Colecciones manfut.org ++++++++ Bienvenidos.. Nicaragua en cada lugar... Algo Especial..++++++++ Indice de Nueva Segovia Nicaragua

MUNICIPIOS DE ESTELI 
SAN FERNANDO NUEVA SEGOVIA NICARAGUA


www.manfut.org
Coleciones MANFUT.ORG
Alcaldes de Nueva Segovia
Municipio de San Fernando
El salto de San José
Ubicado a 22 kilómetros de Ocotal y 246 kilómetros de Managua, Para visitar San Fernando lo único que hay que hacer es tener el  deseo de descubrir un pedazo de nuestro terruño, lo demás es  fácil, sólo basta ir a la terminal de buses del norte, conocida como Cotran, que está ubicada en el Mercado de Mayoreo y tomar un  bus que lo lleve a Ocotal, Nueva Segovia, de donde puede tomar otra unidad que vaya a Quilalí, Wiwilí o Jalapa, la que   obligatoriamente pasará por San Fernando
 
 
 

 La ubicación del territorio municipal es en una zona montañosa de difícil acceso, rica en recursos naturales y con suelos aptos para el cultivo de granos básicos, posee extensas zonas de pinos catalogadas como reserva forestal del país.

El pueblo ocupa precisamente el área del que fuera campo de aterrizaje construido por el ejército norteamericano en los años 1927 a 1933, durante la guerra de las Segovias, esta circunstancia hizo de la planta urbana del pueblo de QUILALI, una auténtica mesa de billar, por la forma como fueron trazadas sus avenidas y calles, con desagües naturales que impiden la acumulación de aguas de baches durante la época de invierno.
  fundación : 1,920  Extensión territorial : 339 kms²  ubicada a 350 kms. de la ciudad de Managua, capital de la República de Nicaragua. Límites Norte : Municipios de El Jícaro y Murra. Sur : Municipios de San Sebastián de Yalí y Santa María de Pantasma. Este : Municipio de Wiwilí. Oeste : Municipio de San Juan del Río Coco.  Población  22,987 habitantes. (Censo Nacional 1995). Urbana: 4,201 habitantes (18%)  Rural : 18,786 habitantes (82%) densidad poblacional es de: 68 hab/kms²













DATOS DEL MUNICIPIO
Departamento: Nueva Segovia.
Municipio: Santa María.
Fundación: 1850.
Extensión territorial: 168 km2.
Población: 4,200 habitantes.
Altura sobre nivel del mar: 770 metros.
Temperatura media: 23ºC-24ºC

LÎMITES:
Norte y Oeste: República de Honduras.
Sur: Municipio de Somoto, departamento de Madriz.
Este: Municipio de Macuelizo.

 El salto 
de San José
  Una de las bellezas naturales del municipio de San Fernando, lo  constituyen la serie de saltos que a lo largo de la cordillera de  Dipilto se forman y caen desde los altos riscos hasta las faldas de la montaña, donde el agua es utilizada por los finqueros en su  largo trayecto hacia el Río Coco.  En la finca Los Saltarines, ubicada a  13 kilómetros al este de San Fernando, sobre la carretera a la  zona cafetalera de Las Camelias, se  encuentra uno de los saltos más altos  de Nicaragua, ya que según don Alfonso Ortez, propietario del lugar, el agua que viene de la cima de la  cordillera cae en cascada por un farallón que se forma a pocos metros de su finca, la cual está a unos 2,600 pies de altura.   El agua que baja de la montaña en este lugar es tan fresca y cristalina, que sólo necesitaría embotellarse para saciar la sed de cualquier mortal. Pero lo más impresionante es el maravilloso paisaje que rodea el entorno, cubierto por altos pinos y una deliciosa neblina que se va disipando suavemente con la subida del sol.   A pesar de tener grifos por todos lados, muchos finqueros de esta zona no se preocupan por el recibo de agua, porque este  líquido llega a sus casas por gravedad.
 
 
 

 



SITIOS TURISTICOS 
Guambuco (1.700) and  Capire (1.550). 4.500 and 4.300 feet
Cerro Flor Blanca,1,132 mts  --Sangarro, 1,413 mts--Cerro La Picona, 1,869 mts.-- Cerro el Mogotón, 2,107 mts. Visite el hermoso parque municipal de Ocotal una obra ecológica digna de que otros municipios sigan el ejemplo: mucha vistosidad, sus árboles, sus plantas, su kiosco y la estatua a Monseñor Nicolás Antonio Madrigal y García. 
 

Visite el Majestuoso  Río Coco por corre por estas tierras, al igual que los ríos Jícaro, Quilalí, Dipilto y Poteca, bañando Las Segovias.

