Colecciones NiKa CyberMunicipio
Catedrales de Managua

Managua ha tenido tres catedrales: La iglesia Parroquial de Santiago, 
la antigua catedral afectada por el terremoto de 1972,
y la Nueva Catedral inaugurada en 1993

El arte y sus manifestaciones, una de ellas la arquitectura, tienen como característica, expresar las cualidades de la época y el territorio en que se ubican y desarrollan las obras hecha por el hombre.

Catedral de Santiago: 
               símbolo del siglo XX

              —Porfirio García Romano—
  Al finalizar el milenio aparecen en Nicaragua muy pocos símbolos que nos permitan hablar de nuestra identidad cultural. La catedral de Santiago de Managua, una obra arquitectónica de este siglo, es uno de estos símbolos.

 El arte y sus manifestaciones, una de ellas la arquitectura, tienen como característica, expresar las cualidades de la época y el territorio en que se ubican y desarrollan las obras hecha por el hombre. Como producto del pensamiento, ideal político y arquitectónico fuera de toda apreciación crítica que trate de minimizarla, la catedral de Santiago de Managua, reúne las características de un importante hito de este siglo.

 Y es que esta catedral es uno de los símbolos de la introducción de la modernidad arquitectónica. Con ella, en principios, se introdujeron en este siglo, nuevos materiales constructivos como el hierro (perfiles metálicos de variados tipos doble T y C y el cemento en la construcción. Esto fue en el país novedoso desde todo punto de vista porque en el país por falta de
  desarrollo y por las relaciones de dependencia internacional, se utilizaban en todos sus edificios, materiales y sistemas de madera y tierra, como el  adobe y el taquezal.

 En 1931, después de cuatro años de iniciadas las obras de catedral, a pesar del terremoto quedaron incólumes las estructuras metálicas, la armazón estructural que era el esqueleto del nuevo edificio de esta iglesia, lo que fue una luz de esperanza para el futuro de las nuevas construcciones de salir ileso, ante este tipo de catástrofes como el terremoto de ese año, que tiraron al suelo, en asfixiantes nubes de polvo la mayor parte de la Managua de entonces.

 La catedral de Santiago de Managua fue para entonces, el edificio símbolo de la reconstrucción del país de la primera mitad del siglo. Hablando de la  innovación de los sistemas constructivos, que dieron pase a la definición de una arquitectura moderna como estilo en el mundo, la catedral participa de  una corriente premoderna plena.

              Una arquitectura que encierra en sus componentes, hierro y cemento, los nuevos materiales que definieron la original arquitectura del siglo. Pero que no tuvo en sí la propuesta del hormigón armado, sistema constructivo que en esta centuria, rompió con una forma de construir de siglos.

              El concreto u hormigón armados, pieza o conjunto de elementos que tienen perdida entre su masa una armazón de varillas de hierro, estribos y  alambres que le dan consistencia o; piedra menuda, cemento y arena que cubren rellenando todas las partes metálicas haciendo monolítica una pieza de construcción planificada y moldeada de previo, sin embargo no fue aplicado en catedral.

              En 1936 ya levantadas las principales partes del edificio futuro símbolo de Managua, parajódicamente, se construía en Pennsylvania, EE.UU la casa Kauffman, o Casa de la Cascada, del Arq. Frank Lloyd Wright  probablemente el edificio más famoso de la arquitectura moderna de todos los tiempos. Una casa con voladizos en hormigón armado de hasta diez
 metros de longitud.  En la catedral de Managua, se aplicaron los materiales pero no se aplicó el sistema constructivo símbolo de la arquitectura moderna: el concreto armado.

 Hablando de estilo la presencia formal de la catedral de Managua es totalmente tardía. Sus formas y apariencias citan la fachada de la iglesia de San Sulpicio en el París de 1977. Una obra realizada por el arquitecto Servandoni en el mejor estilo clasicista de la época dentro de la tendencia neoclásica.

              La presencia de este estilo, tomado de esta fachada para catedral en toda su apariencia, pero con algunos pequeños cambios, como la incorporación de un frontón griego que documenta una violenta escena de Santiago a caballo en plena acción de matar moros, y la terminación de la torre en pequeñas cúpulas; es claro desde todo punto de vista.

              El estilo neoclásico coincide en la época con el asentamiento de las ideas  liberales. El movimiento liberal de los primeros años emparentó desde José Santos Zelaya, con el pensamiento urbanístico y arquitectónico francés. Este pensar buscaba a través, emparentar los ideales de la revolución francesa de igualdad, fraternidad y libertad con la arquitectura del origen de los términos democráticos. En su momento el mismo Napoleón  Bonaparte en la búsqueda de esta consanguinidad trajo a París las formas del Partenón a la Iglesia de la Magdalena en el propio centro de la Ciudad Luz,

              A manera de la escenografía de lo mejor del estilo neoclásico en la  catedral de Managua, aparecen como detalles decorativos formas historicistas que remiten a la antigüedad del clásico griego: frontones triangulares, cornisas, entablamentos, uso de varios órdenes, entre ellos el dórico y el jónico con sus basas y capitales. Romanas como el orden toscano. U otras formas de características más recientes como los arcos con claves decoradas o frontones curvilíneos de sabor renacentista. sin embargo la catedral de Managua recoge desde su planta y alzado toda la herencia de la arquitectura cristiana. Vista desde arriba el edificio desde  sus cinco naves con transepto se alza un volumen que forma una cruz latina en cuya intersección de brazos se encuentra el ara o mesa del altar. La orientación del cuerpo de la iglesia es Este - Oeste, de tal manera que a la hora de elevar la hostia consagrada ésta se levanta y ve hacia el lugar donde el sol nace.

              Las decoraciones del edificio a pesar de sus referencias paganas, estrictamente decorativas, buscan imágenes de alto contenido cristiano, tomando en cuenta La Biblia y la historia de la Iglesia Católica. Así como trata de interpretar, trataba en su momento antes de la destrucción de la Iglesia por el terremoto de 1973 y el abandono y vandalismo de recoger  valores históricos estrictamente nacionales.

