títulos de posesión fueron inscritos en el Registro Público de Masaya.

Gran parte de esos datos los encontrará el estudioso en las Actas Municipales de Masaya y Nindirí, como también en los libros de Actas de la Curia Departamental y Registro Público de la Propiedad Inmueble del Departamento de Masaya.

Estas argumentaciones a favor de Masaya ocurrieron en 1964, cuando la pelea estaba al "rojo vivo" por el dominio del territorio de Ticuantepe por parte de Masaya y Managua, según veremos en otros documentos, relaciona ''os con las elecciones organ:nadas, dirigidas y manipuladas por funcionarios de! gobierno somocista.

Porta Sánders y Vega Bolaños en sus cartas citan textualmente el "Contrato con la Municipalidad de Nindirí", el cual expresa lo siguiente:

"El gobierno acuerda aprobar el contrato que dice:

l ro. "En la Villa de Nindirí, a las diez de la mañana del día cinco de abril de mil ochocientos noventa y uno (1891). La Municipalidad que suscribe y los señores William Clime y Gil Pimentel se comprometen a dejar una venta de agua de la que van a introducir a la Ciudad de Masaya, en los mismos términos del contrato celebrado con la Municipalidad de aquella población, es decir, que la venta del agua se hará razón de cinco cántaros de seis galones cada uno, por cinco centavos.

2do. El lugar de la venta será en la plaza principal y en el punto que los señores Clime y Pimentel designen. La venta será diaria y por el término que la Compañía Clime y Pimentel tiene celebrado con la Municipalidad de Masaya, que es de cin

3ro. La Municipalidad concede a los empresarios Clime y Pimentel el derecho de hacer pasar por sus terrenos y caminos de uso público y vecinales, el tubo de cañería, lo mismo que el uso del terreno en que se ponga la venta del agua, por todo el tiempo que dure el presente contrato.

4to. En el caso que el tubo tenga que pasar por propiedades particulares, la Municipalidad garantiza que los dueños de estas propiedades no embarazarán los trabajos que la Compañía tenga que hacer para reparar la cañería.

Es entendido que tanto para la colocación de los tubos como para los reparos y mejoras, la Compañía se obliga a reparar ,las cercas que abra, cerrar las zanjas y componer los desperfectos, dejando los terrenos expeditos para el servicio de sus dueños.

5to.- Los empresarios tienen obligación de poner pajas deagua en los terrenos por donde pase el tubo, previo arreglo especial con los propietarios o poseedores que las soliciten.

6to.- Los señores Clime y Pimentel conceden gratis a la Municipalidad el derecho de disponer de cinco cántaros de agua diarios para el uso de sus empleados y presos.

Y leído que fue este contrato fue aprobado en todas sus partes por los señores Municipales concurrentes y los señores Clime y Pimentel, elevándose al conocimiento del Supremo Gobierno para su aprobación, por el órgano respectivo y firman:

Alcalde Primero José María Gutiérrez, Regidor Primero José Aguilar, Regidor Segundo Manuel Pravia; el Juez de Agricultura, José María Membreño, William Clime y Gil Pimentel. Ante mí, secretario interino Justo Jirón, Managua, 28 de abril de 1891; Roberto Sacasa, el ministro de Fomento.-Medina".

Siguen los cuestionamientos de Masaya:

"De la lectura de este contrato se deriva que, al ceder Nindirí el agua del Río Ticuantepe y las tierras necesarias para la colocación de la cañería que la ha de conducir desde el Río hasta Masaya, está disponiendo de lo que legalmente le pertenece.

Desde entonces Nicaragua entera acepta públicamente que las tierras de Ticuantepe son de Nindirí, del Departamento de Masaya, lo que ha proclamado a la faz de la nación el 28 de abril de 1891 el señor presidente Dr. Roberto Sacasa al ratificar íntegramente el contrato suscrito entre la Compañía Aguadora de Ticuantepe y la Municipalidad y la Municipalidad de Nindirí".
 

Disputa recrudece

El libro mencionado lo tienen muy pocas personas en sus manos. Fue sólo mimeografiado y fotocopiado.
Sin embargo, aporta muchas luces históricas sobre esta disputa territorial iniciada desde el siglo antepasado.

El combustible de los argumentos enconados se recrudeció. Aparece impreso en el libro, el decreto creador del Departamento de Masaya, en el cual, por supuesto, es incluido el Municipio de Nindirí, dentro de cuyos límites se encontraba el ya codiciado territorio de Ticuantepe, donde por designios de la madre naturaleza abundan el agua superficial y subterránea.

Esto se debe, en gran parte, a la forma arqueada de Las Sierras de Managua (El Crucero), cuyos filones de casi mil metros de altura y cañones verticales y profundos, comienzan en las estribaciones rocosas del Volcán Masaya, continúan por el llamado "Ventarrón", siguen hacia el suroeste hasta donde fueron las sedes de las fincas cafetaleras "Isabel Grande" y "Mira Valle", de donde la línea fronteriza continúa sobre las cúspides de filos montañosos del Cerro TicuanteTodas estas estribaciones montañosas de El Crucero son como una especie de esponja, mediante la cual las aguas de lluvia se infiltran al subsuelo de rocas porosas de Ticuantepe, dando como consecuencia que este pedazo de territorio de 68 kilómetros cuadrados tenga uno de los acuíferos más importantes de los Departamentos de Managua y Masaya, cuyas autoridades siempre estuvieron en des puta creciente por el dominio pleno de Ticuantepe.

Este ordenamiento territorial y departamental se hizo ley desde el 10 de marzo de 1883, fecha en que la Cámara del Senado, presidida por Pedro Joaquín Chamorro, mandó a ordenar Cantones Electorales, en los cuales Nindirí aparece como parte del Cantón de Masatepe.

Desde esa fecha, Masaya ha insistido en que Ticuantepe le pertenece, especialmente después de !a instalación de la tubería del agua potable, la cual comenzaba en el llamado Río Ticuantepe o Jordán, el cual estuvo ubicado en uno de los cañones profundos al oeste del Cerro Canta Gallo y un poco al norte de los otros dos filones y cañones verticales y profundos en que brotan las cascadas (agua cristalina y fresca) de Chocoyeros y Brujo.

Estos dos brotes de agua en cascada casi se "tocan los lomos", pues ambos brotan en un mismo filón elevadísimo, pero caen en dos cañones verticales y profundos distintos.

Según relatos de ancianos como Ruperto "Conejo" Hernández, de 115 años en el 2002, y Juana López Galo (recién fallecida a los 107 años), el Río Jordán o Ticuantepe corría superficialmente por un arroyo hacia el Lago de Managua en las dos primeras décadas del siglo 20.

"Conejo" Hernández señala que inclusive los Ríos Brujo y Chocoyero también corrían por arroyos de los cañones en que caen bellamente por encimas de rocas porosas hasta el fondo de los cañones en que ambos se deslizan hoy por tuberías hacia los vecindarios de Los Ríos y El Edén, por ejemplo.

Estos ancianos recuerdan cómo en los primeros años del siglo 20, los vecinos de Ticuantepe iban en "romerías" de carretas, caballos y mulas, durante Semana Santa, a pasarla deliciosamente entre arboledas tupidas, miles de animales silvestres, los vientos siempre potentísimos y, por supuesto, el agua fresca y cristalina de los tres ríos: Jordán o Ticuantepe, Chocoyero y El Brujo.

A este último se le bautizó como El Brujo porque su corriente desaparece en un trecho por debajo del suelo de uno de los cañones legendarios, en forma similar al cómo ocurre con las cascadas del Cerro Güisisil en la Meseta de Estrada, al norte del Lago de Managua.
 

"Pie de Gigante" y "El Cielo"

Volviendo al asunto, los más connotados profesionales de Masaya siempre argumentaron documentalmente la razón de que Ticuantepe formaba parte del territorio masayense, y con firmeza beligerante publicaban una y otra vez los límites de este territorio cuando todavía estaba dentro de los linderos del Municipio de Nindirí.

Por ejemplo, tomaron datos del llamado "Título de las Tierras de Nindirí", inscrito en el Registro Público de la Propiedad de Masaya, ubicado en los números 7389, tomo XC, folios 289 al 292, y los publicaron por distintos medios, especialmente periódicos de Managua y Masaya.

Asimismo, publicaron con amplitud las medidas practicadas por el agrimensor Tomás Guzmán, quien, precisamente, ratificó y delineó más claramente los límites, según los argumentos de Porta Sánders y Vega Bolaños.

Uno de esos documentos decía acerca de los mojones originales:

"Uno en El Ventarrón; de allí, tomando al oriente y pasando sobre la falda sur del Volcán Santiago (es el Voicán Masaya. el cráter se llama "Santiago") y sobre la Laguna de Masaya, se !lega al Cerro La Barranca, donde existe o existió un mojón que es una piedra con un grabado figurando un caite grande, por lo cual los medidores lo llamaron "Pie de Gigante'

De allí, cambiando de rumbo hacia el norte, y pasando por el mojón de los ejidos de Guanacastillo (comarca de Nindiri), se llaga al mojón de "La Pelota' De allí, al poniente, se llega a! mojón que está en la piia de agua de la hacienda El Paraíso.

Siguiendo la misma dirección se llega al Cerro Nancite, a poca distancia de El Portillo, al norte y vía férrea. Continuando en dirección al occidente, se pasa por el Cerro Grande de Veracruz, en donde hay un mojón y termina esa ruta en el mojón de "Nancite Gacho".

Partiendo de allí, en línea transversal imaginaria al suroeste se ¡lega al mojón de la Sierra de Managua en la hacienda El Cielo, colindante con la hacienda que fue de Sebastián Robles. De allí, siguiendo al sur, se llega a la Presa dede ese líquido a Ticuantepe, Nindirí, Masaya y otros caseríos. De la Presa, en línea noreste, se vuelve al Cerro Ventarrón".