Visite 2 sitios que revelan parte del escenario de lucha del General Sandino
El cerro El Chipote (Quilalí) 
Las Minas de San Albino (Murra)

Monumentos históricos 
San Francisco de La Paz, 

Visite el cerro La Pedregosa que se caracteriza por
sus gigantes piedras de granito caladas con jeroglíficos, en San Fernando
 

"Parque Mirador en el Cerro La Cruz" en Ocotal
 

Visite la a
hermosa cascada de El Rosario en Murra rodeada de una exuberante selva que la embellece

Visite los vestigios del 
monumento al Cristo de Limpias

Y en la cuesta del barrio Sandino, viste 
La Fortaleza, donde los españoles se atrincheraron para defenderse de los ataques piratas. 
 
 

"Ciudad Vieja" 

 Fundada en 1,500 por los  españoles en lo que ahora conocemos como Panalí (Quilalí); 

Conozca los vestigios de lo que en 1,531 se llamó El Pueblo del Espíritu Santos, en Jalapa. 

Además visite , las ruinas de una villa ­tal vez una de las primeras fundadas por los españoles- conocida como Santa María de la Buena Esperanza en el Municipio de Santa María; 

Conozca   lo que fue la primera reducción de Segovia en lo que ahora se conoce como Ciudad Antigua y fundada en 1,611; 

Visite los túneles de las antiguas minas de oro en Macuelizo  evidencia viva de la explotación a la que fueron sometidos nuestros antepasados.

Montañas del municipio: Guasapo, 
Cerro de La Cruz, El Cerro La Campana, Guásara 
Cerro Grande.

 Rio Dipilto 

Rio Macuelizo 

Un refrescante chapuzon frio en la Presa El Quebrantadero, ubicado 700 mts snm y a un kilómetro al noroeste del
área urbana del municipio de Ocotal.

Aqui estan las famosas aguas termales en Las Brisas (Santa María)

Admire el
Santuario a La Virgen de La Piedra, en
el pintoresco municipio de Dipilto

Visite  la
imagen del Señor de Los Milagros, en Ciudad Antigua.

Visite la Gruta de
Guadalupe, en Mozonte.

Templos de Ocotal:

El templo Parroquial Ermita de San José,

La Capilla de Jesús
Obrero, 

Ermita del Corazón de María 

Discoteca Star Light en Ocotal

Casa de cultura se imparten cursos como: manualidades, danza moderna y folklórica, teatro, música, clases de guitarra, pintura, dibujo y carpintería

 
San Fernando es prácticamente es un pueblo que sirve de base y  avituallamiento a sus siete mil habitantes dispersos en todo el municipio, ya que la mayoría de ellos tienen fincas cafetaleras donde pasan la mayor parte del tiempo, sobre todo en época de  cosecha. Se estima que en todo el municipio de San Fernando existen unas doscientas fincas cafetaleras de igual número de productores, los que producen unos veinticinco mil quintales de café “oro” de exportación, generando trabajo a más de mil doscientos  trabajadores permanentes en las haciendas y a más de cinco mil  cortadores en tiempo de cosecha.
 
San Fernando
Un pueblo de cafetaleros “cheles”
Mosaico - 
La Prensa 15-01-01 
Orlando Valenzuela  y  Josanda Guerrero
   Dicen que en San Fernando existen “cheles” desde tiempos de la colonia española y la población ha logrado mantener la pureza de   su raza, evitando mezclar su sangre con la de otros lados, por lo   que es común que se casen entre primos, tíos y parientes y las nuevas generaciones lleven los mismos apellidos: Ortez-Ortez,   Herrera-Herrera, Urbina-Urbina

                                          El pueblo de San Fernando tiene una característica que lo hace único, ya que  en este lugar la mayoría de sus pobladores se diferencian de los  habitantes de los pueblos y ciudades vecinas por el color claro de sus ojos y  la piel blanca, constituyéndose en un pueblo de “cheles”, que algunos se lo  atribuyen a la “herencia” que dejaron las tropas norteamericanas cuando ocuparon el poblado durante la guerra contra el General  Sandino, entre 1927 y 1931.  Pero los ancianos dicen que en San Fernando existen “cheles” desde tiempos de la colonia española y lo que ha pasado es que  esta población ha logrado mantener la pureza de su raza, evitando mezclar su sangre con la de otros lados y por eso es muy común  que en el pueblo se casen entre primos, tíos y parientes que llevan los mismos apellidos: Ortez-Ortez, Herrera-Herrera, Urbina-Urbina. Sin embargo, en el pueblo existen muchas familias  que han roto ese círculo.