              Es así que se reprodujeron en el exterior de la iglesia catedral, a personajes como Isabel La Católica, Hernández de Córdoba, Fray Bartolomé de las Casas y hasta figuras de este siglo como Monseñor Lezcano. Los frontones exteriores, cuatro en total, explican parte de la historia bíblica como la lucha de San Miguel Arcángel contra el demonio, la exaltación de la Virgen en el frontón este y la descripción de apóstoles y fundadores en el frontón norte.

              La catedral de Santiago de Managua, es uno de los símbolos más conocidos de Nicaragua porque ha sido a lo largo de este siglo,  incluyendo la actualidad, a pesar del sismo que la destruyera en 1973 uno de los edificios más importantes en el quehacer íntimo y público de los capitalinos. En ese transcurrir por los ámbitos de su recinto ha pasado la historia familiar de miles de nicaragüenses que vieron en este magno edificio nacimientos, bautizos, confirmaciones, comuniones, bodas y  exequias, así como acontecimientos sociales, políticos y hasta guerras y desastres naturales.

              Por sus valores religiosos, políticos, sociales, culturales, artísticos y arquitectónicos la catedral de Santiago de los Caballeros de Managua es indudablemente uno de los más importantes símbolos de la Nicaragua del siglo XX.

  papalotl @ unicit.edu.ni
 

24 DE MARZO DEL 2002 /  La Prensa
              Nuestra gente - Cosas Veredes Sancho Amigo
              San Antonio en la memoria del doctor
              Armando Arce Paiz 



                                                        En 1638 se levantó el
                                                        primer templo que tuvo
                                                        la Villa de Managua: el
                                                        de Veracruz. Ocupaba el
                                                        terreno donde ahora se
                                                        levanta el Obelisco del
                                                        Siglo, en el Parque Darío,
                                                        allí se veneraba al Señor
                                                        de los Milagros y
                                                        después a la Sangre de
                                                        Cristo. 

               La Iglesia de San Antonio destruida por el terremoto
               del 31 de marzo de 1931. 
 
 

              Mario Fulvio Espinosa 
                             PRIMERA DE DOS PARTES
              Lo que vamos a contar sucedió durante una calurosa mañana del año 1640 en la
              Villa de Managua, cuando el campesino Ramón Dávila, de aproximadamente 65
              años de edad, se ocupaba de rozar su solar para prepararlo para la siembra. 

              Entregado estaba a su trabajo, cuando su machete golpeó un objeto y lo lanzó a
              unos metros de distancia, creyó al principio el buen hombre que se trataba de un
              pedazo de raíz, pero curioso fue a levantar aquel fragmento descubriendo que era
              una imagen pequeñita de San Antonio de Padua. 

              El hallazgo levantó gran alborozo entre los habitantes de la ciudad, a tal grado que el
              cura, presbítero José Maria Bonilla, llamó a un cabildo abierto para invitar a los
              fieles a construir un templo para el pequeño hallazgo. 

              En la historia escrita por el padre Heliodoro Cuadra, se consigna que todos
              aportaron algo y que en la argamasa para el frontispicio se emplearon tapas de
              dulce y claras de huevos. 

              El templo, pues, fue construido en año y medio y ya para 1672 quedó establecida la
              devoción al santito, al que debía rezarle todos los martes su responsorio. Hasta
              1906 el responsorio era cantado a capella por las virtuosas matronas Nicasia García  (Mama Cacha) y Nazaria Estrada. 

              LAS SAUDADES DEL DOCTOR ARMANDO ARCE PAIZ 

              Sobre la Iglesia de San Antonio y su vecindario nos habló maravillas el doctor
              Armando José Arce Paiz, quien vino al mundo en ese barrio el 25 de diciembre de
              1921. 

              “Nací frente a la Iglesia de San Antonio donde mi papá, el doctor José Luis Arce
              Fonseca, casado con doña Aurora Paiz Avilés, tenía su clínica médica. En ese tiempo no existía el parque y en su lugar había un terreno baldío que hacía las veces de plaza, aunque muy pequeña”, explica nuestro interlocutor. 

              “Si San Antonio le dio su nombre al viejo barrio, una imagen de Cristo Crucificado
              conocida como La Sangre de Cristo, vino a darle fama y notoriedad. Se dice que fue  traída de Guatemala en 1638 y que pasó a venerarse en la Iglesia de Veracruz,  posteriormente fue trasladada al templo de San Miguel y de ahí a San Antonio”. 

              Afirma el doctor Arce Paiz que la parroquia era de paredes gruesas con el frontis  mirando hacia el Lago. Estaba construida sobre una lomita o meseta y debido a eso,  para llegar al atrio por la parte frontal o norte se tenían que subir como diez gradas,   y más o menos doce para hacerlo por el lado oeste, por el poniente el atrio estaba casi a ras de la calle. 

              Al fondo, por el este, estaba la capilla de la Sangre de Cristo y en la esquina noroeste
              del atrio se levantaba el campanario construido de madera, el campanero subía por
              una escalera adicional para tocar las dos campanas que poseía la Iglesia. “En la
              parte trasera del templo estaba la Sacristía que hacía las veces de casa cural, allí se
              guardaban los registros de los niños bautizados y confirmados”, recordó. 

              CAPELLANÍAS Y COFRADÍAS 

              - ¿Había tumbas en ese templo, usted recuerda nombres de esos privilegiados
              difuntos? 

              - No sólo en el templo existieron tumbas, sino que recuerdo que al hacer las
              excavaciones para construir el parque se encontraron cadáveres casi a flor de
              tierra, y se comentó que podrían haber sido soldados, liberales o conservadores
              difuntos, que fueron lanzados a fosas comunes durante las guerras fraticidas que
              abundaron a principios del siglo. 

              Dentro del templo, en cumplimiento de capellanías o por meritos propios, yacían en
              reposo, el padre Saturnino López, más conocido como el padre Tunino o Tuno; el
              notable predicador Félix Saravia; doña Mercedes Barrios viuda de Zavala, llamada
              por sus bondades “Sor Caridad”, y el doctor Telémaco Castillo. 

              Hasta 1937 —año de su muerte—, el párroco de San Antonio fue el sacerdote
              franciscano Luis de Villafranca, un hombre de regular estatura, blanco, barbuchín,
              nariz aguileña, ojos grises que miraban a través de lentes. 

