Colecciones manfut.org ++++++++ Bienvenidos.. Nicaragua en cada lugar... Algo Especial..++++++++ Indice de Matagalpa Nicaragua
index de Matagalpa           Indice www.manfut.org
CHRONOLOGíA    HISTORIA     SITIO ARQUEOLóGICO CHAGUITILLO   MUSEO DEL CAFE
MUSEO DE INMIGRANTES ALEMANES    MUSEO DE CARLOS FONSECA AMADOR
MUSEO CASA DE RUBEN DARIO       ESPERANZA VERDE        TERRABONA       SEBACO
CAPILLA DE SAN NICOLAS SELVA NEGRA            PICTORICO DE SELVA NEGRA        SELVA NEGRA
ZOOLóGICO PARQUE LOS MONOS     BIOGRAFIAS MATAGALPINAS   CATEDRAL SAN PEDRO, MATAGALPA
TERROCARRIL DE MATAGALPA
TERRABONA MATAGALPA NICARAGUA


 
  una hora para llegar desde Matagalpa,  el municipio tuvo su origen  en una hacienda de ganadería llamada “San Juan de Cocolistagua”, donde se concentró la  mayor parte de los  españoles que llegaron a la zona norteña de Nicaragua para luego dedicarse a la producción de productos exportables.
 Fecha de fundación: 1715. Extensión territorial: 248.89 Km2. Distancia de Managua: 116 Kms. Distancia de Matagalpa: 62 Kms. Temperatura media: 26° a 27 ° centígrados. Altura sobre el nivel del mar: 540 S.N.M.M. Clima: Trópico seco. Precipitación Anual: 1,000 mm. Clasificación poblacional: Total 11,100 (100%) Hombres 5,683 (51.2%) Mujeres 5,417 (48.8%) % / País / Departamento: 0.21% / 2.40%
Población urbana: 1,757 habitantes. (15.8%) Población rural: 9,343 habitantes (84.2%) Menores de 15 años: 5,217 (47%) Densidad poblacional: 44.59 Hab/Km2 Comarcas rurales: 21 Fiestas Patronales: 17 al 19 de junio, en honor a San José. Economía predominante: Agricultura y pecuario.

Colecciones www.manfut.org


CARACTERISTICAS LOCALES 

La antigüedad urbana de Terrabona data del 12 de enero 1715, cuando fue extendido el título real en Guatemala a favor de la familia Rivas (Antonio, Catalina y Bárbara), quienes pagaron al Rey de España la suma de 30 tostones, según recibo extendido. 

Terrabona, un municipio de alta pobreza, tiene unas fiestas patronales en honor a San José muy interesantes que se inician con la elección de los Priostes, personas que a modo de “promesas” se encargan de repartir comidas y bebidas entre la feligresía 

Primero se realiza la Demanda de San José, que consiste en la visita, casa a casa, de la pequeña imagen. Después realizan el Paseo de las Vacas, una especie de procesión en la que los terrabonenses también llevan a sus cerdos, continúan con las denominadas Moliendas, que consisten en que en la parte exterior de sus viviendas los Priostes colocan fogones para hacer tortillas y “marol” (indio viejo), y repartirlo entre los asistentes a la fiesta popular, todo esto entre el 10 y 19 de marzo de cada año. 

Según el Plan Nacional de Desarrollo, el municipio adolece todavía de un Plan Integral de Desarrollo Municipal donde se combine la estrategia rural, el desarrollo de los centros urbanos principales de Terrabona y los proyectos departamentales. Esta iniciativa sería una de las más importantes que las nuevas autoridades podrían retomar para hacer más eficiente su gestión durante su mandato
 

17 DE MARZO DEL 2004 /  La Prensa
Devoción, comilonas y veladas artísticas en fiestas de San José 

    Varios municipios, Diócesis y parroquias del país celebran las fiestas patronales en honor a San José, el próximo 19 de marzo 

La ex alcaldesa de Terrabona, Evelia Soza Téllez y sus familiares preparan nacatamales para ser repartidos entre los asistentes a las fiestas patronales en honor a San José.
 Cada año, los terrabonenses escogen a varias personas que llaman “priostes”. Éstos, a modo de promesas, se encargan de repartir comidas y bebidas típicas entre todos los que asisten a las celebraciones, que comprenden varias etapas de sabor regional, único y tradicional. Los “priostes” destazan reses y cerdos y reparten la carne entre los pobladores. 

