El COLEGIO SALESIANO DE MASAYA

Historia

Click por listaEx-alumnos del Salesiano de Masaya

Unos testigos recuerdan que por el año 1920 en la Casa de los Alegría, frente al Restaurante Alegría, hubo una gran fiesta y estaba presente Mons. Juan Cagliero, Salesiano, alumno directo de Don Bosco y Procurador de la Santa Sede de Centro América; seguramente allí se habló de la posibilidad de fundar una casa salesiana; que luego fué dedicada al que más tarde sería un; Cardenal.


Los Salesianos ya habían llegado a Nicaragua a la ciudad de Granada en el año 1911. El primer documento oficial, que habla de la fundación de un Colegio Salesiano en Masaya, es el de 1922, con fecha de 28 de diciembre Decreto N0. 56 de la Cámara de Senadores que decreta: Autorízase al Poder Ejecutivo para que compre en el Barrio Monimbó, Masaya, un lote de terreno suficiente y apropiado para el establecimiento de una escuela de salesianos.
 

Para el 7 de abril de 1926, el Dr. Segundo Huembes Cuadra había obtenido de la Junta de Masaya, que se concedieran gratis los servicios de Luz y agua. Pero las cosas no fueron tan fáciles. El Dr. Huembes dice en una carta del mes de junio de 1926, que empieza a desanimarse y a perder la idea de la llegada de los Salesianos a Masaya.
 

El deseo que los Salesianos estuvieran en esta Ciudad de Masaya lo podemos sacar de la parte final de una carta del 3 de agosto de 1926, que el Sr. Augusto Flores Z., escribió al Padre Emilio Bottari. Director en aquel entonces, del Colegio Salesiano de Granada: Yo seguiré adelante, no con la fé del que ve su obra al terminarse, sino con la fé con que se principia toda obra grande. A 60 años de distancia se puede decir que fué una frase profética.

El 6 de agosto de 1926, llaga por fin de la ciudad de Santa tecla, El Salvador, un telegrama del Superior de los Salesianos en Centroamérica, P. José Reyneri para el P. Emilio Bottari, que decía: Aprobóse fundació Masaya, pero parece demasiado tarde para abrir ahora Colegio. Contésteme inmediato si debo enviar personal.

Las dificultades no terminarón ya que el mismo P. Reyneri unos días más tarde escribe al P. Bottari: Que le parece? Cada vez que se habla de abrir el Colegio en Masaya, siempre hay dificultades, Será el diablo que trabaja. De todos modos los Salesianos llegarán y espero que todo saldrá bien. (28 de agosto de 1926).

Y en un día sábado, no se sabe si fué el 11 ó el 18, para luego fijar un domingo 26 del mas de septiembre de 1926, en La Estación del Ferrocarril del Pacífico de Masaya, bajaban con grandes maletas y varios paquetes, los tres pioneros salesianos: El Padre José Dini, el Clérigo José Angel Torres y Hermano Antonio Portillo, que traía entre sus manos un cuadro de María Auxiliadora. Llegaban desde El Salvador con el deseo de sembrar el espíritu de Don Bosco en los corazones de los masayenses. Aquel día fué una fiesta inolvidable. De la estación, donde estaban esperándolos los de la Junta, se pasó a la Casa de la Srta. María Pérez Tapia, allí fueron obsequiados refrescos y bocadillos para todos, luego en el Barrio San Miguel, el Dr. Segundo Huembes Cuadra, prestó su casa, un gran mesón, a los Salesianos, para empezar con la educación de los niños. El P. Dini hizo la distribución de los lugares, escogiendo el mejor, para la Capilla.

El mando del P. Dini, organizador de las Cooperadoras, con las rifas, las golosinas, confites, etc..hace que la vida sea una alegría contínua.

El Rvdo. P. Francisco H. Robleto, el Sr. Augusto Flores, el Sr. José Jesús Miranda, las Srtas. Fonseca, Dña. Carmen Gaitán v. de García, el Dr. Segundo Huembes Cuadra, las Srtas. Judith Flores Z. y Juana Antonia Canizales, las Srtas. Blanca Hernández de Amador, Chepita Ortega de Fernández y Heliodra Estrada, el Dr. José María Flores, y la Srita María Pérez Tapia, doña Isaura Gómez, se caracterizarón y se recuerdan como amigos y cooperadores de los Salesianos en sus afanes por construir una obra a favor de la niñez pobre de Masaya y en especial del Barrio Monimbó.