              Vivía este cura en la Iglesia de San Sebastián donde tenía su residencia la Orden
              Capuchina a la cual pertenecía. Muy de mañana llegaba a San Antonio a oficiar la
              misa, a mediodía volvía a almorzar a su casa matriz, regresaba a las dos de la tarde a   su Iglesia y entre seis o siete de la noche se largaba a dormir a la residencia. 

              - ¿Quiénes eran los vecinos de San Antonio antes del terremoto de 1931? 

              - Fue un barrio de notables, frente a la Iglesia vivían doña Petronila Silva de
              Fonseca, mi bisabuela, a la que llamaban Mamá Nila; el médico Alejandro Espinoza,   el doctor Modesto Emilio Barrios y doña Rosemilia Olivares, padres del doctor Raúl  Barrios Olivares. 

              También eran de ese sector el doctor David Castrillo, director y editor del diario “El
              Comercio”; el doctor Emilio Pallais, el doctor José Medal, hermano del pianista
              Arturo José Medal egresado de la Scala de Milán; el profesor Ignacio Fonseca que
              fue director de la Escuela Normal de Varones, el doctor Carlos Cuadra, don Jonás
              Álvarez, el doctor David Sthadtagen, el doctor Francisco Baltodano y don José
              María Paiz, mi abuelo, descendiente del general Ignacio Paiz (General Pellota). 

              Hacia la esquina de arriba de la Iglesia estaba la comidería y pulpería de “La
              Panchota”, y al voltear la esquina la escuelita de párvulos de Las Osorito, también
              de ese sector era la familia del doctor Arnoldo Alemán Sandoval, los Borge, la
              familia de don Cástulo Hernández, dueño de una conocida barbería, los ingenieros
              Armando Hernández Aburto y Rolando, su hermano. 

              Frente a la Iglesia, al lado de abajo, estaban, la Chichería París, el Colegio Divina
              Pastora, el abogado Heliodoro Moreira, el escritor Octavio Rivas Ortiz que escribía
              con el seudónimo ORO, el doctor Andrés Zúniga Castillo, don Edmundo Castillo el
              famoso “Papamón”, los Ramírez y los Jacoby. 

              Al frente de esta calle estaba la casa de doña Victoria Chamberlain de Cuadra (Mama Toya), madre de don Raúl y Vicente Cuadra Chamberlain, don Abraham Narváez  Fortis, casado en segundas nupcias con doña Soledad Paiz Avilés; la Relojería Borge,  el consultorio médico del doctor Dagoberto Zeledón, el doctor Gerardo Peralta, el   doctor Marcelino Delgado, mi profesor en la Universidad Central; la Óptica Santa   Lucía del doctor Correa, el abogado Antonio Cerna, el laboratorio de Luis Castillo al  que cariñosamente le decían “El Trompudo”. 

              - ¿Más allá del sector de la Iglesia, quiénes conformaban el Barrio San Antonio? 

              - Frente al Cine Victoria quedaba la Farmacia de Tránsito Escobar, esquina opuesta  al Cine América estaba la Farmacia Urroz y el Salón Cervecero de don Luis Muñoz,  cerca de allí estaba la casa de doña Amalia Delgadillo de Solórzano quien murió con  su nietecita en el terremoto de 1972. 

              Punto de referencia era la Panadería La Rosa Blanca de doña Rosa Murillo, vecina de  su hermana Rosario Murillo, casada con Rubén Darío y hermana del general Andrés  Murillo. 

              La familia de los doctores René y Gustavo Adolfo Vargas López, los músicos Luis y
              Tomás Urroz. En el área central del barrio estaba la imprenta de “La Nueva Prensa”
              de Gabry Rivas y “Flecha” de don Hernán Robleto. 

             

 31 DE MAYO DEL 2004 /  La Prensa 
  
Una Catedral a la espera de su restauración 

    La estructura del edificio fue construida en Bélgica y traída en barco. Ya estaba levantada en 1931 y resistió el terremoto. Sus bóvedas recibieron los restos del Héroe Nacional, General José Dolores Estrada Vado; los arzobispos José Antonio Lezcano y Ortega y Alejandro González y Robleto. Después de muchos estudios sigue esperando su restauración 
 
La Catedral de Managua fue diseñada en forma de una cruz, como se puede apreciar en la foto, donde aparecen también el Teatro Salazar, después Alcázar, a la par el Club Managua, en frente el Club Plaza, al fondo el Palacio del Ayuntamiento y el edificio del Ferrocarril, junto al Teatro Nacional Rubén Darío.
   

Roberto Sánchez Ramírez*
escritor@ibw.com.ni

El pasado mes de marzo, a su regreso del Parque Rubén Darío, el presidente de México, Vicente Fox, cuando se dirigía a Casa Presidencial quedó viendo la antigua Catedral de Managua y comentó sobre su posible restauración. 

De inmediato alguien que escuchó el comentario corrió a comunicárselo a don Enrique Bolaños, quien fue presuroso a encontrar al mandatario mexicano, conversando y haciendo planes para restaurar Catedral. Los medios informativos hicieron gran eco de la noticia. 

En 1980, también el comandante Fidel Castro Ruz, hizo igual comentario. Dijo que había que restaurarla, entregarla a la Iglesia Católica para usarla como museo de arte sacro. En fin si las palabras fueran materiales de construcción, desde hace rato la Catedral estaría restaurada. 

CANTIDAD DE ESTUDIOS 

El último estudio sobre la antigua Catedral de Santiago de Managua, data del 27 de diciembre de 1995 y fue realizado por el doctor en arquitectura, el español José L. Miguel Rodríguez, enviado por la Agencia Española de Cooperación Internacional, a través del Programa de Preservación del Patrimonio Cultural en Hispanoamérica. 

De acuerdo con el informe presentado por el arquitecto Rodríguez, desde el terremoto del 23 de diciembre de 1972, se habían realizado los siguientes estudios: 

Primer informe de progreso, realizado por una Comisión Evaluadora de Situación Estructural, fechado en octubre de 1974, con el sello del ingeniero René Gutiérrez Cortés, fruto de los trabajos de un Comité de Emergencia, y en nombre de la Comisión de Especialistas nombrada al efecto. Consta de 9 páginas, con una sucinta memoria del edificio, una relación de daños observados, dos croquis de alzado y sección del edificio, con notas sobre las cautelas y probables obras, y cuatro conclusiones relativamente optimistas sobre las posibilidades de reparación y de supervivencia. 