Los mismos defensores de Ticuantepe mencionaban que en los folios 453 a 457 del Libro de Propiedades (de Masaya) de¡ año mil ochocientos noventa y cinco (1895) aparece una orden del Rey de España. emitida el 26 de octubre de 169-0, para que fuesen remedidas las tierras de Nindirí. lo cual incluía, supuestamente, remedir hacia los limites antes mencionados del Ventarrón al oeste, de la Presa de Agua El Cielo en el Cerro Ticuantepe y de allí a Cerro Grande en Veracruz.

En el libro se menciona que los Alcades y Regidores principales del pueblo de Nindiri en aquellos tiempos del Siglo 17  entre otros don Mateo Vicente, Pedro Hernández y Pedro Vásquez. pidieron al Capitan-, de Caballos Andrés Perez de Asenia, Alcalde Ordinario de la Ciudad de Granada, que previniera a Juan Guillén que exhibiera el título de sus tierras para reconocer los mojones y ver si sobraban para que que se les midiera con el fin de tener El Hatillo del Santisimo Sacramento de dicho pueblo; que habiendosele prevenido, manifesto Guillen que sus titulos estaban inutiles, por lo que pedia que fuera remedido su sitio llamado "Santa Cruz del Zapotal.

Esta practicas de medidas y remedidas se prolongo como se ve hasta el borde del Siglo 20, especialmente despues de los repartos de tierras hechas a partir de la desmembracion de las tierras que se habi asignado para si mismo el Licenciado Jose Maria Alvarado quien al mismo tiempo las habia obtenido por permiso de la Santa Iglesia Catolica de Nindiri, propietaria de grandes extensiones de tierra en este y otros sectores del pais, antes del Gobierno liberal de José Santos Zelaya.
 
 

Alvarado reclama
"el sitio de Ticuantepe"

En escena Hernán Robleto

Otro techo insólito en esta disputa per el territor!o de Ticuantepe se registró en el año de 1896 cundo Ana Josefa Alvarado, hermana de quien fuera José Maria Alvarado solicitó ante un juez de Masaya que le fuesen entlegadas las tierras del `Sitio de Ticuantepe:".en jurisdicción
de Nindirí compuesta por 37 y dos tercios de caballeria de tierras y comprendido entre estos linderos: norte. Camino Real que conduce de Masatepe a Managua, llamado del Volcán, sur. Las Sierras de Masatepe y el arroyo llamado San Antonio: este, el Volcán de Santiago (Volcán Masaya y de esta ciudad y alturas llamadas de El Ventarrón; y oeste, la cima del Cerro Ticuantepe y demás serranías que continúan allí para el sur de este Cerro".

Es decir, doña Ana Josefa quería, solita para ella. todas las tierras del valle, cerros, aguas y animales de Ticuantepe en una época en que ya no era posible porque habían aparecido numerosos finqueros y ya estaba instalada la tuberia de agua potable, la cual pasaba, precisamente, por en medio de propiedades de hacendados extranjeros y racionales, según hemos viste y veremos más adelante.

Por su parte, el agrimensor que había medido las  tierras de Ticuantepe, llamado Tomás Guzmán solicitó también que le fueran medidas seis caballerias para él, ubicadas.. "del mojon de Alvarado, situado en Pio Grande y con el rumbo que determina el lado occidental de su sitio Ticuantepe repartiendo el ancho a uno y otro lado del Rio, se dara el largo hacia el poniente, en linea perpendicular al referido occidental de Ticuantepe. Esta solicitud ocuriió, asimismo, el primero de marzo de 1884, es decir, en la misma épocda en que muchas garras caian sobre estas prodigiosas tierras de Ticuantepe. 

Don Tomás Guzmán se valió de su condición de agrimenor  pues en calidad de tal conoció estas tierras cuando las midió por encargo de jueces y autoridades administrativas. debido a los litigios ya existentes.

En 1888, por petición de Don Francisco Solano Dávila, otro de los grandes propietarios de tierras en Ticuantepe, se hizo otra medida, esta vez por parte del agrimensor Dionisio Duarte. Solano Dávila era residente de la ciudad de Managua, se hace constar en el libro escrito por la emisión de Abogados y ciudadanos connotados de Masaya.

De 1888 y 1890. por decirlo de ese modo, "se salta" al 18 de agosto de 1940 cuando aparece bailando' en, el asunto de Ticuantepe el conocido periodista liberal, Hernán Robleto, en ese entonces Ministro del Distrito Nacional recién creado por Anastasio Somoza García.

Robleto aparece delegando al abogado Juan Estrada Mayorga, Síndico del Distrito Nacional, para que se termine de poner de acuerdo con Micaela "Lita' Mayorga sobre el misma asunto de los límites de Ticuantepe con Managua.

El escrito señala:

"Los suscritos, Hernán Robleto, mayor de edad, de este domicilio, casado, periodista, en representación del Distrito Nacional. y Micaela Mayorga, mayor de edad, de este domicilio, soltera y tenedoras de libros, por sí. convienen en lo siguiente: "En vista de que existe dispariad de opiniones en la coincidencia de los ejidos de Managua y los terrenos que fueron de Patricio Mayorga. hoy de la Señorita Ma.-orga. en cuarto a , . „neq prendida entre Cerr~ Grande y T1 icuantepe, se caos :.~ia para que sirva, de árbit-os aa los señores julio Péters, ..or el Distrito Nacior•.a!. y Franrr-isco Fariñas. 'or la señorita Mayorga, quienes teniendo a Ic ~.i;sta las medidas de los ejidos de Managua de las tierras de! Señor Mayorga, hechas ambas por e! Ingeniero don Tomas Guzmán— "

El ingeniero Julio Péters confirma que efectivamente uno de los mojones estaban en la cúspide del Cerro Ticuantepe, donde asimismo existía el llamado "Ojo de Agua " de "Las Chorreras".

"Prosiguiendo mis investigaciones -añade Péters-sobre el mojón del Cerro Ticuantepe, constaté las opiniones de diferentes vecinos del lugar, que son los siguientes: Toribio Ruíz, Sebastián Robles, Tomás Robles, Emilio García, Benigno Cornejo, Juan F. Calero, Julio Pineda, Santos Silva. Santos Chávez y Eugenio Lang. Todos están de acuerdo que el mojón se encuentra en la cúspide de Ticuantepe"

Otro dato histórico interesantísimo es el hecho de que en diciembre de 1863 a febrero de 1874, el ingeniero agrimensor don Tomás Guzmán se dedicó a medir las tierras de la la Iglesia de Nindirí, entre las cuales estaban, por supuesto, los cerros y valle de todo Ticuantepe.

El mismo Guzmán midió los ejidos de Níndirl, debido a lo cual tenía pleno conocimiento de las tierras de Nindiri y de Ticuantepe y eso lo puso en condiciones ventajosas para solicitar tierras para él.

Guzmán en su informe señala en cuanto a mojones: "... de Cerro Grande siguvendo en dirección de un arroyo cuya margen septentrional divide estas tierras con los ejidos de Managua, se llega a la punta del Cerro Ticuantepe con 7.900 varas 31 grados suroeste. Y ¡,-:ego se va con 9.000 varas 18 grados sureste al Cerro Ventarrón, por donde pasa el camino de Managua para los pueblos".

Según Guzmán, cuando medía estas tierras se le presentó José María Alvarado con un título sobre sus tierras en Ticuantepe las cuales se extendían por los siguientes rumbos:

Del mojón sureste de la cuchil;a del Cerro Ventarrón al noroeste y luego se enrumbaba hacia !a cúspide del Cerro Ticuantepe.

En 1881, Guzmán hizo las medidas de los ejidos de Managua, relacionados con los límites de Nindirí. Según ese informe, esos linderos iban...: "de Nancitepe seva al pie del Cerro Grande entre su base y Quebrada Honda con 2.940 varas 64 grados suroeste; de este paraje se llega a la punta de la Cuchilla de Las Sierras, donde llaman Punta Ticuantepe con 7.900 varas 31 grados suroeste".

Existe una medida mucho más antigua, realizada por don Gregorio Fitoria, específicamente el 7 de marzo de 1810, supuestamente solicitada por los indígenas masagalpas, quienes al parecer ya se quejaban de los intentos de despojarlos de sus tierras comunales en este sector geográfico, ubicado entre los Cerros Ticuantepe, Canta Gallo y Ventarrón.

También se certifica en historias antiguas recogidas en Masaya que los indígenas masagalpas, primeros pobladores del territorio de Ticuantepe, acompañaron en 1720 a un español llamado Alonso de Ulloa, con la supuesta finalidad de identificar linderos entre el Cerro Ticuantepe, Mateare, pasando por Managua y una comunidad identifcada como Telpancinta, finalizando el recorrido en la cúspide de la Cordillera de la Península de Chiltepe, habitada por chorotegas de la orilla sur del Lago de Managua.

Esas mismas historias antiguas indican que en Las Sierras (supuestamente en el Cerro Ticuantepe) existían una finca un rancho propiedad de "obispo", ubicados en, el mismomo camino del pueblo de Masaya. 
Todas estas tierras son los naturales de Managua. tienen sus hatos de comunidades y donde tienen sus ejidos para sus caballos. Y la dicha tierra donde dichos indios dijeron tener sus sementeras de maíz tener sus cacaotales y platanares", relatan estas historias.

El doctor Mariano Vega Bolaños, masaya. cita una serie de documentos oficiales, en el campo electoral, relacionados con la misma disputa por el territorio de Ticuantepe, comenzando con uno fechado el 10 de marzo de 1883. mediante el cual fue creado el Colegio Electoral, en el cual aparecen los cantones de Diriega. San Jerónimo, Monimbó, San Juan. Oriental, Occidental, Nandasmo y, por supuesto, Nindirí.

La que fue llamada División Cantonal del Departamento de Masaya, emitió una resolución en 1924, mediante la cual se indica que el Cantón de Ticuantepe forma parte del Distrito de San Jerónimo. Esa resolución era firmada por J. Antonio Solano, Luis Correa, Segundo Huembes Cuadra y L. Plata.

Al efectuarse gas eiecciones de ese mismo año, e! Cantón de Ticuantepe fui- tegrado o r g'1enaventura Martínez, Agustín Ramírez Cisnados, Telésforo Fuentes García. Dolores Cerna y Diego Alvarado Taleno.