Es tradición iniciar las fiestas cada 1 de marzo con una alegre diana en las primeras horas del día y por la mañana se realiza una solemne Eucaristía en el templo parroquial, previo a una masiva procesión por las principales calles del poblado. Luego, los “priostes” reparten nacatamales, aromático café recién hecho, pan y dulces típicos del lugar. 

También, cada 10 de marzo se realiza la tradicional Demanda de San José, que consiste en la visita, casa a casa, de la diminuta imagen de San José, acompañada de muchos feligreses. Los anfitriones y los “priostes” reparten comidas y bebidas típicas. 

Otra original tradición es la del 16 de marzo, cuando los terrabonenses, en un derroche de alegría y devoción llevan de paseo sus reses y cerdos. Una gigantona y los “chicheros” amenizan el recorrido por las principales calles del poblado. 

El 17 de marzo se desarrollan las denominadas “moliendas”, que consisten en que, en la parte exterior de sus viviendas, los “priostes” colocan fogones para hacer tortillas y cocinar un exquisito “marol” o “indio viejo”, uno de los platos típicos nacionales. 

De acuerdo con los terrabonenses, estas tradiciones se originaron con la aparición de una imagen de San José en el sector conocido como El Matapalo, por lo que el 18, en solemne procesión, la imagen es llevada desde el templo parroquial hacia el lugar de la aparición, donde es venerado durante todo el día y por la noche es regresado hacia la Iglesia. En El Matapalo también se reparte “marol”, bebidas de maíz como tiste, chocolate, chicha, entre otras. 

Ese día, la veneración y festejos en honor a San José tienen la significación cristiana de los primeros siglos de la Iglesia y, finalmente, las fiestas concluyen con una solemne Eucaristía que se celebra en el templo parroquial la mañana del 19 de marzo. 

Todas estas actividades son parte de las costumbres y tradiciones de uno de los municipios más pobres del país que, pese a las limitantes financieras, se viste de gala celebrando al Glorioso Patriarca San José.  ;
 

19 DE MARZO DEL 2003 /  La Prensa

San José, patriarca de muchos pueblos en Nicaragua 

    No son pocas las comunidades, municipios y ciudades que tienen a este santo como su patrono. En diversas localidades lo celebran con fervor hoy, pero la forma como lo agasajan, varía con el lugar 

El Matapalo, lugar donde apareció la imagen de San José, en Terrabona. (LA PRENSA/L.E. MARTÍNEZ)

 

Luis Eduardo Martínez M.
 

San José de Bocay, en el departamento de Jinotega; Buenos Aires y San José de los Remates, en Granada; Sabana Grande y Tipitapa, en Managua; Quilalí, en Estelí; El Ayote, en Bluefields; Matiguás y Terrabona, en Matagalpa; celebran las fiestas patronales dedicadas a San José, el 19 de marzo. Otros municipios como Darío y Matagalpa, además de varias comunidades rurales, iglesias y centros de estudios, por todo el territorio nacional, también glorifican al noble patriarca, refiere el padre Francisco Tercero, párroco de la Catedral de Matagalpa. 

Rezos del novenario a San José, misas y procesiones el 19 de marzo, son similares en cada lugar como parte de las celebraciones religiosas; sin embargo, hay diferencias en la realización de las fiestas tradicionales y populares. 