Carta del jefe de la División Estructural, Luis Padilla, con membrete del viceministro de Planificación Urbana del Ministerio del Distrito Nacional, fechada el 14 de octubre de 1974, y dirigida al ministro del Distrito Nacional, en la que comenta el resultado de una visita técnica y de inspección junto con el Arzobispo, en la que manifiesta su pesimismo ante la viabilidad de las posibilidades de restauración. 

Fotocopia del número 23 de la Revista Oficial de la Asociación Nicaragüense de Ingenieros y Arquitectos del año 1975, que en sus páginas 8 a 15 incluía un artículo sobre un Informe de la Reparabilidad de la Catedral de Managua, dedicando la portada a una fotografía del alzado principal de dicho edificio. El artículo estaba firmado por el denominado Comité ANIA, en particular por los ingenieros Miguel Ángel Castillo, Juan J. Gutiérrez y Alberto Corrales. El informe realiza una descripción de daños y grietas, concluyendo acerca de su importancia y la facilidad de su reparación, incluyendo algunas notas acerca de la conservación y posibles degradaciones por oxidación. 

Un denominado Informe Técnico Preliminar, por el profesor Mario Mendoza de Oliveira, firmado en Salvador, Bahía (Brasil), el 16 de junio de 1994. El informe, de 13 páginas con un anexo fotográfico, desarrolla un antecedente histórico, una descripción del edificio y su entorno, un informe relativamente minucioso y detallado en términos tanto constructivos como estructurales, una relación de daños, incluyendo los atribuibles a vandalismo, desocupación y paso del tiempo, concluyendo con la enumeración de los trabajos necesarios para llegar a una conclusión definitiva y unas directrices previas del tipo de reparación y refuerzos que podrían ser aplicables, con una visión optimista de ello. 

Informe preliminar sobre Rehabilitación de la Catedral de Managua, por el ingeniero estructural Tomás A. del Carril, fechado en Managua, el 10 de octubre de 1994. Consta de 7 páginas, con una descripción somera del edificio y los daños superficiales observados en la visita que el autor y otros técnicos giraron en ese año, concluyendo con una memoria de ensayos, levantamiento de planos e investigaciones que serían necesarias para llegar a conclusiones definitivas. 

Informe de la Dirección del Patrimonio Cultural del Instituto Nicaragüense de Cultura, titulado “Proyecto de Rescate y Conservación de la Antigua Catedral de Santiago-Managua” sin fecha, pero reciente, en el que se resumen los antecedentes, un análisis estilístico, aunque no estructural, una descripción del estado al día de la fecha, y trece criterios para su consolidación, con un planteamiento de viabilidad en términos relativamente optimistas. 

PILLAJE Y VANDALISMO 

Igual que ha pasado con otros sitios históricos, tales como la Loma de Tiscapa y el Cementerio San Pedro, el abandono provocó el vandalismo y el pillaje que contribuyeron a la destrucción causada por el terremoto, ya que todo el material de construcción posible de usar fue arrasado. 

El colmo es que aún en fecha reciente ocurrió igual, ya que gracias a donaciones, Catedral tuvo alguna restauración, fue iluminada y se instaló un excelente sistema de amplificación escuchándose cantos gregorianos, después sin explicación alguna todo desapareció, hasta el reloj que estaba en la torre sur y que marcaba la hora exacta del terremoto. En diciembre pasado Intur hizo gestiones para iluminar parte de Catedral. 

La acción de vandalismo abarcó las tumbas, en las que creyendo habían objetos de valor, se cometieron profanaciones con restos como los del Héroe Nacional de Nicaragua, General de División, José Dolores Estrada Vado, con los de varios sacerdotes que fueron arzobispos, párrocos de Catedral y hasta un ex presidente de la República. 

Todos los estudios coinciden en que Catedral puede ser restaurada. Lo que hace falta es establecer un solo estudio y los costos de la restauración, emitiendo un decreto que nombre un comité operativo con las instituciones correspondientes que sepan establecer criterios técnicos y financieros correctos. 

Después de los terremotos de 1931 y 1972, Managua es una ciudad con crisis de identidad, existe el compromiso de rescatar los sitios históricos como una forma de darle a la capital del país un poco del recuerdo perdido, recobrar la memoria para las nuevas generaciones que tienen apenas referencias de lo que ha sido Managua.
 
 

Algunas recomendaciones sobre la restauración 

    

   

Roberto Sánchez Ramírez*
escritor@ibw.com.ni

En ningún documento aparecen fallos importantes de subsuelo, desplomes importantes, ni fracasos de cimentación, por lo que, en principio, el edificio parece rehabilitable a costo razonable, cosa en la que coinciden varios de los informes consultados. 

La estructura de la cubierta no tiene mayor trascendencia, ya que no parece haber funcionado como estructura del edificio, que se ha comportado como una estructura perimetral o un vacío central. Puede moverse o reutilizarse, según sea su estado y el criterio de diseño del espacio a conseguir con la rehabilitación. 

Las piezas que estén sueltas, para lo que hace falta una investigación con andamios o en el extremo de grúas con brazo móvil deben removerse y reponerse. 

Los paños, dinteles, arcos, etc., agrietados, pueden reponerse o repasarse, siempre que, antes de ello, se investigue la situación de la estructura interior, y se repongan sus características resistentes y de ductilidad, o se prescinda de ellas, pero en todo caso se proteja de la oxidación. Debido al carácter de postizo de todos estos elementos, tampoco hay la necesidad de enfatizar y remarcar esas grietas como daños definitivos para la historia del monumento. 

Además, resulta importante para que el siguiente sismo no se pueda cebar en puntos frágiles, ocasionando el fracaso intempestivo o brusco en cascada de otros paños, que se repongan de modo uniforme la rigidez que aportan las fábricas, retacando y colmatando eficazmente las oquedades y desaparición de materiales, procurando la mayor homogeneidad y simetría posibles. 

No parece, inicialmente, que sea necesario aportar mayor rigidez que la que ya dan las fábricas actuales, a las que difícilmente se puede suplir con añadidos de paneles de hormigón, que además necesitarán destrozar los parámetros actuales, y que no podrían dar la uniformidad y simetría citadas. 