Sin embargo. ese mismo año, el 2 de marzo de 1924, se produjo el primero incidente feo, relacionado con los intentos de anexión del territorio de Ticuantepe, según las denuncias de! Comité de Defensa de Masaya.

El Comité Electoral mencionado en el Cantón de Ticuantepe, lo denunció de la siguiente forma:"En estos momentos, (las 4 p. m.) acaba de llegar don Ricardo Antonio Membreño, quien fue comisionado vigilante en la mesa de inscripción de Ticuantepe. de esta jurisdicción y nos informa lo siguienta:

A las 10 a.m. empezó la inscripción de Managua en dos mesas, distantes una de otra, más o menos a 40 varas, y más o menos a la 1 p.m.. Servando García, que se dice presidente del Directorio Elector de Managua, dijo en público, que suspendía la inscripción porque no tenía libros de Registros y se retiraron.

El Directorio [Bectoral por pare de Masaya fue amenazado por el agente de policía de Ticuantepe, diciendo en público, que tenia orden del Jefe Político de Managua, y que si funcionaban, serían reducidos a prisión los miembros electorales, los cuales, si funcionaron fue irregularmente.

Concluyo nuestro informante diciéndonos que los ánimos están muy exaltados y que se temen malas consecuencias. Como todo lo relacionado tiende a perjudicar intereses personales y generales de los ciudadanos que tienen derecho a inscribirse para ejercer el sufragio en los próximos comicios.Lo ponemos en conocimiento de usted para que se sirva, a su vez, comunicarlo al señor Perito Electoral M. Donde y al mismo tiempo al Supremo Gobierno, para que esté en cuenta one la nota del deslinde jurisdiccional , perjudica, como hemos dicho, los intereses generales de una colectividad, de los ideales politicos y re la Jurisdicción Departamen`.ai de Masaya".
 

Somocismo en el escenario

En agosto de 1956 Entró vigorosanmente en escena el somocismo genocida, encabezado por Anastasio Somoza García, cuya familia tenía intereses en Ticuantepe.

Al somocismo le atrouyen los i~nasayas un proyecto de ley ya concreto oara que ~cua^tepepasase al dominio territorial dei Departamento de Managua..

Sobre este asunto, Vega Bolaños relata:

'Al llegar estas demarcaciones y organización de Directorios Consejo Nacional de Elecciones el presidente de ese cuerpo  llamado al presidente del Consejo Departamental de Elecciones de Masaya, don Alfonso Delgadillo C. )  a fin de que retirara de la demarcación cantonal de Masaya, los Cantones de Ticuantepe y Los Madrigales ubicados el el Municipio de Nindiri ),  por decir que pertenecían al Departamento de Managua, y allí el señor Delgadillo una conversación con el señor Manuel Maltez, presidente del Consejo Departamental de Elecciones de Managua. Ellos, los de Managua, había introducido al Congreso un proyecto de Ley de anexión de Ticuantepe a Managua. y el señor Delgadillo dijo que si los managuas retiraban ese proyecto, Masaya retiraba de su organización los Cantones de Ticuantepe y Los Madrigal.

El 17 de septiembre de 1956, cuatro días antes del ajusticiamiento de Tacho Somoza García, el presidente del Consejo Electoral Departamental de Masaya, recibió el siguiente telegrama conminatorio:

"Sírvase avisar hoy mismo que dejaron sin valor la división cantonal y nombramientos de miembros de los Directorios Electorales de Ticuantepe y Los Madrigales".

Ese telegrama fue contestado por Delgadillo de la siguiente manera:

"Mi entendimiento con el señor Manuel Maltez fue condicional. Ellos retirarían del Congreso proyecto de ley de anexión al Departamento de Managua. El poblado de Ticuantepe sólo así toleraríamos hacer elecciones en ese poblado. Así pues, sin que se decrete la suspensión de ese proyecto de ley, nuestra división cantonal y nomt;ramlerntc de Directorios está en pie. Es entendido que para ese convenio, entre Maltez y yo sea válido a, debe ser ratificado por el Consejo, porque no puede de otro modo, puesto que somos cuerpo colegiado. Acaba de estar en mi casa el diputado Dr. Téllez Lacayo a llevar documentos de elecciones de ese poblado de 1924 y él me aseguró que no podrá Escobar retirar el proyecto de anexión a Ticuantepe porque mañana lo resolverá el Congreso y además, se opondrían a ese retiro porque ellos quieren que ya se resuelva ese caso de Ticuantepe, con la abundante documentación que la representación tiene de sus legítimos derechos en Ticuantepe'.

El 5 de octubre de 1956. un mes despees de ajusticiado Anastasio Somoza García, Delgadillo C recibió otro telegrama oficial mediante el cual se le comunica que Ticuantepe es ya parte del territorio de Managua

-El territorio correspondiente a Ticuantepe quedó enmarcado en los Cantones Electorales de Departamento de Managua, consecuencia el Cantón de Los Madrigales y el de Las Garmendías que corresponden a Masaya. se considera que han sufrido un cambio de linderos, para aclarar ese punto se servirá usted enviar antes los linderos correspondientes a dichos Cantones Electorales. Atentamente.M. Salmerón, presidente del Consejo Nacional de Elecciones.

Como consecuencia de la orden de "manumilitari", citada anteriormente, el 11 de octubre de 1956, se escribió en el libro de Actas del Consejo Departamental de Elecciones de Masaya.p 

"1 ro. Se excluye del territorio nacional de Nindirí, los Cantones de Ticuantepe y Los Madrigales en atención de que en el territorio de esos Cantones los Consejos Departamentales de Masaya, 
que se han venido sucediendo desde el año de 1928, para las elecciones de Moncada ("Chema" Moncada, el traidor),  les han venido permitiendo al Consejo Departamental de Elecciones de Managua hacer las elecciones en esos territorios, y, por esta vez, este Consejo permitirá seguir haciendo la recepción de estos votos a la autoridad electoral de Managua, ya la elección es nacional y no por Distritos y, por consecuencia eso afecta a Masaya que otro departamento recoja los votos".
 



88
 
 



 
 

TICUANTEPE A TAN SOLO 17 KMS DE MANAGUA

La Alcaldía de Ticuantepe y sus autoridades se complacen en dar a conocer este valioso aporte de Apuntes Históricos para que las generaciones presentes y futuras conozcan nuestro origen, ya que un pueblo'sin historia es como un pueblo muerto o fantasma.

Desarrollar esta investigación mediante documentación y transitando por encima de los Cerros, dentro de las cañadas, subiendo y bajando Filones de El Crucero para entrevistar a ancianos y personas ticuantepeñas versadas en el pasado antiguo y reciente de Ticuantepe, ha sido una tarea difícil, agotadora, porque los recursos económicos y técnicos de la Alcaldía no son muchos, aunque la voluntad nuestra es tan alta como las montañas frescas y fértiles de este Municipio relativamente joven de Managua.

El desarrollo de esta obra se ha dividido en tres partes esenciales: la precolombina, una de las
más importantes, que requiere de recursos especializados, de los cuales carecemos en gran parte; cómo se da la fundación del poblado en medio de una situación conflictiva entre Masaya y Managua y una breve descripción de la historia moderna, en la cual, asimismo, la tirantez por la codicia del territorio no ha desaparecido.

Ticuantepe está ubicado en un lugar geológico y geográfico privilegiado, lo cual fue comprendido por indígenas y autoridades coloniales españoles desde tiempos, precisamente, del colonialismo español.

Recordemos que muchos caminos pasaban por aquí desde tiempo de la colonización española y modernamente las vías de comunicación, como las carreteras a Masaya, La Concha y Carazo, están en la orilla del casco urbano de Ticuantepe.

Las rutas de tierra de aquella época de españoles siguen siendo usados, como son hoy las carreteras a Masaya, a Los Pueblos, a Carazo y Managua..

El aspecto colonial es importante porque en tiempos de los colonizadores, este territorio estuvo vinculado a Nindirí por ser parte de ese Municipio; casi no hay aspectos económicos, culturales, históricos y religiosos que no estén ligados a este antiguo territorio de Masaya.

Hace todavía algunas décadas, al preguntársele a cualquier anciano, que de dónde vino, él siempre respondió sin vacilar: "De Nindirí".

Esa vinculación provocó un hecho trascendental como era el hecho de llevar el agua por cañería metálica desde el Río Jordán hasta Masaya y Nindirí, de 1890 a 1950 por parte de una compañía francesa, lo cual, al mismo tiempo, dio origen al poblado de Ticuantepe, llamado inicialmente "Las Pajas".

La construcción de ese sistema de conducción y distribución de agua potable representó un gran paso para la Ciudad de Masaya. La compañía francesa cobró un millón de dólares por la puesta en funcionamiento de esa obra, lo cual es contado detalladamente en este libro por Pablo Emilio Barreto P.

Por la construcción de este sistema de agua potable, aparecieron las primeras familias habitando Ticuantepe, en la orilla de la cañería.

Por donde se tomaba el agua del Río Jordán y donde funcionaron los tubos metálicos, estuvo ubicada también la tribu de los indígenas masagalpas, quienes fueron los primeros pobladores de Ticuantepe, en sitios específicos de hoy como San José, La Borgoña, Buenos Aires y San Francisco.

A la tribu de los masagalpas les fue impuesta, por supuesto, la encom e maíz, frijoles, sal, miel de abejas y yuca, lo cual provocó que la población se fuera extinguiendo o que huyera a las montañas.
 



 

ESTA PAGINA SE ENCUENTRA EN CONSTRUCCION .. REGRESA EN UN MES..



