HEROES Y MARTIRES DE LA INSURRECCION POPULAR 77-79.
 
CAMILO ORTEGA SAAVEDRA
"MUNDO" - "RAMIRO"

FRANCISCO CASTELLON PEINADO
"MARIANO"

ASUNCION ARMENGOL ORTIZ LOPEZ 
"MAXIMO"

ARNOLDO KUANT PONCE
"NAHUALT"

RITO MOISES RIVERA MALTEZ
" JOSE " - " JUAN DE DIOS"

MAXIMILIANO SOMARRIBA TALENO
"RONALD", "NICOLAS"

MANUEL SANCHEZ GARCIA
"Angel"   "Cleto"

ISRAEL LEWITES
"Gustavo", "Gastón".

Rolando José López Porras
"Jacobo"

Norman de Jesús López Porras
"Hugo"

ULISES TAPIA ROA
"Heberto, Roger, Fernando"

ELIAS E ISRAEL RODRIGUEZ ZELAYA



ELIAS E ISRAEL RODRIGUEZ ZELAYA

Los hermanos Elías e Israel Podríguez Zelaya, formaban parte de una de las familias más conocidas del barrio Monimbó. Trabajadores Incansables, respetados por su amistosa personalidad y el trato afable para todos.

Cuando en febrero de 1978, el barrio se alzó contra la dictadura, los hermanos Rodríguez Zelaya no se perdían de ninguna actividad, participando constantemente en las demostraciones populares, y destacándose entre otros monimboseños, como dirigentes naturales de las movilizaciones. Para esos días a Elías se le vio armado de una pistola.

Fueron ellos los que construyeron el primer "cañón", para lanzar bombas de mecate a las tropas de la guardia somocista, que pretendían controlar el barrio. El ''cañón" fue utilizado por primera vez la noche del 21 de febrero, logrando hacer llegar las bombas caseras hasta unos 250 metros de distancia, convirtiéndose así en la primera arma de poder de los sublevados.

Don Francisco Rodríguez Zelaya, padre de E1íaa e Israel, es propietario de un bien dotado taller de tornos Para hierro, donde trabajaban ambos, El taller está situado frente a la Iglesia Magdalena, cuya utilización fue de valor Incalculable en la insurrección final, ya aje ahí se construyeron bombas de niples, se montaron ametralladotras en camiones y jeeps e inclusive sew construyeron cañones de 70 mm.

Ellas, era alegre, servicial, comunicativo y de carácter fuerte. Como el resto de sus hermanos, desde muy niño comenzó a trabajar en el taller de su padre, lo que le formó esa mística por el trabajo. Utilizaba sus ratos de ocio en la práctica del beisbol, logrando destacarse por su atlética complexión y gran rapidez al correr. Pasó a formar parte del equipo San Fernando, de 1965 a 1972.
Israel, "el negro" como le decían sus hermanos y amigos, era serio y menos comunicativo. Tenía la característica de ser el mas amoroso y preocupado por los problemas de su madre dona Eloyna Zelaya Urbana. "Era el único de nosotros que sacaba a pasear a mi mamá y la llevaba a una finquita .que habia comprado
en "La Vuelta del Chivo', sobre la carretera vieja a Los Pueblos, donde pensaba que un día ella podría vivir tranquila', dice con nostalgia su hermano Moisés, recordando a Israel.

Los hermanos Rodríguez Zelaya fueron muy unidos. Sus condiciones materiales fueron un elemento decisivo que contribuyó en la forja de una relación solidaria y estable entre ellos y sus padres. ."Eramos siete hermanos en total, y entre nosotros nunca hubo problemas" -dijo su hermana Estela.

Pasada la sublevación de febrero, los elementos mas destacados fueron contactados por el FSLN. Entre éstos están Elías e Israel, lográndose su integración en abril de 1978.

Darwin Ramírez Tapia, combatiente de la insurrección y después en el  EPS, recuerda que Elías hizo trabajos de transportación y embuzonaniento de armas, lo mismo que traslado de compañeros de un lugar a otro. Además, compraba los ingredientes para la fabricación de bombas de contacto.