Hay que comprobar que las fisuras longitudinales que presentan algunas – falsas – pilastras no se deben a reventamiento por oxidación del pilar anterior. Si ese es el caso, hay primero que sanear el pilar metálico, y luego reponer la pilastra con su molduración. 

Respecto a las torres, sobre todo la derecha, no es fácil pronunciarse sobre la solución sin una inspección detallada, y el establecimiento de cómo está construida y revestida, así como de las dimensiones de la estructura que la soporta, pero, salvo que la intervención sea más profunda, no parece necesitar criterios adicionales, salvo la discusión de si resulta arquitectónicamente acertada la decisión de reconstruir el estilo, fundiendo piezas a imitación de las originales. 

Se ignora el estado de conservación y oxidación de las losas de cubierta, que pueden exigir su reparación o sustitución, y en cualquier caso impermeabilización, así como reposición de los elementos de evacuación de aguas pluviales. 

Estos criterios son provisionales, debiendo ser confirmados y ampliados tras una inspección, reflejo de lesiones en croquis o planos levantados al efecto, así como de calas en los puntos críticos, para lo que sería deseable contar con la documentación original de la estructura metálica. 
 

Salvemos Catedral 

Roberto Sánchez Ramírez*

Los intentos de restaurar la Catedral de Santiago de Managua, han merecido varios Acuerdos Presidenciales, creación de comisiones, una de ellas llamada de “Salvación de la antigua Catedral Metropolitana de Managua”. 

Cuando era presidente de Nicaragua, doña Violeta Barrios de Chamorro, se creó en 1994 la Comisión Pro-Restauración, compuesta por el Ministerio de la Presidencia, la Curia Arzobispal, el Instituto Nicaragüense de Cultura, el Ministerio de Construcción y Transporte, la Alcaldía de Managua, el Ministerio de Finanzas y Enel. Todo quedó en el papel. 

Con fecha 1 de diciembre del año dos mil, el presidente Arnoldo Alemán Lacayo, mediante el Decreto No. 127-2000, declaró Patrimonio Histórico y Cultural de la Nación la antigua Catedral de Managua; según el articulado, el Estado establecería los mecanismos financieros necesarios para lograr la consecución de fondos. 

El 30 de mayo del año 2001, el mismo presidente por medio del Acuerdo Presidencial No. 112-2001, creó la Comisión de Salvación de Catedral, integrada por delegados del Instituto Nicaragüense de Cultura, Presidencia de la República, Iglesia Católica, Instituto Nicaragüense de Turismo. Todo quedó también en el papel, aunque fuera de La Gaceta. 

A partir de las experiencias del Parque Histórico Nacional Loma de Tiscapa y el Cementerio San Pedro, donde la Alcaldía de Managua se ha convertido en líder del rescate y restauración, sumando a varias instituciones, sería conveniente una reforma al acuerdo creador de la Comisión de Salvación, acordando que la constituyan delegados de: Presidencia de la República (quien presidiría), Instituto Nicaragüense de Cultura (Secretaría Ejecutiva), Curia Arzobispal, Intur y Alcaldía de Managua. 

Esta comisión debe tener el respaldo técnico y financiero del Estado, con capacidad de crear administrativamente todas las subcomisiones que sean necesarias, con suficiente delegación de sus respectivas instituciones, capacidad de elaborar un proyecto atractivo a los organismos internacionales donantes, a base de personas que gocen de credibilidad, eficientes y honrados. Sólo así tendremos una Catedral restaurada que podría ser el Museo Nacional de Arte Sacro, sitio de exposiciones especiales como los nacimientos en diciembre y conciertos de música navideña. 

El proyecto es más para manos unidas que para manos extendidas con la palma hacia arriba. Hace falta un proyecto preciso y claro, tanto en la técnica como en su costo, un proyecto que toque el sentimiento y la bolsa de todos los managuas, en una colecta que llegue hasta el ciudadano más humilde pero satisfecho de haber contribuido a la restauración de uno de los sitios históricos más queridos por los capitalinos. 
 

Quedó en pie en 1931 

    

   

Roberto Sánchez Ramírez*
escritor@ibw.com.ni

Ubicada en uno de los sitios más históricos de Managua, cuando ni siquiera había sido declarada ciudad en 1846, mucho menos capital en 1852. Sin embargo, ya era la plaza más conocida y concurrida de aquella aldea de pescadores, frente a los árboles de mango, donde luego se construiría el Parque Central. 

Allí estaba la parroquia a la que se refieren los viajeros de mediados del siglo XIX, la primera se había derrumbado en 1781 y la segunda fue demolida en 1927 para iniciar la construcción de la Catedral de la Arquidiócesis de Managua, bajo el arzobispado de Monseñor José Antonio Lezcano y Ortega. 

Las obras estuvieron a cargo del ingeniero de origen belga, Pablo Dambach, quien realizó varias construcciones, entre ellas la colonia que llevaba su nombre, ahora en abandono, luego que albergó instalaciones del INC. La estructura metálica fue construida por la compañía Atelier Metalurgiques de Nouvelles, Bélgica. Fue traída en barco al puerto de Corinto. 

Cuando el terremoto del 31 de marzo de 1931 ya estaba levantada la estructura, en las fotografías del desastre, puede verse en medio de las ruinas. Se terminó de construir en 1940 pero fue consagrada para la celebración del centenario de haber sido elevada Managua a ciudad, en julio de 1946. Las esculturas son obras del español Alfonso Sabater. 

CATEDRAL CON HISTORIA 

La Catedral de Managua está ligada a la dinastía somocista. La adulación y el servilismo dieron lugar a espectáculos en los que el templo fue también escenario para los caprichos de Anastasio Somoza García. A su hija Lilliam la puso en el billete de un córdoba con una pluma en la cabeza, pero el colmo fue que se le coronara como Reina de la Guardia Nacional. 

La coronación se realizó en enero de 1937, en la Catedral, donde el arzobispo Lezcano y Ortega le puso una corona que al decir popular era la que tenía la imagen de la Inmaculada Concepción. Todo indica que la versión no es cierta pero sirvió para empañar su imagen. Falleció el 6 de enero de 1952. Tuvo solemnes funerales con asistencia de sectores populares que no olvidaron su presencia entre los damnificados del terremoto del 31 de marzo de 1931, caminando entre cadáveres y escombros. Sus restos están ahora en la iglesia de Santa Ana. 