A=Area territorial/Km² 
P=Poblacion    V=Votos
D=Densidad        APROX.2000
Managua, Capital
  A          P           V           D
428 1,221,500  756,210  1293

Teléfonos de Alcaldia:
 505-265-0393
San Rafael del Sur
A          P           V           D
375   43,887    27,134  100

Teléfonos de Alcaldia:
029-33250
Mateare
A          P           V           D
328  16,249      9,267   40

Teléfonos de Alcaldia:
El Crucero
A          P           V           D
210   12,824    7,564   37.8

 Teléfonos de Alcaldia:
San Francisco
A          P           V           D
664    12,584     7,081  14

 Teléfonos de Alcaldia: 
Ciudad Sandino
A          P           V           D
45   103,788   66,960   2306

 Teléfonos de Alcaldia: 
Villa del Carmen
A          P           V           D
581    35,353   17,573   34

 Teléfonos de Alcaldia: 
Tipitapa
A          P           V           D
973   113,062  65,743  96.5
Jurisdicción

Teléfonos de Alcaldia: 
029-53200
Ticuantepe
A          P           V           D
68      26,203  14,440  286

Teléfonos de Alcaldia: 
279-7012


Distrito 2
Metropolitana, (Nueva Managua)
Distritos: 2- 4, 3 y 6.
área superficial: 165 kilómetros cuadrados. Población:  576,787 habitantes urbanos y rurales.
Distrito 3
235,028 personas 
Extensión territorial:  100 kil/ cuadr.
Distrito 4

Distrito 5
Santo Domingo:
área superficial: 86  kilóm/ cuadrados  Pob.:  213,662 hab.
Distrito 6
Las Mercedes
área superficial 72 kilóm/cuadrados , Pob. 170,930 hab. urbanos y rurales
 



 

LA VISITE LA MUJER DESNUDA, 
                                ESCULPIDA EN ROCA excelente talento artístico. una mujer de tamaño casi natural, desnuda y esculpida en alto relieve sobre una maciza roca. 
A kilómetro y medio  de Ticuantepe,  en un cauce, poblado de chagüitales  y propiedad de doña Marina Rivas, 



El municipio de Ticuantepe colinda con las faldas del Volcán Santiago por su  parte este, y tiene en las colinas de El Ventarrón uno de los lugares más altos  y apropiados para observar el espectáculo de las columnas de humo azufrado que este coloso lanza todos los días.

UN ZOOLÓGICO NACIONAL

Pero, si uno no tiene la oportunidad de visitar a estos animalitos en su propio hábitat, lo más apropiado es visitar el zoológico nacional ubicado a unos cien metros a la derecha del kilómetro 16 de la carretera a Masaya.

Con sólo pagar cinco córdobas los adultos y dos los niños, el visitante tiene el derecho de ver de cerca, con seguridad y tranquilidad a 264 animales de 57 especies diferentes como loras, pericos, querques, tucanes, búhos, lechuzas, gavilanes, monos, lagartos, tortugas, culebras, zorros, chimpancés y otros.

Entre los grandes atractivos de este zoológico se encuentran ciertas especies exóticas, como los tigres de Bengala y los leones africanos, que son animales en peligro de extinción, pero que por primera vez en Centroamérica, y quizás en América Latina, han dado crías en cautiverio, acontecimiento de gran
relevancia mundial que ha pasado inadvertido por falta de promoción de las autoridades ambientales de este país. Igualmente sucedió con el Rey de los Zopilotes, que ya es padre de tres crías nacidas en
también en cautiverio.

 LLAMADO URGENTE  PARA ALIMENTAR A LOS ANIMALES

Este educativo centro natural es administrado por la Fundación Amigos del Zoológico, la cual hace un llamado S.O.S a toda la sociedad y el gobierno para que ayuden al mantenimiento de este lugar, ya que actualmente no tienen vehículo para transportar el alimento de los animalitos y se necesita mucho dinero para alimentarlos. El horario de entrada al zoológico es de 9 de la mañana a 5 de la tarde de martes a domingo.

Por si fuera poco, frente al mismo zoológico se encuentra el paseo campestre Xilonem, donde se puede disfrutar de un buen chapuzón en la piscina semiolímpica de este centro recreativo familiar. La entrada
cuesta sólo 20.00 córdobas para adultos y 15.00 para niños.



MAS PROYECTOS
- Lotificación en el cementerio municipal.
- Construcción de pórtico en la entrada principal del cementerio municipal.
- Rampas en la entrada del cementerio La Borgoña.
- Construcción de un cementerio en la comunidad Gaspar García Laviana.

 VISITE LOS PARQUES DE TICUANTEPE


  • Ayude a mejorar los parques de nuestro Municipio 
  • Parque      Ubicación 
    6 de Junio   6,000 m²             Bo. Medardo Andino
  • Mártires de Ayapal  3,245 m²   Rpto. Juan Ramón
  • n




 
 
 

 

Ticuantepe a 14 Km de Managua, es un pueblito con  características provinciales, en el que aún se respira aire fresco en un ambiente de  envidiable tranquilidad..









 A tan solo 18 Km de La Plaza de La Republica, con un clima delicioso y una vista esplendida debido a su altitud sobre el nivel del mar, unos 290 mts. El Municipio de Ticuantepe esta destinado a convertirse en zona residencial-semi-urbana  en su totalidad. 

Un promedio de quince mil personas, entre empleados, estudiantes y comerciantes se movilizan a diario hacia Managua y viceversa abordo de buses y microbuses expresos que transitan sobre el corredor turístico que comprende Jinotepe, San Marcos, La Concepción y Ticuantepe, según revelan datos proporcionados por transportistas de la cooperativa COOTRAJIMA y COOTRAUS.   Actualmente, la cooperativa de estos microbuses adscrita a la COOTRAUS ha solucionado en parte la demanda de miles de usuarios,  pero ante el actual desorden y corrupción en las distintas rutas la presente estructura en el transporte, principalmente al surgir nuevos concesionarios de microbuses y hasta de líneas presuntamente de alcaldes y concejales liberales, el trafico de vehiculos infesta la calidad del aire y la hermosa vista de esta carretera.

Existen dos proyectos urbanizadores grandes que incluyen la construccion de un complejo para retirados nicas ahora trabajando en Estados Unidos y otros paises..mas de cinco mil residencias seran parte de las nuevas  zonas semi-privadas con acceso restringido, y con servicios modernos de vigilancia, Salud, recreacion adulta y directa comunicacion al exterior.. Esto producira en la próxima década un movimiento poblacional hacia el municipio de unos 100,000 habitantes, los precios de los predios ahora son explosivos.

Sin embargo existe un interes local de mantener por ley la imagen de un pueblo bonito y pintoresco,  algunos interesados trabajan en proyectos especificos y esperan influenciar a las autoridades del municipio a escribir las reglas de la construccion mas claramente en sus actas. Ticuantepe dicen ellos, si es que esta destinado a ser dormitorio de Managua tiene que distinguirse como un lugar pintoresco, La construcción y equipamiento de nuevas estructuras y vias de acceso no deben olvidar los paisajes y deben incluir "pantallas verdes" o areas verdes planificadas,  ademas se puede considerar esta zona como una arteria principal del nuevo sistema semi-urbano de transporte. se deben de mantener los parajes panoramicos en la ruta que miles de turistas en via San Marcos tendran la oportunidad de apreciar y de invitacion a parar y visitar esta apacible localidad,  desde ya existen diferentes puntos de acceso al Municipio en los que circulan muchos medios de transporte,  y la carretera Ticuantepe- San Marcos se ha convertido en un eje principal cruzando por los bellos parajes de las serranías de los pueblos -y la hermosa vista del volcán Santiago- testigo mudo de la atracción turística. A lo largo de la refrescante ruta Ticuantepe- San Marcos también se observa en los suelos quebrados de la zona los preciosos cultivos de productos no tradicionales como la piñata pitahaya.


 

Conozcamos Ticuantepe
Por Alfredo González
 En 1692, el escribano real don Jacinto Barrios y el Secretario Primero del Rey en la Cancillería de Guatemala don Nicolás de Valenzuela, extendieron el correspondiente título de tierra de Nindirí, el que fué inscrito en 1895 en el Registro Conservatorio de Masaya (Registro de la Propiedad). Los derechos de tierra de Nindirí abarcaban las tierras de Ticuantepe.

Los kioskos tapan la vista

Entre los documentos relacionados a deslinde y remedidas en el Registro Conservatorio de Masaya se halla una hoja en la que se transcribe el acta o informe de reconocimiento de mojones practicado por don Gregorio Fitoria, el 7 de Marzo de 1810 y dice: "Salió al Sureste camino que va de este pueblo al de Masaya y habiéndose desviado hacia el Sur, reconoció la medida antigua, donde tenían sus comunidades los indios Masagalpas, que es donde termina o acaba la Sierra de una montaña o cerro llamado Ticuantepe, en cuya falda o pie, en una sabana hice fijar una base de mojón con tamaño regular". La nota es interesante por dos datos:
A) el habitat de una comunidad de indios. Ha sido en esa montaña o cerro donde se han hallado valiosos objetos indígenas, parte del patrimonio histórico local
B)La existencia del nombre de Ticuantepe en la toponomia (1810).

Los niquiranos  del Ticuantepe en 900 D.C. fueron méxicas independientes que se establecieron en el Valle de Ticuantepe, por las ventajas que éste ofrecía en la agricultura, la caza y el abastecimiento de agua. 
 
 

Nuestros antepasados una intensa y profunda expresión cultural y artística, de otras  formas artísticas y culturales, que aunque poco estimada y reconocida,  destaca entre lo mejor de nuestro país. vestigios de la cultura de los niquiranos, se encuentra un enorme y bien elaborado petroglifo labrado en uno de los bordes de la cuenca , en el que la mano de un artista indígena esculpió una serpiente y otros símbolos de incalculable valor para el estudio de nuestro acervo cultural. 
En la Borgoña, a la altura del kilómetro 20 de la carretera a La Concha, parada del Aguacate.Actualmente los niveles de debido a que la mayoría de los campesinos no tienen tierras para cultivar, según la propia encargada de servicios municipales de la comuna, arquitecta Margarita Aguilera.


Sabía Usted que el zoológico de Managua queda en Ticuantepe?
Visite el zoológico ó
Xilonem de Managua
El transporte para Ticuantepe, el zoológico o Xilonem se puede conseguir en el Mercado Central o Roberto Huembes.
Traiga a todos sus hijos a divertirse y educarse conozca nuestra fauna.