                      San Fernando es prácticamente es un pueblo que sirve de base y  avituallamiento a sus siete mil habitantes dispersos en todo el municipio, ya que la mayoría de ellos tienen fincas cafetaleras donde pasan la mayor parte del tiempo, sobre todo en época de  cosecha. Se estima que en todo el municipio de San Fernando existen unas doscientas fincas cafetaleras de igual número de productores, los que producen unos veinticinco mil quintales de café “oro” de exportación, generando trabajo a más de mil doscientos  trabajadores permanentes en las haciendas y a más de cinco mil  cortadores en tiempo de cosecha.

                      Asentado entre pequeñas estribaciones que bajan de la cordillera  de Dipilto, que en tiempos no lejanos estuvieron tupidas de pino.  San Fernando atrae la atención del viajero por la sencillez de su  gente y lo atractivo del centro urbano del pueblo, adornado por un  bonito parque y custodiado por la sobria construcción de su Templo Parroquial, levantado en la parte alta del poblado.

                                                       Por ser un pueblo  cafetalero, algunas casas funcionan como  una extensión de la  finca de la montaña,  porque sirven como bodega y hasta de  “beneficio” donde  trabajan decenas de hombres y mujeres en labores de secado y   “escogido” del grano de oro.

                      San Fernando también cuenta con el privilegio de ser el municipio  donde se encuentra el cerro Mogotón, que constituye el punto más alto de Nicaragua, con 2,106 metros de altura y está ubicado a menos de 20 kilómetros al norte del pueblo. El municipio de San  Fernando fue creado el 7 de octubre de 1897 por decreto de ley  del gobierno del General José Santos Zelaya.

                      La mayoría de las casas de este poblado norteño son construidas  con gruesas paredes de adobe y techos de tejas de barro rojo, las que compiten con las elegantes y modernas viviendas de bloques   que últimamente se han construido en su casco urbano.

                      Los fernandinos son personas muy austeras hasta para las   festividades y ejemplo de eso son las fiestas patronales, las que  celebran el 14 y 15 de septiembre, coincidiendo con las Fiestas   Patrias, durante las cuales realizan actividades religiosas especiales  en la iglesia, elección de reinas, carreras de cinta, bailes populares, chinamos, juegos mecánicos y la llegada de muchos campesinos y  visitantes de otras regiones del país.

                      Muchas son las historias que se cuentan en San Fernando, algunas  que vienen de tiempos remotos cuando no existía la carretera y los  viajeros y comerciantes pasaban en caravanas de mulas hacia las   minas de San Albino o a las ricas tierras del valle de Jalapa.  También se cuentan algunas anécdotas de la presencia de las   tropas norteamericanas en la zona, cuando muchos “yankis” que  venían de Ocotal, en busca de Sandino, acamparon en este lugar y disfrutaron de los acogedores corredores de las casas de este  apacible poblado.

                      Para visitar San Fernando lo único que hay que hacer es tener el  deseo de descubrir un pedazo de nuestro terruño, lo demás es  fácil, sólo basta ir a la terminal de buses del norte, conocida como Cotran, que está ubicada en el Mercado de Mayoreo y tomar un  bus que lo lleve a Ocotal, Nueva Segovia, de donde puede tomar otra unidad que vaya a Quilalí, Wiwilí o Jalapa, la que   obligatoriamente pasará por San Fernando.

  SALAMAJI 
  Es un pequeño caserío  ubicado a sólo unos dos  kilómetros al oeste de San Fernando, donde viven unas cuatrocientas  personas. Está formado  por varias fincas de cafetaleros que tiene sus  propios beneficios de secado del grano de oro  y varios corrales para el  ganado. Las casas están ubicadas a ambos lados de la carretera a Quilalí. Aunque tiene una bonita iglesia en honor a Nuestra Señora de la Paz, en la que se realizan oficios religiosos, la mayoría de los creyentes católicos asiste a la misa dominical de la parroquia de San Fernando.

                      El nombre de Salamají en lengua indígena significa “fuentes de  agua” porque el valle siempre tiene las aguas que bajan de la  cordillera de Dipilto, aunque en los últimos años la zona ha sido afectada por las sequías que producen los fenómenos climáticos del Niño y la Niña.

                      Salamají tiene la particularidad que la mayoría de sus pobladores  son de piel blanca y ojos claros, porque son descendientes de  colonizadores españoles y aunque no es una ley que se cumpla al   pie de la letra, lo común ha sido que para conservar la raza  muchos se casen entre primos y parientes y es muy difícil que un Ortez, Urbina o Herrera, que son los apellidos dominantes, se case con alguien de otro apellido, aunque hay sus excepciones.