El mismo día que falleció Monseñor Lezcano y Ortega, asumió como arzobispo Monseñor González y Robleto, nombró como su obispo auxiliar a Monseñor Carlos Borge y Castrillo. Se inició la más abierta manipulación política entre el clero nicaragüense y el sector gubernamental, en el que los privilegios sobraron para los que ejercieron como capellanes militares. 

En septiembre de 1956, la muerte de Somoza García, es una prueba. Los imponentes funerales, las palabras de exaltación al dictador desde el púlpito, provocaron un repudio, más cuando las cárceles estaban llenas de ciudadanos que sufrían terribles torturas. Los herederos, Luis y Anastasio, también heredaron las buenas relaciones con la Conferencia Episcopal, con excepción del obispo de Matagalpa, Monseñor Octavio José Calderón y Padilla. 

El 17 de enero de 1966 fue nombrado otro obispo auxiliar, Monseñor Donaldo Chávez Núñez, se inició la lucha por la sucesión del anciano arzobispo, quien falleció el 18 de junio de 1968. Sepultado en las bóvedas de Catedral, después del terremoto del 23 de diciembre de 1972 sus restos fueron trasladados a Chinandega. Días antes, el 5 de junio había sido nombrado administrador apostólico de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Julián Barni. 

El sacerdote franciscano trajo grandes cambios, pese a la oposición del clero ultraconservador. Logró celebrar el Primer Encuentro Pastoral, en los meses de enero y febrero de 1969. El Concilio Vaticano II vino a confrontar, era evidente que obispos como Oviedo y Reyes, García y Suárez, Borge y Castrillo seguían viviendo en el Concilio de Trento, sin embargo la Arquidiócesis respiró aires más sanos y cristianos. 

En abril de 1970 es nombrado arzobispo Monseñor Miguel Obando y Bravo. A inicio de la década de 1970, se dan nuevos hechos en Catedral, cuando estudiantes universitarios, en protesta por las torturas en contra de los presos políticos, se tomaron el templo en dos ocasiones. La última acción de protesta fue la noche del 22 de diciembre en el atrio de Catedral, horas después ocurrió el terremoto. 
 

*Academia de Geografía e Historia de Nicaragua
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

LA UNIVERSIDAD CENTRAL Y EL MAESTRO GABRIEL 

              Eran del barrio, el Salón Cervecero Rigo, la sastrería del maestro Humberto
              Guardado, los Mejores Trajes Gómez, y en el Callejón de La Aurora, a partir de 1961;
              el Instituto Maestro Gabriel, fundado por los educadores, René Schick, Pedro J.
              Quintanilla, Ulises Fonseca, Francisco López Collado, Nassere Habed López y Fidel
              Coloma González. 

              En la década de los cuarenta, detrás del templo, se instaló el Juzgado Segundo Civil
              de Distrito, siendo juez el doctor Ramiro Sacasa Guerrero. En la misma cuadra
              estaba la carpintería de don Francisco Grijalva y la casa de don Efrén Saballos,
              casado con la doctora Olga Núñez Abaunza, a poca distancia estaba la Universidad
              Central inaugurada en 1941.

              - ¿Hubo personajes humildes y populares en el Barrio de San Antonio? 

              - Claro que sí, entre los más populares estaba Santirilo al que llamaban “Manito de
              Punche”, también figuraba la Matilde “Cocoroca”, Chon Chinga, “Peyeyeque”, “Papa
              Chepe”, Agustín Duarte, alias “Tata Tin” que era cochero, carpintero, albañil,
              chofer, niñero, y que por eso le decían “Llave Universal”. 

              El barrio gozaba de gran actividad social, en él estaba “El Club de los Once”, que se
              ubicaba media cuadra al norte del parque, también estaba la cantina “El Mango” y el
              Club Social de Obreros. En la vecindad del Cine América vivía don Alfredo Castillo,
              jefe político de Managua al que le decían “Lapa”, y que además fue dueño de la
              cantina “La Gran Jugada”; también las familias de don Manuel Villavicencio y doña
              Luz, don Juan Manuel Morales, fundador de la Unión Deportiva América y los
              sacerdotes Edgard Zúñiga y Pedro K. Siero. 

              La Iglesia y muchas viviendas sucumbieron en el terremoto de 1931 pero los
              toñeños tercos volvieron a edificar ahí mismo sus viviendas. Otro terremoto, el de
              1972, arrasó el templo y el barrio. 

              El barrio resurgió en la modalidad de casas multifamiliares. El templo está
              esperando su reconstrucción. 
 

Comisión 2000 galardona a ciudadanos notables y  del siglo 

            Un ejemplo digno de imitar 

            En el Salón Azul del Olof Palme anoche fueron   homenajeados los mejores hijos de Managua, un grupo  representativo de hombres y mujeres que por sus aportes al bien  común, el civismo, la educación, las artes y la producción, son ejemplo a seguir 

            DOMINGA ELIZABETH TERCERO 
Un Salón Azul del Olof Palme a reventar presenció  cómo la noche lució todo su garbo para sumarse a   rendir homenaje a los hijos más selectos de Managua,   entre notables y del siglo, unos materialmente presentes   y otros que ya pasaron a la inmortalidad. 

                                       "La selección no fue tarea fácil, porque Nicaragua  pertenece a todos por igual, y todos los seleccionados   tienen un valor emblemático por encima de sus obras",   recordó la licenciada Violeta Granera, para coincidir   con doña María Manuela Prego, que durante la   inauguración dijo que "los ciudadanos notables deben   ser reconocidos en un gesto de civismo". 

            Durante la lectura y homenaje a los ciudadanos del siglo, presentes inmaterialmente, fue  notorio escuchar la mención de personalidades que de una u otra forma han pasado a las   páginas de nuestra historia tras haber dado su aporte al bien común, el civismo, la   educación, las artes y la producción. 

            El acto solemne de homenaje a los ciudadanos notables y del siglo XX, capítulo de   Managua estuvo presidido por el doctor Francisco Mayorga, presidente del Grupo  Fundemos, presidente del Banco del Café y presidente de la Comisión 2000. Entre los   destacados  En esa mención no podían faltar las famosas e inmortales "Hermanas Osorito", maestras y  formadoras de generaciones que luego se convirtieron en grandes profesionales, algunos  de los cuales aún se encuentran entre nosotros. 