Se dice que la antigüedad urbana de Terrabona data de unos doscientos cincuenta años. Tuvo su origen en la hacienda de caña de azúcar y ganado llamada “San Juan de Cocolistagua”, propiedad de Antonio, Bárbara y Catalina de Rivas, originarios de León, cuyo título obtuvieron el 12 de enero de 1,715, mediante el pago de treinta Tostones al Real Tesoro. 

El aumento de colonos de la hacienda formó alrededor de su plantel o casa-hacienda numerosas habitaciones que se convirtieron en un legítimo pueblo, reclamando con el tiempo su obligada urbanización, la que ocurrió, efectivamente, en 1,740, trasladando a otro lugar los planteles de la hacienda. 

Las fiestas patronales se celebran en honor a San José y se caracterizan por su originalidad, y por ser de las pocas fiestas que subsisten con tal prerrogativa. 

Anualmente se eligen a los denominados “Priostes”, personas que a modo de “promesas” se encargan de repartir comidas y bebidas típicas entre todos los que asisten a las celebraciones, que comprenden varias etapas de sabor regional, único y tradicional. Los “Priostes” destazan reses y cerdos y reparten la carne entre los pobladores. 

Las fiestas inician el primero de marzo con una alegre diana que despierta a los terrabonenses, quienes luego asisten a una solemne Eucaristía en la parroquia, previo a una masiva procesión por las principales calles del poblado. Luego, los “Priostes” reparten nacatamales, café, pan recién horneado y dulces típicos de la zona, entre otros. 

El diez de marzo se realiza la “Demanda de San José”, que consiste en la visita, casa por casa, de la pequeña imagen del Glorioso Patriarca, acompañado de muchos feligreses. 

Otra original tradición es la del 16 de marzo, cuando los terrabonenses, en un derroche de alegría y devoción llevan de “paseo” sus reses y cerdos. Una gigantona y los “chicheros” amenizan el recorrido por las principales calles del poblado. 

Pero, el 17 de marzo, se desarrollan las denominadas “moliendas”. Consisten en que, en la parte exterior de sus viviendas, los “Priostes” colocan fogones para hacer tortillas y cocinar un exquisito “marol” (Indio Viejo), que es repartido entre los asistentes a la fiesta popular. 

La tradición terrabonense se originó con la aparición de una imagen de San José en el sector conocido como “El Matapalo”, por lo que el 18, en solemne procesión, la imagen es llevada desde la parroquia hacia el lugar de la aparición, donde es venerada durante todo el día y por la noche es regresada a la iglesia. 

Ese día, la veneración y festejos en honor a San José tienen la significación cristiana de los primeros siglos de la Iglesia. 

Las fiestas concluyen con una solemne Eucaristía que se celebra en la parroquia la mañana del 19 de marzo. 

OTRAS COSTUMBRES 

Muy diferentes son las celebraciones patronales en el municipio de Matiguás. Aquí, las fiestas patronales en honor a San José se realizan con gran pomposidad, y predominan las celebraciones religiosas. Misa y procesión, el 19 de marzo, dan el punto final a una serie de actividades que incluyen fiesta popular, corridas de toros y un desfile hípico. 

Alrededor de la barrera para las corridas taurinas se colocan “chinamos” donde se expenden comidas y licores que dan el ambiente festivo al poblado. 

En el extremo suroeste del departamento, a unos 40 kilómetros de la ciudad de Matagalpa, se ubica Ciudad Darío. Aparentemente, las celebraciones patronales eran dedicadas a San José; sin embargo, por disposiciones de la Iglesia Católica, posteriormente, San Pedro Apóstol fue declarado como el Santo Patrono de Darío. 

No obstante, con gran fervor religioso, los darianos rinden tributo al Glorioso Patriarca San José, con una serie de actividades, que culminan con una solemne misa y procesión por las diferentes calles del poblado. 

Mientras que en Matagalpa, las celebraciones en honor a San José son meramente religiosas. En el Templo San José, sede de la parroquia Inmaculado Corazón de María, se reza la novena al Glorioso Patriarca, y también se realizan algunas actividades como kermeses en el atrio de la iglesia, y veladas culturales. Misa y procesión, el 19 de marzo, culminan la jornada josefina. 
 