   Uno de los pobladores “añejos”

     Orlando Valenzuela  y  Josanda Guerrero
       Un señor de 88 años, con su cabello blanco y de poco andar, es Don Emilio Herrera Amador, nacido en la vecina ciudad, Ciudad Antigua, conocido en el pueblo por las historias que cuenta a la  gente de cómo fue que San Fernando se pobló poco a poco, y  el avance que este ha ido teniendo, ya que él desde los 8 años   vive allí. Según los recuerdos de don Emilio, el nombre de San Fernando se debe a  una familia que era “más o menos acomodada” y el hijo Fernando  Herrera un día viajó a Costa Rica y trajo la imagen del Santo, imagen que fue donada a la iglesia. Para esas  fechas el obispo venía de León al  pueblo, lo que era un gran acontecimiento y se estableció que aquí se llamaría San Fernando.   Este mismo hombre que era muy bueno en sus negocios y tenia suerte en las ventas, fue el que nos trajo el primer aparato musical, era una disco, “lo ponía en aquella esquina, una casa  grande donde bailábamos todos y ahí fueron las fiestas por un  buen rato”, cuenta Don Emilio. Esa familia hizo muchos avances al pueblo. “Fernando fue el que nos trajo la luz eléctrica, pero esto no le resultó porque la gente  no le pagaba”, dice sonriente.
 Recuerda que antes todas las actividades se hacían en el parque,  las barreras, las corridas de cintas, entre otras. También nos cuenta del acontecimiento que fue en el pueblo el primer carro, traído por Cipriano Vílchez. “Un día el carro azul estaba estacionado fuera de la iglesia y mi tía paso tocándolo,  pero ella no se fijo que ahí dentro había un hombre, el hombre pitó y eran brincos del susto los que mi tía pegó, claro, nunca habíamos escuchado algo así”, explica don Emilio.  “Al carro le decían el de los dos ojos por los grandes focos”. Cipriano murió en un accidente cuando viajaba para Ocotal, “no pudo meter cambios”, recuerda.  “La primera calle que se empezó a poblar es de la iglesia hasta esa esquina. Yo fui el primero en comprar aquí”, concluye.  Su casa queda ubicada en esa primera calle, una pulpería bien surtida, hogar donde vive con su esposa María Imelda Chavarría, con la que contrajo matrimonio a los 43 años y procreo 5 hijos.



Los horneados más famosos de  San Fernando

  Orlando Valenzuela
                      Josanda Guerrero
   Es conocida por todo el pueblo por sus deliciosos panes  horneados azucarados, semitas rellenas, tortas, pan simple y  polvorones. Hablamos de doña Nelly Beatriz Ortez, de 53 años, quien aprendió a hornear a los 13 años. “Aprendí cuando le ayudaba a  mi mamita”, cuenta. Tiene su propio negocio hace treinta años y   empezó con las rosquillas, que las dejó de hacer porque tienen  un costo más alto y el trabajo es más pesado.  Diariamente se levanta a las 5 de la  mañana, a esa hora empieza con los  quehaceres del hogar, pero los días viernes y lunes se levanta a las 4.   “Esos días horneo y tengo que madrugar”. Esos días sus labores  terminan con la venta del pan a las tres de la tarde. Asegura que hay gente que le compra hasta 100 pesos, “a veces viene mucha  gente, otras veces poca, pero me compran bastante”, dice sonriente.  “Yo ocupo una arroba en cada horneada, de ahí me sale todo,  porque divido en libras”, explica doña Nelly.  El horno lo calienta una hora y media” y para poder asar toda la arroba tengo que llenar el horno tres veces”, agrega.  Doña Nelly, a pesar de ser conocida por toda la población de San Fernando, es muy tímida y dice tener pena cuando la gente en la calle le pregunta si tiene pan. “Yo hago sólo por encargo y  me da pena decirle a la gente que ya no tengo, también me da pena que la gente me esté diciendo que mi pan es rico, aunque lo  agradezco”, añade. Es muy devota de la Virgen de Guadalupe y todos los domingos  por la mañana va a misa, “a darle gracias a la Virgen por los  incontables milagros que nos ha hecho”, concluye.



 

 
Buses de transporte colectivo desde Ocotal hacia El Jícaro, Jalapa, Quilalí, Murra y el resto de municipios del departamento; así como al puesto fronterizo de Las Manos, Estelí, Somoto y Managua.vv
 
Indice de Nueva Segovia         Indice de MANFUT.ORG