            También fue mencionado don Pablo  Dambach, artífice de la Catedral de  Managua, el edificio del Gran Hotel y   la Colonia Dambach, entre otras    obras. Asimismo, lo fue el muy  querido, recordado y respetado   sacerdote jesuita Roque Iriarte,   destacado personaje en el campo de   la educación. 

            Entre los materialmente presentes   estaba Vivian Pellas, fundadora y   presidenta de la Asociación Pro-Niños Quemados de Nicaragua. Su elevada calidad   humana ha llevado alivio y alegría a centenares de víctimas de terribles accidentes.   También se destaca por su encomiable tesón por la construcción del hospital para niños y   adultos quemados y su labor en favor de las víctimas del Mitch. 

            Otra mujer digna de emular es Sor Emilia Rachela, de origen italiano, que ha consagrado   su vida en favor de la juventud nicaragüense mediante obras sociales. Su labor ha sido   impulsada a través de la congregación de las hermanas de María Mazzarelo.  En el campo de las artes, en esta área fue destacada Gioconda Belli, poeta de singular   sensibilidad, publicista, periodista y narradora. Su obra está llena de feminidad,   exuberancia y erotismo. Es la más célebre y vendida narradora centroamericana en   Alemania. Y en el mismo campo se destaca Ofelia Morales, articulista que ha consagrado   su vida a la juventud nicaragüense. 

            En la interminable lista de ciudadanos   allí galardonados por la Comisión   2000, sobresalió el nombre de la   famosa modelo, actriz y artista  plástica, consagrada   internacionalmente en el cine desde  hace más de dos décadas, Bárbara   Carrera, quien debe su exótica belleza   a su origen del Caribe nicaragüense.   Igual se destacó el nombre de la   cineasta documentalista Martha  Clarisa Hernández. Su trabajo a través de "Luna Filme" se ha caracterizado por un   profundo contenido social y su cinematografía de ficción está llena de poesía y belleza. Su    obra ha sido reconocida en festivales internacionales de cine. 

    el diario La Tribuna también aportó varios personajes que anoche fueron   galardonados por sus aportes en diferentes campos. Entre ellos el recordado y ya   desaparecido Mejor caricaturista de América Latina, Alberto Mora Olivares, creador y  padre del legendario personaje de Nicasio. Fue ganador en 1972 del Premio   Mergenthaler de la Sociedad Interamericana de Prensa SIP. 

            AMO fue el padre de nuestro colega y editor del mismo nombre Alberto Mora.  Asimismo, entre los galardonados de este rotativo estaba el Doctor Haroldo Montealegre,   destacado empresario fundador del Banco Mercantil y el Diario La Tribuna. 

            También fue galardonado como ciudadano del siglo el padre de nuestro gerente general   Juan Carlos Aguerri, don José Adán "Chanito" Aguerri. 
 

Por la tarde salía y entraba la procesión del Santo Entierro, de la  Catedral,   era imponente esta procesión, le acompañaba la Virgen Dolorosa   y marchas  fúnebres que irrumpían el silencio sepulcral y el corazón se les salía por   los ojos hechos lágrimas a uno se le ponía los pelos de punta, esta  marcha  la ejecutaban la Banda de la Guardia Nacional acoplada con la  Banda de  Guerra de la Academia Militar, asimismo le hacían valla de honor  un   pelotón de cadetes y el benemérito Cuerpo de Bomberos. Para   ese  día los Feligreses estrenaban sus mejores trajes.

             Según Darío, en León:

             Pasa el entierro del Justo; tras él las caudas sacerdotales, soldados  y cañones del gobierno; en tanto, toca que toca, en la tierra de las  grandes campanas se desgonza la matraca.

                             SABADO DE GLORIA

             Antes se cantaba gloria a las diez de la mañana en todas las  Iglesias de  Managua, parecía que los cielos se abrían al tañido de las  campanas y  que de ellas brotaban flores y palomas. Ahora se canta gloria a   las doce de la noche.

             En este día se quitan los paños de color morado que cubrían los  santos  en la Iglesia, se adornan con vistosas flores y cortinas blancas  como  signo de alegría, pues Cristo había vencido a la muerte. Por la  tarde  salía la procesión del pésame, la Virgen Dolorosa iba acompañada  de San Juan Bautista y las piadosas mujeres.

             Según Darío, en León:

             El Sábado se canta gloria, se oye en el campanario el bronce,  frente   al cuartel el cañón, y por todas partes, cohetes, bombas y balazos.

                            DOMINGO DE PASCUA

             En este día sale la procesión del Resucitado, se daba un encuentro   cerca del Parque San Sebastián, del Angel que daba la noticia a la Virgen María de que el Señor había Resucitado, en ese encuentro  se sentía entre los feligreses una inmensa alegría, había música y tiradera de cohetes.

 Antes de cerrar mi mente sumergida en el recuerdo, en el que guardo los mejores  momentos de mi vida, les voy a hablar de la Judea.
  Era una representación teatral a manera de sociodrama de la pasión y muerte de  nuestro Señor.  Algunas veces la hacían en forma de procesión con gente del mismo barrio, recorrían algunas calles de Managua y en cada parada o alto dramatizaban un  episodio de la pasión de Jesús; iniciaban esta procesión con la entrada de Jesús a  Jerusalén terminaban con la Crucifixión y Muerte de Jesús.

              En una de tantas Judea que miré participó el Gato Aguilar (Compositor de la   Manguera de Peyeyeque, la Carreta Nahua, el Sorbetero y otras). Estas  presentaciones las hacían en el teatro FOX, que estaba ubicado de las Delicias del Volga, una cuadra arriba, frente al Asilo de Ancianos.  Bueno, para un cristiano es muy difícil, yo diría imposible, pronunciar al final de la  vida la séptima palabra como lo hizo desde la Cruz Jesucristo: “He Cumplido”. Con  esto cierro esta remembranza tan hermosa que ya se está extinguiendo, “LA   SEMANA SANTA”.
 