Hasta el estallido de la insurrección de septembre de 1978, el taller de los hermanos Rodríguez, fue un punto vital para el mejoramiento del armamento que se venía acumulando. Algunas armas que estaban en mal estado eran reparadas por Elías e Israel; también hacían silenciadores para la ejecución de "orejas", piezas y acondicionamiento de rnagazines para FAL y M-16.

Entre febrero y septiembre, desarrollaron diversas actividades, tales como preparación militar en escuelas de tres días que se daban, muchas de ellas, en la finquita de Israel. Para entonces, ésta estaba dotada de una pequeña vivienda, donde se practicaban los entrenamientos de arme y desarme.

El nueve de saptiembre, Elías forma parte de las escuadras que atacan el ''Comandito de Monimbó" recuperando en la acción un fusil-ametralladora Browing. En este ataque se destaca como uno de los mejores combatientes.

Una vez finalizada la toca del Comandito y aniquilados los guardias, incluyendo al comandante, Capitán Domingo Gutíerrez, Elías se traslada la mañana del diez al sector del barrio Países Bajos.

En ese sector, varios grupos de combatientes tratan de acercarse al Cuartel Central, mientras otros hacían lo mismo por el sector de la Azucarera y la Financiera.

Elías se encuentra con el compañero Ulises Tapia Roa, quien tiene como objetívo desutruir una tanqueta que saalía a hostigar de la Cruz Roja dos cuadras abajo. Ahí le tocó cubrir al compañro Tapia , mientras ésta hacía funcionar el lanza-granadas de su FAL. Elías fué testigo de la muerte heroíca de Ulises.

Mientras tanto, Israel armado de un Garand, formaba parte de las escuadras que atacaron el Cuartel Central. El día 10 en horas del medio día, fue visto en los alrededores del Mercado Municipal, que en ese momento ardía por los cuatro costados. Su hermano Moisés cuenta

"... Lo ví ese día por el mercado y hablamos de la famlia, aconsejándole que se fuera para el lado de Monimbó ya que no había nada que hacer en el Cuartel Central.."

Isreal tenía una magnífica puntería. Por esa razón se fué a colocar en el costado norte del Parque San Juan, llevando parque, ya que por ese lado,   (Las siete Esquinas) -estaba entrando la Guardia. Fué en ese lugar donde cayó combatiendo Israel Rodríguez.
Al siguiente día, practicamente toda la población joven y muchos adultos de Monimbó estaban refugiados en la Cruz Roja, pues la Operacion Limpieza de la Guardia Somocista era una verdadera masacre. Entre esos millares de personas, distribuidos además en el Colegio Nuestra Señora del Pilar, estaba Elías, lo  mismo que otros combatientes que habían embuzonado sus armas y se habían cambiado de ropas.

El dia 12  Elías, al saber que su hermano Israel había caído en el Parque San Juan, decidió ir a recogerlo y para ello tomó una de las gabachas de los Cruz Rojistas. Salió a cumplir su Misión, siendo acompañado por su hermano Ernesto. El cadáver fue rescatado y los vecinos ayudaron a cavar la fosa en el patio del taller.

Pasada la insurrección de septiembre en Masaya y específicamente en el barrio de Monimbó, la G.N. reprimió brutalmente a la población. A pesar de ello, los niveles organizativos del pueblo en torno a las directrices del FSLN se fueron aumentando, de tal forma que los pocos "orejas" que habia, o se fueron de la ciudad o fueron ajusticiados.

Muchos monimboseños pasaron a la clandestinidad dentro del mismo barrio; otros se quedaron abiertamente y uno de ellos fue Elías Rodríguez Zelaya, a quien los esbirros somocistas seguían muy de cerca los pasos. En una oportunidad, fue copado en el restaurante El Almendro, pero logró salir por la parte trasera gracias a que fue avisado con tiempo de la presencia de dos guardias de civil que preguntaban por él.

Su padre insiste en sacarlo fuera del país y lo envía a El Salvador. Sin embargo, Elías se regresa consciente de que su deber revolucionario está por encima de su misma vida.