 

Visite la Biblioteca Municipal de Ticuantepe
También se menciona que en el mismo año, 1890, se construyó una presa de agua potable que dio origen a un caserío de unas 12 viviendas, llamadas en ese entonces "Las Pajas",  Estas viviendas se fueron expandiendo en el territorio, llegando otras a establecerse y que provenían de otros sitios.  El municipio de Ticuantepe hasta 1,974 era una comarca del municipio de Nindirí, fue elevado al rango de municipio del Departamento de Masaya el 4 de Julio de 1974, por decreto ley publicado en La Gaceta, Diario Oficial.En 1,984 a partir de la regionalización,  Ticuantepe pasa a formar parte política y administrativamente de la Región III. En Octubre de 1989 y Abril de 1990, según la Ley de División Política Administrativa publicada en esas fechas, el municipio de Ticuantepe, pasa a pertenecer al Departamento de Managua.

INTRODUCCION
Dr. Humberto Porta Sanders
Se me ha pedido y con gusto accedo a escribir unas líneas como introducción al presente trabajo o Libro Sobre Límites entre Managua y Masaya, entre los mojones de "Cerro Grande" y el de Ticuantepe, que es la única parte en que se ha estado en desacuerdo desde 1896/7, lo que dió orígen al statu-quo del 10 de Marzo de 1897, por el trazo de la línea divisoria entre ambos mojones. La diferencia ha consistido en creer unos que el mojón de Ticuantepe está en la cima o cúspide de dicho cerro y otros, en que debería estar en la falda occidental del mismo.-

Sin embargo, cualquiera de esos dos lugares que ocupara ese mojón, siempre quedaría el poblado de Ticuantepe y anexos en jurisdicción de Nindirí, del Departamento de Masaya; como claramente se puede comprobar con una simple inspección ocular. o a traves de los títulos, remedidas y demás documentos que compilados forman este libro, y que son y han sido el fundamento del legítimo derecho que Masaya tiene y ha tenido siempre en el poblado y aledaños de Ticuantepe.

Este legítimo derecho de Masaya núnca se le han discutido y más bien siempre se le ha reconocido, expresa y tácitamente, en abundantes sentencias, acuerdos y demás actas de jurisdicción que ha ejercido como parte integrante de su territorio departamental; hasta que últimamente ha venido Managua a perturbar ese ejercicio y tranquila posesión por medio de actos arbitrarios y por los cuales siempre Masaya ha protestado, manteniendo así vivo su derecho, y procurando evitar en  lo posible mayores consecuencias, para no crearle problemas al Gobierno con quien siempre ha sido leal, obrando con prudencia.

Todas las diligencias de las denuncias de tierras baldías en Ticuantepe, del Municipio de Nindirí fueron instruidas ante las autoridades de Masaya, con el conocimiento de la Municipalidad de Nindirí y Prefectura o Jefatura Política de Managua según la época o año en que se efectuaban las solicitudes, sin que esta autoridad hubiera puesto reparo o presentado protesta alguna, ni reclamara nunca derecho alguno sobre dichas tierras de Ticuantepe y los títulos de posesión dictados al pie de las respectivas diligencias fueron aprobadas sin reparo, objeción ni protesta alguna por el Juzgado de Agrimensura de la república y los títulos de posesión que rsultaron de esas actuaciones fueron inscritas legal y correctamente en el Registro Conservador de Masaya.

Masaya, en sus ansias de mejoramiento y en procura de un mejor servicio de agua potable, piensa en el Río Ticuantepe y pacíficamente y con gran optimismo, la Municipalidad de Masaya dicta el siguiente Acuerdo:
 
 

Sala Consistorial, Masaya, Julio veintitrés de mil ochocientos ochenta y seis.--  Acordó--

Que aprobado en absoluto por ésta Corporación el Contrato Climie Pimentel,  para el abastecimiento de agua. se comisiona a los señores alcaldes 1o. Lic. Rafael Zurita y Síndico Municipal Lic. don Francisco Luna para que con los señores Climie y Pimentel, elevan dicho contrato al conocimiento del Supremo Gobierno en solicitud de su aprobación facultando a las comisiones para aceptar toda modificación conveniente, a fin de que el Supremo Gobierno, pueda ratificar el referido contrato; cuyas modificaciones se entenderán hechas y aprobadas por ésta Corporación, sin necesidad de dar cuenta con ellas. La Sria. transcribirá a los señores Zurita y Luna el presente Acuerdo que leído fué aprobado por los que firman.

"ZURITA, PIO QUINTO CARRION.-- FERNANDO ABAUNZA.-- FRANCO LUNA.--FRANCO J. SALAZAR.-- 
Ante mí.-- JOSE MARIA VEGA .-- SRIO." 
 

 El contrato a que hace referencia el Acuerdo anterior fué aprobado por el Congreso Nacional y ratíficado por el Poder Ejecutivo el 9 de Marzo de 1889, sin que Autoridad alguna, ni vecino de Managua haya objetado dicho contrato porque elsionaron los derechos de Managua en las tierras y fuente de agua de Ticuantepe.

Lógico y de orden era que las Jefaturas Políticas de Managua y Masaya trataran, en algún momento, de determinar la línea divisoría entre ambos departamentos; pero desgraciadamente las autoridades departamentales que realizaban el deslinde entraron en desacuerdo en el mojón que hay en el extremo occidental de la finca de los Solano Dávila, lo que fué motivo para la suspensión del trazo definitivo, por lo que hubo de suscribirse después el convenio de Statu quo de 1897.

Pacífica, tranquila y en armonía era la vida de ambos departamentos vecinos, el Poder Ejecutivo siempre respetó los derechos de Masaya en Ticuantepe, tanto que en 1904 dictó el acuerdo que literalmente dice:
 
 


El Presidente de la República, ACUERDA:
Nómbrase Directora de la Escuela Mixta de Ticuantepe, Departamento de Masaya, a la señorita Gerarda López, con el sueldo de Ley. -- COMUNIQUESE. --Managua, 23 de Diciembre de 1904.-- Rubricado por el señor Presidente.-- El Ministro de Instrucción Pública.-- Altamirano.

No fué sino hasta el mes de Julio de 1920 que Managua principió a poner en juego sus pretensiones de posesión sobre Ticuantepe, según se desprende de la comunicación de la cual copio un párrafo. "Nindirí, 26 de Enero de 1921.-- Señor Jefe Político.-- Masaya.-- Estoy plenamente informado que el agente de Policía.-- que reside en Ticuantepe, de esta jurisdicción con nombramiento del Ejecutivo desde el año anterior y que actualmente ejerce funciones indebidas, porque es puesto por parte del departamento de Managua sin pertenecer Ticuantepe a ésta última ciudad, - obliga a los habitantes de ésta Comarca a que sólo en la tesorería de Managua estableció en aquél lugar se compren boletos de impuestos Municipales que exclusivamente corresponden a este Municipio."

Suscribe la comunicación a que se hace referencia, el señor Rafael Gutiérrez.

Como se ve, al par que nacen las pretensiones anexionistas de Managua, también surge inmediatamente la protesta de la autoridad de Nindirí, reclamando sus derechos vulnerados por un Agente de Policía y el Ministro de Gobernación que arbitrariamente lo había nombrado para ejercer autoridad en un lugar que nunca había pertenecido, ni aún hoy pertenece al Departamento de Managua; esa arbitraria disposición ha sido el orígen del desacuerdo entre Managua y Masaya por la posesión de Ticuantepe y desde esa fecha Masaya ha mantenido firma su protesta ostentando una abundante y rica documentación que ponen de manifiesto sus derechos sobre Ticuantepe; en cambio Managua solamente ha usado de la fuerza y la arbitrariedad para respaldar sus vanas pretensiones, sin ostentar nunca un solo documento que le haga justicia.

Finalmente, en años anteriores recientes, las autoridades electorales han venido negando a los habitantes de Ticuantepe el derecho de sufragar dentro de su departamento, acto injusto del que se ha hecho también la oportuna e inmediata protesta.

A este respecto cabe observar que el acto de sufragar no es únicamente la obligación de hacerlo el ciudadano en el lugar o Cantón que se le indique, sino también el derecho de hacerlo, en el Cantón que se le indique, sino también el derecho de hacerlo por el candidato de sus agrado  y simpatía y con esa arbitraria disposición se les está violando a los vecinos de Ticuantepe uno de los más sagrados derechos de que goza el ciudadano.

También hay que apuntar que esas medidas están violando el Statu quo de 1896.

En todos los ordenes de la vida nacional, Masaya ha ejercido potestad limpia y justa en la vida y desenvolvimiento de la antígua Comarca de Ticuantepe; en cambio Managua solamente ha hecho uso del abuso y arbitrariedad para violar esa potestad que respaldan documentos aunténticos y legales. Y cuando surgen esas diferencias y protesta Masaya ante la Autoridad superior respectiva, se le contesta; presente en forma los documentos sobre Ticuantepe que justifíquen su posesión; pero a Managua nunca se le ha pedido que pruebe con documentos justos, legales y auténticos sus derechos, es por ello que deseando poner una vez más un grano de arena en el sólido cimiento sobre que descansan los derechos territoriales de Masaya sobre las tierras de Ticuantepe, he juntado algunos documentos, no todos porque son muchos, que hacen luz sobre la legítima posesión de Masaya sobre Ticuantepe.

Masaya y Nindirí formaron en un principio el Distrito de Masaya, dentro del Departamento de Granada, hasta que de conformidad con la Ley creadora del departamento de Masaya en 1883 y de acuerdo con la Ley Electoral de ésa época le correspondieron noventa electores con la facultad de elegir dos diputados y dos Senadores consus respectivos suplentes.

La vida de Masaya y Nindirí siempre ha transcurrido estrechamente unidas. El Lic. don José María Alvarado, ilustre hombre público de la época y que Masaya ostenta con orgullo entre la galería de sus hijos sobresalientes , fué de los primeros  que escalaron la cima del Cerro de Ticuantepe y denunció unas cuantas caballerías de tierra que le fueron adjudicadas y también exploró el rí Ticuantepe y aconsejó a Masaya que de ahí tomara el agua para su abastecimiento, la que llegaría a la ciudad por su propio peso; y el Río vino a la ciudad, calmó sed y fué fuente de prosperidad y progreso, y desde entonces Ticuantepe vive en el corazón de Masaya.