30 DE ABRIL DEL 2004 /  Alcohol se apodera de Terrabona 

    Policía sólo cuenta con seis oficiales y una moto para brindar seguridad a unos quince mil pobladores 

Teniente Reynaldo Amador
 

Roberto Pérez Solís 

Hasta hace poco tiempo el municipio de Terrabona, Matagalpa, era considerado “la cuna” de la marihuana. Pobladores e incluso las mismas autoridades policiales dijeron en su momento que en esta zona, ubicada 116 kilómetros al noreste de Managua, se cultivaba la mayor cantidad de esta hierba que se distribuía en el país. 

Para el jefe policial, teniente Reynaldo Amador, la situación delictiva del lugar ahora es otra. Aunque acepta que todavía hay comunidades como Apatú donde se sabe del cultivo de marihuana “para consumo personal”, dice que el principal problema es el alcoholismo. 

En el primer trimestre del año esta delegación policial reporta diez delitos contra las personas, sobresaliendo las lesiones, amenazas de muerte y tentativa de homicidio. Todos estos delitos, según Amador, tienen como denominador común el consumo de alcohol. 

“El delito contra las personas es ascendente, ha crecido por el problema del aumento de la cantidad de expendios de licor, quedamos en que íbamos a reducir la cantidad de expendios pero fue difícil”, aseguró. 

“La cantidad de expendios de licor legales son trece y tres que están en proceso de ser legalizados. En las comarcas El Rincón y El Ocotillo se han dado más delitos y es donde hay más expendios de licor ilegales, son las llamadas cususeras, o chicheras”, agregó el jefe policial. 

SEIS POLICÍAS PARA 15 MIL CIUDADANOS 

La falta de medios de transporte y también de agentes policiales, impide que la Policía de Terrabona reduzca el índice de delitos originados principalmente por el consumo de alcohol. 

Esta delegación policial apenas cuenta con seis oficiales para brindar seguridad a una población de casi 15 mil habitantes. Y el único medio de transporte que tenían, un jeep de los años ochenta, tiene varios meses de no funcionar por problemas mecánicos. 

“Así no damos respuesta a las demandas de la población, a los llamados de auxilio, la posibilidad de que venga más personal es cuando nos inauguren la delegación de Policía, creo que podríamos llegar a diez efectivos porque ahorita estamos alquilando. Resolvemos con una moto del oficial de Auxilio Judicial, aquí le damos el combustible”, lamentó el teniente Reynaldo Amador. 
 
 
 

En Terrabona

Iglesia y sus sacerdotes, protagonistas de progreso

TATIANA ROTHSCHUH A.

Hablar de la Iglesia Católica y sus sacerdotes en Terrabona y las 32 comarcas, es hablar de los protagonistas directos del progreso y el desarrollo social, económico y cultural.

Igual que no se precisa la fecha de la fundación de este municipio, no pudimos conocer cuándo fue construida la Iglesia, que evidentemente es moderna.

Al sacerdote Jorge Rus que permaneció por nueve años en el municipio se le atribuyen muchas obras: el parque, específicamente los andenes, la construcción del ciclo básico, la construcción de la capilla, impulsó proyectos de carreteras hacia las comarcas, entre otros, según señala doña Angela Valle.

Recuerda que el primer sacerdote que llegó fue el Padre Alejandro Navarrete, también pasó por aquí el Padre Teodoro Guster y actualmente está el Padre Jaime Montesinos.

El Padre Montesinos ha continuado con esa labor misionera. Con el apoyo de Cáritas de Nicaragua se construyen viviendas para 62 familias afectadas por el Mitch y a través del Programa Mundial de Alimentos están reforestando algunas áreas de las comarcas El Bonete, Montes Verdes, Bacacán, Chagüite Grande, Apatú, Cuajiniquil, La Joya, entre otras.