Con las rosas hay también espinas y éstas estaban presente cuando se empezó la construcción del Colegio en el Barrio Monimbó. Es un folleto del Sr. Augusto Flores Z. que se publicó en ocasión de las Bodas de Oro del Colegio en 1976, se pueden ver y leer los incidentes extraordinarios que llevaron a la fundación del Colegio Salesiano.
 
 

Las labores escolares del Colegio Juan Cagliero, en forma especial se inician el 15 de mayo de 1927, en la casa del Dr. Segundo Huembes Cuadra, frente a la del Dr. Andrés Vega Ayón, siendo Alcalde Don Carlos Caldera. El primer alumno que se matriculó fué Don Benjamin Romero Buitrago. Los primeros profesores fueron: Don Policarpio Alemán, don Benancio Calvo Díaz, Don Carlos Martínez López, Don Sofonías Gómez y Don Humberto Raudez. Mientras tanto la Camara de Diputados, el 25 de enero de 1927, decreta de utilidad pública en la Ciudad de Masaya, el terreno alrededor de la Iglesia san Sebastián y el 18 de Junio de 1928, en la sesión 27a. de la Corporación Municipal de Masaya, se acuerda dar cumplimiento a dicho Decreto.

Un año más tarde, el 20 de junio de 1929, se inician los trabajos de construcción del Colegio Juan Cagliero, el verdadero constructor de la obra, fuée el masayense y esto hace que hoy en día los monimboseños sientan el Colegio Salesiano como algo suyo, donde las paredes les hablan de los abuelos de los padres que regalaron sus domingos, acompañados de sus carretas para acarrear la piedra quemada en lugar de ir a echarse un trago.

UNA JORNADA DOMINICAL DE ACARREO DE PIEDRA QUEMADA

En el Monimbó del período 1928 a 1930, un Monimbó alegre, festivo con sus costumbres y tradiciones. Muy católico y creyente en la fée de Cristo. Todos los propietarios de carretas se organizan, se dan cita para el próximo domingo, donde tendrá lugar la Primera Jornada de acarreo de piedra quemada, que es un material de construcción. En un domingo a partir de las 12 de la noche anterior, exponiéndose al peligro de la oscuridad y desafiando los aguizotes, las ceguas; la carretanagua y el cadejo, van impulsados por un ideal. Salen de sus chozas del barrio Monimbó o Comarcas vecinas y se reunen en La Plaza de San Sebastián. Al llegar a la Plaza se lebvantan una lista con el nombre de la Directiva en el siguiente orden:

Don Juan Brenes González, Don Julián Méndez, Don Mariano García Méndez Mercado, Don Gustavo Toribio, Don Policarpio García, algunos de estos señores por la gracia de Dios, están vivos, Don Eduardo Alvarado Gaitán, Don Lino López, Don Julio Ampié, Arnoldo Trejos y todos los demás, que ya viven en la gloria de Dios e involuntariamente la memoria humana ya no recuerda.
Los hermanos campesinos de las comarcas Vista Alegre y El Pochote, en número de site entran por el camino de Nimboja; de la comarca El túnel, un grupo de cinco carretas entra por el camino del Morán; las carretas de la comarca El Comején, salían por el camino Real de Tisma; las carretas que llegan de la Comarca Los Altos, entran por el camino del Rastro Viejo. Una vez todos en La Plaza, nombran jefe de los Carreteros a Don Juan Brenes González, quién anuncia: Todo está listo. El disparo de un mortero es la señal que las carretas pueden moverse. Aquello es una fiesta taurina de carretas; una algarabía de júbilo. Por doquier suenan los cuernos, las conchas marinas, los gritos, las bromas, las risas tan típicas de Monimbó.

El contingente de carretas de Nindirí, un grupo de ocho, se junta a la caravana, cuando ésta pasa por el poblado en rumbo por el camino del raizón hasta llegar a la extensa planicie de Piedra Quemada, donde hoy está instalada la entrada turistica del Volcán Santiago. Cada carreta se alinea con su personal.


Al llegar las carretas..a trabajar se ha dicho...ordena el Jefe de la caravana. De regreso entran a Masaya por el Cementerio Norte. Una Comisión amiga de la Obra Salesiana entrega banderines de papel de china, con los que adornan las carretas. Allí comienza la entrada triunfal, al son de los cuernos, las conchas marinas, los gritos alegres de nuestros hermanos carreteros, que traen sus carretas llenas de piedra quemada, como un trofeo. Al llegar a La Plaza San Sebastián, una vez desocupadas las carretas, se les sirve refrigerio y se les entrega una estampita con la efigie de Don Bosco. Así termina una jornada dominical de acarreo de piedra quemada, la más importante labor comunal.