A este respecto el Prefecto de Masaya don Claudio Rosales se expresa el 31 de diciembre de 1878 en estos entusiastas conceptos al dar cuenta al Poder Ejecutivo de sus labores en el año de 1878.

" La Compañía abastce a esta ciudad ha llevado el agua a la Plaza de San Jerónimo, de cuyo beneficio disfrutan inmediatente los habitantes de ese Cantón."

En el segundo piso del edificio existente en la plaza principal se han construido excelentes baños, en cada uno de los cuales hay una llave por donde el agua brota pura y abundante.

 Gran parte de estos datos recopilados se encuentran en las Actas Municipales de Masaya y Nindirí

Para el reconocimiento del Río Ticuantepe los señores Clime y Pimentel siguieron la Ruta del Lic. Alvarado que era por las Sierras de Caraballo Y San Juan; pero el camino resultaba demaisado largo y difícil por lo que buscaron una ruta más corta y directa; entonces exploraron por el lado de Nindirí, y encontraron una espesa montaña vírgen, que es la que describe Pablo Vicente, vecino de Nindirí, en el informativo que aparece en las diligencias de la denuncia de las tierras del Sr. Francisco Bárcenas, que dice: "...a la segunda, que no contiene regadío y como es montaña espesa, no tiene maderas de construcción, sino que uno que otro árbol de cedro, uno que otro de hule, pues lo que abunda son ojachales, carrizo y pacaya. Pero a pesar de lo espeso de la montaña trazan la ruta y entonces, como están en los dominios de Nindirí, como ya lo había reconocido el Lic. don Pascual Fonseca, fiscal general de Hacienda al ser requerido para presenciar la remedia de las tierras de Solano Dávila, que dice: "A las ocho de la mañana del tres de diciembre de mil ochocientos ochenta y ocho, leí el auto anterior al Sr. Fiscal General de Hacienda, Lic don Pascual Fonseca y entendido dijo: " que la citación debe hacerse al Administrador de rentas de Masaya como fiscal por pertenecer el terreno a aquella jurisdicción y porque este empleado es conocedor de él y de sus linderos y puede con mejor conocimiento representar a la Hacienda Pública y además lo llama de preferencia la Ley Agraria en su Arto. 1ero. y otros que hacen mención de él y firma .---Pascual Fonseca D. Duarte.-- En consecuencia suscriben un Contrato con la Municipalidad de ese pueblo en que le concede a los señores Clime y Pimentel, como legítima dueña de Ticuantepe, una faja de tierra desde el Río hasta sus límites con Masaya por donde debía de pasar la tubería, comprometiéndose los contratistas a instalar un puesto de agua en la Plaza pública para el servicio del vecindario. A su vez la Compañía estableció además un puesto de agua en un punto del Valle de Ticuantepe  para abastecer a las pequeñas granjas que por entonces ya habían en esa zona, instalándolo en el predio de Humberto González.

Este puesto de agua fué el que hizo nacer el caserio de Ticuantepe. "Era de verse, refiere con emoción manifiesta Pedro Martínez, al hacer reminiscencias del pasado, el gran número de pipas que recogían el agua de ese puesto para llevar el precioso líquido a sus fincas y en los días de Semana Santa, cómo resonaban las conchas durante las noches, aprovisionándose de agua para los días grandes (Jueves y Viernes Santo). "Las primeras pajas instaladas en predios particulares fueron : En la finca de Solano Dávila y en "La Francia", de don Pedro Burlett, El primer fontanero de la paja pública fué José Ordeñana.

El agua de Masaya trajera a sus lares de la fuente de Ticuantepe se dió a los vecinos del Valle de ese nombre y es la que dió origen al actual caserío, que ya tiene figuración de pueblo.

La gente se fué congregando alrededor del puesto de agua y surgen las primeras casas: Los Gutiérrez, Pío Saballos, Los Murillos, César Ramírez, Juan Garay y Juan Jacoby, que la construye de madera y de dos pisos en el lugar que aún hoy está plantada.

Ya el vecindario cuenta con poblado fijo y con tendencia a crecer más aún por lo que se impone la presencia de la autoridad y al efecto, la Municipalidad de Nindirí, nombra los jueces de Cantón, siendo los primeros: Tule Gutierrez, José Robles y Arturo Bojorje.

El Gobierno de entonces, tan celoso por la educación del niño, hacer nacer la primera escuela, siendo Directora la señorita Laura González, de Nindirí; la segunda, Lola Montenegro, de Masaya y después Gerarda López, las cuales tomarón posesión de sus cargos, en la Jefatura Política de Masaya.

Las diligencias para los matrimonios religiosos a efectuarse en Ticuantepe se inciciaban, como hasta hoy, ante la autoridad religiosa de Masaya y para lo civil, ante la Municipalidad de Nindirí.

La primera tienda de comercio que se estableció en el caserio de Ticuantepe, fué la del señor Francisco Villalta; era una tienda de abarrotes que se surtía al igual que la de tal naturaleza tenía en el Mercado de Masaya el hábil comeciante y gran señor don Gabriel Sanchez Cerda.

Las tierras del Lic. don José Alvarado, como también las del Sr. Bárcenas, ante las necesidades del vecindario y el imperativo del progreso, fueron desmembrándose y así nacieron las fincas "Isabel Grande", "Isabelita", "Temuá", "Costa Rica", "El Cielo", y otras; casi todas estas transacciones y otras más, se efectuarón ante los oficios notariales de los doctores don Camilo Jarquín y don Andrés Vega, mi padre, que mantenían una estrecha relación de vecinos de Ticuantepe y Nindirí, como también con los de otros pueblos del Departamento de Masaya. En los protocolos de esos honorables abogados se encuentran, más que otros, datos importantísimos sobre el progresivo desarrollo y engrandecimiento de Ticuantepe y todos los títulos de posesión fueron inscritos en el Registro Público de Masaya.


Este estudio fué presentado por  Mariano Selva MIranda (17 abril 1907 + 13 de agosto de 1985), en Masaya 9 de Mayo de 1964,


CONTRATO CON LA MUNICIPALIDAD DE NINDIRI
 
 

"El Gobierno acuerda aprobar el contrato que dice:

En la Villa de Nindirí, a las diez de la mañana del dia cinco de abril de mil ochocientos noventa y uno.

La Municipalidad que suscribe y los señores William Clime y Gil Pimentel, han convenido en el siguiente contrato:

1). Los señores Clime y Pimentel, se comprometen a dejar una venta de agua de que van a introducir a la Ciudad de Masaya, en los mismos términos del contrato celebrado con la Municipalidad de áquella población, es decir, que la venta de agua se hará a razón de cinco cántaros de a seis galones cada uno, por cinco centavos.

2). El lugar de la venta será en la Plaza Principal y en el punto que los señores Clime y Pimentel designen.
La venta será diaria y por el tiempo o término que la Compañía Clime y Pimentel tiene celebrado con la Municipalidad de Masaya, que es de cincuenta años.-- 

3). La Municipalidad concede a los empresarios Clime y Pimentel el derecho de hacer pesar por sus terrenos y caminos de uso público y vecinales, el tubo de la cañería, lo mismo que el uso del terreno en que se ponga la venta del agua, por todo el tiempo que dure el presente contrato.--

4). En el caso de que el tubo tenga que pasar por propiedades particulares. La municipalidad garantiza que los dueños de esas propiedades no embarazarán los trabajos que la Compañía tenga que hacer para reparar la cañería. Es entendido, que tanto para la colocación de los tubos, como para los reparos y mejoras, la Compañía se obliga a reparar las cercas que abra, cerrar las zanjas y componer los desperfectos, dejando los terrenos expeditos para el servicio de sus dueños.

5). Los empresarios tienen obligación de poner pajas de agua en los terrenos por donde pasa el tubo, previo arreglo especial con los propietarios o poseedores que las soliciten.

6). Los señores Clime y Pimentel, conceden gratis a la Municipalidad el derecho de disponer de cinco cántaros de agua diarios para el uso de sus empleados y presos.

Y leído que fué este Contrato, fué aprobado en todas sus partes por los señores Municipales concurrentes y los señores Clime y Pimentel elevandose al conocimiento del Supremo Gobierno para su aprobación, por el órgano respectivo y firman:

Alcalde 1o. José María Gutiérrez.-- Regidor 1o. José Aguilar.-- Regidor 2o. Manuel Pravia.--
El Juez de agrícultura José María Membreño.--
William Clime.-- Gil Pimentel.--

Ante mí Srio. Interino, Justo Jirón.-- Managua, 28 de abril de 1891.-- Sacasa.-- El Ministro de Fomento.--Medina.
 