Para este sacerdote, Terrabona es un municipio marginado por las autoridades de Gobierno Central, reconoce los pocos ingresos que recibe la Comuna y a su juicio o hace falta una mayor gestión para desarrollar el municipio o hay desinterés.

Destaca las buenas tierras que posee Terrabona, pero no se les facilita crédito ni semilla para trabajar, tampoco hay programas que tecnifiquen la agricultura y ganadería, hay buenos esfuerzos en salud, pero no hay medicina, las carretras y caminos están malísimos. "Terrabona es el mismo de años atrás", concluye Montesinos.
 
 
 


TATIANA ROTHSCHUH A.

La fama que se tejió de antaño por ser tierras fértiles para el cultivo de marihuana punto rojo, la colombiana, ésa que llaman "misurasata", contrasta con lo que aflora ante el visitante.

Terrabona, tierra buena para la producción agrícola y pecuaria, con más de 14,000 habitantes, está sumida en el olvido, es el municipio más pobre del Departamento de Matagalpa.

Esta cálida ciudad cuenta con 32 comarcas, ubicada a 116 kilómetros de Managua y a muchísima distancia de Colombia, de donde cuenta doña Angela Valle Soza, que Los Lara, un grupo de paramilitares imponían sus leyes en tiempos de la dictadura somocista, ellos traían la semilla de mari que comprometedoramente "regalaban" por libra para la siembra de este estupefaciente y tenían toda una red de comercialización.

En esos tiempos ella recuerda que tuvo que "parársele fuerte" a su esposo para que no aceptara la oferta de los temibles Lara.

Al parecer las tierras fueron utilizadas por los "capos" porque, según sus pobladores, en Terrabona "sólo el color queda, reales ...nada".

Payacuca, Apatú, Bacacán, El Rodeo, Los Horcones, son comarcas afamadas porque supuestamente se sembraba marihuana y donde hay un mayor desarrollo en relación a las demás comarcas, por ejemplo es zona con una significativa población ganadera, indica don Víctor Acosta González, vecino de Terrabona.

Víctor recuerda que por su inocencia en aquellos tiempos para los campesinos esas plantas eran ornamentales, "los jardines" decían al referirse a los "árboles" que crecían grandes, enbelleciendo los cerros y cañadas.

LA GENTE VIVE DEL REGADIO
Cipriano Mejía Castrillo, líder natural de la comarca Montaña Grande, explica que los terraboneños se
dedican fundamentalmente al cultivo tradicional de granos básicos y hortalizas, frijoles, maíz, sorgo, cebolla, chiltomas, repollo, lo cual van a vender a Managua. Destaca que su comarca ha crecido en los últimos tiempos antes habían 40 viviendas, hoy 223.

Doña Angela Valle es líder de salud de la comarca Cuajiniquil y comenta que para la producción de hortalizas algunos tienen riego, "la gente vive aquí del regadío", afirma. Sin embargo considera que producen en su mayoría para sobrevivir, pues hay mucha pobreza.

Pero para doña Angela, el mayor logro que ha tenido Terrabona es haber logrado la paz y la tranquilidad, a partir de que los sandinistas, al tomar el poder expulsaron a "Los Lara", (Alfonso, Silvio, Julio). Ella recuerda que entre los atropellos que cometieron quemaron a nueve miembros de la familia de Etanislao
Martínez, en El Millonal y hasta amenazaron de muerte al sacerdote Jorge Ruz.

ABRIR LOS OJOS PARA VER AL FUTURO
Don Pablo Matamoros Cárdenas, es también un líder de la comarca Caña de Castilla, explica que por falta de fuentes de empleo, él tuvo que viajar a los Estados Unidos, pasar temporadas trabajando allá, igual que lo hacen muchos y así han podido invertir en mejoras a las viviendas y "los más importante es que abrimos los ojos,hacia el futuro.