Al Padre Dini, le sucede el Padre Emilio Bottari que sigue y termina la construcción de la primera parte del Colegio. Al mismo tiempo, infatigable y animador, organiza las Cooperadoras Salesianas y da más reales a las festivades de María Auxiliadora y Don Bosco. Su preocupación mayor no sólo fue construir el edificio; sino poner las bases para formar buenos cristianos y honrados ciudadanos.


Hay que recordar que antes que vinieran los Salesianos, en Monimbó, los fines de semana los monimboseños que acostumbraban- echarse tragos; resolvían sus diferencias a machetazos, enviando los heridos al hospital en tijeras de dormir o en hamacas amarradas a una vara y llevadas en hombros.

Cada Salesiano que ha pasado por este Colegio, ha aportado algo importante: el Padre Gamboa impulsó a su venida, el Oratorio, que alcanzó su apogeo con el inolvidable Padre Marcolita, que además de las millares de actividades que hacía, se hizo cargo de la Escuela San Juan Bosco, conocida como ANEXA. Esta servía los domingos para el Oratorio. La Escuela había empezado en la casa de Dn. Chito Picado, que por diez años la prestó gratuitamente. La Srta. María Pérez Tapia y Dn. Alberto.Abaunza fueron los bienhechores que más se distinguieron en aportar dinero para que se comprara la actual Anexa.


En el mes de enero de 1940, siendo Director el Padre Juan Huber, un alemán de una sola pieza, el Colegio tuvo que enfrentar los ataques del periódico "LA NOTICIA", que organizó una manifestación en contra del Colegio, para conseguir la apertura de una calle que pasaría en medio del patio. La presencia de los masayenses hizo que dicha manifestación se resolviera en nada y que se esfumaran los deseos del señor Alcalde, recién nombrado. El Padre Gschossmann, que ya había estado en Masaya como clérigo, cuando regresó como Director, dio un empuje de Juventud al Colegio; entusiasmo que aumentó durante la década del Padre Guerrino Giacomel y del Padre Mauricio Catedral.

Estos sacerdotes impulsaron los distintos grupos y asociaciones y llevaron a término la construcción del Colegio. En esos años llegaron desde Italia dos obras maravillosas en mármol.


En 1953 el busto marmóreo de San Juan Bosco, que en la actualidad campea en medio del patio vigilando y asistiendo a los muchachos en sus actividades y que con esa mirada de amigo y de padre parece inspirar confianza y repetir a los jóvenes: Saltad, brincad., corred, haced lo que os de la gana cota tal que no cometáis el pecado.

Y en 16 de agosto de 1955, siempre desde Italia llega el hermoso altar, que actualmente se encuentra en la Iglesia de San Sebastián, donado por la Señorita Ernestina Carrión. el Padre Baginski que cambia el nombre del Colegio Juan Cagliero por el de Don Bosco, con el Padre Rodolfo Ibler aportan nuevas construcciones y abren toda la secundaria. El amor a la música del P. Ibler lleva la banda de guerra del Colegio a sus mejores momentos, conviertiéndola en banda instrumental.


Más tarde en 1976 las Bodas de Oro un momento importante de la presencia de los hijos de Don Bosco en la ciudad fernandina. No pretendemos haber realizado una reseña histórica completa y pormenorizada. Agradecemos de corazón a todas las personas que han colaborado de una u otra forma y quieran aportar más material para ésta página del Salesiano de Don Bosco de Masaya, Que María Auxiliadora y Don Bosco, que siempre han protegido ésta obra les bendiga.


VIVA DON BOSCO VIVA MARIA AUXILIADORA !!!

VIVAN LOS COOPERADORES DE LA OBRA SALESIANA!!!

VIVAN LOS EX-ALUMNOS Y ALUMNOS

Colegio Salesiano de Masaya
Primeras Promociones de bachilleres


Promoción Primera
Promoción Segunda
Promoción Tercera
Promoción Cuarta
Promoción Quinta
Promoción Sexta
Promoción Séptima
Promoción Octava
Promoción Novena
Promoción Décima
Promoción Onceava
Promoción Doceava
Promoción de 1977-1978
Promoción de 1978 - 1979
Promoción de 1979-1980
Promoción de 1980-1981
Promoción de 1982
Promoción de 1983
Promoción de 1984
Promoción de 1985
Promoción Primera Nocturna en 1985