              Cabe señalar que los días Jueves, Viernes y Sábado se llama Triduo Pascual.    Según Darío, en León:   El domingo Jesús resucita, y el Lunes –¡Todavía otra Procesión!– se va a los cielos,  camino de la Iglesia del Calvario.    Entonces el paisano le dice a Darío: “Hombré ¿te acordás de la Semana Santa de  León?

              Amigo mío, ¿Ya ve usted que no se me olvidado aún?

.

Como producto del pensamiento, ideal político y arquitectónico fuera de toda apreciación crítica que trate de minimizarla, la catedral de Santiago de Managua, reúne las características de un importante hito de este siglo

La ciudad de Managua ha tenido cinco fiestas tradicionales: La de la  Candelaria, San Juan Bautista, la de San Pedro, Santiago Apóstol y la de Santo Domingo de Guzmán

Quienes desde 1818 han sido Alcaldes de Managua

Historia de la Construccion del Palacio Nacional

Sobre la edad del Lago Xolotlán
 
 

Sobre el Proyecto de limpieza del Lago Xolotlán y otras particularidades de la contaminación

Memoria de Managua

 el primer automóvil en Managua.. En el año de 1892 Managua ya disponía de

Managua Indígena

Los últimos ejecutados, fin de la pena de muerte en Nicaragua








Ceibo de San Judas patrimonio municipal

Colegio Bautista de Managua nació en 1917

Toma del Palacio Nacional por el "Comandante Cero" 22 de agosto de 1978

Gobernadores y Presidentes de Nicaragua

BOACO | CARAZO | CHINANDEGA | CHONTALES | GRANADA | ESTELI  LEON | JINOTEGA  | MADRIZ
MANAGUA | MASAYA | MATAGALPA | NUEVA SEGOVIA | RIVAS | RAAN | RAAS | RIO SAN JUAN

 
Contacto: e-mail

 


Milagros Sánchez Pinell milagros.sanchez@laprensa.com.ni Totalmente iluminada, dejando al descubierto la magnitud de su diseño arquitectónico victoriano con réplicas europeas, estará la Antigua Catedral Metropolitana de Santiago, a partir del lunes 22 de diciembre. La iniciativa de dicho proyecto está a cargo del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur), con el fin de incorporar la Antigua Catedral al circuito turístico de lo que fue el centro histórico de la vieja Managua, junto con el Malecón, Palacio de Cultura, Teatro Nacional Rubén Darío, Monumento a Rubén Darío, entre otros. CONCIERTO INAUGURA PROYECTO El proyecto será inaugurado con un concierto navideño en el atrio de la Iglesia que incluye las pastorelas del Ballet Mazatepetl, los coros Voces Blancas y Vernáculo de Nicaragua, a partir de las 6:00 p.m. NACIMIENTO Y EXPOSICIONES Sandra Chavarría, divulgadora del Intur, explicó que la idea de la iluminación nació motivados por el deterioro y saqueo que ha sufrido la Antigua Catedral destruida por el terremoto que asoló Managua en diciembre de 1972. “La Catedral es un símbolo de la vieja Managua y ha quedado muy bien guardada en el corazón de los managuas, por tal razón el Intur ha querido iluminarla de forma permanente como un regalo de Navidad al pueblo de Nicaragua”, dijo. Y a propósito de la festividad, dicha institución colocará un nacimiento para darle un toque navideño al evento que también estará en exposición estos días. “Este proyecto implica inversión en materiales eléctricos, reflectores y mano de obra que corrieron por parte del Intur. Por su parte la Alcaldía capitalina aportó las plantas, grama y árboles de coco con lo que ornamentaremos los jardines de la Catedral. También patrocinan dicho evento Enitel y Coca Cola”, agregó. LUCES, CAMPANAS, ÁNGELUS Y CANTOS GREGORIANOS Bayardo Martínez, director del Centro Cultural Managua (CCM), recordó que dicho monumento histórico fue iluminado por primera vez en 1996 bajo la égida del Teatro Nacional Rubén Darío, convirtiéndose en un espectáculo maravilloso, pero poco a poco fue quedando en el olvido hasta que la Antigua Catedral Metropolitana de Santiago quedó nuevamente a oscuras. “Recuerdo que grabamos en el estudio del Teatro Nacional Rubén Daría el Ángelus. Todos los días del mundo a las seis de la tarde sonaban unas campanas, luego sonaba el Angelus y posteriormente poníamos música gregoriana. En ese entonces la gente podía entrar a la Antigua Catedral y bajar hasta las criptas donde estuvieron enterrados los obispos como Monseñor José Antonio Lezcano. Esto fue con la ayuda de los suecos”, indicó Martínez, quien fungió como director artístico de ese proyecto. Explicó que en aquella época llegaron al país ingenieros de luces desde Suecia e instalaron un equipo computarizado que daba vida al espectáculo de luces y sonido. “Por fuera la Iglesia estaba iluminada con luces blancas, en cambio por dentro eran de colores y pusimos en cada altar el nombre de la imagen que un día había estado ahí”, recordó Martínez. UN POCO DE HISTORIA Según documento proporcionado por el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), los trabajos de construcción de la Antigua Catedral iniciaron entre 1928 y 1929.

La armazón de hierro fue traída de Bélgica. Fue el primer edificio de esta magnitud construido de concreto armado en el país y posee diseños arquitectónicos victorianos con réplicas europeas, estilo renacentista y neoclásico. La Catedral Metropolitana de Santiago tenía una decoración suntuosa en el exterior e interior, entre ellos vitrales, nichos, altares de mármol, esculturas de bajo y alto relieve, bóvedas iluminadas, etc.

La construcción del templo concluyó en 1936 y es inaugurada en 1938, siendo consagrada el 24 de julio de 1946 por Monseñor José Antonio Lezcano y Ortega. Con el terremoto de 1972 la Catedral sufrió daños severos en su estructura, prohibiéndose su uso y restauración. Entre las personalidades que fueron sepultadas allí y sus tumbas fueron profanadas después del sismo de 1972 se encontraban Monseñor José Antonio Lezcano y Ortega, Monseñor Vicente Alejandro González y Robleto, general José Dolores Estrada, Monseñor José Antonio Lezcano y Morales, y Juan Bautista Sacasa. Las ruinas de la Catedral en la actualidad se encuentran cerradas al público desde el primero de noviembre del año 2000.