Orden del rey de España para la remedida de las tierras vendidas en Nindirí
 
 

Luis Caldera Rosales, Registrador Público del Departamento,-

CERTIFICA:

Que a los folios 453 a 457 del Libro de Propiedades del año mil ochocientos noventa y cinco, se haya el asiento que a la letra dice:.-
"Registro de Propiedad.- Año 1895.- No. 23.- En testimonio que tengo a la vista librado el trece de febrero de mil ochocientos sesenta y cinco por el Secretario de Hacienda don Juan Francisco Aguilar, consta que los Alcaldes y Regidores y demás principales del pueblo de Nindirí. don Mateo Vicente, Pedro Hernandez y Pedro Vasquez, el veinticinco de Octubre de mil seiocientos noventa y dos, pidieron al capitán de caballos Andrés Pérez de Asenia, Alcalde ordinario de la Ciudad de Granada y su jurisdicción que previniera a Juan Guillén que exhibiera el título de sus tierras para reconocer sus mojones y ver si sobraban para que se les midiera con el fin de tener "El Hatillo" del Santísimo Sacramento de dicho pueblo: que habiéndosele prevenido, manifestó Guillén que sus títulos estaban inútiles por lo que pedía que fuera remedio su sitio llamado "Santa Cruz del Zapotal". Y con las citaciones necesarias se procedió a la remedida por el referido Juez y alcalde Asenia, comenzando de un Genízaro que está en la parte norte en el camino que va a Managua para los Chaguites que estan a la orilla de la laguna y fué el primer mojón; y de allí partieron al sur, pasando por el sitio Santa Cruz, a la orilla de los corrales, prosiguiendo por un monte y sabanetas a la orilla de la barranca grande que está al poniente, donde dijeron ser las tierras del beneficiado Pedro Díaz Hidalgo, cura de Masatepe y José de la Paz, vecino de Granada, continuando al Sur, por una saban grande, llegaron con cuarenta y cinco cuerdas de a cien varas a un árbol de guanacaste, donde se fijó una cruz para mojón y de allí siguieron al oriente, pasando por el camino que va a Nindirí y el de tipitapa a Masaya, con veintidos cuerdas donde se fijó otra cruz de mojón, con lo cual se concluyó la medida, quedando al Norte y Sur, el del Zapotal y hasta el pueblo de Nindirí, tierras realengas. Que Lazaro Caldera, vecino de Granada se obligó a pagar al Convento de san Francisco, quinientos pesos que con hipoteca de "El Zapotal", debía al expresado Juan Guillén, adjudicándosele a su vez en pago, dicho sitio en el cual fué puesto en posesión conforme despacho librado por su S.M. ayudante don Isidro M.A. de Simón Robleto, Alcalde ordinario de dicha ciudad: que el referido Juan Caldera vendió enseguida "El Zapotal" a los alcaldes y regidores del pueblo de Nindirí en doscientos pesos sencillos, que recibió conforme escritura que pasó ante el Alcalde Ordinario expresado en Granada, en veintidos de Octubre de 1698, habiendo aceptado la venta de los naturales de Nindirí, Sebastián Calero, Alcalde; Agustín Sanchez y Juan Flores, regidores; Escribano Pedro Velasquez, Juan Torres, Prioste Nicolas de Torres y sargento Diego Alonso, principales todos, por eloos y a nombre de todos los demás vecinos de Nindirí.- Que don Carlos, por la gracia de Dios, rey de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalem, de Portugal, de Navarra, de Toledo, de Valencia, de Galicia (y siguen otros títulos) mandó que se exhibieran los títulos de tierras por sus dueños para que les fueran restituidas las que no estuviesen vendidas, según cédula fecha en el Pardo, a primero de noviembre de mil quinientos noventa y uno, lo cual mandó practicar la Junta de Hacienda Real de Guatemala, el once de Julio de mil seiscientos ochenta y siete y el doce de septiembre del mismo año; y por disposición de quince de febrero de mil seicientos ochenta y nueve, dicha Junta declaró que la medida hecha por el Capitán de Caballos Andrés Pérez de Asenia, Alcalde ordinario de Granada, de las tierras que pretendían medir y componer S. M. donde tienen un hato de ganado vacuno que es la Cofradía del "Santísimo Sacramento" de dicho pueblo, la cual empezó del Guanacaste que sirve de mojón a Juan Guillén y de allí al Sur hasta un árbol de corteza con trece curdas; de allí al Poniente hasta llegar al Malpais, con veintiseis cuerdas, daba dos caballerías quinientas diez y ocho varas (la cuerda es de cien varas), y en conformidad de lo determinado en una de las Juntas de Real Hacienda, ya citadas, se mandaron pregonar dichas tierras, a solicitud de Matías Jacinto de los Reyes, en nombre del común del pueblo de Nindirí, para que se les expediera título, habiéndose declarado por el Presidente Gobernador y Capitán General, que cada caballería vale cuarenta tostones y citado el fiscal Dr, bartolomé de Mesqueta se dió el remate en Guatemala el nueve de Marzo de mil seiscientos noventa y cuatro, bajo los portales del real palacio, siendo pregonero el indio ladino Nicolas Lorenzo. Y no habiendo más posturas, fueron rematadas a favor del pueblo de Nindirí, habuiendo aceptado el referido Procurador Esteban de La Fuente, quien enteró en real caja el precio de ciento cinco tostones, según certificación del Capitán Felipe de Mais y Lizarraga, contador. Y para que sirva de título de dichas tierras se libró el testimonio.


 
 



 

                           EL CHOCOYERO,
                            UN REFUGIO NATURAL

Sin lugar a dudas el lugar de mayor atractivo tanto turístico como de interés científico de todo el municipio es el área natural protegida de El Chocoyero, ubicado a pocos kilómetros del poblado, sobre la
carretera a la Concepción.

En este lugar, de 207 manzanas, declarado área protegida desde el 29 de junio de 1993, conviven, pacíficamente y en armonía con la naturaleza, miles de animales de variadas especies, muchas de ellas
en peligro de extinción.

                    Según los guardaparques, José Potosme y Adolfo López, este sitio sirve de refugio a más de 500 monos congos y 100 monos cara blanca que actualmente sobreviven en la reserva. El lugar también da albergue a decenas de animales de otras especies como guatuzas, garrobos, venados, serpientes, zorros,   pizotes, armadillos, trigrillos, osos hormigueros, tucanes, gavilanes y otros.

                    Sin embargo, la mayor atracción de este paradisíaco lugar son los miles de chocoyos que día a día salen y regresan a sus nidos ubicados en las cuevas que ellos han abierto en un farallón de casi 80 metros de alto, por donde cae un hermoso salto de cristalinas y heladas aguas.

Con los primeros rayos del sol, estas diminutas aves salen en alegres bandadas en busca de alimentos que encuentran a cientos de kilómetros de su hogar, para luego regresar por la tarde, con la misma algarabía con que salieron. Las especies que más abundan en este tupido bosque son el zapoyol, can-can, loro azul, loro verde y otros.



 
 
 
Pablo Calero
El Edén*
Manuel Landez
 San Pedro
Medardo Andino
Juan Ramón Padilla
 Sandino
Benjamín Zeledón
Dirita
Los Madrigales
Los Ríos*
 La Francia*
La Borgoña*
San José*
Humberto Ruíz
Gaspar García
Buenos Aires 
Denis Larios
* Comunidades con mayor necesidad de inversion social. 

La Prensa 28/9/99

MINSA firma contrato con empresa VALMONT S.A.

Construirán hospital
en Ticuantepe

KARLA MARENCO L.

El Ministerio de Salud y la empresa constructora VALMONT S.A. firmaron un contrato para la edificación del Hospital "Amistad México-Nicaragua" en el municipio de Ticuantepe, Managua, el cual se espera esté listo a finales de marzo del año 2000.

VALMONT S.A. resultó ser la empresa ganadora del proceso de licitación para la construcción del hospital, al hacer una oferta de 523,215 dólares, resultando la más favorable entre los demás oferentes.

El hospital estará ubicado en el sector noroeste de Ticuantepe. El proyecto consiste en la construcción de cinco pabellones de distintos tamaños y usos para los servicios de administración, emergencia, consulta externa, sala de parto, encamado para 11 pacientes, servicios generales, mantenimiento, lo que suman un área de 1,600 metros cuadrados.

También incluye la edificación de obras exteriores, tales como calles internas, estacionamiento para 21 autos, obras de jardinería, drenaje pluvial y sistema de drenaje sanitario, en un predio de 11,000 metros cuadrados.

En la firma del contrato estuvo presente la vicetitular del Ministerio de Salud, Mariángeles Argüello; el representante de la empresa constructora, ingeniero Hugo Valle Peters y el embajador de México, señor Ricardo Galán.

El señor Galán expresó su agrado porque se estén viendo los primeros frutos de la donación de tres millones de dólares que hizo el pueblo de México a Nicaragua, a través del gobierno del Presidente Ernesto Zedillo.

"A raíz del huracán "Mitch" el pueblo mexicano organizó una campaña a nivel popular para recolectar fondos y repartirlos entre los países afectados en Centroamérica. A Nicaragua le correspondieron un poco más de tres millones de dólares para invertirlos en el campo de la salud", apuntó el diplomático.

Por otro lado, el proceso de licitación para la construcción del Hospital "Nilda Patricia Velazco Z." en el municipio de Ciudad Sandino, comenzó hace unos días.

El arquitecto Roberto Fuentes, director de la coordinadora de proyectos del Poder Ejecutivo, informó que el próximo 15 de octubre en un acto público recibirán las ofertas de las diferentes empresas constructoras.

Dicho hospital beneficiará a unas 74 mil personas que habitan en Ciudad Sandino, cuyo perfil será materno infantil.

Cuando se puso la primera piedra del hospital, el Presidente de la República anunció el nombre del mismo, lo que en ese momento algunas personas afirmaron que había cierto desacuerdo de parte del Presidente Zedillo y su esposa Nilda Patricia.

Al respecto, el embajador Ricardo Galán, explicó: "lo único que manifestó el Presidente de México fue que el gobierno de Nicaragua no sienta la obligación de ponerle el nombre de su esposa al hospital. El Gobierno de México no necesita que a un hospital construido con la ayuda del pueblo de México se le tenga que poner un nombre mexicano. Somos democráticos, el Gobierno de Nicaragua tiene la plena libertad de ponerle el nombre que quiera".



   El Nuevo Diario
                          Miércoles 20 de Enero de 1999 
Deben 900 mil córdobas a cooperativa de ahorro y préstamo
              Deudores se hacen los "locos" en Ticuantepe
              * Corrupción con fondos aportados por PNUD y otras entidades
              internacionales.
              * Se niegan a reconocer a nueva institución.
              * Ex alcalde no paga y dice que ayudó a conseguir donación.
               —OSCAR MERLO—
 Clientes de una cooperativa de Ahorro y Crédito de Ticuantepe, se niegan a
   pagar una deuda por casi 900 mil córdobas, lo que ha motivado una serie de
 cobros judiciales, según conoció este rotativo.

 El problema se remonta a 1994, cuando la Alcaldía de Ticuantepe, a través
  de la Oficina de Desarrollo Local (ODL), manejó dinero aportado por la
  "Unidad de Estrategias de Seguridad Alimentaria" (UESA) y el Programa de
   las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

 Las ODL eran una especie de modestos pequeños que daban respuesta a
  los diminutos negocios y pequeños productores, sin acceso a la banca estatal
  y privada. Hubo ODL en seis municipios de Managua.