Y es que las calles de Terrabona no conocen el adoquín o pavimento, no cuenta con un mercado municipal, no hay cines, no existe alcantarillado sanitario, y lo más grave no hay empresa productiva que genere empleo.

En la ciudad lo que más hacen es elaborar pan, hay 25 panaderías, 29 pulperías, un herrero, siete matarifes, una farmacia, un almacén y 11 bares y cantinas. Pero pese al letargo que viven, los terraboneños cuentan con un parque, un Centro de Salud, un instituto de educación secundaria, tres preescolares y 24 escuelas de primaria, en la ciudad y las comarcas.

Para don Hipólito Molinares Castellón, cabeza de una de las familias más numerosas y acomodas del sector, el progreso es muy lento en la ciudad. Dice que le ha explicado a la alcaldesa que dando un aporte los ciudadanos progresistas y una parte de la Comuna, podrían adoquinar, al menos las calles centrales.

Don Hipólito, a sus 77 años, retrotrae la historia que le han transmitido sus antecesores sobre la fundación del poblado.

Habla de más de dos siglos de existencia. Tuvo su origen en la hacienda de caña de azúcar y ganado llamada San Juan de Cocolistagua, propiedad de Antonio, Catalina y Bárbara de Rivas, originarios de León y de ancestros españoles, quienes obtuvieron el título el 12 de enero de 1,715, al pagar treinta tostones a las Cajas de su Majestad, el Rey de España.

En el municipio no hay registros de la fecha en que fue constituida en Pueblo por decreto real, pero Terrabona celebra sus fiestas en honor a San José, entre el 17 y 19 de marzo. La sagrada imagen apareció en Mata de Palo, fue encontrada por doña María de Alacoque recuerda don Octavio Castellón y fue a la entrada del pueblo, un lugar sagrado para los terraboneños.

Tal como transcurre la vida de los terraboneños, la delincuencia se expresa en el abigeato, destazan las reses para vender la carne, hurto, lesiones y quiebres de plantíos de marihuana. De acuerdo a los datos del suboficial de la Policía, Alberto Mendoza, en este año se han registrado 60 delitos.

Indica que cuentan con 20 delegaciones de Policía en las comarcas, el mayor problema que tienen es movilizarse, lo hacen en bestias y tienen que pagar 20 córdobas por su alquiler.

Doña Evelia Soza, es la alcaldesa del municipio que ante los cuestionamientos de sus coterráneos por la falta de beligerancia dice "los terraboneños somos acogedores, amistosos, nos gusta exigir pero no dar".

La munícipe habla de las pocos ingresos que recibe la Comuna de los impuestos que perciben de un débil comercio, carta de venta o partidas de nacimiento que aisladamente se tramitan. Ello representa un ingreso de 200,000 córdobas al año, con lo cual evidentemente no pueden hacer mucho.

Señala varios proyectos de caminos que van a las comarcas con el apoyo del Ministerio de Construcción e Infraestructura (MTI) y la construcción total de la carretera a partir del próximo año, según compromiso del gobierno del doctor Alemán.

¿Falta de gestión? ¿Mayor apoyo de los gobiernos centrales? ¿Que todos en conjunto vean hacia el
futuro? La alcaldesa admite "nos hace falta que los terraboneños demostremos ese amor al progreso del pueblo".


Don "Beto", el famoso curandero

* Con sólo una agüita de plantas botánicas dice que cura todas las enfermedades.

* Es un cacique en La Danta, comarca de Monte Grande

* Cobra 20 córdobas por la consulta y da remedio a los pobres

* Dueño de varias propiedades, una buena cantidad de ganado

y posee una línea de transporte

TATIANA ROTHSCHUH A.

La gente habla que tiene poderes divinos. Afirman que cura las enfermedades, "le hace capricho a lo que sea".

Dicen que si se te ha perdido algo, adivina quién lo tiene y dónde está, si te va mal en los negocios te da la "varita mágica" y si andás terrible en tus amoríos, pues también da la cura para ese mal que perturba tus relaciones.

Ese fue el cuento que escuchamos por doquier cuando arribamos a Terrabona y no vacilamos en ir en su búsqueda.

Siete kilómetros antes de llegar a la ciudad, en el "gancho" de carretera nos desviamos para seguir una casi intransitable trocha, hasta que estuvimos frente a Alberto Valle Soza, de 37 años, se le conoce como "Beto", un campesino que aparenta menos edad.

En el trayecto de la trocha encontramos gente que cargaba un galón, nos resultó curioso, pensamos que era kerosene, pero después conocimos que era la agüita con la que cura don "Beto".

Pues al llegar a la "aldea", un caserío de regulares construcciones, no fue difícil ubicar el "consultorio" de "Beto". Sentados en las bancas esperaban tranquilos "los pacientes", habían unos 15.

Entre ellos encontramos a Francisco Zamora, quien tuvo que viajar durante18 horas desde Bluefields, para llegar hasta el famoso curandero. Nos dijo "traigo a mi hermano que sufre de un aire que los médicos no han podido quitarle, dice que le hace capricho a cualquier enfermedad con un remedio que da".

Doña Eulalia González, llegó del barrio "Sandino", de Matagalpa. Ya lleva dos consultas, dice que sufre dolores de espalda, pies, manos, cabeza, "pago 20 pesos, me da la agüita y ya me siento mejor, yo tengo fe que va a curarme".

Teodoro Hernández dice haber llegado de Maunica porque le aquejan dolores en el estómago, "tengo como úlcera". Explica que para saber el diagnóstico, don "Beto" pide que le lleven la orina, la cual examina con la vista e inmediatamente le da el tratamiento para curar la enfermedad, no sin antes encomendarlos al Señor.

Para que "Beto", pudiese recibir al equipo de LA PRENSA no fue nada fácil. Pensamos ingeniárnosla. Nuestro fotógrafo Francisco Larios tuvo la idea de pasar consulta para que curara su mal del corazón y yo pues deseos no me faltaron de entregarle la foto de mi amado para tener un amor inmortal. Momentos
antes una humilde mujer aseguró que ella tuvo que recurrir a "Beto" para que su marido volviera a ella y tuvo que darle una fotografía, "pero esos trabajitos que hace cuestan mucha plata", advirtió.

Pero al fin, después de una larga espera, "Beto" nos recibió y fue por unos segundos. Parco, totalmente desconfiado, afirmó: "uno nace con un don que Dios le da para que lo pueda desarrollar".

Delgado, luce en la muñeca una valiosa esclava de oro y un cordón en el cuello, rudo, apenas aprendió las primeras letras, en su hablar denota el marcado acento campesino.

Asegura que tiene 14 años de ejercer la labor de curandero. "Yo hago esto para ayudarle a la gente, no me interesa el dinero, ayudo a quien me necesita", manifiesta.

Pero este curandero sólo lo hace en su "consultorio", no hay visitas domiciliares y si alguien no puede llegar por su cuenta hasta ahí, le manda una de sus tres camionetas que hacen recorrido y por supuesto, pagan el transporte.

"Beto" se limitó a asegurar que es con la "agüita" de plantas botánicas que cura a los enfermos y efectivamente requiere de la orina para "adivinar" el mal que aqueja al "paciente".

Insiste en que "el trabajo lo hace sabio a uno, la fe en Dios es importante y por eso curo yo". No esperó una pregunta más y abandonó la entrevista.

Entre la ciudadanía terraboneña, se respeta el trabajo de "Beto", hay quienes le agradecen haberlos curado de algún mal, reconocen su voluntad y buen corazón de ayudar no cobrando a los pobres, pero es vox populi que además de todo el caserío de La Danta que propiedad de él y su familia, -­notoriamente
resguardada de escoltas armados­, cuenta con varias propiedades, una buena cantidad de ganado y una línea de transporte.