              Cuando la ODL de Ticuantepe cerró, todas sus obligaciones financieras
 fueron asumidas por la Cooperativa de Ahorro y Crédito Amistad
  Europea-Ticuantepe, la que sin embargo ha tropezado con la cara dura 
 de  los adquirientes de los préstamos, entre ellos varios políticos locales.

              Un miembro de la cooperativa que visitó nuestras instalaciones, expuso que  el anterior administrador de la ODL de Ticuantepe, señor Jesús Martínez
 Hernández, otorgó créditos por simpatía y afinidad política.

              HASTA A UN ANGOLEÑO

              Es así que personas ajenas al municipio, como Gonzalo López Morales,
              obtuvo 6 mil córdobas, mientras que Omar Pereira se quedó con 15 mil y
              Horacio Fernández con cantidad igual.

              Los nuevos administradores del dinero para los pequeños comerciantes y
 productores, siguen preguntándose la razón por la que los cheques de estos  señores fueron cobrados por el ciudadano de Angola, Cecilio Diogo.
 "En Ticuantepe hay productores que les solicitaban apenas un mil córdobas  de crédito y nunca les resolvieron, pero ya ve, hasta un africano agarró su tajadita", dijo el denunciante.

              El principal asidero para la "cara de barro" de los deudores, es que ellos
 prestaron el dinero a la ODL y como ésta desapareció, pues se acabó la
  deuda. Así de sencillo.

              EX ALCALDE: "YO GESTIONE DINERO Y NO PAGO"

 Uno que fue más allá de esta argumentación fue el ex alcalde de Ticuantepe, señor Isidro Antonio Calero, quien tomó un crédito a su nombre por 9,172 córdobas; otro para su esposa María Auxiliadora Rodríguez, por 14   mil córdobas y un tercero para su pariente Augusto Flores, por 7 mil  córdobas.

              Ahora cuando le cobran, el ex alcalde grita que deberían estar agradecidos, ya que el dinero de las ODL llegó donado por la UESA gracias a su gestión  como edil al frente de la comuna ticuantepeña. "Y no les voy a pagar nada",  dice Calero.

  Por supuesto que el ex administrador de la ODL no podía irse sin su
  "puchito", y es así que prestó 15 mil córdobas a nombre de su esposa doña
 Margot Mendoza e igual cantidad a nombre de Danilo Hernández Mercado,
  cheque este último cobrado por el propio Jesús Martínez Hernández.

              MUERTO EL PERRO...

              Otro que considera que "muerto el perro se acabó la rabia", por lo que se
              niega a pagar el dinero que prestó a la desaparecida ODL, es el ex
              candidato a alcalde de Ticuantepe por el FSLN, señor Francisco Pérez,
              quien se quedó con un préstamo a su nombre por 8,298 córdobas; otro 
para  su señora doña Aura Herrera por 9 mil córdobas y un tercero por igual
  cantidad para Alba Ríos Mendoza, a quien sirvió de fiador.

  Antes de que llevaran a la quiebra a la ODL, don Rafael Blas Morales
   prestó 11 mil córdobas que ahora no quiere pagar, igual que don Edelberto
  Herrera, quien agarró 6,866 córdobas; Antonio Traña, con 6,666; Modesto
 Navarrete, con 14,000; Romilia Hernández, con 5,339; Manuel Pilarte, con
  6,800; Juan Pablo Ruiz Mercado, con 7,000; Francisco Villavicencio, con
 5,000 y Juana Azucena Silva Collado, 6,816. Hay muchos otros deudores
  con montos menores, pero igual se quieren hacer los locos.

  Vale destacar que la Cooperativa de Ahorro y Préstamo Amistad
  Europea-Ticuantepe, se formó por iniciativa de la UESA, la Alcaldía local y
 los mejores clientes de la ODL. El objetivo actual es el del principio:
  favorecer a los pequeños productores y comerciantes. "Y vamos a seguir
   cobrando a los que no quieren pagar", adelantó nuestro visitante.


La Tribuna 22/5/99
Toman Alcaldía de Ticuantepe
        LEONARDO COCA PALACIOS
         Más de 100 ciudadanos que apoyan la gestión del alcalde liberal Germán Morales, llegaron hasta la sede administrativa municipal desde las 9:00 de la   mañana para desalojar violentamente a los nueve ex trabajadores despedidos.

       Según el alcalde, los ex empleados fueron despedidos porque supuestamente   boicotean su gestión.

       Los despedidos son también militantes del Partido Liberal Constitucionalista  (PLC) y desde hace varias semanas venían denunciando casos de  malversación de fondos. Según indagaciones de La Tribuna, estas denuncias  eran promovidas y apoyadas por el vicealcalde Pedro Hernández Gutiérrez,  quien también es militante del PLC.

       El ex recaudador, Ismael Duarte Rodríguez, fue quien encabezó la toma de la  Alcaldía, iniciada a las 4:00 de la madrugada de ayer. El reclamante dijo que  esa municipalidad recauda anualmente 2.7 millones de córdobas.

       "Todo ese dinero lo está despilfarrando el alcalde en viajes al exterior y gastos  de representación y ni siquiera se preocupa por el desarrollo de la comunidad.   El colmo es que hoy (ayer) tenían que pagar los salarios de los trabajadores y no tenían ni un chelín para hacerlo, tuvieron que agarrar dinero de una partida especial", reveló Duarte.

       Minutos antes de las 10:00 de la mañana Hernández fue citado con carácter  de urgencia al Ministerio de Gobernación para resolver la crisis edilicia.
       Mientras Morales improvisaba un mitin político frente a la Alcaldía para explicarle a la población las razones por las cuales fueron despedidos los    nueve trabajadores.

       Los ánimos se encendieron después de concluida la explicación a través de altoparlantes. Decenas de pobladores irrumpieron violentamente en el local y  se disponían a linchar a los ex trabajadores.

       En ese momento, intervinieron algunos policías al mando de la capitán Marta   Valdivia, jefa del puesto policial de Ticuantepe, quien persuadió a ambas  partes que resolver el diferendo sin violencia.

       Valdivia recibió incluso una llamada urgente del ministro de Gobernación,   Jaime Cuadra Somarriba. La tensión bajó al filo del mediodía, cuando los  pobladores permitieron la salida de los ocupantes del inmueble, quienes  salieron entre abucheos e improperios de quienes apoyan a Morales.

       Los nueve despedidos se comprometieron a realizar las gestiones pertinentes  para que las máximas autoridades del PLC sancionen a Morales, a quien   acusan de estar aliado con dos concejales sandinistas para malversar los    fondos de la municipalidad.

       Los concejales sandinistas evitaron en todo momento hablar con los   periodistas. Hernández prefirió quedarse en Managua por temor a sufrir una   agresión por parte de los pobladores.
 

24 de marzo del 2001    Urge preservar al colibrí esmeralda       El colibrí pertenece a nuestros bosques y hay que preservarlos

                                     Por Max Sorto Batres

                                     El colibrí es la ave más pequeña del planeta y habita en los bosques tropicales muy secos,  . Se  alimenta de la pitaya, fruto de la  tuna (opuntia vulgaris), una especie  de nopal silvestre. También se  piñuelas y de algunas flores, entre ellas exoras o virginias. Según  estudios en Honduras hay 717 especies de aves y árboles  propios, como el ''indio desnudo o chinicuite'', el ''hoja menuda'' y  otros.

                                     Por su belleza, los incas y los mayas le llamaban al colibrí ``rayo de sol'', ``gota de rocío'' y ``buble de la cabellera de la estrella matutina''.

                                     El más grande es el colobrí de Patagonia, Argentina, y el más  pequeño es el sunsun de Cuba, que mide cinco centímetros. El colibrí esmeralda es frecuente verlo en los jardines .

                                     Para procurar la preservación de esta especie, según expertos hay  que tomar medidas prioritarias, entre ellas: 

Declarar áreas  protegidas y de la vida silvestre y de por siempre, la zona que sirve de habitat al colibrí esmeralda ; reforestar los cercos con  tunas y crear una  estrategia local  para proteger dichas áreas. 

                                     En nuestro medio al colibrí se le llama gorrión y chupaflor. En otros  lados le llaman pájaro mosca, por el zumbido de sus alas, que  recuerda a los moscardones. Aletea ochenta veces por segundo y  vive exclusivamente en América.

                                                                            Los nidos los tejen con
                                                                            telarañas y miden   aproximadamente tres
                                                                            pulgadas, los tapizan con
                                                                            musgo verde de los ríos

                                                                            Los primeros pasos:
                                                                            Para proteger esta
                                                                            bonita especie se
                                                                            realizó una interesante
                                                                            reunión en el Hogar
                                                                            Rotario, con asistencia
                                                                            de personeros de
                                     Soptravi, Municipalidad, Unah y ganaderos, para tratar
                                     exclusivamente sobre la carretera central y la preservación del colibrí
                                     esmeralda hondureño (amazilia luciae).

                                     Presidió la reunión el alcalde por ley, Ramón Darío Puerto Roca,
                                     quien manifestó que la construcción de la carretera central es un
                                     proyecto que ocupa especial interés de la comuna.

                                     Actuaron como ponentes, Flor mejía, en representación de Soptravi;
                                     el botánico Paul House, y la ornitóloga Cherry Thorn, profesores de la
                                     Unah. La mayor atención se centró sobre la subsistencia del pájaro
                                     conoció con el nombre de colibrí esmeralda hondureño, especie
                                     única a nivel mundial que habita en el Alto Aguán o Valle Arriba. Sin
                                     colibrí... no habrá billetes, dijo el alcalde, quien declaró que se dará
                                     cumplimiento al plan de preservación, ya que el 27 de abril sale la
                                     licitación y que los trabajos darán comienzo en julio, con el tramo
                                     Olanchito-San Lorenzo, pero dejando que el canto del colibrí siempre
                                     se escuche en el andar de esta carretera.


manfut.org